Argentina, país sin límite, agrícola y cinegéticamente hablando. Nunca jamás se vio un lugar donde la tierra dé tanto de sí. Nación ganadera por excelencia, dirige actualmente su mirada al horizonte cinegético y pocos lugares pueden presentar una oferta de caza tan abundante. Argentina ofrece cielos surcados por millones de patos en Entre Ríos y de palomas en Córdoba, venados de cuernas cuajadas en los bosques de Neuquén, acosos con perros a los pumas de la Patagonia, cacerías a cuchillo del jabalí europeo…

Grupo Vigilancia y Gestión

Argentina, país sin límite, agrícola y cinegéticamente hablando. Nunca jamás se vio un lugar donde la tierra dé tanto de sí. Nación ganadera por excelencia, dirige actualmente su mirada al horizonte cinegético y pocos lugares pueden presentar una oferta de caza tan abundante. Argentina ofrece cielos surcados por millones de patos en Entre Ríos y de palomas en Córdoba, venados de cuernas cuajadas en los bosques de Neuquén, acosos con perros a los pumas de la Patagonia, cacerías a cuchillo del jabalí europeo…

Argentina cuenta con una numerosa fauna autóctona, pero en su mayoría son especies protegidas

Como es fácil deducir, el nombre de Argentina procede del latín argentum, que significa plata. El origen de esta denominación se remonta a los viajes de los primeros conquistadores españoles al Río de la Plata: los náufragos de la expedición de Juan Díaz de Solís encontraron en la región a indígenas que les regalaron objetos de plata y llevaron a España, hacia 1524, la noticia de la existencia de la Sierra del Plata, una montaña rica en aquel metal precioso. A partir de esa fecha llamaron al río de Solís, Río de la Plata.


Todas las lagunas y ríos de Argentina albergan anátidas en cantidad y variedad (hasta treinta y cinco especies) lo que facilita la obtención de grandes perchas. © Cotos y Cacerías.

Sita en el hemisferio sur del planeta, Argentina tiene una extensión de casi 3,8 millones de km2 (lo que le convierte en el segundo país de América del Sur), de los cuales 2,8 pertenecen al continente—con aproximadamente un 54% de llanuras (praderas y sabanas), un 23% de mesetas y otro 23% de sierras y montañas—y el resto al sector antártico. Limita con Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia y Chile con un perímetro de fronteras de 29.038 kilómetros. Su fachada marítima, sobre el océano Atlántico, alcanza los 5.117 kilómetros.

La caza en Argentina

La caza en Argentina se practica en territorios vastos y agrestes. Cuenta con una numerosa fauna autóctona, pero en su mayoría son especies protegidas (ciervo de los pantanos, gato montés, gato onza, guanaco, jaguar, venado de la pampa, tapir, vicuña, yacaré…), por lo que los reyes de la caza mayor son las especies importadas como el ciervo rojo, jabalí europeo, ciervo axis, antílope negro, búfalo de agua, cabras salvajes y gamo. En cuanto al puma, su caza se realiza de noche en apostaderos o acosándole con perros.

En caza menor son muchas las especies existentes en Argentina que pueden proporcionar unas magníficas jornadas cinegéticas. Como ejemplo, citar que existen 16 especies de inambúes (mal llamadas perdices) y 35 de anátidas—un verdadero paraíso—como patos silvestres, gansos salvajes, etc., y otras muchas aves de interés cinegético como tórtola, avutarda, pava de monte, charata, palomas, becacinas, etc. Las más atrayentes son los inambúes, principalmente la perdiz chica—con cuatro variedades-, la martineta común o copetona, la perdiz colorada o martineta colorada y la montaraz.


Ciervo axis.

Además de aves, también es posible abatir liebres europeas, o de Castilla, y vizcachas. Las armas pueden alquilarse a la organización con la que vayamos o, si se prefiere, cada cazador pude llevar las suyas (con la correspondiente guía y permiso de armas) tras conseguir una autorización temporal de importación, con un tope de dos armas. Es posible llevar desde España hasta 500 cartuchos (atención con el exceso de peso para el avión). En Argentina la munición es bastante cara.

En cuanto al alojamiento, o bien son casas de campo o bien la vivienda típica del campo argentino, la estancia, un establecimiento agro-ganadero cuya residencia principal, generalmente mansiones del siglo pasado, están adaptadas para recibir huéspedes. Abarcan grandes extensiones de tierra donde el ganado pasta libremente y los sembrados aprovechan las excepcionales condiciones de la tierra.

Provincia de Buenos Aires

En esta provincia se puede cazar en la comarca de Balcarce (perdices, copetonas y patos silvestres), Bahía Blanca (liebres y perdices, desde mayo hasta julio), Carmen de Patagones (se permite cazar jabalíes durante todo el año, en los aledaños), y Azul (perdices, liebres y patos en parajes cercanos a la ciudad).

Para cazar se deberá obtener una licencia y llevarla siempre encima para mostrarla en cualquier momento en que sea solicitada, junto con la licencia del arma. Los permisos se pueden adquirir en los clubes de caza de la provincia, en la Dirección de Transformación y Comercialización (Ministerio de la Producción), en la Estación Biológica de Chascomús y en el Parque Independencia de Bahía Blanca. Además, en los cotos privados es necesario contar con una autorización escrita del dueño para cazar en su coto. Para cazar un solo día no es necesaria la certificación policial en el lugar de caza, pero si se van a estar más jornadas deberá obtenerse ésta en un puesto policial, destacamento o comisaría de la zona. Está prohibida la utilización de galgos y perseguir o cazar desde vehículos, así como la caza nocturna.


El puma o león americano, como allí le conocen, puede cazarse en todo el país, ya sea en aguardos nocturnos o persiguiéndole con perros.

En lo referente a la menor, se puede abatir la liebre europea, desde el 1 de mayo hasta el 31 de julio (cupo: cinco liebres por cazador y día); la perdiz chica, del 1 de mayo al 31 de julio (cupo: siete perdices); el pato maicero o barcino, pato barcino chico, pato cuchara, pato picazo y pato viuda o silbón de cara blanca, del 1 de mayo al 1 de julio, con un cupo máximo de diez patos, cualquiera que sea la especie. Cotorras, loros, conejos silvestres, vizcachas, ratas, cuiz, viguá, gorriones, paloma torcaz, turca o montera, se consideran plaga y se autoriza su caza durante todo el año, sin cupos.

Con excepción de la ciudad de Buenos Aires, partidos aledaños al Paraná y al Río de la Plata, partido de Roque Pérez y la franja costera hasta el partido de General Pueyrredón, la caza ha sido habilitada para la totalidad de los distritos para liebres, perdices chicas y patos.

En los cotos privados, los períodos y cupos de las especies cazables de mayor son los siguentes:

● Ciervo axis (Axis axis): hasta dos piezas por salida y cazador, del 15 de marzo hasta el 1 de septiembre.

● Antílope negro (Antilope cervicapra): hasta dos piezas por jornada y cazador, del 15 de marzo hasta el 31 de diciembre.

● Gamo (Dama dama): hasta dos piezas por salida y cazador, del 15 de marzo hasta el 30 de junio.

● Ciervo rojo (Cervus elaphus): hasta dos piezas por salida y cazador, del 15 de marzo hasta el 31 de mayo.

● Cabra salvaje (Caprea spp.): hasta dos piezas por jornada y cazador, del 15 de marzo hasta el 31 de diciembre.

● Jabalí (Sus scrofa): sin límite de piezas por salida y cazador, del 15 de marzo al 31 de diciembre.

Provincia de La Pampa

La ausencia de montañas, ríos o lagos y la presencia de una densa vegetación de monte bajo, hacen que la caza en esta zona sea algo digno de practicar. No existen en la Pampa cotos oficiales de caza, sino que ésta se practica en estancias o cotos particulares que otorgan el permiso correspondiente.

CUPOS

Departamento-Cupos máximos por cazador

Belgrano: 15 patos-12 perdices

Caseros: 15 patos-12 perdices

Castellanos: 15 patos-12 perdices

Constitución: 15 patos-12 perdices

Garay: 20 patos-2 pacaháes

General: Obligado 20 patos-12 perdices-2 pacaháes

Iriondo: 15 patos-12 perdices

Las Colonias: 15 patos-12 perdices

9 de Julio: 20 patos-12 perdices

San Cristóbal: 15 patos-12 perdices

San Javier: 20 patos-2 pacaháes

San Jerónimo: 15 patos-12 perdices

San Justo: 15 patos-12 perdices

San Martín: 15 patos-12 perdices

Vera: 20 patos-12 perdices

Se puede cazar en la modalidad de menor la liebre europea, desde el 1 de enero hasta el 31 de julio; la vizcacha, la cotorra y las palomas montera y torcaz, del 1 de enero al 31 de agosto; y las perdices chica y de monte, del 1 de mayo al 31 de julio. La caza de la vizcacha y de la perdiz chica y de monte se encuentra autorizada únicamente los fines de semana. El límite diario por cazador, para la caza de las perdices chica y de monte es de seis piezas; de la liebre europea y de la cotorra, de diez ejemplares; de la vizcacha, de cinco; y de las palomas montera y torcaz, de veinte aves.

En lo tocante a los cotos de caza, en cada temporada se inscriben alrededor de treinta cotos de caza privados, entre los distintos establecimientos, como «Don Justo» (Algarrobo del Águila, a 70 km de Santa Isabel, c/ Tronador, 3765, Buenos Aires, tel. 4541-8340, donde se pueden abatir jabalíes y pumas), «El Chillen» (Quehué, c/ 25 de Mayo, 578, Santa Rosa, tel. (02954) 454716, con ciervo, jabalí y puma), o «El Oasis» (Victorica, C.C., 29, tel. (02954) 15-661195, con puma, ciervo y jabalí).

En cuanto a la caza mayor, la caza del ciervo rojo está permitida desde el 15 de marzo hasta el 15 de mayo, con la limitación de un ejemplar macho, con un mínimo de once puntas de cornamenta, por cazador y temporada. La Dirección de Recursos Naturales distribuye, para cada temporada, precintos a los cazadores autorizados.

No hay ningún coto de caza mayor privado en la provincia de Córdoba

La caza del puma se permite desde el 1 de enero hasta el 31 de julio, con un tope de dos pumas adultos por cazador y temporada. La caza del jabalí macho es libre durante todo el año, con un límite de dos piezas por cazador y día, y la del jabalí hembra se autoriza del 1 de enero al 15 de mayo, también con un cupo de dos ejemplares por cazador y día. Existe prohibición estricta para el tránsito y para la caza con jauría de perros, del 1 de marzo al 30 de abril; y período de veda para la caza con jauría, del 1 de agosto al 30 de abril.

La caza del antílope se permite del 15 de marzo al 15 de mayo, con límite de un macho por cazador y temporada.

Provincia de Córdoba

La caza se autoriza sólo durante los sábados, domingos y festivos (nacionales o provinciales) y durante las horas de luz natural (excepto la caza del jabalí europeo y de la vizcacha). Los permisos se obtienen en la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Recursos, en la Federación Cordobesa de Caza y en los clubes federados en el interior de la provincia. La caza menor ofrece especies como pato maicero, pico cuchara, capuchino, gargantilla, barcino chico y sirirí pampa, en las lagunas sureñas; perdiz montaraz en las zonas boscosas; y tórtola, perdiz chica, vizcacha y liebre europea, en toda la provincia.


© Cotos y Cacerías.

En cuanto a la caza mayor, se pueden obtener buenos ejemplares de jabalí europeo en el sur de la provincia, cuya caza está permitida en los departamentos de General Roca, Presidente Roque Sáenz Peña y Río Cuarto, con permiso del propietario del campo, certificada por la autoridad competente. No hay ningún coto de caza mayor privado autorizado en esta provincia.

Se encuentra prohibida la caza de las especies corzuela parda, pecarí de collar, perdiz copetona o martineta copetona, perdiz de ala colorada, perdiz silbona o montaraz de la sierra, conejo del palo y de toda otra especie de fauna silvestre que no esté expresamente autorizada, con temporada y con cupo.

Las épocas de caza y los límites máximos de captura de las especies son:

● Patos (maicero, pico cuchara, capuchino, gargantilla, barcino chico, sirirí pampa): del 1 de mayo al 30 de julio, con un cupo total de 15 piezas por cazador y por jornada de uno o más días.

● Perdiz chica: del 1 de mayo al 30 de julio, con cupo de 15 piezas por cazador y por jornada de uno o más días.

● Perdiz montaraz: del 1 de mayo al 30 de julio, con cupo de 4 aves por cazador y por jornada de uno o más días.

● Liebre europea: del 1 de mayo al 30 de julio, con cupo de 10 ejemplares por cazador y por jornada de uno o más días.

● Vizcacha: del 1 de mayo al 30 de julio, con cupo de 3 piezas por cazador y por jornada de uno o más días.

● Paloma dorada: libre durante todo el año y sin cupos.

● Paloma manchada: libre durante todo el año, con un límite de 50 piezas por jornada.

● Lora común: libre durante todo el año y sin cupos.

● Jabalí europeo: del 1 de mayo al 30 de julio, con cupo de 3 guarros por cazador y por jornada de uno o más días. Únicamente en los departamentos Río Cuarto y Gral. Roca se autoriza la caza con perros desde el 5 de agosto, pero sólo al acecho y previa autorización.

Provincia de Chubut

CUPOS

Especies permitidas-Cupo máximo por cazador

Liebre chica: 6 por jornada

Pato cutirí: 5 por jornada

Pato picazo: 20 por día

Pato sirirí pampa: 20 por día

Pato sirirí silbón: 20 por día

Perdiz chica: 20 por jornada

Vizcacha: 4 por jornada

La temporada invernal es la época propicia para la práctica de la caza en esta zona. Se puede abatir jabalí europeo, que habita en los montes más cerrados de las faldas montañosas, y pumas que están refugiados en los barrancos abruptos de las montañas. En cuanto a la caza menor, la liebre europea se halla diseminada por las faldas boscosas de las montañas y en los valles de mallines, y su caza esta vedada en temporada estival. La avutarda, durante el invierno, permanece en los valles y vegas de la cordillera. La temporada de caza se extiende desde la segunda quincena de mayo hasta la primera semana de agosto.

Provincia de Neuquen

Existen 26 cotos de caza mayor de Parques Nacionales (ubicados entre los lagos Lolog y Huechulafquen, y al oeste del lago Tromen) los que junto a cotos privados en estancias de la zona, ofrecen interesantes oportunidades de capturar ciervos y jabalíes. En la Intendencia del Parque Nacional Lanín, a la entrada del mismo, se podrá recabar información sobre la ubicación de los cotos, y a cada coto podrá entrar un cazador titular, dos acompañantes y un guía. Está prohibida la caza de ciervas con crías y ciervos jóvenes, llamados «con futuro», aquellos cuyas cornamentas sean visiblemente de poco desarrollo, faltas de grosor y de un peso inferior a 6,5 kilos.


Argentina brinda excelentes trofeos de ciervo rojo que ocupan lugares de honor en las colecciones de todo el mundo.

La temporada del ciervo rojo es del 5 de marzo al 31 de mayo, con cupo de dos piezas por cazador titular y temporada. Y la del jabalí, del 5 de marzo al 31 de de diciembre, con cupo de diez ejemplares por cazador y por temporada.

En la península Huemul hay un coto de caza en una estancia, propiedad de la señora Susana Ortiz Basualdo, donde se puede abatir ciervo y jabalí entre marzo/diciembre, pero siempre un solo cazador (excepcionalmente dos) sin acompañante.

En cuanto a la caza menor, está autorizada la de la perdiz chica, liebre europea, conejo salvaje, patos y avutardas, hasta un máximo de seis piezas por especie, por cazador y por jornada. Los permisos son otorgados por la Subsecretaría de Producción Agraria.

Provincia de Santa Fe

Se encuentra permitida la caza de: patos crestón, sirirí común y sirirí pampa, pacahá o gallineta común y perdiz chica común. La temporada hábil de patos y pacahá es del 1 de abril al 1 de agosto; de la perdiz chica común, del 23 de mayo al 1 de agosto y únicamente los sábados, domingos y festivos.

Todo cazador deberá tener la correspondiente licencia y podrá utilizar sólo armas de fuego autorizadas, las cuales deberán llevarse descargadas hasta el lugar de caza. Las licencias y permisos son otorgados por la Subsecretaría de Medio Ambiente y Ecología.

Provincia de Entre Ríos


La zona más rica de acuáticas se sitúa a lo largo del río Paraná, sin desmerecer otras áreas del país. © Cotos y Cacerás.

La práctica de la caza está sujeta a las reglamentaciones establecidas por la Dirección General de Desarrollo Agrícola y Recursos Naturales, la cual otorga las licencias. Los permisos caducan el 31 de diciembre de cada año independientemente de la fecha en que sean otorgados.

La caza se halla autorizada en toda la provincia, a excepción de la isla Ibicuy, sur del departamento Gualeguay, sudeste del departamento Federal y Nogoyá, distritos María Grande I y II del departamento Paraná, y de todos los parques y reservas naturales protegidos.

La temporada de caza va del 1 de mayo al 8 de agosto, los fines de semana, festivos, vísperas o días posteriores, con tres días de duración. Está prohibida la caza del carpincho, guazuncho, cisne de cuello negro, ganso coscoroba, crestón, real o criollo, avestruz o ñandú, perdiz grande o martineta colorada y animales silvestres no declarados como plagas.

Las armas que deben usarse son escopetas de uno y dos cañones hasta el calibre 12.

Provincia de San Luis

Por último, en esta provincia se puede cazar un solo ejemplar de jabalí europeo por jornada y dos ejemplares de puma. La caza con perros está prohibida entre el 1 de agosto y el 31 de octubre, y en los meses de marzo y abril en los campos donde habite el ciervo rojo.

La caza del ciervo rojo está permitida en los cotos privados. Fuera de éstos es necesaria la autorización de la Dirección de Ecología y Forestación, donde se informa acerca de zonas, cupos y épocas.

Aquí las especies de caza menor son liebres criolla y de Castilla, vizcacha, conejo de los palos y perdices.

Grupo Vigilancia y Gestión

Comentarios (2)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

jaguar
yaguar
02/07/2008
Antes de nada,enhorabuena por este excelente trabajo,en especial los articulos sobre el leon y el leopardo.¿seria posible uno similar sobre el puma y el jaguar?
Investigacion en animales de caza
silkri
07/04/2009
La investigación científica de parásitos a menudo incluye la colecta de muestras
animales silvestres. La información obtenida de estos especimenes permite estudiar el rol que
cumplen estos reservorios naturales en la transmisión de ciertas infecciones al hombre y tiene un valor imponderable para la prevención de muchas enfermedades. Sin embargo, las muestras son difíciles de obtener, principalmente porque los centros de estudios no contamos con recursos económicos para ejecutar campañas de trampeo y muestreos. Por esto, deseamos contactarnos con cazadores dispuestos a participar en nuestro proyecto de investigación sobre parásitos en nuestra fauna silvestre de Argentina. La contribución es sencilla y radica en la provisión de pequeñas muestras de músculos (10-15gr) de animales carnívoros, especialmente pumas y jabalíes. Los interesados en mayor información sobre este proyecto y/o el protocolo de envió de muestras pueden contactarnos por aquí.
Igualmente, estaríamos sumamente agradecidos en la difusión de esta información dentro del círculo de cazadores.

Saludos Cordiales

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Búfalos, peligro inminente | Grupo Vigilancia y Gestión
Artículo anterior: Las anátidas: un grupo en expansión | Palacios, Rodríguez y Yanes
Otros artículos de Grupo Vigilancia y Gestión
Turquía: Cazar en el Oriente más próximo (13/11/2007)
Sudáfrica, la antesala de los sueños (25/11/2007)
Alces, los gigantes de la taiga (29/11/2007)
Búfalos, peligro inminente (29/12/2007)
Leones, la cúspide de la muerte (29/12/2007)
Osos polares, señores del Ártico (29/12/2007)
El Territorio del Yukón, la caza indómita (15/01/2008)
Lobos, lucha ancestral (23/01/2008)
Los ojos de la muerte (14/02/2008)
Polonia, allende los zares (01/03/2008)
Las garras de África (22/03/2008)
Francia, el principio de Europa (09/04/2008)
Gigantes entre volcanes (16/05/2008)
Hipopótamos, seísmos palustres (12/06/2008)
Al sur del río Grande (10/07/2008)
Las reinas de África (29/07/2008)
Botswana, entre el Kalahari y Okavango (15/08/2008)
¡A montear! (14/10/2008)
Cabos sueltos (18/11/2008)
Artículos relacionados con 'Internacional'
La aventura de la caza con arco en Sudáfrica | Fernando Navarro
¿Cómo importo un trofeo? | Israel H. Tabernero
Turquía: Cazar en el Oriente más próximo | Grupo Vigilancia y Gestión
Sudáfrica, la antesala de los sueños | Grupo Vigilancia y Gestión
Alces, los gigantes de la taiga | Grupo Vigilancia y Gestión
Búfalos, peligro inminente | Grupo Vigilancia y Gestión
Leones, la cúspide de la muerte | Grupo Vigilancia y Gestión
Osos polares, señores del Ártico | Grupo Vigilancia y Gestión
De rebecos en Francia | C. Torres y Patrick Vacher
El Territorio del Yukón, la caza indómita | Grupo Vigilancia y Gestión
Lobos, lucha ancestral | Grupo Vigilancia y Gestión
Los ojos de la muerte | Grupo Vigilancia y Gestión
Polonia, allende los zares | Grupo Vigilancia y Gestión
Consejos para contratar una cacería internacional | Juan J. García Estévez
Las garras de África | Grupo Vigilancia y Gestión
Francia, el principio de Europa | Grupo Vigilancia y Gestión
Mali, una fantástica alternativa | Antoni Quer
Gigantes entre volcanes | Grupo Vigilancia y Gestión
Hipopótamos, seísmos palustres | Grupo Vigilancia y Gestión
Al sur del río Grande | Grupo Vigilancia y Gestión
Las reinas de África | Grupo Vigilancia y Gestión
Botswana, entre el Kalahari y Okavango | Grupo Vigilancia y Gestión
De safaris y rifles | Pedro A. Suárez
De patos en la Patagonia | Antonio Notario Gómez
A merced de la naturaleza | Jordi Figarolas
El equilibrio cinegético | Jordi Figarolas
Becadas al otro lado del Atlántico | Jordi Figarolas
Tras el elefante de selva y otros relatos | Antonio García Alonso
Tras las huellas del cob de bufón y el roan | Antoni Quer
El Ibex del Pamir, diablo de las cumbres | Alberto Aníbal-Álvarez
Tras el elefante de selva y otros relatos (II) | Antonio García Alonso
Mini safari de montaña | Alvaro Mazón Sánchez de Neyra
El Ártico más próximo | César Rosselló
Charlie Brown | Ignacio Gallastegui
Sahel, la caza en los orígenes | Antoni Quer
63º 37’ 11” N – 86º 43’ 09” O | Alberto Núñez Seoane
De berrea en Prusia suroccidental | Marqués de Pardo de Figueroa
Cazando el íbex en Suiza | Antonio Adán Plaza
El duende de las cumbres | Antonio Adán Plaza
Treinta años después… | Adolfo Sanz
Los ‘corzos’ de Vanderkloof | R.J.L.
Caza en las orillas del lago Mburo | Alberto Núñez Seoane
Un rifle, dos rifles, tres rifles… | Roque Armada
¿Existen osos gigantes en Terranova? | Juan Gustavo Ramón
Monstruos en Argentina | Marcial Gómez Sequeira
Cara norte y cara sur en Sudáfrica | Juan Ignacio Gázquez
Lance in memoriam | Antonio Contreras
Pongola: entre Mpumalanga y Zululandia (I) | Alberto Núñez Seoane
Cacerías tradicionales en República Checa | Marketa Mikulova
Salgo de cacería fuera de España, ¿qué me llevo? | Jaime Meléndez Thacker
El perro fino colombiano | Jonathan Álvarez S.
Artículos relacionados con 'Destinos'
La aventura de la caza con arco en Sudáfrica | Fernando Navarro
Turquía: Cazar en el Oriente más próximo | Grupo Vigilancia y Gestión
Sudáfrica, la antesala de los sueños | Grupo Vigilancia y Gestión
El Territorio del Yukón, la caza indómita | Grupo Vigilancia y Gestión
Polonia, allende los zares | Grupo Vigilancia y Gestión
Las garras de África | Grupo Vigilancia y Gestión
Francia, el principio de Europa | Grupo Vigilancia y Gestión
Mali, una fantástica alternativa | Antoni Quer
Gigantes entre volcanes | Grupo Vigilancia y Gestión
Al sur del río Grande | Grupo Vigilancia y Gestión
Botswana, entre el Kalahari y Okavango | Grupo Vigilancia y Gestión
El equilibrio cinegético | Jordi Figarolas
El Ártico más próximo | César Rosselló
Sahel, la caza en los orígenes | Antoni Quer
De berrea en Prusia suroccidental | Marqués de Pardo de Figueroa