En el Número de Agosto:

  • Caza y gestión
  • Hoy he fallado más de veinte tórtolas
  • Calibre 16 y 20 ¿Sólo para el verano?
  •  Cómo evitar 'vicios' en el tiro de caza
  • Avance de fechas para la general
  • Consejos para la caza del muflón
  • Cómo mejorar el tiro en la caza mayor
  • Gestión de caza mayor: El plan de siembras
  •  Dónde están las mejores áreas: Aragón
  • Superprueba comparativa: Franchi Falconet S frente a Beretta A 391 Xtrema2
  • Escopeta Browning BPS
  • Cartuchos Río
  • Rifle Ruger N°1
  • Proyectiles con nombre y apellido: RAS
  • Fichas: Telémetros
  • Tablón de imágenes
  • Pistas cinegéticas para agosto
  • Firmas en este número: Cristóbal de Gregorio, Rafael Lurueña y Santiago Segovia

Cazando con perros

Aunque hay zonas autorizadas especialmente donde se está cazando con perros desde hace ya semanas, lo más generalizado comienza cuando se abre la media veda, entonces podemos cazar conejos también con nuestros perros. Pero atentos, que no se trata de sacar un montón de perros al campo a que hagan ruido, y a tirar nosotros a los conejos que huyen del alboroto: lo que debemos buscar siempre es cazar con uno, dos o tres perros que sepan lo que deben hacer, o que estén aprendiendo, pero evitando el grupo numeroso, mejor pocos perros, que aprendan a trabajar a conciencia y sin distracciones, para la escopeta.

La postura de verano

Buscaremos lugares cómodos desde los que otear el tiradero con facilidad y con buen ángulo de tiro, buscaremos pues la postura adecuada para cada lugar. Cazando en la temporada general la postura se toma en función del tiradero y de la forma de trabajar de los perros, también de las condiciones del monte, y hay lugares con una postura concreta, ya conocida, donde siempre se tiran conejos. Pues en verano ocurre igual: hay que observar bien el cazadero, pues hay zonas donde subiéndote a una u otra piedra, en un montículo o en la asomada concreta de un cerro, se tira siempre algún conejete. Busquemos altos cercanos al llano, un bancal desde donde veamos con facilidad los primeros metros de la siembra, los manchoncitos entre los olivos, las inmediaciones del arroyo, y los cerros de monte bajo con algunas crestas.

No precipitarnos con los disparos

Es fundamental, y es algo en lo que nos equivocamos una y otra vez. Es tan grande el afán de captura que solemos encarar mal, seguir peor, y tirar casi de cualquier forma, por querer asegurar cada pieza. Y el conejo, como todo, requiere un mínimo de técnica. Parece que el lance sencillo con el conejo que sale de la mata hacia el claro y nos deja tirar con placidez, engloba a todos los demás, y no suele ser así. Hay ocasiones en las que debemos movernos, mejorar nuestra posición, para poder tirar en buenas condiciones, por lo que no hay que dudar ni un momento en dar dos o tres pasos, y mejorar nuestro ángulo de tiro cuando así sea necesario. De la misma forma, no hay que llenarse de conejo y querer abatirlo a cinco metros, o a cuarenta, ya lo hemos comentado antes, la distancia juega un papel fundamental, y si es posible, hay que tirar siempre en una distancia media entre 12 y 25 metros para lances cercanos y más alejados, de forma que tengamos grandes probabilidades de abatir el conejo sin problemas.

10 consejos para cazar conejos en verano

En muchas áreas de caza se ha constatado en los últimos meses un aumento notable en las poblaciones de conejos, con una extraordinaria capacidad repobladora en zonas concretas, caso del sur de Córdoba, donde los daños a la agricultura son muy importantes, y donde este año se ha acusado en gran medida en los viñedos. Como ahora estamos en periodo hábil para cazar conejos, en esta temporada conejera de verano cada vez más habitual y extendida, no está de más pensar en algunos consejos para poder sacar un partido, suficiente a cada una de nuestras salidas al campo, con la escopeta y cartuchos suaves.

¡Al campo!, por fin llegó la fecha esperada para poder salir a vivir las primeras  jornadas de caza de esta nueva  temporada, y lo vamos a hacer con los conejos, en unos lances vibrantes, siempre inesperados, vibrantes, atractivos y muy dados al disfrute visual por el entorno en el que vamos a cazar, y por hacerlo habitualmente en las horas menos calurosas del día.

Aquí no salimos a «recolectar» conejos, sino a abatir los que el campo, buenamente, nos proporcione en cada jornada.

Tres modalidades protagonistas en esta primera fase de la temporada, recechos, esperas y caza al salto, van a llevarnos a unos parajes o a otros, buscando la llegada al tiradero de unos cuantos conejos que regresan de sus correrías nocturnas, acercarnos a los que se solean a primera hora en el borde del monte con el llano o tirar a los que se arrancan a nuestro paso.

Y por supuesto, la caza de conejos en verano con nuestros canes, donde excelentes perros de muestra van a dejar claro que tirar media docena de conejos  a perro puesto es un verdadero lujo.  Aquí van, pues, diez consejos, para cazar mejor en estas próximas salidas.

1. ¿Cuántos? Los que el campo diga

Muchos aficionados piensan que la temporada de caza en verano, o de desconeje como se conoce popularmente en muchas zonas, supone lograr grandes perchas a costa de los conejos nuevos y poco castigados por perros y cazadores, que suelen salir fácilmente de cara a un disparo productivo.

Aquí cabe un consejo que creo es bastante práctico: no salgamos con la idea fija de lograr un mínimo de tantos o cuantos conejos, esto hace que arriesguemos los disparos cuando no saltan como quisiéramos, hiriendo conejos que luego resulta complicado cobrar. Nunca pasemos de los conejos a los que podemos tirar a buena distancia y en buenas condiciones, no queramos hacer piruetas con los disparos, ni parar conejos a toda vista fuera de tiro. Aquí no salimos a «recolectar» conejos, sino a abatir los que el campo, buenamente, nos proporcione en cada jornada.

2. Cazar despacio siempre atentos

Gran error caminar, paseando por el campo, pensando que el conejo va a salir siempre pisado, en la mata mejor orientada, y ante un claro cómodo para el disparo. O cazamos, o paseamos, pero no siempre estas dos opciones se llevan bien cuando lo que buscamos es llevar unos conejos a la percha.

Ya sabemos que de casualidad, un conejo se arranca donde menos te lo esperas, y que incluso ese día que estás cazando distraído, con la cabeza en otro sitio, te cuelgas media docena como quien no quiere la cosa, pero la intención y estar centrados resultan indispensables para poder sacar partido a la temporada veraniega del conejo. Importante es cazar a ritmo lento, no como solemos hacer muchas veces, que parece que llevamos un bando de perdices delante en una ladera en noviembre. Cazando conejos ahora hay que darse prisa cuando la zona es intrincada, con caras escasas de vegetación, y dependemos de las asomadas que ya conocemos, entonces no hay que perder tiempo y elevar el ritmo.

3. Dominar el tiradero

En línea con los comentarios anteriores, hay que insistir en que no hay que decantarse por pasear, por visitar zonas «bonitas» y esperar a que un conejo salte cerca. Podemos dar un paso más, y analizar rápida pero efectivamente un paraje determinado antes de entrar a cazarlo, pues en esta caza es fundamental «ver» el cazadero, y acertar con los disparos. Por ello hay que buscar zonas desde donde controlemos a los conejos que se mueven por lo más bajo, o a los que despacio se van escurriendo hacia arriba, pues las matas a veces nos dejan ver de arriba hacia abajo, pero resultan más problemáticas si vamos cazando por abajo en una zona de ladera o alguna pendiente.

Cada paraje tiene su tiradero, y debemos situarnos de la mejor manera posible para controlar los claros y los pasillos en el monte, y las parcelas de brozas en el llano, pues por ejemplo, avanzando justo por una lindera controlamos a derecha e izquierda, pero si vamos a quince metros de esa misma lindera, los conejos que se muevan por el otro lado se irán sin que los descubramos.

4. Tirar a buena distancia

En la temporada de caza de conejos en verano casi todos solemos tirar precipitados y dominando poco las distancias en las primeras jornadas. Y eso quienes cazan varios días, porque quienes a lo sumo salen a cazar en un par de ocasiones en estas fechas —cacerías contratadas—, no llegan a coger bien la distancia ni el ritmo de tiro que esta pieza exige. Nunca nos precipitemos. Raro es que estemos cazando en una zona tan enmarañada como para tener que tirar súper rápido: encarar mal y aculatar inadecuadamente hace que fallemos «inexplicablemente» y esto redunda en los siguientes lances, fallando mucho más de lo normal.

Los conejos que se nos arranquen a media distancia dan un momento para encarar y enfilar bien la pieza. Lo demás es adelantar lo justo, poco, pues no suelen ir muy rápidos, y disparar. Así que nada de tirar con la cara levantada ni tres disparos en ráfaga sin sentido. Un disparo bien realizado es un conejo abatido, y tenemos tiempo sobrado casi siempre.

En esperas y recechos hay que tirar siempre a distancia lógica, nada de ensayos a larga distancia, pues herimos a más de uno que no podremos cobrar. Recechando hay que abusar de los chokes más bien cerrados para asegurar conejos algo largos —no está de más montar ** y * en escopetas de dos cañones, ** en semiautomáticas—, y en las esperas, calcular bien la distancia entre el puesto o escondite, y la «plaza» donde entran los conejos, procurando levantar un poco la punta del cañón para evitar tiros rastreros y bajos por asomarnos en exceso al apuntar a un conejo casi quieto.

5. ¿Seleccionar el conejo?

Deberíamos hacerlo siempre, y ello por varios motivos; veamos, si cazamos para evitar mayores daños a la agricultura, mejor abatir los conejos adultos que los gazapos, ¿no? A la vez, si cazamos de forma lógica, con un cupo o con el criterio de que debemos dejar suficientes conejos en la zona para el resto de la temporada y para garantizar una buena densidad, ¿a qué viene abatir esos gazapos pequeños que a veces vemos en los cinturones o al vaciar el morral?

A este respecto hay quien dice que cuando un conejo se te arranca, no sabes si es grande o pequeño, tiras y ya está, pero no es así. Es como quien dice que no puede diferenciar, en la media veda, una codorniz de un pollo de perdiz... Hay que cuidar y fomentar una buena ética cazadora.

Cazando al salto se aprecia perfectamente el tamaño de los conejos, cabe la salvedad de que tiremos en zonas muy cerradas de monte bajo y viendo al conejo cruzar entre las matas, sin ver su volumen real; pero quitando estos casos, en una parcela en el llano, o cazando en una ladera o en bancales, se ve claramente el conejo y su tamaño.

En una espera no hay nada más que decir, se sabe a la perfección a qué conejo debemos tirar. y de hecho, en más de un caso se mueven dos o tres juntos, y vemos cómo tienen diferente tamaño, debiendo apuntar siempre al más grande; recechando ocurre igual, si queremos no hay problema alguno a la hora de diferenciarlos.

6. Atentos a laderas y bancales

El monte depara más oportunidades de lo que muchos piensan, pues de forma a veces equivocada hay bastantes cazadores que cazan solamente el llano en estas fechas de verano, huyendo del monte por dos motivos: por la dificultad del disparo con las matas, y porque hay que estar subiendo y bajando...

El monte bajo, la falda de un cerro, la ladera de una sierra, ir repasando la franja del monte que linda con los cultivos o con el llano, depara lances vibrantes y muy variados que a menudo nos pueblan la percha con cuatro o cinco conejos logrados a base de tesón y conocimiento del cazadero.

La ladera siempre hay que cogerla con la brisa de cara, procurando no hacer ruido en exceso, atentos a primera hora a los conejos que se muevan solos, sobre todo por la zona más baja, pues aún no estarán encamados; más tarde será buen momento para repasar las vaguadas donde se meten a sestear en retamas y aulagas, pues tiraremos a muy buena distancia, debiendo repasar el cazadero lentamente. En zonas de bancales hay que ir avanzando muy atento para poder controlar el tiradero de los bancales inferiores, pues de los más altos tendremos poca perspectiva. Como mucho veremos a algún conejo arrancarse hacia arriba, y nos dejará tirar en la subida entre un bancal y otro.
 

7. Cazando en la sombra

Esto suena a media mañana, a un calor espantoso y a unas ganas locas de beber agua fresca, ¿verdad? Pues no, a media mañana los buscaremos donde están encamados, no donde a nosotros nos gustaría refugiarnos...

Hay que aprovechar las zonas de umbría a primera y a última hora, pero sobre todo por la mañana, ya que los conejos aquí aguantan más tiempo antes de encamarse en zonas complicadas, y nuestra presencia se disimula mucho mejor que en las zonas soleadas. Pensemos que con acierto en la indumentaria, nos confundiremos con el entorno en cuanto nos detengamos en una cara de sombra eh una ladera, atentos a los conejos que se muevan cerca.

Entrando temprano por lugares donde hay majanos, hay que aprovechar cuando el sol no ha arrancado aún, pues luego será difícil encontrar conejos fuera. Es algo que también ocurre en las parcelas de olivares, ya que en cuanto el sol aprieta, se sube y las chicharras comienzan su concierto, los conejos reculan en los chuecos, y tiraremos pocos.

Por la tarde conviene repasar las zonas metidas en sombra que lindan con los cultivos, pues muchos conejos estarán sesteando cerca, y se comienzan a moverse para entrar a comer al rato, por lo que aprovecharemos más lances que en pleno monte. Igual ocurre con los arroyos, si podemos cazar en paralelo y amparados por una zona donde no destaquemos, tiraremos más conejos que si vamos a la vista de ellos.

8. El arroyo, en mano

Los arroyos y las linderas con tarayes y otros arbustos tienen siempre conejos, esto está claro, y basta recorrer de forma previa a la apertura de la temporada las zonas aledañas, sobre todo si están sembradas, para percatarnos de la cantidad de daños que ocasionan los rabicortos por allí.

Tanto si cazamos sin perros, como si lo hacemos a partir de la fecha en que su ayuda se autoriza, los arroyos siempre hay que cazarlos en mano, con otro compañero, siempre que los arbustos tapen el tiradero del otro lateral, pues hay arroyitos pequeños que tienen conejos, y se pueden cazar por una sola escopeta.

No resulta conveniente ni prudente, cazar solo por un lateral del arroyo cuando no vemos la salida de los conejos hacia el otro lado, pero hay un pequeño truco que funciona bien, sobre todo a primera y a última hora del día: cazar retirados del arroyo, primero un lateral, más adelante el otro lado, de vuelta.

Para ello debemos cazar en primer lugar el lado que más facilidad tenga para albergar conejos fuera del cauce del arroyo, y avanzar nosotros lo más discretamente posible, para ver a los conejos que se arranquen hacia el arroyo, y a los que trastean en las inmediaciones disfrutando de la temperatura que no será elevada.

9. Un buen cartucho

Busquemos un buen cartucho, fiable, cómodo, práctico, suave, adaptado a las condiciones generales de tiro que tengamos por término medio en nuestro coto y zona donde cazamos habitualmente. Hasta aquí las generalidades que hemos leído o escuchado en varias ocasiones, pero hay que afinar más y hay que hacerlo porque podemos cazar mejor.

Ahora no hacen falta grandes cargas, ni cartuchos de perdigón muy grueso salvo situaciones muy concretas —recechos largos—, todo lo que necesitamos es un buen cartucho de caza que pare bien a los conejos, evitando que se nos vayan algunos heridos o tocados, pues sin perro será complicado cobrarlos.

Cartuchos que abran muy bien a distancia media, de 30 gramos y perdigón de séptima, para asegurar el lance, estos son los que mejor nos van a servir para cazar al salto y en mano en terrenos de buen tiradero; si se complica porque el tiradero es algo más largo, pasamos a 32 gramos también de séptima. Pensemos que los cartuchos de 32 cierran algo más el disparo.

Esto hay que tenerlo en cuenta porque si tiramos cerca con esta carga, y salvo que empleemos cartuchos con taco de fieltro o de plástico sin copa contenedora, vamos a fallar más de lo debido. En estos casos siempre 30 gramos, y si es siempre muy cerca, perdigón de octava, blando a ser posible, para parar mejor a los conejos. Tirar con 34 —abren más que los de 32...— o 36 gramos es tirar cartuchos fuera de lógica para las necesidades, y salvo terrenos muy complejos, nunca debemos recurrir a tirar cargas pesadas, menos cuanto más disparos peguemos en la jornada, pues con 30-32 gramos y jugando con los chokes, obtendremos mejores resultados. Además, con el calor, los cartuchos se vuelven más «pegones».

10. El equipo conejero

Ropa ligera siempre, y si podemos, nada de chaleco. Menos aún si es el chaleco que tenemos para cazar en otoño e invierno, pues el calor pasa factura restándonos efectividad con peso innecesario y con ropa de más; colores adaptados al entorno, y ante la duda, colores poco claros, nos confundiremos mejor en el entorno con colores marrones claros o verdes, que con un pantalón vaquero y una camiseta blanca.

Lo importante es poder cazar todo el tiempo que queramos, incluso hasta media mañana o hasta mediodía en mañanas no demasiado calurosas, pues casi siempre nos vamos a las nueve y media de la mañana, y si cazáramos dos o tres horas más no sólo obtendríamos mejores resultados —habitualmente—, sino que aprenderíamos mucho sobre la querencia de los conejos cuando se encaman.

Cazando en brozas y monte bajo resultan interesante unas polainas ligeras para evitar que nos entren pinchos en las botas, pues tarde o temprano entran y son un fastidio; de todas formas, en verano podemos prescindir de botas con membranas protectoras ante la humedad y la lluvia, y decantarnos por botas de caña alta, ligeras y de suela de media dureza, para poder cazar en monte y llano sin problemas.

 

Por Paco Mateo
Fotos Alberto Aníbal y archivo de Cazar Más

 

Comentarios (0)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Problemática actual de la caza en Cataluña | Josep Mauri
Artículo anterior: Agricultura y precios de los cotos de menor | Santiago Segovia
Otros artículos de Paco Mateo
Cuando el perdicero sale a becadas (11/12/2007)
Cuando el equipo es un lastre (07/04/2008)
Cartuchos y chokes en el inicio de la temporada (04/11/2008)
Conejos bajo la «alfombra» (12/08/2011)
Artículos relacionados con 'Caza'
El presente de la Caza | Pipo
La frase que siempre se repite | Rayón
El dinero de la caza | José Luis Garrido
¿Timadores o...? | Rayón
En defensa de la caza: Ática | Virguez
Una cuestión de Justicia Legal: los Derechos de la Caza | ACCSA
R.N. de Cazorla, Segura y Las Villas | Rafael M. Barrachina
¿Admiración? a cada uno la que merezca… | Rayón
El primer día de caza | José Luis Garrido
¿Qué se siente cuando se mata un animal? | José Luis Garrido
El delito del furtivismo | Cesáreo Martín
El bosque de Sherwood | Pardal
Medio natural: ¿Gran parque de atracciones? | Joaquim Vidal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Aprender a cazar con perro | Jesús Nadal
Efecto negativo de la Ley de Caza andaluza | José Carlos Taviel
Paisajes eco-compatibles | Jesús Nadal
Dinero bien usado, dinero desperdiciado | Julio Puertas
Sobre terrorismo cinegético | Rafael M. Barrachina
Ya no quiero ser Presidente de la RFEC | Rafael M. Barrachina
Los zorzales y sus cambios | Rayón
¿Cacerías por interés? | Diego Ruzafa
Corzos y atropellos: qué hacer para evitarlos | Asociación del Corzo Español
Mucho texto y pocos contenidos | Kodiak
La revolución insecticida y el progreso | Juan Jerez
Una trayectoria ejemplar | José Luis Garrido
Cómo aprender de los perdiceros veteranos | Miguel F. Soler
Morir por la caza | José Luis Garrido
¿Es sana la carne de caza? | Jesús SEVILLANO y otros
¿Por genética o por necesidad? | Rayón
La caza en su estado puro | Dámaso Jorreto
Las anátidas: un grupo en expansión | Palacios, Rodríguez y Yanes
La caza es verde | La Caza y su Mundo
Cada año hay más torcaces | Miguel Ángel Romero
Cuando el cazador hace de maestro | Miguel F. Soler
Piezas plomeadas, ¿dónde las busco? | Juan Salvador Calzas Prados
Corazón de león | Antonio Mata
¿Es compatible la caza de conejos y becadas? | Miguel F. Soler
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC