En el Número de Octubre:

  • Por la linde
  • La caza al día. Actualidad y noticias del sector cinegético
  • Semblanzas. Paco Larita,el otro archivo de Simancas
  • Con perdigón. Diseño de un plan de mejoras para la recuperación de la perdiz roja (y II)
  • Reportaje. Conejos de monte:el resurgir o el ocaso
  • Plus Ultra. Bielorrusia:el corazón del bisonte
  • Púlpitos y sayuelas. Renovar nuestros reclamos
  • El último lance. Jabalí con melocotón e higos negros
  • A pelo y a pluma. El humor cinegético de Gallego y Rey
  • Desde mi atalaya. José Luis Torío
  • El mentidero. Luis García
  • De rocheo. Juan P. Juárez
  • Natural de la naturaleza. Joaquín Araújo

 

Estudio de campo


© Ardeidas.

Tratando de resolver la misteriosa recuperación del conejo en algunas zonas, la Federación Andaluza de Caza (FAC) y la Universidad de Córdoba han iniciado un estudio de campo a nivel andaluz. Los primeros trabajos se realizan en la comarca de Montilla-Moriles- Puente Genil, quizá la zona con mayor densidad de ejemplares en todo el territorio andaluz.

El presidente de la FAC, Carlos Astorga, muestra una gran inquietud por conocer realmente los motivos que han hecho que el conejo explosione de esa forma en estas zonas mientras «en las zonas conejeras de verdad, no hay conejos. En Antequera, Bobadilla, la Sierra Norte de Sevilla... que han sido zonas históricas para el conejo, no se ha recuperado tanto como en las campiñas», advierte Astorga, que tiene esperanzas incluso de que el estudio arroje conclusiones útiles, «quizá a lo mejor más útiles que la vacuna, que dicen que es buena, pero aún no lo podemos aplicar», apunta el presidente de la FAC.

Otro ejemplo: existen cotos en la sierra de Huelva, como en Paymogo, donde al conejo ni siquiera se le dispara, ante lo mermada que está su población.

En cambio, unos kilómetros al sur, en Villanueva de los Castillejos y San Bartolomé de la Torre, la situación es bien diferente.

El estudio entre la Federación de Caza y la Universidad, que coordina el profesor Francisco Sánchez Tortosa, se realizará a lo largo de tres años, con un presupuesto de unos 48.000 euros para tratar de esclarecer esas diferencias entre unas y otras zonas. «Ya se están tomando muestras de sangre y haciendo estudios en las madrigueras para ver los anticuerpos y comparar después estos datos con los de otros lugares de Andalucía», explica Carlos Astorga.

El estudio parte de la hipótesis de que, a mayor contacto entre los conejos, más protegidos están los ejemplares contra el virus de la EHV, más se transmiten los anticuerpos.

De mal en mejor

Hay algo que extraña y sorprende desde hace tiempo a cazadores, científicos y gestores de cotos: el conejo se expande en zonas de cultivos, en algunos casos de forma espectacular, mientras en el monte y la sierra sigue sin recuperarse de las enfermedades que lo llevan azotando décadas.

Las zonas conejeras por excelencia, sierra y monte bajo, han visto mermadas sus poblaciones frente a la campiña.

Todos lo constatan, pero nadie acierta a explicar el porqué del misterio, sólo a enunciar hipótesis, posiblemente válidas, basadas en la observación, la experiencia y el sentido común. Mientras, hay cotos donde se cazan todos los días posibles para controlar la población, y otros en los que desde hace años ni siquiera se les tira. Todos dicen lo mismo: «Es la pregunta del millón». ¿Por qué casi ha desaparecido en algunas zonas de Andalucía y en otras es una plaga? Ni científicos, ni cazadores, ni Administración saben explicar por qué en Montilla-Moriles la abundancia de la especie destroza las viñas y, en cambio, a pocos kilómetros, en la sierra de Estepa, el conejo sigue sin recuperarse del azote de la enfermedad hemorrágico vírica (EHV).

Influencia del hábitat

Esta dicotomía se puede encontrar en cualquier comarca —y casi en cualquier pueblo— de Andalucía donde haya sierra y campiña: pese a la corta distancia que separa ambas zonas, la salud de la especie es muy distinta en uno y otro hábitat. Los expertos manejan algunas hipótesis, pero son incapaces de hallar una razón exacta a lo que ocurre. Ante la incertidumbre al respecto, ya se han puesto en marcha algunos estudios científicos para estudiar a fondo tan misteriosa cuestión.


En las épocas en que más azotaba la mixomatosis y la EHV muchos gestores de cotos de caza vieron en las repoblaciones de conejos la solución a la merma masiva de las poblaciones.

Ramón Soriguer, investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es uno de los mejores expertos en el conejo de monte, al que ha dedicado décadas de estudio. Y, aún así, advierte: «Todo no se puede explicar. Cada coto, cada finca, tiene su historia». Y esa historia es determinante a la hora de analizar la situación actual de sus especies.

Está constatado por la experiencia directa en el campo que las zonas conejeras por excelencia antes del azote de la mixomatosis —finales de los cincuenta a finales de los ochenta— y la EHV —de 1988 a la actualidad— tienen ahora menos poblaciones que los lugares que eran menos propicios para el conejo. Podría pensarse que el conejo ha emigrado del monte a la campiña, pero los razonamientos apuntan a que no ha sido exactamente así. No se ha producido un éxodo como tal. Los análisis científicos indican que más bien han existido poblaciones capaces de sobreponerse a las enfermedades y otras no. Y éstas últimas, las mejor adaptadas, han coincidido curiosamente en las zonas menos conejeras.

Repoblación

Sin atreverse a dar una respuesta definitiva a porqué ocurre esto, Soriguer tira de su experiencia, de la intuición y del sentido común para buscar un culpable: «las reintroducciones masivas».

No hay una única respuesta a la pregunta del millón. Otros factores inciden en este nuevo mapa del conejo.

En los años duros de la mixomatosis y de la EHV, muchos gestores de cotos creyeron hallar en las repoblaciones la mejor solución a este problema. Pero ignoraban que, en vez de poner piedras para reconstruir el castillo, estaban dinamitando sus cimientos.

Los conejos repoblados eran armas mortales que acababan con la vida de los autóctonos que, a duras penas, habían logrado inmunizarse contra la enfermedad y que eran incapaces de sobreponerse a los virus mutados —o sea, distintos— que importaban los nuevos vecinos. La repoblación se hacía con animales previamente vacunados, con la esperanza de combatir la enfermedad, pero los efectos en la especie fueron totalmente opuestos, dada la capacidad mutante de los virus.

Mutación viral


La cantidad de conejos que existe en un coto sigue siendo muy relativa, y si no pregunten a los cazadores y a los agricultores de la zona a ver qué opinan... © V. Guisande.

Estas reintroducciones se realizaron en las zonas más conejeras, generalmente las sierras y el monte bajo, ya que a nadie se le ocurriría repoblar de conejos un olivar, un viñedo o un área de huertas. Con esa cadena de acontecimientos, las zonas conejeras quedaron muy diezmadas, hasta el punto de que en algunas prácticamente desapareció el conejo, mientras que en la campiña la especie, al no tener que hacer frente a las invasiones de virus mutados, fue recuperándose con cierta normalidad hasta alcanzar hoy densidades extraordinarias.

«Lo mejor que le puede ocurrir al conejo es que lo ignoren, que lo dejen tranquilo», afirma Ramón. Precisamente porque no lo ignoraron en las sierras, con constantes reintroducciones a cargo de gestores autodidactas, ahora sufre tanto para recuperarse. En este sentido, el científico se muestra prácticamente convencido de que una repoblación descontrolada acabaría con los conejos en las zonas en las que ahora es una plaga. «Si suelto en Lucena  conejos de Cabra y viceversa, los virus de unos acaban con los otros y al contrario», explica Soriguer.

Nuevos modos de vida

Desde luego, no hay una única respuesta a la «pregunta del millón». Otros factores inciden en este nuevo mapa del conejo en Andalucía como los cambios en los métodos agrícolas o en la presencia humana en el campo. Hace décadas, cuando en el campo vivía el 80% de la población, la presión a la que estaba sometida la especie por el laboreo, pastoreo y presencia constante del hombre en el campo, dificultaba el establecimiento de las conejeras en la campiña. Ahora, los conejos gozan de esa «tranquilidad» a la que alude Soriguer. Por otro lado, cada vez se aplican pautas más ambientales a la agricultura, como el respeto a la cubierta vegetal, tan importante para la alimentación del conejo.

Tranquilidad

Cuando no hay densidad suficiente, el virus no circula entre los gazapos y llegan a la edad adulta sin inmunizar.

«Si el conejo tiene refugio y comida, sólo hay que dejarlo tranquilo», apunta Ramón. Pero si se le ataca hasta dejarlo en niveles poblacionales muy bajos, como ocurrió en algunas zonas por culpa de las enfermedades, agudizadas por las repoblaciones, entonces hay que esperar años, quizá más de una década, para soñar con la recuperación.

Las densidades del conejo se aprecian desde tres ópticas: ecológica, cinegética y agroganadera. Las densidades ecológicas son las capaces de generar un ambiente natural para, por ejemplo, mantener la cadena alimentaria. Las segundas son las que hacen una determinada zona atractiva para el cazador y las últimas son las que permiten el desarrollo normal de los cultivos y el pastoreo.

Cualquiera puede constatar cómo al preguntar a un agricultor y a un cazador sobre cuál es la densidad de conejos en una finca, las respuestas serán muy distintas, porque cada uno las evalúa en función de cómo afecta a su actividad.

Censos de población

Por ello, el censo más fiable e independiente que existe es el de la Consejería de Medio Ambiente. Fernando Ortega, jefe del Servicio de Conservación de Flora y Fauna, está al frente del equipo que, en febrero, junio, agosto y octubre, recorre 1.022 kilómetros de 132 cotos de Andalucía contando ejemplares.


En las zonas con mucha densidad de conejos al pasar el virus de la EHV fácilmente de unos a otros, la enfermedad tiene menor incidencia, ya que casi todos los ejemplares se han inmunizado de jóvenes. © V. Guisande.

De las veintitrés áreas cinegéticas en las que el Plan Andaluz de Caza los divide, la más poblada de conejos es el Piedemonte Subbético, con 333 conejos por kilómetro cuadrado. Las que menos, las sierras Sur de Jaén, María y las Estancias, Sierra Nevada, Cazorla, Baza y Filabres, según los últimos datos de julio de 2007.

Sobre la enorme diferencia de poblaciones de conejos entre unas zonas y otras, Fernando Ortega advierte de que es una circunstancia «que se viene observando desde hace años, pero nunca se ha llegado a saber la razón».

 En cuanto a la recuperación de la especie en ciertas zonas, Ortega apunta una hipótesis que, aunque no está contrastada, «parece que funciona». Además, podría complementarse con las apreciaciones de Soriguer.

Influencia de la densidad

La EHV resulta prácticamente mortal en los individuos adultos, pero se ha observado que los jóvenes logran reponerse a ella con relativa facilidad. Por lo tanto —he aquí la idea que apunta Ortega—, en las zonas con mucha densidad de conejos, donde el virus pasa de unos a otros con mucha facilidad, la enfermedad tiene mucha menor incidencia, ya que casi todos los ejemplares se han ido inmunizando de jóvenes. En cambio, en zonas con pocas densidades, donde los animales llegan a adultos sin haberse contagiado, cuando se infectan de EHV, la enfermedad es irreversible.


Por el momento son muchos los cazadores que anhelan las grandes perchas de cúnidos de antaño y a día de hoy conseguir dos o tres ejemplares ya les parece un triunfo.

En los humanos, y salvando las distancias, se podría comparar a la inmunidad que alcanzan los niños al pasar enfermedades como la varicela o el sarampión y que crean más complicaciones en adultos.

Esto explicaría por qué en las zonas donde el conejo ha disminuido mucho su población le cuesta tanto recuperarse: al no haber densidades, el virus no circula entre los gazapos en los primeros meses de vida y llegan a la edad adulta sin inmunizar, cuando el daño que les causa la EHV es más grave.

Anticuerpos naturales

El jefe de Conservación de Flora y Fauna de Medio Ambiente rubrica el carácter pernicioso que pueden tener las reintroducciones de conejos, sobre todo si los nuevos ejemplares han sido vacunados, al transportar una cepa del virus desconocida que causa estragos en el nuevo hábitat.

En las 13.000 hectáreas de Puente Genil se dan hoy las mayores densidades de conejo nunca conocidas.

En este sentido, pone como ejemplo la reintroducción realizada en los Melonares, en la Sierra Norte de Sevilla, a cargo de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) y del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) de Castilla-La Mancha. Esta reintroducción —contemplada dentro de las medidas compensatorias con el medio ambiente obligadas por la construcción del embalse de los Melonares— se ha realizado, según explica Fernando Ortega, con ejemplares sin vacunar criados en un ambiente de alta densidad, de manera que hubieran generado anticuerpos de manera natural que, a su vez, transmiten en el nuevo hábitat. «Los resultados son patentes», indica Ortega.

Explosión demográfica

El presidente de la Sociedad de Cazadores Unión Pontanense, José María Navas, una de las zonas donde se ha comenzado a tomar muestras, afirma que las 13.000 hectáreas de su coto de caza en Puente Genil se dan actualmente las mayores densidades de conejo nunca conocidas. Ni antes del azote de la mixomatosis ni en los años previos a la EHV se cazaron allí tantos ejemplares como ahora.


Como no se sabe por qué en unas zonas el conejo es un caro visitante y en otros una plaga, se han puesto ya en marcha numerosos trabajos de investigación para estudiar esta paradoja.
© Ardeidas.

«Aquí la enfermedad se puede decir que no incide», asegura con plena seguridad el presidente de la Unión Pontanense, cuyos 600 socios habían cazado entre el 8 de julio y el 8 de agosto unos 8.000 conejos, sin perros. En toda la temporada se cazan en torno a 35.000, según las estadísticas que elabora anualmente el coto. Los cazadores salen al campo todos los días que permite la Orden General de Vedas, con la restricción horaria que marca la ley, es decir, desde la salida a la puesta del sol. De este modo, los cazadores y los agricultores, que se quejan de los daños ocasionados por los conejos, concilian posturas. Pero José María Navas, que lleva años cazando esta especie, advierte de la falacia que supone pensar que cuanto más se cace el conejo, mejor para los cultivos. «Eso no es así, porque si sales todos los días, llega un momento en que los conejos se encierran y no salen», explica el veterano cazador. «Es así, cazando algunos días, y parece que saben ya a qué hora están los cazadores en el campo», una apreciación que no debe de extrañar a los asiduos a la caza de un animal capaz de permanecer en la madriguera todo un día desde el momento en que suena el primer tiro en la sierra o escucha latir al primer podenco.

Las 13.000 hectáreas de la Pontanense son fundamentalmente tierra calma y olivar, con algunas manchas de monte bajo, donde la densidad de conejos es considerablemente inferior. Estos terrenos podrían ser, por lo tanto, el prototipo de la campiña andaluza donde la especie ha explosionado hasta niveles jamás conocidos, uno de esos cotos donde reside el misterio de la recuperación del conejo. Y, aunque aún no existe una verdad al respecto, sí que se intuyen algunas certezas que corrobora su presidente: «¿Repoblación? Eso aquí no se ha hecho nunca».

Sebastián Torres

 

Comentarios (3)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

será igual la perdiz??
palomeromalo
09/10/2007 16:50:40
Visto lo visto con los conejos con sus enfermedades famosas y como posible causa son las repoblaciones y sus influencias víricas......, aparte de otras causas posibles, estará pasando lo mismo con las perdiz roja?? es decir, las repoblaciones masivas de esta especie, aparte de pensar d q sean híbridas o no, el problema q atrae toda ave de granja es q tienen enfermedades típicas como viruela....y no decir su adaptación al ayuno q posteriormente les sucede en el campo.

Bueno pues yo pienso q las repoblaciones de esta especie hace transmitir dichas enfermedades a las "salvajes" afectando gravemente a las poblaciones autóctonas.
Como las tenemos en granja administramos antibióticos...por lo que las bacterias patógenas son más virulentas, cosa q las "salvajes" no pueden resistir y mueren.

Sobre las perdices de granja hay muchas causas de su baja eficacia en las repobalciones pero eso sería cuestión de escribir un artículo entero y no un comentario en este sitio, y como en el tema del conejo se ha hablado de lleno sobre las enfermedades pues ahí he introducido mi opinión como técnico de medio ambiente.

Sobre la cuestión de la recuperación del conejo por completo, solo basta con leer los artículos de prensa q en esta web se publica, existen plagas en campiña cordobesa, zonas d castilla y león y murcia. Son 3 sitios aislados pero q pueden significar una explosión de esta especie en el futuro pues península ibérica en época romana significaba tierra de conejos..., por algo sería no??

Saludos conejeros.
¡Por fin!
makis
09/10/2007 21:02:25
A ver si nos damos cuenta de una vez que las repoblaciones granjeras, tanto de conejo como de perdiz, solo benefician al dueño de la granja.

Parece que poquito a poco los estudios van dando la razón a los que venimos advirtiendo desde hace bastante tiempo que la repoblación con animales de granja, solo trae inconvenientes, y la desaparición de las especies autóctonas, que como se esta demostrando son las únicas capaces de terminar con las enfermedades que les afectan, al autoinmunizarse poco a poco.

Esperemos que el tiempo, la naturaleza y la cordura pongan las cosas en su sitio.

Saludos a todos.
se le llama repoblacion a la suelta de granja para tiradas
juanbautista
12/10/2007 20:23:22
las repoblaciones en la mayoria de los cotos se realizan para hacer una buena tirada de gallinas y conejadas que hay que pegar hasta algunas veces una patada para no pisarlos.
a ver si ya de una vez por todas legislan ya la repoblaciones en el tiempo que esta cerrada la veda, veras como entonces tendremos de verdad lo que es una repoblacion, para repoblar, no para hacer autenticas carnicerias como se hacen ahora.

Que sentido tiene el repoblar un coto en el mes de noviembre para matarlas en el mes de de noviembre y diciembre.
a ver si los que legislan se enteran de lo que va esto, porque parecee que no son muy de campo estos señores, o no les intereza enterarce, repoblar para matar hace mas daño que no repoblar ya que si hay perdiz autoctona, esta casi se marcha de la zona y luego la otra sematan todas y las que no como no saben vivir y no es el tiempo mas ideal debido a las lluvias y los frios que las matan, pues no saben refugiarse y no les da tiempo de aprender.
en fin a ver si de verdad legislan esto como es debido para lo que es para que crien en el campo.
un saludo amigos y buena caza

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Artículo anterior: Doñana desde el cielo | Héctor Garrido
Otros artículos de Sebastián Torres
El nuevo amo del monte (20/11/2007)
Los cartuchos se disparan (14/12/2007)
Sólo interesa la ‘caza’ del voto (24/05/2014)
Artículos relacionados con 'Gestión'
Sobre Gestión y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | José Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayón
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayón
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bécassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
Lo que tendríamos que hacer para mejorar los cotos | Jesús Nadal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestión de la caza menor | Jesús Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | José Luis Garrido
¿Qué es el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jesús Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | José Ignacio Ñudi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
El milagro de Melonares | José Ignacio Ñudi
Diagnóstico de la población de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gádor: Ex-Paraíso de la Cabra Montés | Juan Ignacio Gázquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras? | Santiago Segovia
Claves de las repoblaciones de perdiz roja en verano y otoño | J. A. Pérez Garrido
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Híbridos: Detección de la introgresión genética en especies autóctonas de animales salvajes | Javier Cañón
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Pérez y L. Castillo
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Época de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemática y gestión | J. Palacios, M. Rodríguez y T. Yanes
Problemática de la perdiz roja | José Antonio Pérez, Carlos Díez y Daniel Bartolomé
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortázar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestión | Comité Científico de WAVES
Las pautas de gestión de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comité Científico de WAVES
Muflones: Cómo lograr una repoblación exitosa | Fernando Benito
La codorniz en España | Jesús Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestión
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en época de veda | José Luis del Monte
Réquiem por las liebres: culpable, la Administración | Miguel Ángel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cómo controlar con efectividad los depredadores | Miguel Ángel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristóbal De Gregorio
Se establece el control para el cañar y la tórtola turca en Valencia | Víctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cómo afecta la maquinaria agrícola en los procesos de reproducción y cría | Jesús Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribución, hábitat y densidad | Antonio Díaz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el más eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La pérdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegética | Jesús Llorente
Una buena herramienta de gestión | Manuel Romero
Asociación de Tramperos de España | Albert Roura
¡Nos vamos de caza de conejos con hurón! | Miguel Ángel Romero
Expertos en especies | Víctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontán
Apoyo a la FOP en la mejora del hábitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificación de la calidad cinegética | CRCP
Caza sostenible: ¿cupos sí? ¿cupos no? | José Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimórfico trofeo del macho montés | Antonio Díaz de los Reyes
El MARM se columpia una vez más | Juan Miguel Sánchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos años de divulgación del conocimiento científico | Jerónimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegéticas | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestión sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Cálculo de sostenibilidad de la perdiz roja | José Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestión y censos de ordenación en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestión de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jesús Llorente
¿Están sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | José Lafuente
¿Quién se atreve a cortar la melena al león? | José Lafuente
Cálculo de los censos de ordenación de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
La marginalización de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jesús Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Terán
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel Ángel Romero
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética | María Luisa Mesón García
Malos tiempos. ¿Qué es cazar? | Antonio Díaz de los Reyes
Capacidad de carga. ¿Cuántos animales en un coto? | José Miguel Montoya Oliver
La licencia única de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daños colaterales del jabalí | UNITEGA
Los animales en el monte | José Miguel Montoya Oliver
La paridera en cérvidos | CRCP
El análisis social en la ordenación cinegética | José Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabalí, torcaz y bellota | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federación de Caza de Castilla y León
¿Se extingue la perdiz? | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federación de Caza de Castilla y León
¿Es la caza un recurso natural renovable? | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | José Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daños cinegéticos | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | José Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | José Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
Las perdices rojas autóctonas, en picado… | Miguel Ángel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | José Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Díaz de los Reyes
Sectaria discriminación en la homologación de trofeos | Antonio Díaz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
La inevitable moratoria de las tórtolas | Enrique Benjumeda
La gestión del ciervo en Navarra | Adecana
El «síndrome del Sus» | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | José Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | José Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrágica del conejo | José Luis Garrido
Necesidad de control de córvidos | José Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | José Luis Garrido
La importancia de la formación en la actividad cinegética | Iván Poblador Cabañero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La tórtola sigue en crisis | José Luis Garrido
El impacto de la recolección del cereal y la paja en la fauna | Adecana
¿Deberíamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociación SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avícola asociada a medios agrícolas | José Luis Garrido
Artículos relacionados con 'Conejo'
¿Qué pasa con la vacuna? | Rayón
La Caza en el Parque del Teide | Teide
El milagro de Melonares | José Ignacio Ñudi
Conejos en postura | Miguel F. Soler
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Conejos: esperas y recechos entre olivos | Miguel F. Soler
Buenas perspectivas de caza en verano y otoño | Miguel F. Soler
Consejos para tirar conejos en verano | Miguel F. Soler
¿Es compatible la caza de conejos y becadas? | Miguel F. Soler
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC