Carta abierta al Presidente de la Federación Española de Caza

Cuando te sucede algo como lo que me sucedió a mí, participando en una prueba clasificatoria para el Campeonato de España de Caza Menor con Perro, sólo puedes reclamar al «maestro armero» o, ¿por qué no?, al señor Presidente de la RFEC.

Pedro García Sainz

Estimado Presidente:

Recientemente he tenido oportunidad de participar por vez primera en las fases provincial y autonómica del campeonato de España de caza menor con perro, representando a una sociedad burgalesa.

Una maceta, bocabajo, con una gran piedra encima, escondía en su interior, no una, sino dos perdices vivas

De este corto pero intenso periplo por las competiciones organizadas por la Federación, me he quedado con unas impresiones de sabor agridulce que quiero compartir con usted, con la esperanza de que a modo de crítica constructiva contribuyan a mejorar cada día este tipo de competiciones, de modo que con el tiempo adquieran el valor y el reconocimiento popular que realmente merecen.

En primer lugar quiero enviar un especial agradecimiento a aquellas personas de las delegaciones provinciales y regionales de Burgos, Ávila y Castilla y León, que han aportado su buena voluntad, su tiempo y su dedicación a la organización y desarrollo de las pruebas, donde he tenido oportunidad de conocer a grandes cazadores, y personas, y compartir con ellos intensos momentos de competición.

Ese ha sido el lado dulce de mi experiencia, sin embargo, la escasa repercusión que este tipo de campeonatos han tenido en la prensa local, regional e incluso del sector cinegético, me hacían sospechar de que algo pasaba, de que estos campeonatos no tienen tirón social, y eso es algo muy extraño, cuando hablamos de un deporte con un grandísimo número de aficionados en España. De hecho, ni si quiera la página Web de la misma Federación Española contiene los resultados ni una sola noticia sobre los campeonatos provinciales y autonómicos.

Por desgracia, lo acontecido este fin de semana me ayuda a entender el porqué de tan poca repercusión. O quizá sea precisamente la poca repercusión, lo que permite a algunos «atreverse» a adulterar descaradamente las fases previas del Campeonato de España de Caza Menor con Perro.

El pasado día 10 de Noviembre, al poco de comenzar el Campeonato de Castilla y León, en el coto abulense de Mengamuñoz, mi perro se queda «puesto» en una retama bastante tupida. La muestra no deja lugar a duda, hay algo en esa retama. Le mando entrar y el perro amaga, pero no sale nada. De nuevo insisto, y el perro vuelve a abalanzarse sobre la retama, de nuevo sin salir ninguna pieza. Extrañado me acerco seguido de mi juez a investigar lo que se ocultaba en la espesura de aquella retama, que no resultó ser otra cosa que mi más amarga decepción. En ese momento, toda mi ilusión se desvaneció, después de llevar semanas sin pensar en otra cosa que en el provincial y en el autonómico, después de ilusionar a mis familiares y amigos, y después de pasar una noche en vela, esperando el momento de medirme a los mejores cazadores de mi comunidad, me encuentro con la verdad que hasta ese día no había querido escuchar, y que muchos utilizan en los bares para devaluar y desprestigiar este tipo de campeonatos.

Una maceta, bocabajo, con una gran piedra encima, escondía en su interior, no una, sino dos perdices vivas, listas para saltar en vuelo en cuanto algún desfondado juez, rezagado de su tramposo cazador, pasara inadvertida la trampa.

En aquel momento no podía ocultar mi decepción, mi frustración y mi enfado, al igual que el juez que me acompañaba, cuyo hermano participaba también en la prueba representando a Valladolid y mi primer pensamiento fue retirarme automáticamente de la prueba.

Después de comunicar lo ocurrido a la organización y de ver las reacciones de la misma, llegó mi segunda decepción, al ver que lejos de tomar una decisión tajante y firme, ante tal escándalo, pasaron más de 30 minutos hasta que alguien de la misma se acercara a la zona a contrastar lo denunciado, que por cierto no distaba ni 20 metros de un camino transitable con vehículos, tiempo este suficiente para reflexionar fríamente y decidir continuar en el campeonato, aunque debo de reconocer que lo hice únicamente por mis familiares que se habían desplazado mas de 300 kilómetros para verme participar en el Campeonato de Castilla y León de Caza Menor con Perro. Imagínese como estaba mi motivación después de tan apasionante hallazgo.

Posteriormente, al finalizar la prueba, tuve ocasión de contemplar otra escena bochornosa, a cuenta de un espectador, que increpó al delegado provincial de Ávila, por motivos que ni el mismo pudo explicar debido a su estado de furia, pero que creo que los asistentes y participantes no merecíamos contemplar, y que podría haberse evitado.

Espero que ahora entienda el sabor agridulce de mi experiencia en la competición, y por ello quiero transmitirle a usted, y a los presidentes y delegados autonómicos y provinciales, unas sencillas sugerencias para que este noble deporte acabe con los tramposos y goce del reconocimiento social y del prestigio que merece.

  1. La Federación, conocedora de los cazaderos donde se vayan a realizar pruebas, debiera extremar la vigilancia los días anteriores a la prueba, mediante la guardería.
  2. La presencia de participantes en las inmediaciones del acotado, los días previos a la prueba debería de estar prohibida, suponiendo descalificación automática en caso de que la guardería identifique a algún participante, merodeando por el coto en las horas y días previos al campeonato.
  3. En caso de descubrirse una irregularidad como la acontecida en Mengamuñoz, la organización debería de suspender automáticamente la prueba, de este modo, se disuadiría a muchos que, pensándolo bien, no pierden nada intentándolo, por lo que he visto este año.
  4. La entrada a control fue el segundo punto de conflicto del campeonato. Si bien es cierto que la organización estableció un perímetro de 250 metros alrededor de control que ningún cazador podría traspasar antes de las 14:00, éste no estaba delimitado, y dado que ningún participante llevábamos cinta métrica, el conflicto estaba servido. ¿Tan difícil es establecer y delimitar con cinta un punto concreto donde los participantes puedan hacer cola para entrar a control? Por cierto, ¿qué sentido tiene que no se pueda entrar a control hasta una hora antes de la finalización de la prueba? ¿No sería más espectacular permitir la entrada libre?
  5. No puedo dejar de extrañarme de la poquísima o nula repercusión de los resultados de una prueba deportiva de carácter autonómico (aunque visto lo acontecido, casi mejor, para nuestra vergüenza). ¿No es deber de la Federación y delegaciones, el divulgar y fomentar a través de los medios la afición a este deporte? ¿No son estos campeonatos los que realmente demuestran a la sociedad que la caza también es deporte? Sin duda, un poquito de repercusión mediática a nivel local y regional engrandecería mucho este deporte y a sus campeonatos, y seguro que les aportaría una seriedad suficiente como para disuadir a tramposos como el del otro día, aunque sólo sea por la vergüenza popular a la que se arriesgan en caso de ser descubiertos. Por ello, creo que en el año 2007, en medio de la era de la comunicación, los cazadores españoles, federados o no, nos merecemos un poquito de información, aunque sólo sea a través de la Web de la Federación, que por cierto tampoco se ha hecho eco ni recoge ningún resultado de los campeonatos que ella misma organiza, a nivel provincial, regional, y ya veremos si del nacional.

En fin, espero que mi experiencia y mi crítica sean bien recibidas por usted, máximo responsable en España de la Federación de mi deporte, y que mi decepción se torne ilusión al ver que en el futuro la Federación hace uso de alguna de estas medidas encaminadas a evitar estas cosas y a engrandecer la competición y el noble deporte de la caza.

Sin otro particular reciba un cordial saludo.

Pedro García Sainz
Cazador burgalés

 

Comentarios (3)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

campeonato
Pala de Gata
15/11/2007
Estimado compañero,no te calientes mucho la cabeza con los federativos,que solo van a comer y figurar.
El año pasado en la mismisima final soltaron perdices de goma.
Por los cambios que comentas estan muy bien,pero hay muchisimos mas que se deberian aplicar en favor del cazador.
- Muchas veces no hay ni una sola botella de agua en el control y de alguna bebida isotónica ya ni hablemos
-La inmensa mayoria de veces no puedes ni ducharte,creo que es el único campeonato que sucede,y no vale decir que estamos en el campo que duchas portátiles como los aseos hay
-El participante que lleve un juez mal preparado
que sea sancionado,no puede echar por tierra el trabajo y la preparación de todo el año
Así podriamos estar escribiendo, toda la noche,pero no es el caso.
Muchos ánimos y sigue que la afición no nos la pueden quitar
tramposos y ansiosos
MILUNITA
17/11/2007
Aunque a veces pienso que hay hechos increibles, ni soñandolo es posible imaginarlo.De todo hay en esta vida, y dentro del colectivo de cazadores todavía hay gente que confunden conceptos como bien describes. Hay tramposos incluso en eventos con cierto peso como bien nos ilustras, y hay otros que además, despues de cometer la infracción todavía tienen la cara de hacerse notar y presumir de que son "buenos" cazadores; yo diaría "buenas piezas".
El caso que conozco es de 4 elementos (y al menos 1 se ha presentado en algún campeonato provincial)que durante los 2 o tres primeros domingos y con el calor que ha hecho (provincia de Valladolid), han llevado a cabo la enorme fechoría de "asesinar" (por cómo lo hacen) una media de 50 perdices al día. y lo han hecho de una forma organizada, se sirven de los coches como apoyo e incluso de amigos que con los caballos mueven las perdices y las agotan hasta servirselas a los que esperan a "huevo". Ya en cierta ocasión la hazaña fue cazar después de una gran nevada otro numero elevado de piezas.
Si también te enteras que después venden esas piezas, lo menos que se les puede llamar es tamposos y ansiosos, es decir, alimañas para el resto del colectivo de cazadores que respetamos, cuidamos, amamos y defendemos la caza y el estilo de caza que por los tiempos en que vivivmos, debemos llevar a cabo e incluso hacer respetar a quien no lo hace.
También considero oportuno mentar a los dirigentes de dicho coto (con cupo de caza) y a quién compra la caza.
Por ello te animo a ti y a todos los buenos cazadores a denunciar aunque sea en estos foros, todas las ilegalidades que se conozcan.
Gracias.
Administracion de los cazadores
paco05
21/11/2007
NO puedeo por menos, sentir verguenza al oir este comentario de este "cazador" burgales, por su sinceridad e ilusion a un deporte que debíe de honrarnos y cada vez provoca más oposición a la opinión pública includo a los propios cazadores. Este hombre ilusionado con su perro, participa en un acto federativo, del cual no se hace comentario alguna por la prensa provincial. Parece mentira que la propia Federacion de Caza, no sea capaz de tomar medidas contra este tipo de actos, y además no se manifieste de una postura comprometida y radical con un tema que nos atalle aqui en Ávila, como son los famosos topillo, se esparece veneno por doquier, sin control alguno, cada día aparecen más casos de turalemia, aperecen liebres muertas, ..... mi imagino que tambien ágilas y otros animales por la ingesta de estos roedores. Pero ante todo esto que hace la Administración?... Nada. Que presión recibe la Consejería de Medio Ambiente por parte de las Federaciones Provinciales? Ninguna. Casi todos los delegados provinciales se suben al carro. No tenemos representación alguna.
Tenemos que cambiar la idea de la práctica de la caza, es un deporte bello, duro,extremo, somos amantes de la naturaleza y conservacionistas como el que más, al fin y al cabo sufragamos gran parte de los gastos de las Consejerías, licencias, seguros, tasas, cotos.... En que repercute para la conservación? En nada. Sólo nos dedicamos a los "Señoritos" con grandes bolsillos que pagan cantiades pora matar ciervos, cabras montesas o safarís. Que mérito tiene estos cazadores.... tener dinero para hacerlo. Que suban a Menga, con su perro y se peguen una buena paliza para abatir alguna pieza. Eso si es la caza.
Queiro dar la enhorabuena a este aficionado burgalés por su conciencia, la cual le hace ser una gran persona y deportista.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Preparación al celo | Miguel A. Díaz García
Artículo anterior: Desde Rusia con amor | Z. Ibarrola y J. Figarolas
Artículos relacionados con 'Competiciones'
Cómo aprovechar el compak para tirar bien en la caza | Francisco F. Asenjo