En el Número de Julio:

  • Gestión: En julio, proteger lo que ha nacido
  • Tórtolas: cómo organizar una tirada
  • La torcaz nunca defrauda
  • Recechando conejos en las 'asomadillas'
  • ¿Un año excepcional para las codornices?
  • La amplitud en la búsqueda
  • Jabalíes en clave estival
  • Julio corcero: vuelven las oportunidades
  • Carabina Ruger 77 RSI MK II
  • Breda Xanthos Damasco

Nota

Todos los datos expuestos en este artículo han sido extraídos de la Tesis Doctoral titulada: «DETERMINACIÓN DE LOS PRINCIPALES PARÁMETROS ECOETOLÓGICOS DE LA PERDIZ ROJA (Alectoris rufa Linnaeus, 1758) Y SU APLICACIÓN A LA EVALUACIÓN DE ANIMALES DESTINADOS A REPOBLACIÓN», defendida en la Facultad de Veterinaria de León por el Dr. José Antonio Pérez Garrido el 20 de junio de 2006, habiendo obtenido la calificación de «Sobresaliente Cum Laude». Los protocolos desarrollados forman parte del Proyecto «Reproducción de Especies Cinegéticas Autóctonas», financiado por la Diputación Provincial de Valladolid.

Claves de las repoblaciones de perdiz roja

en verano y otoño


La perdiz roja, la pieza reina de la caza menor, merece toda nuestra atención, como cazadores y como gestores del medio en el que desarrollamos nuestra actividad. En este artículo damos, en base al estudio realizado por los expertos, las claves para las repoblaciones de las patirrojas en nuestras áreas de caza.

El método de repoblación más utilizado a la hora de intentar reforzar las poblaciones naturales de perdiz roja consiste en la suelta, en época estival, de pollos de perdiz roja de entre 2 y 5 meses de edad, siguiendo las recomendaciones de diferentes autores como LERANOZ y CASTIEN (1989) tras un completo trabajo realizado en la provincia de Navarra, o CAPELO y col. (1996) en Portugal. Las enormes diferencias existentes entre los diferentes hábitats en que se han realizado estudios de este tipo, justificaba la necesidad de emprender una experiencia similar en otro medio tan representativo para la especie como es el que nos ocupa: el ecosistema agrocerealista, que supone prácticamente 1/5 de la distribución espacial de la perdiz roja en la Península Ibérica.

Ningún animal de granja llegó con vida a la época reproductiva siguiente, con lo cual no pudieron incorporarse al plantel reproductivo de la finca.

Por ello, los primeros estudios realizados por nuestro equipo sobre repoblaciones de perdices controladas con equipos de radioseguimiento se basaron en la utilización de animales jóvenes entre los meses de agosto y noviembre (PÉREZ y col., 2004), durante tres años consecutivos, tratando de evaluar, además de su capacidad de supervivencia, sus posibilidades de integración en los bandos de perdices autóctonas, todo ello en una época en que se produce la formación de bandos a partir de las nuevas polladas existentes en el campo.

Animales utilizados


Necropsia de un cadáver y causa de muerte indeterminada, sin indicios de cualquiera de los otros tres grupos de causas de muerte.

Se liberaron un total de 144 individuos, todos ellos con menos de 6 meses de edad: 90 procedentes de granja cinegética comercial con los debidos controles sanitarios y genéticos (GG) (54 pollos de 2-3 meses y 36 subadultos de 5 meses de edad) y 54 pollos silvestres (SS) (2-3 meses de edad) capturados en la Finca Coto Bajo de Matallana, propiedad de la Excma. Diputación Provincial de Valladolid. Todos ellos fueron equipados con sus correspondientes collares radioemisores. En el caso de los animales de granja se procuró liberar el mismo número de machos que de hembras.

Metodología y resultados

Se compararon dos métodos de suelta: directa e inmediata tras su recepción/captura y con aclimatación previa en jaulón durante una semana.


Perdiz muerta por actividad cinegética.

Tras realizar el correspondiente tratamiento estadístico de los datos, no aparecieron diferencias significativas entre las diferentes variables estudiadas en función del año, punto de suelta o fecha de suelta. Ello nos lleva a tratar los resultados para el conjunto de animales sin considerar dichos aspectos para facilitar su interpretación.

Supervivencia

Ningún ejemplar procedente de granja cinegética llegó con vida a la siguiente época reproductiva. La supervivencia media para el total de los animales de granja fue de 10,35 días, 12,57 días para los pollos, con una supervivencia máxima de 79 días (Gráfico 1). Dicha supervivencia media se redujo a 8,5 días para los subadultos repoblados en otoño, con una supervivencia máxima de 48 días.


Gráfico 1: Supervivencias media y máxima de animales silvestres y de granja.

En cuanto a las bajas regradas, observarnos cómo la mayoría se agrupan en las dos primeras semanas posteriores a la suelta (casi un 78%), permaneciendo con vida únicamente 8 animales durante más de un mes, y sólo 2 individuos sobrevivieron más de 2 meses (Gráfico 2).


Gráfico 2: Evolución de la supervivencia tras la liberación al campo.

Analizando las causas de muerte, 68 de las 90 perdices de granja (un 75,56%), murieron a manos de los predadores: 39 de ellas predadas por rapaces (un 43,33% del total) y 29 por carnívoros (un 32,22%), mientras que para 14 no pudimos determinar con exactitud la causa de muerte (15,56%) y 8 fueron cazadas en cotos del entorno (8,89%) (Gráfico 3).

Por su parte, casi uno de cada tres pollos silvestres llegó con vida a la primavera siguiente, y un 15% sobrepasa con vida los 11 meses de duración de la batería del collar, estableciendo una supervivencia media estimada de 91,04 días (Gráfico 1).


Gráfico 3: Causas principales de muerte (en %) de perdices de repoblación.

A diferencia de lo que apreciamos en las perdices de granja, para el caso de los pollos silvestres no se observa un agrupamiento de bajas en fechas tan concretas, sino que éstas se registran de manera más escalonada. Así, durante la primera semana posterior a la suelta se registran un 20,37% de las bajas, y durante las primeras dos semanas un 37,04%, superando el primer mes de vida la mitad de los animales (Gráfico 2).

También para los pollos silvestres los predadores se muestran como la principal causa de desaparición de los mismos, causando la muerte de 36 animales (78,26%), 22 por predación aérea (47,83%), y 14 por predación terrestre (30,43%). Para 8 de las restantes perdices encontradas muertas no se pudo constatar, a ciencia cierta, la causa de muerte (17,39%), mientras que 2 ejemplares fueron cazados en cotos limítrofes con el área de estudio (4,35%) (Gráfico 3).

Dispersión y área de campeo

Observamos que, desde su puesta en libertad, los movimientos de los pollos de granja fueron muy reducidos en comparación con los registrados para los silvestres, de modo que su dispersión media apenas alcanzó los 470 m, con una dispersión máxima individual de casi 1750 m (Gráfico 4). Además, las primeras mostraron sus mayores desplazamientos en días inmediatamente posteriores a la suelta, de modo que en cuanto llegaban a un sitio en el cual encontraban alimento fácil y cierto nivel de protección, las localizaciones de estos animales prácticamente no sufrían modificación alguna. En consecuencia, sus áreas de ocupación fueron de escasa superficie (poco más de 9,5 has de media) (Gráfico 5).


Gráfico 4: Dispersiones (en metros) de perdices con distinto origen.

Sin embargo, las perdices silvestres mostraron un movimiento continuo por su área de ocupación, con unas dispersiones media (1194 m) y máxima (3880 m) que casi triplicaron a las registradas para las de granja (Gráfico 4), lo cual se refleja, también, en unas mayores áreas de campeo (Gráfico 5).


Gráfico 5: Áreas de campeo (en Has) de perdices con distinto origen.

Comportamiento social y éxito reproductivo

Pese a que algunos autores optan por las repoblaciones con pollos de granja porque observan que se unen a bandos silvestres, en nuestro caso ningún ejemplar se integró en bandos. Aunque es cierto que cuatro de ellos los localizamos, en diferentes ocasiones, en las cercanías de polladas silvestres, una vez que estas emprendían la huída, se quedaban solos, de modo que en localizaciones posteriores ya aparecían aislados.


Perdiz predada por carnívoro, con plumas mordidas, huesos rotos y marcas de dientes en la antena.

Sí que se observaron con frecuencia asociaciones de 2-3 pollos de granja, a modo de bando, pero siempre se produjeron en las inmediaciones de las instalaciones de mantenimiento de otras perdices, con lo cual no pudimos comprobar si era una asociación como tal o sólo coincidencia en una zona de elección para estos animales, puesto que cuando emprendían la huída lo hacían por separado.

Como hemos visto anteriormente, ningún animal de granja llegó con vida a la época reproductiva siguiente, con lo cual no pudieron incorporarse al plantel reproductivo de la finca.


Perdiz predada por predador aéreo, con plumas arrancadas limpiamente y huesos descarnados.

En el caso de los pollos silvestres, todos ellos se integraron en bandos y, lo que más llamó nuestra atención, tanto en sus bandos de procedencia como en otros diferentes, e incluso constatamos, en diversas ocasiones, fue el intercambio de individuos entre bandos que compartían parte de sus zonas de ocupación. De todos ellos, 8 llegaron con vida a la siguiente estación reproductiva y 5 se emparejaron, si bien, debido al agotamiento de las baterías de los collares, tan sólo pudimos comprobar que 2 de ellos llegaran a incubar.

Influencia del método de suelta

Ningún resultado parece significativamente influenciado por el método de suelta. En las perdices de granja sí que se observó una supervivencia media superior para los liberados desde jaulón de aclimatación (16,79 días frente a 9,20), pero la supervivencia máxima de los lotes fue similar (79 frente a 76 días), y no sirvió para incrementar el éxito final de la «repoblación» (Gráfico 6). La dispersión media fue ligeramente mayor para los liberados inmediatamente después de llegar a la finca (494,97 m frente a 437,65).


Gráfico 6: Evolución de la supervivencia de los animales de granja en función del método de suelta.

Gráfico 7: Evolución de la supervivencia de los animales silvestres en función del método de suelta.

Curiosamente, en el caso de las silvestres sucede al revés, de modo que los liberados desde jaulón de aclimatación fueron los que menor supervivencia presentaron (37,33 días frente a 106.38) sin que ninguno de ellos superaracon vida los 6 meses, mientras que poco más del 30% de los liberados inmediatamente después de su captura superan dicha fecha (Gráfico 7) y fueron, a su vez, los que mayores dispersiones realizaron, con medias de dispersión muy superiores a la de los liberados sin pasar por jaulón de aclimatación (1708,63 m frente a 1048,02).

 
Por José Antonio Pérez Garrido, Daniel José Bartolomé Rodríguez y Marta Elena Alonso de la Varga.
Departamento de Producción Animal.
Facultad de Veterinaria de León.
e-mail: japgvet@gmail.com
 
Fotos: Alberto Aníbal Álvarez y autores.

 

Comentarios (7)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Nada nuevo bajo el sol.
makis
10/07/2007 23:50:48
Total, que este estudio viene a corroborar lo que todos ya sabíamos, que las "perdices" de granja no sirven nada mas que para engordar los depredadores que acuden a donde las sueltan como el que va al frigorífico lleno de carne a darse un festín.

También sirven para engordar los bolsillos de los de los negocios de las granjas, por supuesto que si.

Tal como arrojan los resultados no llego ni una de las granjeras a ser viable y sobrevivir.

Lo que no dice el estudio es que al tener carne fresca los depredadores acuden en masa, con lo cual también aumenta la presión de estos depredadores sobre las escasas perdices autóctonas que haya, con lo cual le estamos haciendo un flaco favor al coto, pues los depredadores que ya se asientan en el territorio seguirán con las camperas una vez hayan terminado con las provisiones que constituyen las granjeras soltadas, no abandonando el territorio hasta que terminen tanto con unas como con otras.

Por lo que yo creo que en vez de repoblar con granja, que al final es tirar el dinero, deberíamos ser mas pacientes y esos medios emplearlos en financiar mejoras del hábitat de nuestras perdices, gestionando comederos, bebederos, refugios...etc, además de llevar a cabo un control de predadores, siempre dentro de lo permitido por la ley.

Con poco que se invierta en esto, si somos un poco pacientes, se verán los resultados, siendo el aumento que consigamos de la densidad de perdices mucho mas viable y fiable, ya que la "REINA" es muy agradecida si la cuidamos, y nos lo premiara con creces.

Saludos a todos.
Makis.
Felicitación
makis
10/07/2007 23:59:58
Se me olvidaba, mis mas sinceras felicitaciones a los autores del estudio, y agradecerles su honradez y valentía al publicarlo, ya que seguro que habrán tenido o incluso tendrán algún tipo de presión por parte del colectivo de criadores de "Gallinos", (huy, Perdón)digo "Perdiz de crianza"(como a los granjeros les gusta denominarlas), vamos igual que el vino:, crianza reserva, de tal añada... etc.

¡Lo que hay que ver y oír.!

Repito mis felicitaciones a los autores.

Makis.
si pero...
JACS
11/07/2007 21:58:55
Bien, el estudio me parece bastante real pero no representativo para la situación de esos cotos en los que se practican dichas sueltas, hay que tener en cuenta que en estos sitios se produce una eliminación sistemática de todo tipo de depredadores, hasta el punto de estar una semana estudiando un coto y no llegar a ver una simple hurraca, para que hablar de aguilas, zorros, meloncillos..., en ellos todo apunta al veneno, con lo que se cierra el circulo de adulteración del entorno.
Mi humilde opinion es que si se quieren tener perdices lo unico que hay que lograr es un aprovechamiento sostenible, conjugando mejoras de habitat y "algo" de eliminación de predadores especialmente hurraca, grajilla, meloncillo, zorro y jabalí(se que el meloncillo esta protegido)no creo que haya mas secretos. A nosotros siempre nos ha funcionado.
POR FIN LO QUE QUERIA
Igor24
31/07/2007 23:12:40
Estimados autores y compañeros cazadores, algunos como yo por fin leemos un artículo que constate experimentalmente nuestras sospechas casi del todo confirmadas. LA ÚNICA MANERA de mantener un campo y monte con poblaciones animales correctamente estructuradas es realizando una GESTIÓN COMPROMETIDA Y FORMADA (gestores formados). Gestores formados en el conocimiento real de nuestra naturaleza y ecosistemas y comprometidos en el sentido de que su principal interés en su labor sea mantener las poblaciones animales en el equilibrio que permita su necesaria extracción de individuos, caza, y no en hacer negocios; yo no digo que quien dedica tiempo a gestionar algo que todos los ciudadanos disfrutamos no cobren, pues las perdices y los jabalíeeeeeeeees son de todos, pero una cosa es cobrar y otra enriquecerse.

En África y en todo el mundo está quedando constatado que LA CAZA ES NECESARIA puesto que los humanos hemos transtocado un posible "orden natural" en el que no sería necesaria intervención alguna, y no quedan prácticamente en todo el mundo lugar en el que ese orden natural persista (quizás en lo más recondito del Amazonas y otras selvas perviva este orden natural, cuyo ecosistema incluye al hombre como especie animal integrada en un ecosistema equilibrado, ya que esos humanos impactan lo justo y necesario en su medio, por cierto no debemos ir a influenciarles, ni son mejores ni peores que nosotros, ni mucho menos más pobres, aunque vivan menos años).

De manera que el EQUILIBRIO MEDIAMBIENTAL está en que se proteja y mantenga la vida de aquellas especies amezadas y se cace o elimine del ecosistema (caza con dardos para repoblar otras zonas) las especies que incrementen su número por encima del necesario debido, en la mayor parte de los casos, a la acción humana. El caso de la perdiz es claro, en un monte en que las hay y no se siembra no suele haber excedentes que cazar, pero en cuanto se siembran unas fincas, tenemos muchas perdices pues tienen más comida y la protección que ya les sobraba, y entonces a cazar de lo lindo...

En definitiva: gestión bien orientada; un saludo a todos los cazadores ecologistas que existimos. Igor24.
GESTION COTO DE CAZA
LOPERO
03/11/2008 11:43:23
DESEARIA CONOCER COTOS DE CAZA EN ESPAÑA DONDE LOS CRIADEROS DE PERDICES Y CONEJOS PERTENEZCAN AL PROPIO COTO, DONDE PARA REPOBLAR SOLO SE UTILICEN PERDICES O CONEJOS AUTOCTONOS. EL OBJETIVO ES REALIZAR EN NUESTRO COTO LAS MISMAS PRACTICAS
¡Enhorabuena!
jose-agro
11/11/2008 15:04:14
En primer lugar quiero felicitaros por el excelente trabajo realizado. Los resultados han sido claros y han acabado con las esperanzas que teniamos algunos cazadores. De todas formas me pregunto si el hecho de tener que llevar collar las perdices soltadas no podia, en cierta manera, modificar sus capacidad de supervivencia.
También me pregunto como afecta la repoblación, en este caso en el que no hay cruce alguno, con perdices silvestres a las poblaciones silvestres. Es decir, el hecho de que el 80% de las perdices soltadas sean atrapadas por depredadores puede que influya en las perdices silvestres ya que es posible que estas presenten menos bajas por depredadores por estar estos saciados con las perdices de granja. O quizas puede atraer a mas alimañas a la zona y aumentar las bajas.
Un saludo
Repoblación de perdices
Albert Mundo
06/10/2009 21:17:07
Soy cazador de perdices desde hace ya más de 30 años, y desde el primer día he estado interesado en el tema de la repoblación, ya que, siempre he oido a mi padre y familiares decir que la regresión de la perdiz en España era un hecho imparable e imposible de frenar.
En efecto, yo mismo lo he podido constatar en toda mi vida de cazador. Pero no por ello voy a dejar de creer en que es posible repoblar una zona con poca perdiz e incluso sin perdices.
El estudio realizado por ustedes, es de lo mejorcito que he leído, ya que pone de manifiesto una realidad como un templo, las perdices que provienen de granjas tienen muy pocas probabilidades, por no decir ninguna, de sobrevivir en el campo.
Todos sabemos de sobra cuales podrían ser las causas de mortalidad de estas perdices, por citar algunas como por ejemplo:
falta de alimento, falta de agua, exceso de alimañas, desconocimiento del medio, superpoblación de jabalíes, la agricultura moderna, furtivismo, etc...
También todos sabemos lo costoso y trabajoso que resulta luchar contra todos estos elementos.
Sin embargo, si se fijan ustedes, la mayoría de factores vienen por falta de una buena gestión administrativa desde los gobiernos.
Desde mi punto de vista, creo que no es tan difícil gestionar el campo de forma que unos no perjudiquen a otros.
Me explicaré a grandes rasgos:
La agricultura, estamos exprimiendo la tierra para una superproducción en mucho menos terreno que hace 75 años, utilizando productos químicos a todo trapo, envenenando a todo bicho viviente. Además de abandonar el terreno que se utilizaba antes para cultivar sin cuidarse de él dejando que la maleza lo invada creando auténticos polvorines. No se limpian los bosques convirtiéndose igualmente en polvorines.
Para mi, uno de los grandes motivos de la falta de perdiz, es la auténtica plaga de jabalíes que se está viviendo en algunas zonas de este país. Todos sabemos la incompatibilidad entre perdices y jabalíes, además de otras muchas especies cinegéticas. No es malo que existan jabalíes, pero ha de ser de una forma sostenible y según las zonas.
El exceso de depredadores, tanto aéreos como terrestres, creo que no se gestiona correctamente. Pienso que desde la administración, las repoblaciones que se realizan de aves de rapiña, deberían hacerse primero con una repoblación de la base alimenticia de estos animales.
El furtivismo es muy difícil de controlar. Desde luego que la administración podría hacer más, pero no toda la responsabilidad es de ellos. Los cazadores deberíamos de respetarnos más entre nosotros, y concienciarnos de que si gestionamos bien, puede haber para todos.
Todo esto lo digo, y podría añadir un libro entero, porque SÍ creo en que las perdices criadas en cautividad pueden tener posibilidades de supervivencia en el campo.
Para ello es de vital importancia que, cuando están en cautividad, se las críe de una forma semi-salvaje en cuanto a la alimentación, parques de vuelo, agua, etc... Esto pienso que ya se ha conseguido y no voy a entrar en detalles.

Si tenemos la oportunidad de que, desde la administración, se solucionen los inconvenientes anteriormente citados, y que no dependen de nosotros, podremos tener alguna posibilidad de éxito.

Sé de sobra, que en una repoblación, el porcentaje de éxito no será del 100%, pero hemos de, entre todos, asumir nuestras responsabilidades.
Hemos de pensar que un animal que ha estado criado en cautividad no conoce al 100% el medio natural, por mucho que hayamos simulado un hábitat parecido durante el periodo de su cría. No podemos pretender que dichos animales, de la noche a la mañana, se adapten al medio natural. Deberíamos darles una oportunidad mejorándoles el hábitat eliminando todos los factores negativos anteriormente citados y procurando un hábitat sostenible. Deberíamos también, darles tiempo de aclimatación en la zona de suelta, y durante las primeras semanas, proporcionarles agua y comida, para, progresivamente, irles racionando el alimento para que se vayan buscando poco a poco el alimento por sus propios medios.
Los factores de supervivencia serán diversos, y en la mayoría de los casos, la suerte del individuo será determinante. Cuando un grupo de perdices es atacado por una alimaña, sea aérea o terrestre, seguramente, morirán 2 o 3 individuos, el resto, aprenderá la lección para un próximo ataque, aumentando así sus posibilidades de supervivencia. Poco a poco irán aprendiendo hasta convertirse en perdices totalmente salvajes. Por ejemplo, para un grupo de perdices de 10-12 individuos, posiblemente sólo sobrevivirá un 30 o 40%.
Las posibilidades de supervivencia pueden aumentar en caso de que perdices soltadas se junten con perdices autóctonas de la zona.

Desde hace ya muchos años, voy llevando el tema de la repoblación en nuestro coto de caza, y siempre lo he hecho con perdices de granja. En la mayoría de las temporadas, se puede decir que ha sido más un fracaso que un éxito, pero también es verdad que en algunos casos he tenido éxito, por lo que, analizando las posibles causas del éxito, he llegado a la conclusión de que es posible la repoblación, pero siempre en un porcentaje más bajo del deseado.
Por citar algunos motivos de creer en la repoblación, puedo comentar lo siguiente:
Sin ir más lejos, en tres ocasiones diferentes, junto con mis compañeros, hemos matado perdiz silvestre y perdiz de repoblación de un mismo bando. Esto ocurrió la temporada pasada.
Anteriormente a esta, hace ya 6 ó 7 años, la repoblación fué un éxito rotundo. Previamente, se llevó a cabo una campaña legal contra las alimañas.
Puedo asegurar también que las perdices supervivientes que han permanecido como mínimo un año en libertad, se comportan exactamente igual que las salvajes, además de que su aspecto es idéntico a estas últimas, sobretodo en el color rojizo de sus patas y pico, sólo se diferencian en los deterioros de su plumaje, que todavía no han mudado.
Con respecto al poder de reproducción depende mucho de su aclimatación al medio.

También puedo comentar que me he criado en una pequeña urbanización que, antiguamente, hace ya más de 40 años, los alrededores, era una zona libre de caza. De jovenzuelo cazaba por aquella zona, muy abundante en conejos, y en su época, tordos. Nunca había visto perdices.
Mi padre, me explicaba que cuando compró aquella parcela, en un par de ocasiones vio media docena de perdices que salían de su propio terreno, pero luego nunca más volvió a ver ninguna.
Debido a mi afición a las perdices, durante unos años, me dediqué como aficionado a criar perdices, tenía 3 o 4 parejas, y los huevos los incubaba con periquinas. En una ocasión algún animal entró en la jaula de las perdices y mató todas las que pudo, sin embargo, pudieron escaparse unas cuantas, cuatro o cinco a lo sumo. En los días venideros se acercaban a la zona; y les ponía algo de comida y agua. Poco a poco sus visitas fueron menos frecuentes, pero no dejaron de venir durante toda la primavera.
Una mañana de septiembre me despertó el empaite de unos perros conejeros que entrenaban sus amos, y al asomarme, en la loma de enfrente, vi como un bando de más de 15 perdices se venía a posar enfrente de nuestra parcela, refugiándose del acoso de los perros. No se pueden imaginar la alegría que sentí al ver aquello.
Desde entonces, no he dejado de ver perdices por aquella zona, aunque, actualmente, es zona de seguridad y no se puede cazar.

Espero que con estos comentarios, haya conseguido aumentar las esperanzas a todos los cazadores en la repoblación de perdices, pienso que gracias a estudios como el que han hecho ustedes pueden ayudar a, en un futuro, tener éxito.

Reciban un cordial saludo.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Agricultura y precios de los cotos de menor | Santiago Segovia
Artículo anterior: ¿Es lógico cazar con una paralela en pleno siglo XXI? | Miguel F. Soler
Artículos relacionados con 'Gestión'
Sobre Gestión y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | José Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayón
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayón
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bécassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
Lo que tendríamos que hacer para mejorar los cotos | Jesús Nadal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestión de la caza menor | Jesús Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | José Luis Garrido
¿Qué es el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jesús Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | José Ignacio Ñudi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
El milagro de Melonares | José Ignacio Ñudi
Diagnóstico de la población de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gádor: Ex-Paraíso de la Cabra Montés | Juan Ignacio Gázquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras? | Santiago Segovia
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Híbridos: Detección de la introgresión genética en especies autóctonas de animales salvajes | Javier Cañón
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Pérez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastián Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Época de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemática y gestión | J. Palacios, M. Rodríguez y T. Yanes
Problemática de la perdiz roja | José Antonio Pérez, Carlos Díez y Daniel Bartolomé
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortázar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestión | Comité Científico de WAVES
Las pautas de gestión de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comité Científico de WAVES
Muflones: Cómo lograr una repoblación exitosa | Fernando Benito
La codorniz en España | Jesús Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestión
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en época de veda | José Luis del Monte
Réquiem por las liebres: culpable, la Administración | Miguel Ángel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cómo controlar con efectividad los depredadores | Miguel Ángel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristóbal De Gregorio
Se establece el control para el cañar y la tórtola turca en Valencia | Víctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cómo afecta la maquinaria agrícola en los procesos de reproducción y cría | Jesús Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribución, hábitat y densidad | Antonio Díaz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el más eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La pérdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegética | Jesús Llorente
Una buena herramienta de gestión | Manuel Romero
Asociación de Tramperos de España | Albert Roura
¡Nos vamos de caza de conejos con hurón! | Miguel Ángel Romero
Expertos en especies | Víctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontán
Apoyo a la FOP en la mejora del hábitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificación de la calidad cinegética | CRCP
Caza sostenible: ¿cupos sí? ¿cupos no? | José Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimórfico trofeo del macho montés | Antonio Díaz de los Reyes
El MARM se columpia una vez más | Juan Miguel Sánchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos años de divulgación del conocimiento científico | Jerónimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegéticas | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestión sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Cálculo de sostenibilidad de la perdiz roja | José Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestión y censos de ordenación en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestión de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jesús Llorente
¿Están sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | José Lafuente
¿Quién se atreve a cortar la melena al león? | José Lafuente
Cálculo de los censos de ordenación de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
La marginalización de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jesús Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Terán
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel Ángel Romero
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética | María Luisa Mesón García
Malos tiempos. ¿Qué es cazar? | Antonio Díaz de los Reyes
Capacidad de carga. ¿Cuántos animales en un coto? | José Miguel Montoya Oliver
La licencia única de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daños colaterales del jabalí | UNITEGA
Los animales en el monte | José Miguel Montoya Oliver
La paridera en cérvidos | CRCP
El análisis social en la ordenación cinegética | José Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabalí, torcaz y bellota | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federación de Caza de Castilla y León
¿Se extingue la perdiz? | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federación de Caza de Castilla y León
¿Es la caza un recurso natural renovable? | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | José Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daños cinegéticos | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | José Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | José Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
Las perdices rojas autóctonas, en picado… | Miguel Ángel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | José Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Díaz de los Reyes
Sectaria discriminación en la homologación de trofeos | Antonio Díaz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
La inevitable moratoria de las tórtolas | Enrique Benjumeda
La gestión del ciervo en Navarra | Adecana
El «síndrome del Sus» | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | José Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | José Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrágica del conejo | José Luis Garrido
Necesidad de control de córvidos | José Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | José Luis Garrido
La importancia de la formación en la actividad cinegética | Iván Poblador Cabañero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La tórtola sigue en crisis | José Luis Garrido
El impacto de la recolección del cereal y la paja en la fauna | Adecana
¿Deberíamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociación SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avícola asociada a medios agrícolas | José Luis Garrido
Artículos relacionados con 'Perdiz'
Perdices anilladas | José Luis Garrido
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz… | Manuel Romero
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
«Aficionados» y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Cómo aprender de los perdiceros veteranos | Miguel F. Soler
Maullidos… suspiros… bostezos… | Manuel Romero
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Díaz García
Vicios y resabios del reclamo | Damián Fermín Vaquero
Cómo cazar 5 perdices con 25 cartuchos | Miguel F. Soler
¿Dónde se han metido las perdices? | Miguel F. Soler
Los diferentes cantos del reclamo (VI) | José F. Titos Alfaro
Adecuando escenarios | José Antonio Berruezo Segura
Perdices y perdiceros de alto rendimiento | Miguel F. Soler
¡Comienza la temporada de caza! | Miguel A. Díaz García
Primeros resultados del ‘Proyecto Semillas’ | IREC
La continuidad de la especie | Rafael Barrachina
Informe de las perdices de Daroca | Jesús Nadal
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC