En el Número de Noviembre:

  • Cazar con seguridad.
  • La gestión pasa por las monterías.
  • Los montes de Cantabria, en paro.
  • Monterías: preparados, listos… y casi ya.
  • La Beretta AL391 Urika 2, a fondo.
  • Balas y cartuchos: Venatum Special XXI y Sellier & Bellot SP 30-06 Spring.
  • Perros: Griffón Korthals, el Gran Duque.
  • Galgos: Cómo criar a un campeón.

La idea es del Club de Cazadores de Becadas

El CCB se funda en 1998 gracias a la inquietud de un grupo de cazadores concienciados de que esta maravillosa ave debía ser gestionada. En sus nueve años de vida, el Club está inmerso en infinidad de proyectos científicos, cinófilos y de gestión entre los que se encuentran, entre muchos otros, la determinación del origen de la becada mediante análisis de isótopos, el estudio de ADN y la creación de un circuito de pruebas para perros de muestra tanto oficial como amateur. Tras la etapa de fundación y desarrollo del Club, capitaneada por su primer presidente Tino Alonso, y la de asentamiento y evolución llevada a cabo por Pep Ullastre, el CCB acaba de celebrar su VIII Asamblea General, donde el montañés Felipe Díez ha tomado las riendas del club en lo que promete ser una etapa de futuro plagada de éxitos.

La hoja de ruta de Navarre y Astur

Navarre, bautizada así por haber sido capturada en tierras navarras el 2 de marzo de este mismo año, y Astur, que cayó en el «cazamariposas» unos días antes, emitieron una señal el 22 de abril: ambas habían recorrido más de 4.000 kilómetros y se encontraban en Rusia. En el mapa de arriba, el itinerario realizado por Navarre. En el de abajo, los puntos desde los cuales ambas becadas emitieron señales —en rojo, Astur; en verde, Navarre—.

Desde Rusia con amor

Capturaron dos becadas, les acoplaron un transmisor y volvieron a soltarlas. Poco después, las señales enviadas las sitúan en la antigua Unión Soviética. El CCB ha abierto un nuevo camino de investigación para la gestión de este ave semi-mística.

El 3 de marzo un equipo del CCB capturó dos becadas, a las que equipó con sendos transmisores para su seguimiento.

Allá por los inicios de este siglo XXI, en una de las reuniones de la Junta Directiva del Club de Cazadores de Becadas (CCB), Joseba Félix, profesor de la Universidad del País Vasco, nos planteó una idea que parecía de ciencia ficción. Tras llevar a cabo personalmente una investigación al más alto nivel científico, nos contó que la tecnología de los transmisores que emiten señales de localización vía satélite —los mismos que se utilizan contra el robo de vehículos o la localización de personas— había evolucionado enormemente. Tanto que, posiblemente en unos pocos años, estaría a punto de salir al mercado un transmisor de unos doce gramos de peso para el seguimiento de aves de tamaño medio. Joseba estaba convencido de que, estudiando la forma de anclar dicho transmisor a una becada, podríamos lanzarla en época de migración y hacer un seguimiento diario de sus movimientos.


Aún es pronto para extraer conclusiones, pero, en plena contrapasa y con la cría de las becadas localizadas, hay que esperar a que éstas regresen. ¿Superarán la presión cinegética que sufrirán en el viaje?

El proyecto ilusionó a todos y se creó un equipo de trabajo destinado a su desarrollo. Tras mucho esfuerzo por parte de cada uno de los integrantes de este equipo, y después de muchas alegrías y decepciones, ésta es su historia.

El 3 de marzo de 2006 un equipo del CCB consiguió capturar en Navarra dos ejemplares vivos de Scolopax rusticola y equiparlos con sendos transmisores PTT para su seguimiento vía satélite. Pocos días después, otro equipo del CCB hacía lo propio en Cataluña con una nueva becada. Por primera vez en la historia se equipaba un ave de menos de 350 gramos de peso con un emisor de este tipo.

El contacto con las tres primeras becadas se perdió con rapidez; en marzo de este año, el CCB capturó otros dos ejemplares.

Joseba Félix Tobar—Arbulu es el máximo responsable del proyecto Trasgu-Scolopax Sin Fronteras. Dirige un equipo multidisciplinar que comenzó a trabajar hace cuatro años; un año después, en diciembre de 2004, la empresa Microwave Telemetry Inc. (MT) anunció por fin la producción del nuevo emisor solar que reducía el peso del aparato a doce gramos. No se trata de un GPS convencional, sino de un transmisor PTT. La diferencia radica en que el GPS calcula su propia posición, mientras el PTT emite una señal que la red de satélites Argos utiliza para calcular la posición del emisor. Se intentó colocar uno de éstos en una becada en marzo de 2005, pero el fabricante no pudo suministrarlo a tiempo y el proyecto se demoró un año.

Durante este lapso, el equipo comenzó a trabajar a destajo. Desde Asturias y Cataluña, Juan José Fuente y Pere Clota diseñaban el sistema de anclaje para la «mochila» que debería llevar el ave en su espalda durante su ruta migratoria de regreso. Ambos forman parte de la Comisión de Biología del CCB y durante ocho meses elaboraron decenas de modelos, probándolos en diferentes aves y sometiéndolos a todo tipo de ensayos hasta que consiguieron que el sistema funcionase a la perfección en una tórtola turca. Mientras tanto, se conseguía la financiación de los departamentos de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra y la Generalitat de Cataluña, lo que nos permitió la posibilidad de lanzar tres transmisores.


La investigación del CCB ha sido posible, en gran parte, por la evolución de la tecnología de los transmisores de señal vía satélite, que ha reducido tanto el peso como el tamaño de estos dispositivos.

Empezamos a trabajar en la localización de becadas una vez terminada la temporada 2005-06. Éstas deben capturarse en el momento de la contrapasa, finalizado el periodo de caza y sin peligro de que puedan ser cazadas. El método es el seguimiento nocturno en pastizales con focos de gran potencia para tratar de mantener deslumbrada a la becada y  así capturarla con una suerte de «cazamariposas» enorme de fibra de carbono y de más de seis metros de longitud. Nada fácil. Tras varios intentos, las dos primeras se capturaron el 3 de marzo de Etxarri-Aranatz. Serían llamadas por el número de su transmisor: 39 y 40.

Las dos becadas se capturan en Asturias y Navarra; esta vez equipan ‘mochilas’ tres gramos más ligeras que las anteriores.

Cinco días después, se captura y equipa a la número 38 en Taradell, Cataluña. La apuesta es muy fuerte, pues nunca se ha conseguido algo semejante y todo son  incógnitas. Durante 17 días, la número 40 emite en la zona de Aralar, donde fue capturada. Nadie sabía si esa actitud sedentaria era natural o motivada por la pesada mochila de unos 14 gramos —el PTT más el arnés— que portaba, pero las preguntas se contestaron el 3 de abril a las 15.45 horas, cuando el sistema de posicionamiento Argos CLS nos informó de que la becada 40 está en Alemania, en la región de Hessel, en una zona boscosa entre las localidades de Södel y Rockenberg. Había recorrido 1.175 kilómetros en 14 días. Después siguió emitiendo desde Polonia y Bielorrusia, hasta que el 27 de abril entró en la Federación Rusa a través de la provincia de Pskov para llegar finalmente hasta Yuranino, en Vologodsjaya. Su localización más al este se consiguió el 25 de mayo, a 3.750 kilómetros de Etxarri-Aranatz. Sin embargo, la 38 y la 39 no tienen tanta suerte: mientras que la segunda dejó de emitir 20 días después de la captura por motivo desconocidos, la 38 se encontraba en un área del Mediterráneo en el que el sistema Argos reconoce problemas de seguimiento debido a interferencias, siendo imposible la localización. No llegamos a tener ninguna localización exacta de la becada catalana, y perdimos el contacto con las tres becadas;  varias son las teorías que se barajan para que la becada que emitió desde Rusia dejara de dar señal: predación, caza primaveral, etcétera.


La «mochila» que portan en su espalda las becadas —formada por el emisor PTT y el arnés— tiene un peso de algo más de 14 gramos, no demasiado para un ave que suele alcanzar los 350 gramos.

Las pocas conclusiones que ofrece el primer intento son que la becada es capaz de migrar con el transmisor colocado y que es una especie con serias dificultades para poder emitir debido a su carácter bosquimano durante las horas diurnas. Esto impide una correcta carga del transmisor —funciona con energía solar—. Además, la vegetación diluye considerablemente la señal del emisor, siendo más difícil la localización por parte de la red de satélites. De esta forma, el primer proyecto se da por finalizado con una sensación agridulce. En marzo de este año, el Club vuelve a la carga con dos nuevos emisores PTT, financiados en esta ocasión por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra y el propio CCB. Una novedad fundamental nos hace ser más optimistas de cara a este segundo intento: el transmisor ha evolucionado y ahora pesa solamente nueve gramos y medio, tres menos que el anterior. Una mejora de diseño importantísima que se refleja también en el proceso de equipamiento.

La última fase de este proyecto ha sido financiada por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra.

Esta vez, el Club decide intentar la captura y lanzamiento en Asturias y Navarra, donde un grupo de voluntarios salen durante varias noches a fin de localizar alguna becada en los pastizales. La primera captura se lleva a cabo el viernes 23 de febrero en la zona del Alto la Miranda, cerca de Avilés, por parte del equipo asturiano capitaneado por Juan José Fuente. El esfuerzo llevado a cabo por Pablo Quirós y Laureano Prieto, miembros del equipo de Florentino Braña de la Universidad de Oviedo, junto a las horas dedicadas a la localización de arceas por parte de Tino Suárez, da sus frutos y la becada será bautizada como Astur. El emisor es colocado sin problemas y el ave es soltada en el mismo lugar de la captura.


La sorda plantea serias dificultades para su seguimiento vía satélite: su carácter bosquimano durante la mayor parte del día dificulta las comunicaciones e impide la carga del transmisor con energía solar.

Esa misma noche, el equipo de Navarra no consigue capturar ninguna y lo intenta de nuevo el martes 27 y el miércoles 28... hasta conseguirlo el viernes 2 de marzo. El equipo repite alineación base: la coordinación de Joseba Félix; Ibon Telletxea en la parte más difícil, manejando el «cazamariposas»; Joakin Anso rastreando las becadas; e Isabel Leranoz como técnica responsable designada por el Gobierno de Navarra, aportando su experiencia, toma de datos y compartiendo trabajos de «cirugía» con Raúl Miguéliz, encargado de la delicada labor de colocación del transmisor. Tras ser instalado, la becada es soltada, al igual que la asturiana, en el mismo punto de captura, y a la que se bautiza, siguiendo el ejemplo asturiano, como Navarre, algo que nuestro compañero Zarbo Ibarrola se encarga de registrar en foto y vídeo.

La experiencia en 2007

Si la becada, de por sí, ya tiene una consideración semimística por parte del becadero, una que haya sido capturada viva, pesada, marcada, acariciada y devuelta a su hábitat asciende a la categoría de diosa. Por ello, el grupo que ha estado en contacto con estas becadas necesita tener noticias de ellas, de saber que están bien; una necesidad casi adictiva de conectarse al sistema Argos cada tarde en busca de una transmisión, una señal que indique que nuestras amigas siguen vivas y, si es posible, que nos hablen, que nos cuenten dónde se encuentran.


Ibon Telletxea y Raúl Miguéliz, miembros del CCB, en el momento de capturar a una de las becadas que han participado en este proyecto pionero. La «mochila» que portan en su espalda las becadas —formada por el emisor PTT y el arnés— tiene un peso de algo más de 14 gramos, no demasiado para un ave que suele alcanzar los 350 gramos.

El 5 de marzo de 2007 se despejó la primera duda, cuando Navarre emite por primera vez en las cercanías del lugar de la suelta. Hubo que esperar hasta el 31 de ese mismo mes para recibir la segunda emisión de Navarre, que dejó al equipo un tanto perplejo: la señal enviaba dos posiciones. Según la primera, había volado hacia el sur y seguía en España, en la provincia de Palencia. La otra posición la situaba en 43.806 Norte y 2.661 Este, al norte de los Pirineos y cerca de la Costa Azul, una ruta que creíamos poco habitual para las becadas que salían del Cantábrico.

De nuevo tuvimos que esperar unos días... hasta el 22 de abril, cuando todo el equipo recibe la gran noticia: Navarre y Astur se encuentran en Rusia. La emisión que se ha verificado como válida para Astur la sitúa en las coordenadas 55.967 Norte y 46.252 Este.

El CCB también colabora con los estudios genéticos de esta especie que realiza en la actualidad la Universidad del País Vasco.

Mientras tanto, Navarre emite en dos ocasiones desde Rusia, en zonas muy cercanas: la primera el 22 de abril, en las coordenadas 60.349 Norte y 37.911 Este. Así, Astur había viajado 3.880 kilómetros desde el lugar de suelta, mientras Navarre se ubica a 3.320. Astur se halla a 534 km al este-nordeste de Moscú; Navarre ha decidido instalarse a 520 km al norte de la Plaza Roja. La distancia entre ambas es de casi 700 kilómetros.

Un nuevo salto

El 29 de abril Navarre confirma un desplazamiento al este, hasta la zona de Veliky Ustiug, a 3.770 km de su lugar de suelta. El nuevo posicionamiento fue captado por los satélites de Argos a las 04.05 horas de la mañana del domingo 29. La última emisión válida se recibió a las 12.38 del 24 de abril, con lo que la becada se ha movido 481 km en menos de cinco días.


Ibon Telletxea y Raúl Miguéliz, miembros del CCB, en el momento de capturar a una de las becadas que han participado en este proyecto pionero. La ‘mochila’ que portan en su espalda las becadas –formada por el emisor PTT y el arnés– tiene un peso de algo más de 14 gramos, no demasiado para un ave que suele alcanzar los 350 gramos.

Navarre abandonó una zona de grandes lagos para posicionarse en una zona de bosque y bastante actividad agrícola. El 1 de mayo volvería a emitir para confirmar su posición. Los días 2 y 4 de mayo se reciben hasta dieciséis localizaciones tanto de Astur como de Navarre, que mantienen sus situaciones y parece que se encuentran a gusto. Parece que las dos están en la zona definitiva de cría.

Los Urales

El 18 de mayo Astur nos da un susto importante: una localización del tipo B —este tipo de señal no ofrece garantías de  exactitud— la sitúa en las estribaciones de los Urales después de recorrer aproximadamente 230 kilómetros en 56 horas. En el equipo hay dudas. Hasta la fecha, una Localización B no había fallado por tantos kilómetros, y se apuesta por dar verosimilitud al desplazamiento. Posteriormente, el 4 de junio, otra Localización B devuelve la becada a sus posiciones anteriores. ¿La localización del 18 de mayo falló por 230 km? ¿La becada es un macho muy viajero que se ha desplazado para volver a su punto de origen? Hay opiniones de todo tipo.

Todo apunta a que Navarre ha criado en la zona a la que llegó; Astur, en su calidad de macho, demuestra más movilidad.

Entretanto, Navarre emite los días 22 y 31 de mayo, en ambos casos muy cerca de sus posiciones anteriores. Las últimas emisiones recibidas el 11 de junio son de gran calidad y mantienen a las dos sordas en las posiciones que parece haber escogido para pasar el verano.

Las hipótesis

Otro de los estudios en los que colabora el CCB es en el de los análisis genéticos de las becadas. Este estudio, llevado a cabo por Jonathan Rubines en el Departamento de Zoología y DPA de la Universidad del País Vasco, puede determinar el sexo de la becada a través del ADN: más adelante, y contrastando miles de datos, posiblemente lleguemos a concretar también la procedencia de cada individuo. Enviamos a Jonathan muestras de ADN de las dos becadas para intentar conocer su sexo. Al parecer, y aunque no está confirmado al 100%, los análisis genéticos realizados afirman que Navarre es una hembra. Para Astur no se logró extraer una conclusión válida, ya que las muestras extraídas no eran de calidad suficiente.


Una de las becadas del experimento carga a sus espaldas con el transmisor que le permitirá enviar señales para comunicarse con los investigadores.

Si esto se confirmara, todo apunta a que Navarre ha criado en la zona donde hace semanas que se encuentra. El hecho de que haya estado emitiendo menos durante las últimas semanas parece indicar que ha permanecido en la espesura del bosque, donde habría anidado, algo que repercute negativamente en la carga solar de su PTT y, por consiguiente, en la frecuencia de sus emisiones.

Astur, en cambio, demuestra algo más de movilidad, lo que podría apuntar a su calidad de macho. Si Navarre está criando, pronto empezará a abandonar el nido, a liberarse del cuidado de sus pollos, y sus emisiones nos ofrecerán nuevos datos. En cualquier caso, aún es muy pronto para extraer conclusiones definitivas. Queda esperar nuevos datos. Ya llevamos más de la mitad de la época de contrapasa y cría con las becadas localizadas. Cabe esperar, pues, que podamos seguir recibiendo señales hasta el momento en que decidan regresar a sus respectivos cuarteles de invierno. ¿Serán los mismos del año pasado? ¿Conseguirán superar la presión cinegética a la que están expuestas en su regreso? ¿Completaremos el seguimiento de todo un ciclo anual? De lo que no cabe duda es que ya podemos considerar este proyecto pionero de seguimiento de becadas como de éxito total.

El CCB ha puesto en marcha un blog en Internet donde todos aquellos interesados podrán encontrar información sobre la situación de las becadas marcadas: http://rtvs.ccbp.org/index.php.

 

Zarbo Ibarrola y Jordi Figarolas

 

Comentarios (1)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Magnífica crónica pero,,,,,
JJ
14/11/2007 21:49:01
Añadiria algo inédito y que tal vez tenga una gran importancia en futuro del conocimiento sobre la scolopax rustícola

En ambas becadas se recogieron muestras de pluma para determinar el deuterio en pluma como marcador de origen o sea procedencia o nacimiento de las mismas.
Previamente habiamos llevado a cabo en el CCB dos trabajos sobre el tema deuterio en pluma como marcador de origen, con doscientas becadas en total cazadas en Asturias cuyos analisis deuterio, fueron financiados por el gobierno del principado de Asturias, gracias a las gestiones hechas por nosotros convenciendoles de la importancia de tales trabajos.

A los resultados de esos estudios les faltaba la piedra de toque de su comprobacion o fiabilidad y precisamente nos la dio la RTVS.
Una vez recibidos los resultados del laboratorio Biogeofísica e isótopos estables del Zaidin CSIC aplicamos nuestro método, resultando un origen de ambas muy próximo a las coordenadas donde la RTVS nos había señalado su estabilización en el bosque de cría.
La importancia pues del método deuterio en pluma como marcador de origen y por ello la confirmación de fiabilidad, en ningun modo debe de ser ignorado, como ocurre en esta ya digo magnífica cronica, cuyo olvido pretendemos subsanar con este comentario.
Para más detalles el amable lector puede visitar esta dirección y preguntar al autor cuantos detalles crea convenientes

http://ret007ie.eresmas.net/AWEB/la_rtvs%20y%20el%20deuterio.htm

jjfuente.

Socio fundador del CCB, de su comision de biología,formación de equipos autonómicos de lectores de alas con nomenclatura propia CCB y participante en la RTVS desde el principio del princio, (que afortunadamente llegó a buen termino, gracias al esfuerzo de todos)ademas de autor de los citados estudios deuterio

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Carta abierta al Presidente de la Federación Española de Caza | Pedro García Sainz
Artículo anterior: Turquía: Cazar en el Oriente más próximo | Grupo Vigilancia y Gestión
Artículos relacionados con 'Becada'
Viajando con nuestras becadas | Comisión Científica del CCB
Cuando el perdicero sale a becadas | Paco Mateo
La tecnología y la becada | Ricardo V. Corredera
Becadas al otro lado del Atlántico | Jordi Figarolas
X Aniversario del Club de Cazadores de Becada | Antonio Mota
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
La becada, cada año más acosada en España | Miguel Ángel Romero
Así se ha desarrollado el «Proyecto Becada» | Mario Sáenz de Buruaga
¿Es compatible la caza de conejos y becadas? | Miguel F. Soler
Artículos relacionados con 'CCB'
Viajando con nuestras becadas | Comisión Científica del CCB
X Aniversario del Club de Cazadores de Becada | Antonio Mota
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC