En el Número de Octubre:

  • Así fue la media veda
  • Empezar la temporada con las perdices en las viñas
  • Caza San Huberto
  • Las posturas a los conejos
  • ¿Qué pasa con las liebres?
  • Corzos en octubre
  • Perros de muestra para el cazador español
  • Caza mayor: consejos monteros

Perros y ladridos excesivos


Las quejas motivadas por los ladridos exagerados o los aullidos de los perros, lejos de ser una simple molestia o una frivolidad, ante denuncias de los vecinos (que pueden ser justificadas) se convierten en un grave problema que en algunos casos nos obligará a tomar medidas más o menos drásticas.

Una de las muchas razones por las que el hombre utilizó al perro como animal de compañía era por su utilidad como guardián (una oveja, por ejemplo, no avisa cuando se acerca un intruso), de ahí la valía de los ladridos del can. Pero no cualquier perro reúne cualidades para tal misión, existe una selección de razas que incluyen aquellas que son aptas para la vigilancia.

Por razones distintas, las razas empleadas a la caza se sirven también del ladrido para avisar de la localización de la pieza (especialmente en caza mayor), a semejanza de los perros pastores que ladran para poder conducir el ganado. Todo ello ha condicionado a determinados animales en ese sentido y, entonces, ¿cuándo los ladridos son excesivos? ¿Existen perros más ladradores? ¿Podría tratarse en algún caso de un trastorno o de una enfermedad? Intentaré contestar posteriormente a estas preguntas.

El ejercicio físico es importante al reducir la ansiedad y cansar al perro, con lo que se mostrará menos excitable.

En primer lugar esclareceré los distintos tipos de sonidos producidos por el perro, lo que podríamos llamar «vocabulario canino». Los principales son:

LADRIDO. Sonido potente para avisar, ante un intruso, en defensa del territorio; o en el caso de la caza, de la presencia de un animal detenido. Es propio de los perros domésticos y casi no se encuentra en la naturaleza, siendo fruto de la selección del hombre, para la guarda, caza o pastoreo.

AULLIDO. Sonido más «salvaje» y ancestral que aparece con mayor frecuencia en las razas de perros consideradas más primitivas (como los nórdicos) y por ello más emparentadas con el lobo. Es una comunicación en la distancia que mantendría unida a la jauría.

GEMIDO. En general se relaciona con dolor, tristeza, ansiedad, búsqueda de atención por parte del dueño, etc.

GRUÑIDO. Se trata de una vocalización claramente agresiva, bien sea ofensiva o defensiva.

«GIPIO». Es un sonido de excitación, entre el gemido y el ladrido que suele aparecer durante la caza, al seguir de cerca a un animal en carrera, siendo por ello muy típico de la actividad cinegética.


Aquellos perros muy nerviosos o muy excitables responderán ladrando con frecuencia, al igual que los animales jóvenes son en general más ladradores.

El ladrido es la forma de vocalización más común entre los perros a diferencia de otros cánidos salvajes, fruto como decíamos, de la propia selección del hombre. El perro ladra por ejemplo en una montería para avisar al resto de la manada de la presencia de una pieza o al seguir un rastro en el caso de los sabuesos; siendo estas conductas imprescindible en la actividad cinegética. Por otra parte, los ladridos pueden producirse para manifestar alegría, al recibirnos, cuando sienten miedo, tristeza, agresividad, etc., siendo en algunos casos síntoma de alguna enfermedad como por ejemplo en estados de ansiedad. Aquellos perros muy nerviosos o muy excitables responderán ladrando con frecuencia, al igual que los animales jóvenes son en general más ladradores.

Los ladridos pueden ser considerados excesivos en función de varios parámetros, como la tolerancia de las propias personas, la existencia o no de vecinos, la potencia o intensidad de los ladridos, su frecuencia o si son o no episodios pasajeros como, por ejemplo, en un cachorro. Los perros responden con frecuencia a los ladridos de otro congénere, aunque pueden reaccionar también a múltiples estímulos visuales o sonoros.

Los collares «antiladridos» que tanto se han popularizado no están en absoluto exentos de riesgo para el animal.

Algunas causas: son perros muy vigilantes y ladran al ver a través de las vallas metálicas a las personas o a otros perros, son animales hiperactivos o incluso por aburrimiento. En algunos casos se produce un reforzamiento de esta conducta si, pongamos por caso, ponemos a un perro poco ladrador con otro que lo es mucho, aprendiendo a hacerlo el primero; de igual forma si el animal sabe que ladrando conseguirá algo que desea (comida, que le saquen de una jaula, etc.) se reforzará la conducta al satisfacer su deseo. En el caso de los animales que ven pasar personas, animales o vehículos mientras les ladran, es otro claro ejemplo de refuerzo positivo a la conducta ladradora. Algunas razas han sido especialmente seleccionadas como las de caza o pastoreo. Entre los perros de caza los perros de rastro en general y los sabuesos en particular son especialmente ladradores, con una voz grave y potente que puede resultar muy molesta.

Todos los ladridos excesivos pueden resultar molestos, dependiendo del entorno del animal, pero será fundamental determinar la causa de ellos para poder instaurar el tratamiento oportuno. Lógicamente nada tiene que ver la problemática de una rehala con la de un perro de caza menor que comparta nuestro hogar. El historial del perro, los momentos y circunstancias en que se producen los ladridos, tiempo que lleva haciéndolo, el lugar en el que vive, etc. serán fundamentales para realizar una correcta aproximación al problema. El error en el diagnóstico conducirá inequívocamente a la aplicación de un tratamiento equivocado, con un posible efecto contraproducente. Castigar a un perro cuando ladra por miedo a las tormentas soto conseguirá aumentar su estado de ansiedad y con ello empeorar el problema.

El tratamiento de la vocalización excesiva será muy variado pudiendo consistir en cambios en el entorno para evitar la excesiva estimulación, meter al animal en casa o en un lugar cerrado si vive en un jardín, cubrir las zonas que permitan ver el paso de las personas, premiarlo cuando no ladre a las personas que pasan, etc. Si el animal padece fobia a las tormentas evitaremos que permanezca en el exterior en estos momentos o cuando tiren petardos, pudiendo ser interesante utilizar sedantes u otra medicación en momentos puntuales. El ejercicio físico es importante al reducir la ansiedad y cansar al perro, con lo que se mostrará menos excitable. Si la ansiedad es una parte importante del problema (debe ser exclusivamente diagnosticada por el veterinario), como por ejemplo en la «ansiedad por separación», el uso de medicamentos (ansiolíticos), unidos a modificaciones en la conducta estarán indicados, obteniéndose buenos resultados. El castigo no es fácil de llevar a cabo con eficacia, si bien en determinados casos puede ser de interés.

Mención aparte merecen los collares «antiladridos» que tanto se han popularizado y que no están en absoluto exentos de riesgo para el animal en cuanto al equilibrio psíquico, pues en general son inocuos físicamente hablando. Este tipo de collares vienen anunciados con frecuencia en revistas de perros, especialmente en las de caza. Son dispositivos que en manos profesionales y utilizados correctamente tienen sus indicaciones y su indiscutible utilidad. Consisten en un collar que lleva adaptado un aparato constituido por un sensor de vibraciones (ladrido) y que produce como respuesta una señal desagradable para el perro. Esta señal puede ser una leve descarga eléctrica o un «spray» de citronela (sustancia de fuerte olor a limón que molesta al perro). El uso sólo puede realizarse cuando hayamos excluido un problema de ansiedad o fobia en el animal, y cuando no exista estimulación externa para los ladridos del perro. Tienen como ventaja el funcionamiento independiente de la presencia del dueño, por lo que pueden ser usados en ausencia de este y sin que el perro lo pueda relacionar con él. Sus principales problemas vienen derivados de su mala utilización, demasiado extendida por desgracia, y su mal funcionamiento en el caso de aullidos o gemidos en lugar del ladrido. Después de todo lo visto es importante insistir en que una cosa es una conducta patológica de un perro (ansiedad) y otra distinta es una conducta normal pero que nos suponga una molestia (ladridos guardianes).

Antiguamente en situaciones extremas en las que existían denuncias en comisaría y problemas graves para los propietarios, se planteaban soluciones drásticas como la cirugía de las cuerdas bucales para evitar que ladrara, un mal menor si la única alternativa consistía en deshacerse del perro regalándolo, abandonándolo o incluso llegando a la eutanasia.

En la actualidad y fruto del mejor conocimiento de la conducta del perro y de los tratamientos, tanto de modificación de la conducta como de los medicamentosos, esta cirugía está fuera de lugar siendo más que cuestionada desde el punto de vista del bienestar animal.

 
Por MANUEL LÁZARO RUBIO/Clínica Veterinaria Mirasierra
 
Fotos: SHUTTERSTOCK Y ARCHIVO DE FEDERCAZA

 

Comentarios (1)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

esto es de lo mas vil y cruel
ponchooo
04/10/2007 2:32:08
Cómo el hombre puede fabricar esto para los perros? Citronela? Descarga eléctrica? POR FAVOR!!! Esto se tendría que usar con la misma gente... Muy vil. El perro , si ladra, es por un motivo... Si está aburrido pues que lo saquen a caminar, si ve otro perro es por su instinto... SEAMOS UN POCO MAS CONSIDERADOS CON LOS ANIMALES Y NO TAN INTOLERANTES POR FAVOR

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Doñana desde el cielo | Héctor Garrido
Artículo anterior: Irregularidades con la licencia de caza | Víctor Manteca
Otros artículos de Manuel Lázaro Rubio
Un hogar cómodo y seguro para nuestros perros (26/07/2011)
¿Podemos detectar una enfermedad en nuestros perros? (05/09/2012)
Lesiones en las almohadillas plantares (02/11/2012)
Artículos relacionados con 'Perros'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Consejos veterinarios durante la media veda | Alberto Arciniega
La Asociación Española de Rehalas informa | Asociación Española de Rehalas
Caza con perros de madriguera | Josep Mir
La cohesión en la jauría de perros de rastro | Pardal
Francia, el Olimpo del Perro de Rastro | Pardal
Prueba de perros de rastro sobre liebre en Corporales | Azul
Meditación ante las nuevas razas caninas autóctonas | Eduardo de Benito
VIII Monográfica del Club Español del Deustch Drahthaar | Teixugo
¿Y los criollos, qué? | Kenneth Torrealba
Perros de rastro: comparaciones estadísticas | Azul
Prueba de perros de rastro en Viveiro | Azul
El Perro de Rehala, animal doméstico de compañía | Asociación Española de Rehalas
I Jornadas de Caza del Club del Sabueso Español | Sau
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
Valoración de los alimentos comerciales para perros | Alberto Arciniega
Pruebas de montaña: concursos de otro tipo | César González
El cobro forzado | Jesús Barroso de la Iglesia
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
Pruebas de base, una necesidad imperiosa | César González
Prohibir la Caza con Galgos | Federación Española de Galgos
CCB: Concursos para Perros de Muestra | Jordi Barbeta
Visita a la National D'Elevage del Club du Fauve de Bretagne | Jorge J. Gallego
Diez razas de perros para disfrutar de la temporada | E. B. y J. A. C.
Los concursos de perros y la caza real | César González
Jerarquía social, base del adiestramiento | Jesús Barroso de la Iglesia
Alternativas a los actuales concursos de perros | César González
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Reunión de amateurs sobre becada en Nava | Carlos Álvarez
Selección y crecimiento del cachorro | Víctor Martínez Esandi
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Recuperación de los perros tras la caza | Alberto Arciniega
El contacto físico en la educación del perro | Ricardo V. Corredera
Miedo a los disparos | Sergio Otal
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El perdiguero de Burgos, nuestro mejor cazador | Pedro Álvarez Vélez
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
El Gran Duque | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Constitución de la Asociación Española del Perro de Sangre | AEPES
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón | José Enrique Martínez Manzanares
Golden Retriever: El insuperable cobrador | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cómo situarnos frente a nuestros perros en el lance | Miguel F. Soler
La caza, fuente de enfermedades para nuestros perros | Javier Millán y Jaime Viscasillas
Las buenas raíces | José Enrique Martínez Manzanares
El podenco en el monte de laurisilva: introducción y orígenes del fantasma del bosque canario | José Agustín López Pérez
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón: entrenamientos | José Enrique Martínez Manzanares
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
1ª Prueba de Trabajo para Perros de Rastro | Sergio Fafaito Pajares
Collares electrónicos | David Rubio Alza
Quitar las agujetas | José Enrique Martínez Manzanares
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Lesiones y sobreesfuerzos | José Enrique Martínez Manzanares
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Selección del carácter en la cría | Ricardo V. Corredera
Perros de muestra para la media veda | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Pointer y epagneul bretón para codorniz | Eduardo de Benito
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
El galgo y la liebre, un batallar de siglos | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Primeros pasos | Juan Pedro Juárez
Cada perro con su pareja | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Iniciación del cachorro | Juan Pedro Juárez
La displasia de cadera | Beatriz Melo
El perro de sangre: El porqué de las cosas | Juan Pedro Juárez
Estudio genotípico en el Perdiguero de Burgos | Lorena De la Fuente Ruiz
El perro de sangre: Camino hecho y por hacer | Juan Pedro Juárez
Aliados para la caza | Andrés López
El perro de sangre: La homilía de los humildes | Juan Pedro Juárez
Deutsch drahthaar, pasión a tope | Eduardo de Benito
Epagneul Bretón, un clásico en el cazadero | Eduardo de Benito
El perdiguero de Burgos, un perro muy nuestro | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Pinocho y su nariz | Juan Pedro Juárez
Podenco: cazador todoterreno | Eduardo de Benito
El perro de sangre: La perfección no existe | Juan Pedro Juárez
Las 10 claves del adiestramiento del perro de caza | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: Dónde buscar | Juan Pedro Juárez
Siempre en forma para cazar | Eduardo de Benito
¿Qué razas son mejores? | Eduardo de Benito
El adiestramiento emocional | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: las huellas | Juan Pedro Juárez
El perro de caza: «de la guardería a la universidad» | Sergio Otal
Un hogar cómodo y seguro para nuestros perros | Manuel Lázaro Rubio
El perro de sangre: en la ardiente oscuridad | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: disposición y disponibilidad | Juan Pedro Juárez
Actividades que relajan al perro | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: talabartes | Juan Pedro Juárez
Comunicarse con los perros | Sergio Otal
El perro de sangre: «Trastos» de apoyo | Juan Pedro Juárez
Fugas durante la caza | Sergio Otal
Podenco canario y podenco ibicenco | Antonio López Espada
Massamagrell ya tiene campeón de España de caza menor con perro | Miguel Ángel Arnau
El setter inglés y las becadas | Eduardo de Benito
La Leishmaniosis Canina | Sergio Otal
El Club de Caza Amigos del Xarnego en la feria de Valencia | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Primera prueba de la Unión Cinófila Española del Perdiguero de Burgos | UCEPB
Presentación oficial del xarnego valenciano en la Exposición Internacional de la RSCE | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Modificación de conductas problemáticas en el perro | Ricardo V. Corredera
¿Podemos detectar una enfermedad en nuestros perros? | Manuel Lázaro Rubio
Lesiones en las almohadillas plantares | Manuel Lázaro Rubio
Modificación de conductas problemáticas en el perro: Aprender a castigar | Ricardo V. Corredera
Cómo distinguir un perro excitable de uno hiperactivo | Ricardo V. Corredera
Animales de compañía extraviados | Federación de Caza de Castilla y León
Xarnego Valenciano | José Luis Vicedo Castelló
Razas valoradas, pero que no acaban de triunfar | Eduardo de Benito
Los mejores perros polivalentes en la Cendea de Cizur y coto Valdorba (Navarra) | José Juan Lavilla
El Alano Español de montería resiste en Berrocaza | Carlos Contera y Luis Cesteros
Registro de Rastreos 2013 | AEPES
Los perros de muestra de pelo duro | Eduardo de Benito
El perro fino colombiano | Jonathan Álvarez S.
Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos | Eduardo de Benito
Artículos relacionados con 'Adiestramiento'
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
El cobro forzado | Jesús Barroso de la Iglesia
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
Jerarquía social, base del adiestramiento | Jesús Barroso de la Iglesia
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Selección y crecimiento del cachorro | Víctor Martínez Esandi
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
Collares electrónicos | David Rubio Alza
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC