En el Número de Septiembre:

  • El arruí, una amenaza para nuestras monteses. Oscar Rodríguez
  • ¿Dónde están las codornices? José Ignacio Ñudi
  • Veneno legal en Tierra de Campos. Israel Hernández
  • Ni al alza ni a la baja. M. Puigcerver y equipo
  • La cerceta carretona. Eduardo de Aranzadi
  • Doñana desde el cielo. Héctor Garrido
  • La importancia del lobo en los ecosistemas. Javier Talegón y Jorge Echegaray
  • Preludio de monterías. Emilio Jiménez/P. Castejón
  • Osos en la Columbia Británica. Juan José García Estévez
  • Incógnitas despejadas. Juan F. París
  • Visor Shilba 3-12x56 Long Range. J.F.P.
  • Browning Dualis. J.F.P.
  • Nueva Franchi Falconet Precision. J.F.P.
  • Perdigueros: cada vez más y mejores. José Manuel Sanz Timón
  • XII Campeonato Gallego de Perros de rastro Atraillados, modalidad jabalí.  Xoxé Lugris
  • El lenguaje cinegético del perro. Antonio López Espada
  • Un nuevo cachorro (II). Juan José García Estévez
  • Zume de pan. Ramón J. Soria
  • Ecologistas de postín (y cazadores postineros). Eduardo Coca Vita
  • Cazando se entiende la gente. Tico Medina
  • Los perros del sastre. Mariano Aguayo

 

Veneno legal en Tierra de Campos

La plaga de topillos que arrasa Castilla y León ha obligado al gobierno regional a adoptar medidas drásticas para acabar con estos roedores. Distribución de veneno, quema de rastrojos y limpieza de cunetas y linderos son las acciones adoptadas que pueden dar al traste con las poblaciones de perdices, conejos o liebres, cuya cría había sido bastante buena y ahora se ve gravemente amenazada.

Un plan de choque que no tiene miramientos con las especies cinegéticas y que puede convertirse en una auténtica debacle para la caza castellanoleonesa.

Lo que comenzó siendo una pequeña plaga de topillos que afectaba a zonas concretas de Castilla y León ha adquirido ya tintes de catástrofe sobre la fauna de Tierra de Campos. Ni una sola de las nueve provincias castellanoleonesas se ha librado de la superpoblación de estos roedores, que se han hecho dueños del centro de la comunidad y que, según las organizaciones agrarias, ya afectan a más de un millón de hectáreas. Los animales, con su tremenda voracidad y su gran capacidad reproductiva, han destrozado cosechas enteras de cereal y ahora comienzan a internarse en los viñedos. Esto ha provocado las protestas airadas de los agricultores, que han solicitado soluciones inmediatas a la Junta de Castilla y León. Ésta, a su vez, ha pedido auxilio al gobierno central para que le ayude a llevar a cabo su plan de choque para atajar cuanto antes el problema. Un plan de choque que no tiene miramientos con las especies cinegéticas y que puede convertirse en una auténtica debacle para la caza castellanoleonesa.


En la imagen superior podemos apreciar un gran número de bocas de las madrigueras de los roedores.

Polémica

La polémica ha sido la principal protagonista de este triste capítulo que comenzó en septiembre del año pasado cuando una organización agraria dio la voz de alarma sobre los primeros focos de roedores, que estaban obligando a muchos agricultores a volver a sembrar sus cosechas. Después de seis meses de este primer aviso, la Junta reconoció que se encontraban ante una auténtica plaga y comenzó a distribuir clorofacinona, un veneno muy letal y nada selectivo con el que, además de topillos, morían aves, liebres, conejos y, en general, todo animal que consumiese la suficiente dosis. Ante la aparición de estos primeros casos, la Federación de Caza de Castilla y León manifestó su desacuerdo con la medida de repartir veneno por el peligro que representaba para toda la fauna. Los ecologistas llegaron más lejos y llevaron a los consejeros de Medio Ambiente y de Agricultura a los tribunales. Ahora que el problema se ha disparado y los roedores avanzan con su destrucción, tanto la Junta como el gobierno central han dado luz verde a un programa que puede causar una catástrofe para las especies cinegéticas castellanoleonesas.

Soluciones

La Junta de Castilla y León ha recomendado no ingerir las piezas de caza que se encuentren en las zonas afectadas por la plaga en las que se reparte veneno.

Las soluciones adoptadas se centran en la distribución de la clorofacinona, el veneno que ha vuelto a distribuir la Junta de Castilla y León y que se impregna en semillas de cereales. Las perdices, que este año habían criado bien, pueden ver drásticamente reducidas sus poblaciones si son víctimas del veneno. Otra de las medidas autorizadas ha sido la quema de rastrojos, que asolará miles de hectáreas haciéndolas inhabitables para un gran número de especies. Por último, y por si las especies cinegéticas no tuvieran suficiente, se están limpiando cunetas, linderos y, en general, todo aquello capaz de sostener una paja, con el fin de acabar con el alimento de los topillos. No tienen comida, no tienen refugio y, como colofón final, tienen veneno esperándoles camuflado de alimento. Se trata de un perfecto plan de muerte preparado y ejecutado a la desesperada para evitar que la catástrofe económica provocada por los roedores se prolongue en el tiempo y en el espacio.

Causan la tularemia

El problema de la tularemia, que volvió a ser noticia la pasada temporada, ha quedado relegado a un segundo plano a causa de las graves consecuencias de la plaga de topillos, aunque no debe ser perdido de vista. A finales de agosto ya se habían diagnosticado unos 200 casos de esta enfermedad en humanos. Lo preocupante de todo esto, es que según los servicios sanitarios de Castilla y León el porcentaje de contagios por manipulación de liebres es mínimo. Picaduras de insectos, garrapatas, inhalación de polvo, contacto con ganado, estiércol, animales vivos, cangrejos y los tristemente famosos topillos parecen ser las causas más frecuentes en este nuevo brote cuyas consecuencias en las poblaciones de rabonas aún se desconocen.

Cazar en Castilla y León

Durante la media veda, la Junta de Castilla y León ha recomendado no ingerir las piezas de caza que se encuentren en las zonas afectadas por la plaga en las que se reparte veneno. Puede ser especialmente peligroso para aquellas personas que tienen un tratamiento médico anticoagulante, ya que la clorofacinona puede potenciar sus efectos al ser también un anticoagulante que provoca la muerte por hemorragias. Además, ha aconsejado limpiar muy bien las especies cinegéticas y ha recalcado la prohibición de comercializar con este tipo de animales.


Sobre estas líneas, grupo de topillos muertos junto a una moneda de un euro, lo que nos da una idea de su tamaño.

El presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, Luis Ciria, declaró que las soluciones son «peor que la enfermedad» y añadió que la aplicación de venenos será «fatal» para el medio ambiente autonómico. Además se mostró convencido de que van a tener los campos «contaminados durante al menos cuatro años, ya que muchos agricultores no utilizarán todo el remedio ahora y lo guardarán para posibles próximas plagas». Ante estas circunstancias, anunciaron el envío de circulares informativas a todos los asociados para indicar dónde se ha echado veneno y, según explicó Ciria, la Federación de Caza denunciará a la Consejería de Agricultura y Ganadería si se encuentran animales envenenados, ya que «envenenar el campo está prohibido». Ciria acusó a la Junta de haberse olvidado de los cazadores a la hora de establecer medidas para acabar con los topillos.

En conclusión nos encontramos ante lo que puede ser una auténtica catástrofe cinegética en Castilla y León. Precisamente ahora que parecía que la perdiz y la liebre habían criado bien gracias a las abundantes lluvias primaverales y cuya existencia se verá mermada como un simple «daño colateral» en la particular guerra sin cuartel contra el topillo de Tierra de Campos.

 

Israel H. TABERNERO
Fotos: Miguel A. ROMERO

Comentarios (2)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Y que hacemos con los cotos?
Santi
10/09/2007 21:25:01
Es una verdadera verguenza como la puta junta de castilla y leon se olvida por completo de las miles de licencias que se sacan todos los años y que solo van destinadas a hacer mas daño en el campo. Esto es para mear y no echar ni gota justo ahora que me gasto mis ahorrillos en un coto curioso de tierra de campos, van y se cargan a todas las perdices justo antes de abrirse la general. ¿Quien cojones nos va a indemnizar a los cazadores con el terrorismo continuo que sufren nuestros campos? En fin encima tenemos que aguantar que nos digan que lo nuestro es una simple aficion y lo de ellos es su pan ,una aficion por la que desembolsamos muchos euros y parece ser que nos quieren quitar con tanto hijo de puta danzando por los despachos y con los tractores.
Ahorra más y no tires tu dinero
Caesar
08/01/2008 15:18:25
Leo estupefacto las expresiones empleadas por Santi. Hay varias soluciones antes de enfadarse tanto:
1.- Dejar los terrenos sin cultivar y sin vender la caza para que caces tú solito.
2.- Comprar la barra de pan a 5 Euros.
3.- Alimentar al ganado con gominolas en lugar de cebada.
4.- Bajar a los "Hijos de puta" de los tractores y sólo permitir acceso a los mismos a los que tengáis una inmaculada partida de nacimiento.
5.- Dedicarnos a cazar topillos con escopeta: recomiendo el mismo plomo que para zorzal.
6.- Ceder tu puesto de trabajo a todos los agricultores que vamos a despedir.
7.- Generar una mutación genética a los topillos para que vuelen como perdices (o como lo que tú quieras).
8.- Contratar a cazadores como tú para que vayáis al campo a matar topillos a pisotones.
9.- Indemnizaros a todos para que os quedéis en casita y no molestéis donde nadie os llama y venís porque queréis.
10.- No permitir que determinadas personas que se encolerizan tanto, porten un arma en el campo. La buena educación, cuando se tiene, no se debe perder y si, por desgracia como parece, no se ha visto ni de cerca, quedas invitado a subirte a un tractor con algún malnacido para que te enseñe alguna cosita necesaria para tu futuro.

¡Ah! Ahorra un poquito más, cómprate unas perdices (mejor si están escabechadas), no tires tu escaso dinero en cotos y compra libros, libros, libros... Te ayudarán a crecer como persona y a abrir tu mente a nuevos horizontes en los que no se dibujará nunca la silueta de un tractor.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Híbridos: Detección de la introgresión genética en especies autóctonas de animales salvajes | Javier Cañón
Artículo anterior: Calibre 9,3x62 Mauser, potencia demoledora para batidas de jabalí | Rafael Fernández
Otros artículos de Israel H. Tabernero
Una asignatura pendiente (04/03/2007)
¿Cómo importo un trofeo? (05/11/2007)
Artículos relacionados con 'Agricultura'
La reforma del PAC y la caza | Eli
La revolución insecticida y el progreso | Juan Jerez
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Los daños a los cultivos y su prevención | F. Markina
Agricultura y precios de los cotos de menor | Santiago Segovia
Así influyen nuestros plaguicidas en nuestras especies | Jesús Llorente
Primeros resultados del ‘Proyecto Semillas’ | IREC
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC