En el anterior capítulo sobre la biología del corzo aclaramos cómo el clima condicionaba el arranque y final de sus diferentes ciclos. Y si este punto está aclarado, ¿qué más cuestiones cabría considerar en relación al clima y los ciclos del corzo? Pues precisamente esto: los arranques y los finales de cada ciclo.

Patricio Mateos-Quesada

Comparadas las dos poblaciones del corzo peninsular, la septentrional se encuentra en parecidas circunstancias a las del resto de Europa

Hemos visto hasta este momento cómo la climatología afecta al desarrollo de los diferentes ciclos del corzo. Hemos hablado, al margen de las consideraciones derivadas de la particularidad de cada una de nuestras sierras, cómo se perciben los dos corzos en nuestra España peninsular, en los que existen variaciones de comportamiento y de amplitud en la duración de sus ciclos. Y sobre este último aspecto cabría hacer un breve inciso, precisamente en diciembre por ser el momento donde algunos de los aspectos de su biología pueden ser analizados bajo este prisma.

Arranques y finales de cada ciclo


En los machos extremeños, a diferencia de los del norte, la territorialidad no ha cesado hasta este momento, comienza a manifestarse cada vez más. Conforme transcurre diciembre son más visibles las marcas a lo largo de su área: de origen químico, dejadas en el suelo por acción de sus patas delanteras, y comienzan a verse las primeras marcas dejadas en la vegetación.© Custodio Torres.

A este respecto cabría hacer una reflexión que quizá haya sido considerada por el ente evolutivo de la especie. Un corzo que tiene momentos duros dentro del ciclo anual, debe situar su fenología —o aquellos ciclos que se desarrollan en el tiempo— en un espacio concreto en este calendario anual: celo, nacimientos, territorialidad..., son aspectos que deben emplazarse teniendo en cuenta cuál es el mejor momento para cada uno de ellos. Cuanto más apurado te encuentres en el tiempo, al ser la época limitante más extrema y extensa, más limitado tienes tu calendario y más ajustados tus ciclos.

Comparadas las dos poblaciones de corzo peninsular, la septentrional se encuentra en parecidas circunstancias a las del resto de Europa. La ubicada en zonas donde los inviernos son más templados y los rigores invernales más ceñidos, dispone el corzo de un mayor tiempo para situar sus ciclos, algo que a priori y por imperativo de especie, deberían ser similares a los del resto de congéneres de otras áreas adyacentes. Veamos cómo esto se deja entrever en nuestras dos poblaciones y puede llegar a modificar sus estrategias de supervivencia y éxito.

Fin de semejanzas entre machos

GESTIONAR EN DICIEMBRE

Hemos dejado entrever que el arranque de la diapausa podría depender del estado de carnes de cada madre. Por otra parte, existen datos que nos permiten pensar en la posibilidad de que una caída en el aporte alimentario de los machos, hace decrecer la calidad de la cuerna en el último estadío de su desarrollo. Oídos estos argumentos, cabe seguir con el aporte alimentario como medida de gestión prioritaria, siempre que las poblaciones así lo demanden.

También es un buen momento, sobre todo en las poblaciones más septentrionales, de establecer movimientos en el paisaje: formación de rayas, charcas, desbroces para pastos... son actuaciones que se pueden llevar a término sin interferir de manera importante en ninguno de sus más vitales ciclos.

Sin embargo, y como deducción a la lectura de este artículo, se puede extraer de él una conclusión que tiene relación con la gestión: los machos de mayor edad en las poblaciones ubicadas al sur peninsular ya pueden discernirse del resto al haber completado el desarrollo de la cuerna. Aparte de otros lances cinegéticos en los que se vean envueltos los cazadores o la disposición legal de cada autonomía, podemos asegurar que todos aquellos machos que han descorreado por estas fechas, son machos adultos que probablemente se encuentren en el cenit de su formación. Según las cuentas de cada coto, serán susceptibles de ser eliminados en cantidad determinada o no, pero de ser localizados, debemos tener la completa posibilidad de haber localizado individuos maduros y de encontrarse en un momento que no es relevante para ninguno de los ciclos de la biología del corzo.

Hablamos en noviembre de que todos los machos peninsulares se encontraban en el mismo momento o, al menos, parecido. Para diciembre las cosas han llegado a un punto en el que las diferencias comienzan a ser más patentes si cabe. Los corzos del norte siguen soportando los rigores invernales y los machos siguen con una cuerna en desarrollo, concentrados en grupos más o menos numerosos y sin el más mínimo atisbo de territorialidad.

Las poblaciones extremeñas —ejemplo de aquéllas cuyo tiempo de actividad anual no se recorta tan acusadamente por las condiciones climáticas— disponen de un mayor intervalo para cumplir con sus ciclos: las estrategias comportamentales, encaminadas a conseguir el máximo de copias genéticas para la siguiente generación, pueden variar en función de esta máxima disponibilidad de tiempo.

La cuerna

Efectivamente, los primeros corzos ya han descorreado y la cuerna se muestra durante las primeras horas de la caída de la correa, ensangrentada; pero pronto se oscurecerán, a excepción de las puntas de sus candiles. Durante enero la generalidad de la población descorreará en estas poblaciones asentadas más al sur, pero en diciembre los más adelantados pueden verse en la plenitud de su formación: fueron aquéllos que desmogaron a principios de octubre, poco más acabado el celo en las hembras.

Existe una relación entre la edad del individuo y el tiempo en el que forma la nueva cuerna, de forma que uno viejo formará la cuerna antes que uno joven, y al mismo tiempo que el resto de congéneres de su edad. Un individuo joven podrá tener lista su cuerna en el mes de febrero o incluso marzo, mientras que otros de su edad pueden haber formado la cuerna dos meses antes. Dicho de otra manera, cuanta menos edad tiene un grupo de individuos de similares características, más tiempo tarda ese grupo en el desarrollo de la cuerna.


En los machos extremeños, a diferencia de los del norte, la territorialidad no ha cesado hasta este momento, comienza a manifestarse cada vez más. Conforme transcurre diciembre son más visibles las marcas a lo largo de su área: de origen químico, dejadas en el suelo por acción de sus patas delanteras, y comienzan a verse las primeras marcas dejadas en la vegetación.© Custodio Torres.

Pero el que nos interesa para analizar menesteres territoriales y estratégicos es el macho adulto y éste, a los tres meses de verse desprovisto de su cuerna, ya tiene una nueva. La consecuencia más inmediata se traduce en el remarcado de los territorios y en la defensa de lo que fuera su territorio hasta ese momento. Tal es así y tan temprana es la defensa de territorios, que se establecen luchas entre machos rivales con cuernas aún sin formar, lo que se traduce en desperfectos y roturas de las puntas como luego se ve en individuos con cuernas ya formadas.

Sin embargo, no debemos olvidar que estamos en uno de los meses, junto con enero, donde las condiciones climáticas son más duras. No debemos alejarnos de la idea de que el esfuerzo primordial es mantener el calor corporal mediante un acopio adecuado de ingesta, algo en donde el gestor puede aportar cierta ayuda. Es evidente que buena parte de aquellos machos cuyo desarrollo de cuerna es completo o está a punto de concluir no traducirán ese aporte en una mayor calidad de la cuerna, pero podrán pasar el invierno, al menos, de forma más desahogada, caso de que las condiciones se tornen extremadamente rigurosas.

Las primeras diferencias en las hembras

Existe en las hembras, un fenómeno cuya existencia en esta especie no se encuentra del todo esclarecida: la diapausa embrionaria, que consiste en que, una vez efectuada la cubrición y fecundado el óvulo, el desarrollo del feto se ralentiza hasta alcanzar niveles similares a los de una parada embrionaria. Esto es una estrategia argumentada para especies de la familia de las focas: algunas de estas especies permanecen en tierra sólo un mes al año; como la gestación dura nueve meses desde la fecundación, cuando estuvieron en tierra, las crías deberían nacer en pleno océano. Para evitar esto retardan la gestación mediante la diapausa embrionaria dos meses, para que coincida el momento de los nacimientos con el único mes que estarán en tierra.

No hay premura a la hora de reiniciar la gestación

¿Qué significado tiene este proceso en los corzos? En todas las especies el momento elegido para el nacimiento ha de efectuarse cuando mejores condiciones de clima y alimentación existan para las crías, esto es, primavera, al menos para las corzas. Otros ungulados establecen la época de celo restando a este momento de primavera, el tiempo de gestación de sus hembras: septiembre para los ciervos y noviembre para los gamos, son dos ejemplos. Si proyectáramos esto para el corzo, para parir en abril-mayo debería entrar en celo en diciembre-enero y no en julio-agosto, como realmente sucede.

Pero la cuestión en estos momentos, y para este fenómeno, es la diferencia que existe en las hembras de corzo según la población en la que se encuentre. Las corzas del norte peninsular tienen más ceñido el tiempo para parir y cubrirse de nuevo, por lo que deben ajustar el momento de comenzar con la gestación para que sus crías nazcan en la mejor época. Habrá una coincidencia de buena parte de la corzas en comenzar la gestación en el mismo momento, algo que no sucede más al sur.


Las corzas en diciembre se localizan en su grupo familiar: en el sur será exclusivo y en el norte podrá constituirse con otros grupos familiares. Pero la aparente similitud se ha roto de nuevo en este mes: las del norte siguen con la gestación retardada y las del sur comienzan su carrera hasta la paridera. ©Custodio Torres.

En Extremadura, Castilla-La Mancha o Andalucía, el invierno se suaviza y puede dar lugar a una primavera más amplia, además de un verano también más extenso que en el resto de los territorios peninsulares habitados por el corzo. Esto significa que no existe una premura de tiempo a la hora de establecer el momento de reiniciar la gestación para que coincida con el arranque de la mejor época; estas corzas tienen más tiempo para la paridera y la prueba es que ésta se lleva a cabo en dos meses, en contra de lo que sucede en el resto de las poblaciones españolas o europeas.

Las corzas disponen así de más tiempo para hacer un acopio adecuado de comida antes de comenzar la gestación, desarrollar sus crías para que éstas afronten la época estival más robustas, poder establecer la rotura familiar en un periodo menor, adelantar el celo... Son muchas las implicaciones que, un mes más o menos, pueden desatar en la conducta de las corzas. Muchas de ellas, están aún sin determinar y otras tantas pueden sorprendernos, como hasta ahora nos han asombrado muchos comportamientos de esta especie.

Patricio Mateos-Quesada (Biólogo)

Comentarios (0)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Nociones generales de óptica | Trofeo
Artículo anterior: Alces, los gigantes de la taiga | Grupo Vigilancia y Gestión
Otros artículos de Patricio Mateos-Quesada
El corzo en la Sierra de San Pedro (25/04/2007)
Celo y algo más (20/08/2007)
Tiempo de gestionar (24/09/2007)
Octubre corcero (10/10/2007)
Conductas poblacionales (21/11/2007)
Combates y holganza (08/01/2008)
Divergencias norte-sur (08/02/2008)
El sacudir del invierno (20/03/2008)
Resurgen los machos (30/04/2008)
El inicio del ciclo vital (29/05/2008)
Tras los pasos del duende (24/07/2008)
La supervivencia de los mejores (22/09/2008)
La salvación de la bellota (28/10/2008)
El apogeo del celo (23/11/2008)
La deriva de los sexos (22/12/2008)
Escasez y abundancia al tiempo (20/01/2009)
Partos y trofeos, por separado (25/02/2009)
Aumentar densidades (24/03/2009)
El renuevo poblacional (24/04/2009)
El despertar de abril (24/04/2009)
¿Cómo censar al corzo? (30/04/2009)
Examen de supervivencia (13/07/2009)
Artículos relacionados con 'Gestión'
Sobre Gestión y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | José Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayón
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayón
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bécassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
Lo que tendríamos que hacer para mejorar los cotos | Jesús Nadal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestión de la caza menor | Jesús Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | José Luis Garrido
¿Qué es el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jesús Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | José Ignacio Ñudi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
El milagro de Melonares | José Ignacio Ñudi
Diagnóstico de la población de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gádor: Ex-Paraíso de la Cabra Montés | Juan Ignacio Gázquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras? | Santiago Segovia
Claves de las repoblaciones de perdiz roja en verano y otoño | J. A. Pérez Garrido
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Híbridos: Detección de la introgresión genética en especies autóctonas de animales salvajes | Javier Cañón
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Pérez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastián Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemática y gestión | J. Palacios, M. Rodríguez y T. Yanes
Problemática de la perdiz roja | José Antonio Pérez, Carlos Díez y Daniel Bartolomé
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortázar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestión | Comité Científico de WAVES
Las pautas de gestión de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comité Científico de WAVES
Muflones: Cómo lograr una repoblación exitosa | Fernando Benito
La codorniz en España | Jesús Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestión
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en época de veda | José Luis del Monte
Réquiem por las liebres: culpable, la Administración | Miguel Ángel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cómo controlar con efectividad los depredadores | Miguel Ángel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristóbal De Gregorio
Se establece el control para el cañar y la tórtola turca en Valencia | Víctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cómo afecta la maquinaria agrícola en los procesos de reproducción y cría | Jesús Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribución, hábitat y densidad | Antonio Díaz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el más eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La pérdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegética | Jesús Llorente
Una buena herramienta de gestión | Manuel Romero
Asociación de Tramperos de España | Albert Roura
¡Nos vamos de caza de conejos con hurón! | Miguel Ángel Romero
Expertos en especies | Víctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontán
Apoyo a la FOP en la mejora del hábitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificación de la calidad cinegética | CRCP
Caza sostenible: ¿cupos sí? ¿cupos no? | José Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimórfico trofeo del macho montés | Antonio Díaz de los Reyes
El MARM se columpia una vez más | Juan Miguel Sánchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos años de divulgación del conocimiento científico | Jerónimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegéticas | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestión sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Cálculo de sostenibilidad de la perdiz roja | José Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestión y censos de ordenación en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestión de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jesús Llorente
¿Están sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | José Lafuente
¿Quién se atreve a cortar la melena al león? | José Lafuente
Cálculo de los censos de ordenación de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
La marginalización de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jesús Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Terán
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel Ángel Romero
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética | María Luisa Mesón García
Malos tiempos. ¿Qué es cazar? | Antonio Díaz de los Reyes
Capacidad de carga. ¿Cuántos animales en un coto? | José Miguel Montoya Oliver
La licencia única de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daños colaterales del jabalí | UNITEGA
Los animales en el monte | José Miguel Montoya Oliver
La paridera en cérvidos | CRCP
El análisis social en la ordenación cinegética | José Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabalí, torcaz y bellota | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federación de Caza de Castilla y León
¿Se extingue la perdiz? | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federación de Caza de Castilla y León
¿Es la caza un recurso natural renovable? | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | José Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daños cinegéticos | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | José Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | José Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
Las perdices rojas autóctonas, en picado… | Miguel Ángel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | José Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Díaz de los Reyes
Sectaria discriminación en la homologación de trofeos | Antonio Díaz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
La inevitable moratoria de las tórtolas | Enrique Benjumeda
La gestión del ciervo en Navarra | Adecana
El «síndrome del Sus» | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | José Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | José Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrágica del conejo | José Luis Garrido
Necesidad de control de córvidos | José Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | José Luis Garrido
La importancia de la formación en la actividad cinegética | Iván Poblador Cabañero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La tórtola sigue en crisis | José Luis Garrido
El impacto de la recolección del cereal y la paja en la fauna | Adecana
¿Deberíamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociación SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avícola asociada a medios agrícolas | José Luis Garrido
Artículos relacionados con 'Corzo'
Cómo rematar un corzo | Kodiak
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
El preciado trofeo del corzo | Luis E. Fidalgo
El corzo en la Sierra de San Pedro | Patricio Mateos-Quesada
10 consejos para tener éxito en los recechos de corzo | J.M.R.
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Formas de cazar el corzo | Santiago Segovia
Villaviciosa, portal corcero | Adolfo Sanz