En este artículo pretendemos hacer un tratamiento del miedo a los disparos. Comenzando desde el origen de este trastorno, ver si el cachorro lo hemos criado nosotros o si es comprado. Diferenciarlo de otros miedos, y su tratamiento, también en función de la raza que sea. Comenzaremos por el periodo más crítico del animal, y donde aprende casi todo.

Sergio Otal

Socialización

Al periodo de socialización se atribuye la génesis de varios problemas de comportamiento

El periodo del desarrollo más importante en un perro es el de la socialización. A este período se atribuye la génesis de varios problemas de comportamiento, debido esencialmente a un empobrecimiento o a una perturbación del desarrollo comportamental: socialización insuficiente a la especie canina o a la especie humana, miedos, fobias o ansiedad ante diversos estímulos (aquí estaría el origen del miedo a los disparos, tan frecuente en perros de caza).


Foto: Gago

El periodo de socialización tiene lugar de los 21 días hasta las 21 semanas y culmina dos etapas del desarrollo previas que son el período neonatal (0 a 15 días) y el período de transición (15 a 21 días). Se menciona también al período prenatal.

En estos tres períodos el animal va a adquirir competencias sensori-motoras:

 

Período neonatal

Día 0 a día 2: inicio del apego de la madre a sus cachorros.

Día 0 a 15: orientación táctil, reflejo de hurgar positivo (para mamar), reflejo labial positivo.

Día 0 a día 5: fase de flexión (predominio de los músculos flexores).

Día 5 a 18: fase de extensión (predominio de los músculos extensores).

Día 18 y más allá: fase de normotonía (tono normal).

Día 0 a día 21-28: reflejo peri-anal positivo.

 

Período de transición

Día 10 y día 16: abre los ojos, inicio del apego de los cachorros a la madre.

Día 16 y día 21: inician las vocalizaciones complejas.

Día 20 a día 25: orientación visual.

Día 15 y día 18: autonomización motora.

 

Período de socialización

Entre día 21 y 25: reflejo de sobresalto positivo, audición funcional.

Día 21 a día 90-120: impronta (fuerte sentido de pertenencia social a la madre, identificación a la especie).

Día 28: mueve la cola en situaciones agradables.

Día 30 a 35: principio de la adquisición de la mordida inhibida.

Día 40 y 45: busca husmeando el sitio de sus deyecciones precedentes,  de 3 meses hasta un año: desapego de los machos.

 

Las hembras se despegan al primer o segundo celo.

Durante este período:

—Entre las 3 y 5 semanas el cachorro es atraído por todos los seres vivos que encuentra, cualquiera sea la especie. Desarrolla un apego a estos individuos.

—Después de las 5 semanas la atracción por los nuevos seres disminuye.

Todos estos periodos de tiempo son un poco generales y orientativos.

Así pues en estas épocas del cachorro se desarrollan buena parte de las pautas de conducta que a lo largo de su vida serán muy importantes.


Foto: Kety

Aquí es lo mejor para adaptarlo al cachorro a su futura vida, especialmente a los estímulos sensoriales, este momento es el ideal para acostumbrarlo al disparo, porque ahora no tendrá miedo, salvo que su madre o nosotros se lo hayamos enseñado. Debido a que si él nos ve con miedo, él también adoptará esa actitud y lo mismo con su madre.

Si el perro está con nosotros desde que era cachorro ya se habrán creado con él unos vínculos y sabemos cómo hacerlo en el periodo de socialización para evitar futuros miedos a los disparos.

Perro adquirido

Si el animal ha tenido un periodo de socialización adecuado, es bastante probable que no tenga miedo a los tiros

Pero si el perro lo adquirimos de edad más avanzada, es decir siendo joven o de adulto, os aconsejo que antes de sacarlo al campo y ver su predisposición a los disparos, creemos unos vínculos con el animal. Es completamente necesario que cuando el animal llegue se habitúe a su nuevo lugar de residencia, a sus nuevos compañeros, líderes… y por lo tanto necesario la creación de ese vínculo entre el perro y tú.

Habituación

Lo primero a su llegada es comprobar cómo ha pasado su periodo de socialización, ver su jerarquía, cómo se comunica… Así podremos ver el tipo de vida que ha tenido. Si el animal ha tenido un periodo de socialización adecuado, es bastante probable que no tenga miedo a los tiros, para ello podemos fijarnos en cómo se relaciona con otros animales, ver si se comunica adecuadamente con otros perros, esto es muy importante ya que marcará su vida, si no sabe comunicarse adecuadamente los demás perros no entenderán lo que quiere decir y estará metido en cuantiosas peleas. Y ver su jerarquización, así podremos saber cómo tratar al animal, ver si el animal es dominante o sumiso, ver con quien es dominante… Desde su llegada el animal estará buscando su lugar, generalmente intentará ser el líder de la nueva «manada» o casa a la que llega. No le dejes nunca, él debe tener claro que tú eres el líder de la casa.


Foto: Compedrosu

En todo este tiempo puede ser precipitado sacarlo a la caza, debido a que podemos decepcionarnos con el animal, porque tiene miedo al disparo, porque se va corriendo, no hace caso… Cuando en realidad lo que le ocurre es falta de habituación. Por eso os digo que es necesario que el animal se habitúe a vosotros, a vuestro estilo de caza…

Actitud ante los disparos

Una vez el perro se ha habituado a nosotros y decidimos sacarlo al campo, tan malo es que el animal tenga miedo a los disparos como que permanezca inmóvil ante él. El animal debe saber que el disparo forma parte de la caza y como tal debe entenderlo. Debe entender que sin disparo no hay caza, y debe tener clara su actitud ante él.

El animal debe saber que el disparo forma parte de la caza y como tal debe entenderlo. Debe entender que sin disparo no hay caza, y debe tener clara su actitud ante él

Al inicio puede ser normal que el animal se sorprenda, al igual que nosotros si de golpe oímos un petardo, o un fuerte ruido… crea una sorpresa la que con el tiempo nos habituamos.

Cabe una mínima posibilidad de que el miedo sea genético, y en discusión. El miedo por lo tanto casi siempre será adquirido, bien porque lo ha aprendido de su madre, de otros perros, de personas… o bien porque ese miedo ha evolucionado. Es bastante frecuente que el miedo evolucione de un miedo a otro…

No confundir con otros miedos

Por lo tanto antes de actuar frente al miedo a los disparos es necesario estar seguro que se trata de ese miedo. En la consulta nos encontramos a menudo otros trastornos que se confunden con el miedo a los disparos. Por ejemplo la falta de afición del animal, miedo al olor a pólvora… El miedo al olor de la pólvora, y otros similares, son los miedos que evolucionan, de los que hemos hablado, debido a que en su origen pudo ser miedo al disparo, luego pasa a miedo al olor a pólvora, porque va ligado al disparo, y de allí puede pasar a otro tipo de miedo.

Nunca debemos hacer

Una vez determinado el miedo, hay algunas cosas que nunca se deben hacer.

Nunca atar al animal, dejarlo encerrado… lo único que conseguimos con eso es fomentar su ansiedad, y cada vez irá a peor. Si el animal cuando oye el disparo muestra miedo y lo encerramos o lo dejamos solo, lo que hacemos es aumentar la ansiedad que le provoca ese miedo.


Foto: cota

Nunca darle comida, caricias… cuando el animal muestra el ataque de miedo. Como antes conseguiremos aumentar más su miedo. Si hacemos esto estamos consiguiendo que el perro asocie un acto gratificante como es la comida o las caricias con los ataques.

Al inicio debemos intentar no disparar en zonas de eco, ni en momentos de inestabilidad emocional del animal.

Iniciación al disparo

Nos encontramos a menudo otros trastornos que se confunden con el miedo a los disparos. Por ejemplo la falta de afición del animal, miedo al olor a pólvora…

Si al iniciarlos en el disparo hay otros perros, debemos saber siempre que existe una identificación del perro joven con el otro perro y que éste no le tenga miedo al disparo, si no el perro joven podrá tener miedo adquirido.

La solución para iniciarlo al disparo o para tratar de paliarlo es simple, asociación de estímulos.

Debemos conseguir que el perro asocie un momento agradable para él con el disparo. En función del grado de miedo que tenga, y del tipo de perro que sea se hará de una forma u otra.

Solucionar el miedo a los disparos

Para todos los perros, independientemente de su raza, nos servirá empezar con las detonaciones a baja intensidad. Para ello podemos usar una grabación, realizada con un equipo de alta calidad. O bien realizar el disparo a bastante distancia. Debemos asociar el momento de darle de comer al animal, iremos nosotros, y alguien puede disparar a una distancia lejana, o bien usar nosotros la grabación. La idea es que el animal esté absorto en lo que está realizando y que es gratificante para él. Para ello es necesario que el animal tenga hambre y que esté concentrado en lo que está comiendo. Ésta misma acción podemos hacerla cuando estamos jugando con él, cuando lo sacamos a pasear… todas las acciones que veamos que son gratificantes para él.


Foto: Piedrallada

Los disparos o las grabaciones siempre se harán de menos a más. Si son disparos se harán a una distancia lejana y poco a poco se irá acortando esa distancia, o bien se usará una munición que haga menos ruido. Y si es una grabación, se irá aumentando el volumen gradualmente.

Una medida más severa, y que hay que realizar con muchísimo cuidado consiste en el aislamiento del animal, y realizar la misma operación que antes cuando vayamos a darle de comer, a pasearlo… En este caso al estar aislado el animal lo que conseguimos es aumentar su concentración y su absorción cuando está comiendo, paseando…

Posibles variaciones según la raza

Dependiendo de la raza podemos aprovechar su principal virtud. Así, en perros de cobro, si ya tenemos al animal que nos cobra la pieza (para lo cual ya lo habremos enseñado con pelotas, perdices…) usaremos el momento que más disfruta para asociarle el disparo. En este caso sería cuando el animal está cobrando, él está disfrutando con lo que está haciendo, está feliz y concentrado en su labor, entonces aprovechar este momento para efectuar el disparo.

Si es un perro de muestra, aprovecharemos el momento de la muestra. Y si es un perro de rastro se aprovechará el momento que el perro está concentrado en el rastro.

En estos casos ya podremos ver si el animal presenta sólo miedo al disparo o a otros lances de la caza, porque si es miedo al olor a pólvora, si usamos una grabación lo podremos diferenciar muy bien.

Os aconsejo que nunca hagáis esto sin la supervisión de un especialista, porque en lugar de solucionar el problema, con toda vuestra buena fe, lo que podéis hacer es aumentarlo y echar a perder el perro.

Sergio Otal. Veterinario.

terapianimal.com

Comentarios (9)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Miedo a los disparos
canofer
16/12/2007
Comparto sus comentarios en lo relativo al tratamiento de los perros que se asustan de los disparos .de la fase previa , no puedo opinar porque sobrepasa mis conocimientos es mas de todo eso no tenia ni idea y procurare intentar ponerlo en practica pero quiero hacerle unas preguntas
¿ cree que con esto sera suficiente en peros que lo han heredan por Genetica?
¿ Hay alguna formula para curar o prevenis la timidez ? .
Yo he tenido algun perro que con timidez y sin una causa conocida ya se les ve timidos en sus reaciones desde que empiezan a moverse ,unos se ve que se mueven con soltura y se acercan a ti y ellos se acurrucan en un rincon .
¿Tiene algo de esto editado? ,si lo tiene le agradeceria mu lo comunicara a traves de Redaccion para oder adquirirlo
articulo miedo disparos
pepito22
17/12/2007
Me parece un artículo muy bueno. Realmente no se si funciona porque nunca he probado nada de eso, pero parece que escribe con una buena base.
Me gustaría poder ponerme en contacto con él, porque habla de la socialización como periodo critico. Entonces como habría que hacer ese periodo? Si compras un perro qe ya la ha pasado, como actuas?
Le agradecería que me respondiera a través de esta pagina.
respuesta a conofer
sergio otal
09/01/2008
Te respondo un poco a las cuestiones que planteas. Disculpa por el retraso.
Lo que comente en el artículo es suficiente aunque sea heredado por genetica. Lo dificil es llevarlo a cabo, porque según como lo hagas puedes estropear al animal, si lo vas a hacer tu, sino tienes mucha base, te aconsejaría que te pusieses antes en contacto conmigo.
Respecto a la timidez, se puede prevenir y se puede curar. Para prevenirla, teniendo en cuenta los periodos que hablamos en el articulo, se pueden realizar palpaciones en el vientre materno, y a los animales se les estimula ya. Y luego una vez que han nacido, estimulos y más estimulos, que conozcan cuantas más cosas mejor.
En cuanto a documentación tengo bastante y otra que no. Ponte en contacto conmigo y te asesora en todo lo que necesites, o a través mi web. Un saludo y gracias
respuesta a pepito22
sergio otal
09/01/2008
La socialización es el periodo más critico en cuanto al comportamiento del animal. Lo ideal en este periodo es actuar estimulando al animal, lo maximo posible, muchos estimulos y muy variados.
Si adquieres un animal que ya ha pasado ese periodo, se puede corregir con una reeducación. Es dificil y costoso pero se puede conseguir.
un saludo y gracias
Período de Sociabilización
minettont
12/01/2008
Sergio, me parece muy bueno tu artículo sobre todo para terminar con el mito que los perros con miedo al disparo son irrecuperables, muy ppopular aqui en Argentina.
Si me gustaría que me aconsejes sobre cual son aquellos mejores estimulos para este período ya que me gustaría implementar algunos en una camada de Pointer que ha tenido mi perra Rita y que recién tienen 9 días.
setter ingles de un año
martinaco
30/10/2008
Hola he leido tu articulo y lo voy a poner en practica,tengo un setter de un año el perro tiene un viento fenomenal el problema es cuando dispparo con pieza o sin ella se asusta tanto que la primera vez estube buscandolo mas de dos horas lo encontre gracias a dios la segunda vez al disparar cuando fui a cojer la pieza estaba sentado junto a mi lado creo que sigue teniendo miedo y no quiero anticiparme a nada me gustaria que me dieras algun consejo o ponerme en contacto con tigo para poder saber lo que tengo que hacer y seguir las pautas correctamente
miedo a los disparos
beltranejo
27/08/2009
antes que nada les mando un cordial saludo a
todos y agradesco a Sergio Otal por el comentario
de miedo a los disparos ya que lo pondre en practica, pues me suena logico y de muy buena
ayuda, saludos y gracias.


beltranejo.
podenco con miedo a los disparos
oskejar
29/10/2009
Buenos días,

Mi nombre es Oscar y estoy bastante desesperado, tengo 3 podencos y tengo problemas con uno de ellos, es un podenco andaluz precioso, pero en el momento que me ve con la escopeta tiembla. Si me le llevo de caza y escucha un disparo vuelve hacia el pueblo y la verdad no sé muy bien que hacer para resolver ese problema, los otros dos disfrutan muchísimo pero él es incapaz. He leído este artículo y me gustaría saber si podéis decirme como poder ayudarle, me comentan que compre un collar de descargas pero la verdad es q no me gusta hacerle de sufrir. Por favor, ayudadme

gracias a todos
un saludo
podenco se asusta de los tiros
willyermoon
12/09/2015
tengo una podenca portuguesa que va a hacer 4 meses y ayer la lleve a un centro cinegetico con mi setter de 3 años y estaba temblando y se quedaba parada o se iba al esconderse debajo del coche.Y si le tiro un petardo sale corriendo. Que es lo que debo hacer

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: La picaílla | Manuel Romero
Artículo anterior: Los cartuchos se disparan | Sebastián Torres
Otros artículos de Sergio Otal
El perro de caza: «de la guardería a la universidad» (01/06/2011)
Comunicarse con los perros (13/10/2011)
Fugas durante la caza (12/12/2011)
La Leishmaniosis Canina (13/03/2012)
Artículos relacionados con 'Perros'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Consejos veterinarios durante la media veda | Alberto Arciniega
La Asociación Española de Rehalas informa | Asociación Española de Rehalas
Caza con perros de madriguera | Josep Mir
La cohesión en la jauría de perros de rastro | Pardal
Francia, el Olimpo del Perro de Rastro | Pardal
Prueba de perros de rastro sobre liebre en Corporales | Azul
Meditación ante las nuevas razas caninas autóctonas | Eduardo de Benito
VIII Monográfica del Club Español del Deustch Drahthaar | Teixugo
¿Y los criollos, qué? | Kenneth Torrealba
Perros de rastro: comparaciones estadísticas | Azul
Prueba de perros de rastro en Viveiro | Azul
El Perro de Rehala, animal doméstico de compañía | Asociación Española de Rehalas
I Jornadas de Caza del Club del Sabueso Español | Sau
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
Valoración de los alimentos comerciales para perros | Alberto Arciniega
Pruebas de montaña: concursos de otro tipo | César González
El cobro forzado | Jesús Barroso de la Iglesia
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
Pruebas de base, una necesidad imperiosa | César González
Prohibir la Caza con Galgos | Federación Española de Galgos
CCB: Concursos para Perros de Muestra | Jordi Barbeta
Visita a la National D'Elevage del Club du Fauve de Bretagne | Jorge J. Gallego
Diez razas de perros para disfrutar de la temporada | E. B. y J. A. C.
Los concursos de perros y la caza real | César González
Jerarquía social, base del adiestramiento | Jesús Barroso de la Iglesia
Alternativas a los actuales concursos de perros | César González
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Reunión de amateurs sobre becada en Nava | Carlos Álvarez
Selección y crecimiento del cachorro | Víctor Martínez Esandi
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Perros y ladridos excesivos | Manuel Lázaro Rubio
Recuperación de los perros tras la caza | Alberto Arciniega
El contacto físico en la educación del perro | Ricardo V. Corredera
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El perdiguero de Burgos, nuestro mejor cazador | Pedro Álvarez Vélez
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
El Gran Duque | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Constitución de la Asociación Española del Perro de Sangre | AEPES
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón | José Enrique Martínez Manzanares
Golden Retriever: El insuperable cobrador | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cómo situarnos frente a nuestros perros en el lance | Miguel F. Soler
La caza, fuente de enfermedades para nuestros perros | Javier Millán y Jaime Viscasillas
Las buenas raíces | José Enrique Martínez Manzanares
El podenco en el monte de laurisilva: introducción y orígenes del fantasma del bosque canario | José Agustín López Pérez
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón: entrenamientos | José Enrique Martínez Manzanares
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
1ª Prueba de Trabajo para Perros de Rastro | Sergio Fafaito Pajares
Collares electrónicos | David Rubio Alza
Quitar las agujetas | José Enrique Martínez Manzanares
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Lesiones y sobreesfuerzos | José Enrique Martínez Manzanares
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Selección del carácter en la cría | Ricardo V. Corredera
Perros de muestra para la media veda | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Pointer y epagneul bretón para codorniz | Eduardo de Benito
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
El galgo y la liebre, un batallar de siglos | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Primeros pasos | Juan Pedro Juárez
Cada perro con su pareja | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Iniciación del cachorro | Juan Pedro Juárez
La displasia de cadera | Beatriz Melo
El perro de sangre: El porqué de las cosas | Juan Pedro Juárez
Estudio genotípico en el Perdiguero de Burgos | Lorena De la Fuente Ruiz
El perro de sangre: Camino hecho y por hacer | Juan Pedro Juárez
Aliados para la caza | Andrés López
El perro de sangre: La homilía de los humildes | Juan Pedro Juárez
Deutsch drahthaar, pasión a tope | Eduardo de Benito
Epagneul Bretón, un clásico en el cazadero | Eduardo de Benito
El perdiguero de Burgos, un perro muy nuestro | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Pinocho y su nariz | Juan Pedro Juárez
Podenco: cazador todoterreno | Eduardo de Benito
El perro de sangre: La perfección no existe | Juan Pedro Juárez
Las 10 claves del adiestramiento del perro de caza | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: Dónde buscar | Juan Pedro Juárez
Siempre en forma para cazar | Eduardo de Benito
¿Qué razas son mejores? | Eduardo de Benito
El adiestramiento emocional | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: las huellas | Juan Pedro Juárez
El perro de caza: «de la guardería a la universidad» | Sergio Otal
Un hogar cómodo y seguro para nuestros perros | Manuel Lázaro Rubio
El perro de sangre: en la ardiente oscuridad | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: disposición y disponibilidad | Juan Pedro Juárez
Actividades que relajan al perro | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: talabartes | Juan Pedro Juárez
Comunicarse con los perros | Sergio Otal
El perro de sangre: «Trastos» de apoyo | Juan Pedro Juárez
Fugas durante la caza | Sergio Otal
Podenco canario y podenco ibicenco | Antonio López Espada
Massamagrell ya tiene campeón de España de caza menor con perro | Miguel Ángel Arnau
El setter inglés y las becadas | Eduardo de Benito
La Leishmaniosis Canina | Sergio Otal
El Club de Caza Amigos del Xarnego en la feria de Valencia | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Primera prueba de la Unión Cinófila Española del Perdiguero de Burgos | UCEPB
Presentación oficial del xarnego valenciano en la Exposición Internacional de la RSCE | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Modificación de conductas problemáticas en el perro | Ricardo V. Corredera
¿Podemos detectar una enfermedad en nuestros perros? | Manuel Lázaro Rubio
Lesiones en las almohadillas plantares | Manuel Lázaro Rubio
Modificación de conductas problemáticas en el perro: Aprender a castigar | Ricardo V. Corredera
Cómo distinguir un perro excitable de uno hiperactivo | Ricardo V. Corredera
Animales de compañía extraviados | Federación de Caza de Castilla y León
Xarnego Valenciano | José Luis Vicedo Castelló
Razas valoradas, pero que no acaban de triunfar | Eduardo de Benito
Los mejores perros polivalentes en la Cendea de Cizur y coto Valdorba (Navarra) | José Juan Lavilla
El Alano Español de montería resiste en Berrocaza | Carlos Contera y Luis Cesteros
Registro de Rastreos 2013 | AEPES
Los perros de muestra de pelo duro | Eduardo de Benito
El perro fino colombiano | Jonathan Álvarez S.
Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos | Eduardo de Benito