En el número de diciembre:

  • Medio ambiente amplía la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados.
  • Entrevista a Marcos Feria (gerente de APROCA) y Enrique Leyva (presidente de ATECA).
  • Los cartuchos se disparan.
  • El calor marca el primer tercio de la temporada montera.
  • La agrupación deportiva de caza de Alcalá de Guadaíra.

Los cartuchos se disparan

El precio de los cartuchos es quizá el asunto que más preocupa al bolsillo del cazador medio. Hecho a las subidas anuales en las tasas de los cotos, habituado a pagar cantidades cada vez más elevadas por cacerías de alta calidad, como los ojeos de perdiz brava, recechos de alta montaña o pasos excelentes de palomas o zorzales, o por jornadas en cotos intensivos, el cazador, en cambio, se había acostumbrado a la estabilidad en el coste de la munición. Hace cuatro años empezó a notarse una ligera subida en los precios que esta temporada ha repuntado de una manera espectacular y sin precedentes. La causa está en el parqué: la subida bursátil del precio del plomo es la culpable de que los cartuchos se hayan disparado.

Las reservas mundiales de este metal cayeron de forma muy acusada en 1995 y 1996

El índice de referencia en el precio del plomo lo marca el London Metal Exchange (LME) o Mercado de Cambio de Metales de la Bolsa de Londres. El 7 de noviembre pasado, el metal cerró a 3.680 dólares por tonelada, frente a los 1.660 dólares de media de enero de 2007. Esto quiere decir que, en lo que va de año, el plomo se ha revalorizado más un 120 por ciento, un incremento muy significativo que se ha dejado sentir en el precio de la munición. Por el momento, no hay en el horizonte expectativas que indiquen un cambio de tendencia, pero tampoco existen alternativas fiables y económicas al plomo para la fabricación de los cartuchos.

El incremento del precio del plomo tiene una explicación lógica en la consabida ley de la oferta y la demanda que rige el mercado. Su cotización está batiendo máximos históricos. Entre 1970 y 2003, la cotización del plomo en la Bolsa de Londres mantuvo cierta estabilidad, normalmente en torno a 500-700 dólares por tonelada, con contadas excepciones como el repunte de 1978, cuando cotizó a una media de 1.200 dólares. Lógicamente, la cotización se mueve de forma inversa a las reservas, de modo que los precios mínimos se alcanzan cuando más plomo hay y viceversa.

Fabricantes han sacado hasta tres listas de precios en lo que va de año

Para conocer cuáles son las reservas mundiales de plomo, se puede recurrir a los datos del Internacional Lead and Zinc Study Group (Grupo Internacional de Estudio del Plomo y el Zinc), una organización intergubernamental nacida en 1959 que engloba a 28 países y que vela por la transparencia en el mercado mundial de plomo y zinc. Sus componentes son Australia, Bélgica, Bulgaria, Canadá, China, Finlandia, Francia, Alemania, India, Irán, Irlanda, Italia, Japón, República de Corea, Marruecos, Namibia, Holanda, Noruega, Perú, Polonia, Portugal, Rusia, Sudáfrica, España, Suecia, Tailandia, Estados Unidos y Serbia. Es decir, el 90 por ciento de los productores y el 80 por ciento de los consumidores de estos metales.

Reservas mundiales

En la información que distribuye este organismo se aprecia muy claramente que, en el período 1970-2007, el plomo alcanzó su precio más bajo en 1993, cuando cotizó a unos 400 dólares por tonelada de media anual, coincidiendo con un aumento notable de las reservas, que se dispararon a 650.000 toneladas. Las reservas mundiales cayeron de forma acusada en 1995 y 1996, momentos en los que la cotización se recuperó para mantenerse en unos niveles en torno a los 500 dólares. Los niveles de reservas y precios se mantuvieron desde entonces hasta el ejercicio 2003. Fue entonces cuando comenzó el crecimiento imparable del precio del plomo, acompañado de un descenso acusado del stock.


Bolsa de Londres 4.000 dólares por tonelada es el precio históricamente más alto que se ha alcanzado en la cotización del plomo.

Ahora mismo, según los datos del Grupo Internacional de Estudio del Plomo y el Zinc, las reservas de plomo son de unas 280.000 toneladas, el nivel más bajo al menos desde 1970. Y su precio en la Bolsa de Londres más elevado que nunca, muy cerca de los 4.000 dólares por tonelada.

El tope, superado

David Aguilar, director comercial de la división de cartuchería de Maxam Outdoors en España (antigua UEE), recuerda cómo hace unos meses se decía, en broma, que el plomo alcanzaría los 4.000 dólares por tonelada, un tope que ha superado ya en algunos picos de cotización.“Desde luego, no se puede bromear con este asunto; no se sabe a dónde puede llegar el precio del plomo», afirma.


Octubre y noviembre han sido los meses de mayor subida.

«La gran subida se ha experimentado este año», explica Aguilar. Maxam Outdoors—fabricante de marcas como Río, GB o Saga—ha tenido que sacar este año tres listas de precios actualizadas, toda al alza: una en primavera, otra en verano y una última este otoño. Muchos cazadores habrán comprobado cómo en las armerías los precios han ido variando desde semanas antes del comienzo de la temporada general hasta ahora. Las subidas se concentraron, sobre todo, a finales de octubre y principios de noviembre, con subidas de entre el 10 y 17 por ciento dependiendo de la marca y el gramaje de la munición. Pese a ello, las ventas no se han visto mermadas por el momento. Lo que sí han hecho los fabricantes es ajustar más los precios en función de la cantidad de plomo de la munición.

Coste en la fabricación

El plomo representa en torno a la mitad del coste real de fabricación de un cartucho, dependiendo de la carga. Hasta el año pasado, la diferencia de precios al por mayor entre mil cartuchos de tiro de 24 gramos y mil cartuchos de 28 gramos, venía a ser de tres euros. Ahora, en cambio, esta diferencia se ha acentuado a unos 12 euros, aproximadamente, debido al peso que tiene el plomo en el coste del producto final.

Procedencia del plomo

La extracción y la refinería mundial de plomo se concentran en Asia y América, que copan en torno al 75 por ciento. Sus cifras de extracción, producción y consumo son muy similares, de lo que podría deducirse que estos continentes son autosuficientes, salvando, por supuesto, las diferencias particulares entre países extractores, refinadores y los industriales que aplican el plomo a productos finales. Europa extrae poco plomo, pero lo importa y, finalmente, lo manipula y lo consume en niveles muy cercanos a los de Estados Unidos.

El plomo supone en torno a la mitad del coste del cartucho

El 71 por ciento de la producción mundial de plomo se destina a las baterías, fundamentalmente para la automoción y para la fabricación de UPS o centrales auxiliares de alimentación eléctrica para edificios y sedes corporativas. La munición representa solamente el 6 por ciento de esta producción y más o menos la mitad de ella es munición destinada a los ejércitos y a las policías de todo el mundo.

Aumento del riesgo empresarial

Según el dato que ofrece Maxam Outdoors, la cartuchería semimetálica, es decir, los cartuchos de perdigones para la caza, representa en torno a un 2 por ciento de esa producción mundial, una cifra muy pequeña. De hecho, las grandes empresas que trabajan con el plomo se dedican a la producción de baterías y en toda Europa apenas llegan a la decena las dedicadas a la fabricación de perdigones, repartidas entre España, Italia, Francia y Grecia, es decir, en el Arco Mediterráneo.

El incremento del precio del plomo no multiplica los beneficios de los fabricantes de munición y, por el contrario, sí que aumenta el riesgo empresarial, según explica David Aguilar, el director comercial de cartuchería de Maxam Outdoors. La explicación empresarial es muy sencilla. Los fabricantes—que en este caso también son los mayoristas—sirven el producto a las armerías con una demora en el pago que puede ser de 30 ó 60 días. Con el aumento del precio de la munición, aumenta también el dinero que los fabricantes tienen en la calle o pendiente de cobro, por lo que aumenta su pérdida de liquidez. Por consiguiente, actualmente se necesita un mayor respaldo financiero o una mejor liquidez para poder mantener el negocio y no venirse abajo ante los recibos pendientes de cobro.

Nadie sabe hasta cuándo se puede mantener esta tendencia de escalada en el precio del plomo ni dónde está el techo de su cotización. Lo que sí parece claro es que, hoy por hoy, no existen alternativas fiables para la fabricación de munición.

Sustituto: el acero

El acero es el sustituto más empleado, pero no por su eficacia sino porque la prohibición del uso del plomo en humedales, para evitar el plumbismo en las especies acuáticas, obligó a buscar soluciones. El precio de la materia prima viene a ser muy parecido, con la ventaja, a favor del acero, de una mayor estabilidad en la cotización, al menos actualmente. Sin embargo, al ser la cadena de producción muchísimo más reducida que la del plomo, los precios de los cartuchos no son competitivos. Además, las propiedades de ambos materiales son muy diferentes.

Europa consume tanto plomo como los Estados Unidos

La menor densidad del acero hace que sus perdigones tengan menos velocidad y, por tanto, menor capacidad de penetración en la pieza. A una cierta distancia a la que el plomo resulta mortal, el acero apenas empujaría a las piezas en el punto de mira, pero sin llegar a herirlas.

La primera consecuencia de ello es un cambio en el diámetro de los perdigones, que en la fabricación de cartuchos de acero tendrían que ser mayores o, lo que es lo mismo, de menor numeración. En otras palabras, un perdigón del 7 de plomo tiene mayor capacidad letal que si fuera de acero.

Por ejemplo, un cartucho de 32 gramos y plomo 9 apropiado para cazar zorzales sería difícil de conseguir con perdigones de acero. En primer lugar, los perdigones deberían ser más gruesos, pero esto conlleva menor número de ellos y, por consiguiente, menor dispersión. Por tanto, sería necesario aumentar la carga del cartucho hasta lograr una equivalencia apropiada. En suma, el acero tiene disponibilidad y precio similar al plomo pero peor rendimiento. Finalmente, hay que tener en cuenta que no todos los cazadores disponen de escopetas adaptadas para disparar cartuchos de acero.

Buscando alternativas

En Maxam Outdoors han encontrado un sustituto adecuado al plomo: el bismuto. Técnicamente, sus propiedades son muy similares, pero la escasez del mineral hace inviable la posibilidad de convertirlo en alternativa al plomo. La empresa explica que anualmente fabrica una limitada cantidad de cartuchos de bismuto, de densidad muy parecida al plomo y similar efectividad en la caza real.


En las armerías los precios han ido variando prácticamente todas las semanas.

Estos cartuchos han encontrado un mercado reducido en los cazadores de acuáticas, especialmente en la zona de la Albufera. Sin embargo, el producto es caro por dos motivos: la escasez de la materia prima y su baja producción. El millar de cartuchos de bismuto se vende en las armerías al público en general por unos dos euros la unidad, un precio diez veces superior al de los cartuchos de plomo de gama media.

Nefastas perspectivas

El panorama no es muy alentador. Es cierto, como advierten los fabricantes, que el coste del cartucho representa un mínimo porcentaje en la inversión que tiene que realizar un cazador para disfrutar de su afición, pero también es verdad que su encarecimiento en los últimos meses ha sido desproporcionado. No se vislumbra una bajada de los precios ni tampoco que aparezca en el mercado una alternativa fiable al plomo. Por ello, quizá lo más rentable sea aplicar dos consejos: encontrar el cartucho más adecuado para el tipo de caza que se practique y, por supuesto, afinar la puntería. Quizá vaya siendo hora de darle la vuelta al refranero y pensar que no es cuestión de ir por el campo tirando con plomo de rey.

Comentarios (3)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

A LA ANTIGUA USANZA
fransua
16/12/2007 0:42:26
Es increible pero cierto.Nos vemos recargando cartuchos como antaño.La caza ya no es un deporte ilustre,sino que solo lo practicaran, aquellos que dispongan de una buena economia,aquellos señores llamados "SEÑORITOS"que antiguamente eran los unicos priviligiados, en salir en una jornada de caza mientras los campesinos le trabajaban.Un trabajador hoy dia con un sueldo base,con los gastos de una casa,coche,etc.No puede disfrutar de unas de las aficiones mas antigua y bonita de practicar.Es una verdadera pena como se está poniendo el mundo de la caza.Ojalá me equiboque...
el plomo
pichili_angel
16/12/2007 19:39:08
no tenemos que dejar que nos quiten el plomo ya que si ponen acero sera muy oeligroso y todo aquel cazador de nivel medio y que no se pueda permitir comprar un arma nueva se quitara de la caza y asi muchos. hay que hacer manifestaciones contra la gente que quiere poner ese tipo de armas
un saludo
el precio de la cartuchería
castellano
18/03/2008 12:11:42
No hay que alarmarse por el precio de los cartuchos, pese a los últimos subidones del plomo.Conservo tarifa de PVP de cartuchos, temporada 1966-67, que reproduzco(referida a calibre 12, CAJAS DE 25 unidades):
CODORNIZ,carga moderada, UEE y GB.... 100 PTS.
FAISAN ROJO UEE,MIRLO GB............. 110 "
DIANA VERDE UEE,PRIMERA-OJEO PERDIZ GB 120 "
41 ROJO UEE 70 MM- SUPER ORBEA GB,70MM 135

TEMPORADA 1975-76
41 ROJO UEE 70 MM( ya en plástico) 175

Observar que este último cartucho, que se vendía como los churros y ya era de gama alta, experimentó una subida del 22´8 % en nueve años.En estos últimos años, por 5 euros se conseguía una caja de calidad.(833 pesetas). Lo que equivale a una subida del 78 por ciento en un periodo de más de 30 años. No ha sido cara la munición, y muchos establecimientos hubimos de dejar la actividad por los escasos márgenes de beneficios y el fuerte intervencionismo administrativo, costosas medidas de seguridad, competencia desleal de fábricas que servían a clubes y sociedades, etc.
Analizad lo que valía un café con leche o un paquete de cigarrillos y lo que vale ahora, y os llevareís una sorpresa.
Por eso, si el plomo o el acero, los encarecen, tampoco es como para rasgarse las vestiduras, si pensamos en lo que cobran los cotos.
En cuanto a la recarga como antaño que se dice en este foro, yo lo hago por puro romanticismo, pero me sale mucho más caro que comprar munición original,aparte los problemas de encontrar componentes, tarea nada fácil, pues las armerias de ahora deconocen esa actividad, y no digamos EL CORTE INGLES-DECATHLON, etc.
Saludos.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Miedo a los disparos | Sergio Otal
Artículo anterior: El contacto físico en la educación del perro | Ricardo V. Corredera
Otros artículos de Sebastián Torres
De mal en mejor (05/10/2007)
El nuevo amo del monte (20/11/2007)
Sólo interesa la ‘caza’ del voto (24/05/2014)
Artículos relacionados con 'Armas'
Qué pena de calibre | Rayón
Cómo elegir el rifle «todo terreno» | Daniel Stilmann
La cartuchería del siglo XXI | M. Juárez
La clasificación legal de las armas | Víctor Manteca
De caza con Swarovski y sus nuevos visores | J. P. Bourguignon
¿Es lógico cazar con una paralela en pleno siglo XXI? | Miguel F. Soler
Calibre 9,3x62 Mauser, potencia demoledora para batidas de jabalí | Rafael Fernández
La infalible acción Mauser | Pedro A. Suárez
Los otros calibres que no son del 12 | Pedro A. Suárez
Beretta AL391 Urika 2: con cualquier cartucho | Pedro A. Suárez
Perdigón ecológico: ¿para ponerlo verde? | R. González Villarroel
Nociones generales de óptica | Trofeo
Esas finas escopetas | Pedro A. Suárez
En la recámara | Pedro A. Suárez
El plomeo en gramos | Pedro A. Suárez
Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita? | Pedro A. Suárez
El cañón de las escopetas | Pedro A. Suárez
¿Postas? | Pedro A. Suárez
El calibre justo | Pedro A. Suárez
Terminología de la escopeta | Pedro A. Suárez
El capricho del cazador | Pedro A. Suárez
Adiós al plumbismo | Pedro A. Suárez
Ópticas para el rececho de corzo | Francisco Carrillo
La escopeta superpuesta, luces y sombras | Pedro A. Suárez
Monotiros | Pedro A. Suárez
La escopeta semiautomática | Pedro A. Suárez
El comiso de las armas | Cristina Sualdea Barrio
De safaris y rifles | Pedro A. Suárez
Líos de recámara | Pedro A. Suárez
10 calibres para la nueva temporada | R. González Villarroel
Nueva temporada, pero con antiguos fallos | Gonzalo Gómez Escudero
El mantenimiento de la escopeta | Pedro A. Suárez
Cartuchos y chokes en el inicio de la temporada | Paco Mateo
Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien? | Gonzalo Gómez Escudero
El valor de un rifle | Pedro A. Suárez
A través del cañón | Pedro A. Suárez
La culata del rifle | Pedro A. Suárez
El gatillo, ese desconocido | Pedro A. Suárez
La munición venida del frío | I. A. Sánchez
Esperas: ¿el calibre es la cuestión… o es una cuestión de calibres? | Pedro A. Suárez
Ópticos frente a abiertos | Daniel Stilmann
Seis calibres clásicos para nuestros objetivos venatorios | Daniel Stilmann
Express Darne, un rifle con carácter | Sebastián Girard
Nosler Partition, una punta con historia | Carlos Coto
Balística y caza | Daniel Stilmann
Larga y nueva vida al .470 | Saúl Braceras
Fausti Magnificent. Un nuevo Renacimiento | Claudio Maltese
La evolución de rifles y visores | IA Sánchez
¿Cómo será el próximo Reglamento de Armas? | Luis Pérez de León
Un rifle, dos rifles, tres rifles… | Roque Armada
Rifle Browning X-Bolt Stalker | Luis Pérez de León
«De safari», Blaser R93 profesional y Remington Seven XCR (I) | Luis Pérez de León
«De safari», Blaser R93 profesional y Remington Seven XCR (II) | Luis Pérez de León
Majestad… ¡SOCORRO! | Luis Pérez de León
«De safari», Sako 85 Hunter estirpe de precisión (y III) | Luis Pérez de León
Steyr Mannlicher; volvimos a Sudáfrica | Luis Pérez de León
CZ 550 Safari Magnum | Luis Pérez de León
Jean Paul Ridon 8x68S | Saúl Braceras
Pierre Fontainebleau, un homenaje a la belleza | Saúl Braceras
Un arma de altura | Saúl Braceras
Limpieza de armas… para quienes odiamos hacerlo | Javier Azañón
Sabots, ¿realmente funcionan? | Javier Azañón
Robla Solo Mil | Javier Azañón
CZ 550: variedad de opciones | Luis Pérez de León
Cuchillos Walther, diseño funcional | Luis Pérez de León
Schultz & Larsen Victory | Saúl Braceras
Schultz & Larsen Victory | Juan Francisco París
Les merveilles de la France | Saúl Braceras
Rifles Remington: A la última moda | Luis Pérez de León
Remington 597: la carabina camaleón | Luis Pérez de León
Nuevo Steyr Mannlicher Luxus | Luis Pérez de León
Beretta DT 11: la nueva joya para el tiro | Alberto Aníbal-Álvarez
Novedades Muela 2012 | Luis Pérez de León
Safari en África, el mejor banco de pruebas (I) | Luis Pérez de León
Visitamos la fábrica de Blaser | Luis Pérez de León
De peligrosa a impresentable | Juan Francisco París
Safari en África, el mejor banco de pruebas (II) | Luis Pérez de León
Fam Beretta: una opción para media veda y general | Miguel F. Soler
Rifles Bergara, una opción inteligente | Luis Pérez de León
Vektor H5, curiosidad sudafricana | Luis Pérez de León
Safari en África, el mejor banco de pruebas (y III) | Luis Pérez de León
Plomos y precios | Adrián Berge
Vocación de campeona | Alberto Aníbal-Álvarez
El plomo en la carne de caza | Asociación Armera
Cuchillos de remate | Luis Pérez de León
Rifle Bergara BX 11 | Luis Pérez de León
Browning A-5 Ultimate Partridges | J. P. Bourguignon
¡500 metros y zas…! | Alberto Aníbal-Álvarez
Artículos relacionados con 'Municiones'
Qué pena de calibre | Rayón
La cartuchería del siglo XXI | M. Juárez
Calibre 9,3x62 Mauser, potencia demoledora para batidas de jabalí | Rafael Fernández
Los otros calibres que no son del 12 | Pedro A. Suárez
Perdigón ecológico: ¿para ponerlo verde? | R. González Villarroel
El plomeo en gramos | Pedro A. Suárez
¿Postas? | Pedro A. Suárez
El calibre justo | Pedro A. Suárez
10 calibres para la nueva temporada | R. González Villarroel
Cartuchos y chokes en el inicio de la temporada | Paco Mateo
Seis calibres clásicos para nuestros objetivos venatorios | Daniel Stilmann
Nosler Partition, una punta con historia | Carlos Coto
Balística y caza | Daniel Stilmann
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC