Dos intereses diferentes, el de los machos y el de las hembras, que nos conducen a dos circunstancias bien distintas para analizar en el corzo durante el mes de septiembre. Podemos incluso establecer dos puertas que comienzan a cruzar nuestras poblaciones en función del lugar en el que se encuentren dentro del solar peninsular.

Patricio Mateos-Quesada

Dos situaciones que conducen a los individuos, o bien a una mejora en las condiciones que ofrece el entorno, o bien a momentos de mayor dificultad. Demos un repaso a todas estas circunstancias con el objeto de conocer mejor el período por el que atraviesa nuestro corzo.

El final del ciclo anual del macho está concluyendo.

Bien podemos argumentar que el final del ciclo anual en el macho está llegando a su conclusión y a partir de aquí comienza la preparación para el siguiente. Este ciclo consistiría en adquirir una buena capacidad física, desarrollar una cuerna y marcar y defender un territorio frente a otros congéneres: el objetivo último de todo este proceso en estos momentos da sus postreros coletazos, en tanto que el celo concluye durante este mes de septiembre. En efecto, el interés final de todo macho de esta especie de cérvido, es intentar que sus genes se trasmitan a la siguiente generación en el mayor número de copias posibles.


A finales de este mes las madres abandonan a sus primeros retoños. Suelen ser machos nacidos en un mismo parto. © Guy Fleury.

Dicho de otro modo, cada macho intentará cubrir el mayor número posible de hembras y, para este propósito, las oportunidades finalizan en septiembre desde que ya diera comienzo el desmogue en el anterior mes de octubre, hace ya casi un año.

A partir de estos momentos, a cada macho le resta esperar el nuevo desmogue y, acto seguido, la formación de la nueva cuerna, adquirir o no perder un buen estado físico... y esperar una nueva oportunidad con la llegada de la gravidez de las hembras el verano próximo.

¿Un segundo celo?

Sin embargo, éste es el momento en el que muchos observadores de la naturaleza afirman que comienza un nuevo celo en el corzo; quienes sostienen este argumento, ubican un primer celo a principios del verano y otro en estos momentos. Esta postura es respaldada principalmente por el aumento de las ladras en estos dos períodos en el interior de nuestros bosques. Pero, ¿qué hay de cierto en ello?

Es notorio el aumento de ladras a comienzos del verano, cuando los machos establecen los límites territoriales. Por otra parte, efectivamente, existe un aumento de ladras de machos coincidiendo con el mes en el que nos encontramos, pero la explicación de este último incremento no se debe a un segundo celo.

La suma de ladras entre pretendientes y asentados nos lleva a percibir un aumento en esta actividad, pero no a un segundo celo.

La causa radica en los jóvenes machos nacidos el año anterior: éstos, con una edad de catorce meses, sí es cierto que entran en su primer celo y, embutidos en un estado de excitación, se dejan sentir con unas ladras que más ponen de manifiesto su propio estado que llevan implícito un mensaje territorial. A esta situación y al «descaro» con el que se manifiestan, los machos adultos pueden llegar a responder con nuevas ladras, atendiendo todavía a dictados territoriales.

La suma de ladras entre pretendientes y asentados nos lleva a percibir un aumento en esta actividad, pero, tal y como hemos pretendido explicar, no a un segundo celo.

Las hembras: dos ciclos en uno

Si el objetivo del macho es cubrir el número mayor posible de hembras, el de éstas consistirá en quedar fecundadas por un macho de buena calidad, llevar a cabo la gestación y sacar adelante sus crías con éxito.

Son pocas las que han entrado en celo en septiembre. Las que se encuentren en esta situación, se separarán de sus crías por unas horas y, tras el protocolo de celo y la cubrición, volverán de nuevo a reunirse con sus corcinos.

A cada cubrición la sigue un período de diapausa embrionaria. Es decir, unos días después de la fecundación, la gestación del nuevo corcino se ralentiza hasta límites que podríamos denominar de parada fetal.

En septiembre, la mayoría de las hembras se encuentran inmersas en esta curiosidad biológica, con lo que impedirán que su nueva prole venga en los meses más crudos del invierno.


Septiembre es un buen momento para cazar trofeos, pues la eliminación de machos no afecta ya al desarrollo de las crías. © Valentín Guisande.

Podemos hablar entonces de que las hembras hacen coincidir en septiembre dos momentos diferentes de dos ciclos distintos de cría: por una parte, gestan lo que será el parto de la próxima primavera y, por otra, crían y amamantan a los recentales de este año.

Sin embargo, la precocidad del corzo en muchos aspectos se ve también reflejada en la crianza de los corcinos, ya que los primeros en abandonar o ser apartados del cuidado maternal lo harán a finales de este mes. Normalmente, estas primeras crías corresponden a dos machos nacidos en el mismo parto, mientras que las crías hembras que nacieron solas, permanecen durante más tiempo al lado de sus madres.

Los cambios de septiembre

Y es en el mes de septiembre donde podemos establecer ese punto de inflexión, el paso entre los diferentes períodos: cambio de temperatura, reducción de las horas de luz y lluvias otoñales. Las diferentes poblaciones de corzos deben adaptarse a las nuevas condiciones que están por llegar o se están produciendo en septiembre: ¿tanto influye este hecho en el devenir diario de nuestros corzos? La respuesta es que sí, y no sólo en lo que se refiere a aspectos comportamentales, sino también y unido a la vegetación derivada de esas condiciones, a la propia morfología de los individuos.

Las diferentes poblaciones de corzos deben adaptarse a las nuevas condiciones que están por llegar o se están produciendo en septiembre.

En primer lugar, podemos hablar de corzos sedentarios y de aquéllos que deben realizar movimientos verticales: en los lugares en los que nieva, los corzos bajan a los valles, y donde no es así, permanecen todo el año en el misma área de campeo. Esto nos conduce a la imposibilidad de que exista una territorialidad anual en el norte, tal y como sucede en el sur. También estos movimientos establecen cambios en la dinámica social o a la hora de establecer grupos.

Por otra parte, aquéllos que encuentran inviernos extremos, ven reducidos los momentos en los que se lleva a cabo la paridera, el celo o el establecimiento de territorios, por poner un ejemplo.

El tamaño en el corzo, además de otras consideraciones fisiológicas, también podría venir determinado por las condiciones tan diferentes en las que se encuentran nuestras poblaciones: el corzo de Andalucía es el más pequeño de toda el área de distribución de la especie, mientras que el corzo cantábrico es uno de los más grandes.

Aspectos fisiológicos como la propia gestación, también encuentran diferencias entre nuestras poblaciones peninsulares.

Momento para la gestión y la caza

Época limitante vs. de bonanza

Algo que enriquece a nuestras poblaciones de corzo, repartidas de norte a sur peninsular, son las propias condiciones que se dan en las sierras que se reparten en este espacio. El corzo es una especie que se adapta, morfológica y comportamentalmente, de manera asombrosa a las diferentes condiciones en las que habita.

Y hay un hecho que cabe destacar, como es la época limitante, denominación que se da al período del año en que las condiciones más adversas son para los individuos. Habitualmente, y para los investigadores del resto de Europa, coincide con la llegada del frío, las nevadas y la ausencia de comida; es decir, la época limitante es el invierno. Pero quienes trabajamos en el contexto peninsular, intentamos explicar a la comunidad científica extranjera que existe una época limitante en verano, mientras que el invierno se convierte en la época de abundancia.

Los veranos andaluces o extremeños, por ejemplo, se caracterizan por un calor asfixiante, el ataque de parásitos y escasez de comida y agua. Aquí las lluvias otoñales convierten al campo en un herbazal, y las suaves temperaturas invernales alejan esta época de lo que definimos como época limitante.

La presencia del hombre en el campo siempre es una molestia para aquellas poblaciones que deseamos gestionar. Dentro del período anual podríamos encontrar en septiembre un momento ideal para llevar a cabo manejos en nuestras poblaciones: los ciclos más importantes en la biología del corzo están ahora conclusos, la molestia a las crías ya no procede y, lo que es fundamental, el celo ha acabado o está en sus términos.

Censos, intervenciones en el entorno o capturas, encuentran en esta época el momento de menor incidencia a nuestra unidad de gestión.

Respecto a la caza, tal y como argumentábamos en el número de agosto, podemos encontrar en septiembre uno de los momentos más adecuados del año. Los mejores machos han finalizado el celo y aún permanecerán un mes con la cuerna antes de que ésta caiga; no existen perturbaciones serias al ciclo reproductor de las hembras y la eliminación de los machos no debe influir ya en el desarrollo de las crías por la ausencia del cuidado parental que pudiera aportar el macho.

Desde el punto de vista social de la caza, las monterías todavía no han comenzado y septiembre podría ser un mes en buena parte dedicado al corzo. Los lances de caza con el corzo, siempre más íntimos que con otras especies, podrían resultar en el arranque del otoño, más entrañables si cabe.

 

Patricio Mateos-Quesada
Grupo Corzo de la RFEC

 

Comentarios (0)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: La berrea | J. Pérez y L. Castillo
Artículo anterior: Carta abierta a la Consejera de Agricultura de CyL | Santiago Iturmendi
Otros artículos de Patricio Mateos-Quesada
El corzo en la Sierra de San Pedro (25/04/2007)
Celo y algo más (20/08/2007)
Octubre corcero (10/10/2007)
Conductas poblacionales (21/11/2007)
Época de diferencias (05/12/2007)
Combates y holganza (08/01/2008)
Divergencias norte-sur (08/02/2008)
El sacudir del invierno (20/03/2008)
Resurgen los machos (30/04/2008)
El inicio del ciclo vital (29/05/2008)
Tras los pasos del duende (24/07/2008)
La supervivencia de los mejores (22/09/2008)
La salvación de la bellota (28/10/2008)
El apogeo del celo (23/11/2008)
La deriva de los sexos (22/12/2008)
Escasez y abundancia al tiempo (20/01/2009)
Partos y trofeos, por separado (25/02/2009)
Aumentar densidades (24/03/2009)
El renuevo poblacional (24/04/2009)
El despertar de abril (24/04/2009)
¿Cómo censar al corzo? (30/04/2009)
Examen de supervivencia (13/07/2009)
Artículos relacionados con 'Gestión'
Sobre Gestión y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | José Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayón
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayón
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bécassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
Lo que tendríamos que hacer para mejorar los cotos | Jesús Nadal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestión de la caza menor | Jesús Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | José Luis Garrido
¿Qué es el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jesús Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | José Ignacio Ñudi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
El milagro de Melonares | José Ignacio Ñudi
Diagnóstico de la población de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gádor: Ex-Paraíso de la Cabra Montés | Juan Ignacio Gázquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras? | Santiago Segovia
Claves de las repoblaciones de perdiz roja en verano y otoño | J. A. Pérez Garrido
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Híbridos: Detección de la introgresión genética en especies autóctonas de animales salvajes | Javier Cañón
La berrea | J. Pérez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastián Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Época de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemática y gestión | J. Palacios, M. Rodríguez y T. Yanes
Problemática de la perdiz roja | José Antonio Pérez, Carlos Díez y Daniel Bartolomé
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortázar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestión | Comité Científico de WAVES
Las pautas de gestión de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comité Científico de WAVES
Muflones: Cómo lograr una repoblación exitosa | Fernando Benito
La codorniz en España | Jesús Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestión
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en época de veda | José Luis del Monte
Réquiem por las liebres: culpable, la Administración | Miguel Ángel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cómo controlar con efectividad los depredadores | Miguel Ángel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristóbal De Gregorio
Se establece el control para el cañar y la tórtola turca en Valencia | Víctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cómo afecta la maquinaria agrícola en los procesos de reproducción y cría | Jesús Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribución, hábitat y densidad | Antonio Díaz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el más eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La pérdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegética | Jesús Llorente
Una buena herramienta de gestión | Manuel Romero
Asociación de Tramperos de España | Albert Roura
¡Nos vamos de caza de conejos con hurón! | Miguel Ángel Romero
Expertos en especies | Víctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontán
Apoyo a la FOP en la mejora del hábitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificación de la calidad cinegética | CRCP
Caza sostenible: ¿cupos sí? ¿cupos no? | José Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimórfico trofeo del macho montés | Antonio Díaz de los Reyes
El MARM se columpia una vez más | Juan Miguel Sánchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos años de divulgación del conocimiento científico | Jerónimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegéticas | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestión sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Cálculo de sostenibilidad de la perdiz roja | José Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestión y censos de ordenación en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestión de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jesús Llorente
¿Están sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | José Lafuente
¿Quién se atreve a cortar la melena al león? | José Lafuente
Cálculo de los censos de ordenación de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
La marginalización de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jesús Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Terán
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel Ángel Romero
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética | María Luisa Mesón García
Malos tiempos. ¿Qué es cazar? | Antonio Díaz de los Reyes
Capacidad de carga. ¿Cuántos animales en un coto? | José Miguel Montoya Oliver
La licencia única de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daños colaterales del jabalí | UNITEGA
Los animales en el monte | José Miguel Montoya Oliver
La paridera en cérvidos | CRCP
El análisis social en la ordenación cinegética | José Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabalí, torcaz y bellota | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federación de Caza de Castilla y León
¿Se extingue la perdiz? | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federación de Caza de Castilla y León
¿Es la caza un recurso natural renovable? | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | José Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daños cinegéticos | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | José Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | José Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
Las perdices rojas autóctonas, en picado… | Miguel Ángel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | José Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Díaz de los Reyes
Sectaria discriminación en la homologación de trofeos | Antonio Díaz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
La inevitable moratoria de las tórtolas | Enrique Benjumeda
La gestión del ciervo en Navarra | Adecana
El «síndrome del Sus» | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | José Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | José Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrágica del conejo | José Luis Garrido
Necesidad de control de córvidos | José Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | José Luis Garrido
La importancia de la formación en la actividad cinegética | Iván Poblador Cabañero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La tórtola sigue en crisis | José Luis Garrido
El impacto de la recolección del cereal y la paja en la fauna | Adecana
¿Deberíamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociación SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avícola asociada a medios agrícolas | José Luis Garrido
Artículos relacionados con 'Corzo'
Cómo rematar un corzo | Kodiak
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
El preciado trofeo del corzo | Luis E. Fidalgo
El corzo en la Sierra de San Pedro | Patricio Mateos-Quesada
10 consejos para tener éxito en los recechos de corzo | J.M.R.
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Época de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Formas de cazar el corzo | Santiago Segovia
Villaviciosa, portal corcero | Adolfo Sanz