¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras?

En esto como en muchas otras cosas todo está inventado desde antiguo, y no tenemos más que ver lo que se ha hecho en la gestión del venado desde hace tiempo. Lo que ocurre es que el venado normalmente se gestiona en fincas cerradas y el cochino en abiertas. Esta condición concede al guarro un grado de imprevisión que muchos desaprensivos utilizan para justificar su comportamiento poco ético.

Santiago Segovia

De la misma manera que en los venados hay que optar por un sistema de caza y por lo tanto de gestión único, con los guarros hay que hacer lo mismo.

A mi modo de entender existen dos puntos de vista, el del gestor y el del cliente que acude a cazar a la montería. La caza mayor se puede gestionar para obtener sola y exclusivamente trofeos, en cuyo caso se opta por unos sistemas de caza individualizada sobre animales específicos previamente seleccionados, y adicionalmente se recurre a una caza de gestión, con bastante menos valor comercial, para hacer posible que el manejo de esta finca produzca esos ejemplares selectos de una calidad mínima. En esta caza de gestión se incluye la caza selectiva para eliminar individuos enfermos, mal conformados, viejos, etc. y también se recurre a ejecutar monterías, que es una forma de caza poco selectiva o individualizada, donde se pretende eliminar hembras, para equilibrar la relación de sexos, o bien ejemplares de una determinada clase de edad para obtener una determinada pirámide poblacional.

De cara al cliente todo está claro cuando contrata su cacería ya que sabe perfectamente si va a cazar un trofeo, o simplemente va a tirar ciervas o jóvenes en una montería de descaste como herramienta de gestión, o bien en unos recechos de selectivos.

Existe otra forma de gestión donde lo que se pretende es ofrecer cantidad en las capturas mediante una caza muy aleatoria como es la montería. Es decir, la caza sobre ejemplares indiscriminados es una finalidad en sí misma. También la calidad media cuenta, pero sobre todo el número de capturas.

El problema viene con los guarros, porque normalmente el cliente de la montería no sabe lo que realmente está contratando. Es evidente que la caza de guarros se ejecuta principalmente en fincas o cotos abiertos, y esto da una falsa justificación a los gestores desaprensivos que dicen no poder controlar los ejemplares destacados, por lo que proceden a aprovecharlos con antelación, sin un mínimo de ética en la gestión. La realidad es que hoy día se pueden asistir a muchas monterías en algunas regiones de España, en las que cuando se acude a la montería, ya se ha hecho la cosecha anual de macarenos y venados en aguardos y aprovechando la época del corzo con los jabalíes, y en berrea los venados, y lo único que se encuentra en la junta de carnes son cochinas, bermejos, ciervas y algún vareto, es decir, el propietario del coto ya ha obtenido lo que quiere y ahora convoca a un grupo de infelices que le pagan el coto, y eso no es razonable, porque además se paga carísimo para lo que es.

De la misma manera que en los venados hay que optar por un sistema de caza y por lo tanto de gestión único, con los guarros hay que hacer lo mismo. Si nuestro sistema de gestión es enfocado hacia una caza de trofeo, se ha de hacer así con aguardos o recechos, pero si se hace una caza de montería no debemos obtener por otros medios lo que debería entrar dentro de las posibilidades razonables de quien acude a la montería. Lo demás son engaños. Y no vale que nos digan que ese guarro se puede ir a otro lado, porque eso no ha de ser forzosamente así, y además se podrían desarrollar planes de gestión conjuntos en una determinada comarca para evitar esa situación, así como evitar que algunos cotos actúen de sumideros de estos trofeos. No soy amigo de prohibir las cosas, ni de que la administración se inmiscuya en la gestión privada, pero el mercado ha de poner a estos gestores fraudulentos en su sitio. Si en una finca se hacen esperas no se deberían dar batidas, pero eso lo hemos de evitar nosotros rehuyendo la contratación de los puestos de esas monterías. Si esto lo hiciéramos todos, algo cambiaría.

 

Santiago Segovia

 

Comentarios (5)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Buen artículo
Broker
26/06/2007
Buen artículo, creo que todos los cazadores que lo lean estarán totalmente de acuerdo.
Estoy bastante de acuerdo ..aunque
PIKI  Usuario Autentificado
27/06/2007
Estoy bastante de acuerdo ..aunque habria que aclarar que creo pueden realizarse en una finca algunas esperas ,bien por daños o incluso como gestion de la caza,zonas lejos de encames ,etc ,pero no de forma oculta sin que se sepa a la hora de realizar la monteria ,los que lo hacen de otro modo esta claro que tienen una actitud deshonesta respecto a los que luego acuden a su monteria ,negando lo anterior y que seguro que ellos mismos si se lo hiciessn en otras de las actividades en que ellos participan pondrian cuando menos el grito en el cielo... y hablarian de publiciddad engañosa cuando menos .
como puede saberse?
JACS
02/07/2007
Buenas, a mi me encantaria poder no ir a esas fincas en las que se han realizado aguardos, pero... como lo sabemos?, yo soy de Extremadura y en mi tierra se practican aguardos "por daños" en casi todos los cotos, despues se da una monteria y se matan 40 cochinos (eso si como ratas) pero resulta que el número suena muy bien y hay infelices que vienen desde madrid, barcelona,Portugal etc, buscando como se dice aqui "liebre en cama de galgo" por la fama que antaño tuvieron nuestros cochinos y nuestros cotos, ahora en manos de cuatro desaprensivos y estafadores, claro, puede sonar la flauta, pero... cuantas veces suena?
¿Como puede saberse?
Santiago Segovia  Usuario Autentificado
02/07/2007
La verdad es que es difícil de saber y si se lo proponen imposible. Lo que ocurre es que cuando año tras año vemos que en esa finca o coto lo único que se matan son guarros de poca monta o hembras, salvando las posibles condiciones naturales del paraje que puedan dar lugar a ello, y el momento en la fenología de estos animales que también incide en estos resultados, podemos ir pensando que estas cosas se está haciendo.
El hablar con la gente aclara muchas cosas, porque al final los cazadores somos vanidosos y acabamos confesando que hemos matado tal o cual guarraco, que se ha matado una hembra enorme que de noche parecía un macho, etc. y también podemos tener suerte de ver puestos en las encinas, cebaderos muy pequeños para ser el cebadero de una montería y cosas parecidas. Pero sobre todo las conversaciones en el bar con unos y otros.
monterias
monterias
23/04/2010
La caza de montería es una práctica de caza mayor tradicional, en la cual se usan jaurías (también se denominan "rehalas") de perros bravos.

Es la montería la más clásica y tradicional modalidad de caza mayor.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Artículo anterior: Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
Otros artículos de Santiago Segovia
Los Espacios Naturales Protegidos y la Caza (19/04/2005)
Ecologismo y lobos en Soria (22/09/2005)
Agricultura y precios de los cotos de menor (13/07/2007)
Por encima del Defensor del Pueblo (27/11/2007)
Formas de cazar el corzo (08/07/2010)
Las peores faltas del montero (27/01/2011)
Quiero organizar una montería cochinera: ¿cómo lo hago? (08/02/2013)
Artículos relacionados con 'Gestión'
Sobre Gestión y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | José Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayón
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayón
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bécassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
Lo que tendríamos que hacer para mejorar los cotos | Jesús Nadal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestión de la caza menor | Jesús Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | José Luis Garrido
¿Qué es el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jesús Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | José Ignacio Ñudi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
El milagro de Melonares | José Ignacio Ñudi
Diagnóstico de la población de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gádor: Ex-Paraíso de la Cabra Montés | Juan Ignacio Gázquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
Claves de las repoblaciones de perdiz roja en verano y otoño | J. A. Pérez Garrido
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Híbridos: Detección de la introgresión genética en especies autóctonas de animales salvajes | Javier Cañón
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Pérez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastián Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Época de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemática y gestión | J. Palacios, M. Rodríguez y T. Yanes
Problemática de la perdiz roja | José Antonio Pérez, Carlos Díez y Daniel Bartolomé
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortázar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestión | Comité Científico de WAVES
Las pautas de gestión de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comité Científico de WAVES
Muflones: Cómo lograr una repoblación exitosa | Fernando Benito
La codorniz en España | Jesús Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestión
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en época de veda | José Luis del Monte
Réquiem por las liebres: culpable, la Administración | Miguel Ángel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cómo controlar con efectividad los depredadores | Miguel Ángel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristóbal De Gregorio
Se establece el control para el cañar y la tórtola turca en Valencia | Víctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cómo afecta la maquinaria agrícola en los procesos de reproducción y cría | Jesús Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribución, hábitat y densidad | Antonio Díaz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el más eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La pérdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegética | Jesús Llorente
Una buena herramienta de gestión | Manuel Romero
Asociación de Tramperos de España | Albert Roura
¡Nos vamos de caza de conejos con hurón! | Miguel Ángel Romero
Expertos en especies | Víctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontán
Apoyo a la FOP en la mejora del hábitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificación de la calidad cinegética | CRCP
Caza sostenible: ¿cupos sí? ¿cupos no? | José Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimórfico trofeo del macho montés | Antonio Díaz de los Reyes
El MARM se columpia una vez más | Juan Miguel Sánchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos años de divulgación del conocimiento científico | Jerónimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegéticas | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestión sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Cálculo de sostenibilidad de la perdiz roja | José Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestión y censos de ordenación en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestión de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jesús Llorente
¿Están sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | José Lafuente
¿Quién se atreve a cortar la melena al león? | José Lafuente
Cálculo de los censos de ordenación de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
La marginalización de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jesús Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Terán
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel Ángel Romero
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética | María Luisa Mesón García
Malos tiempos. ¿Qué es cazar? | Antonio Díaz de los Reyes
Capacidad de carga. ¿Cuántos animales en un coto? | José Miguel Montoya Oliver
La licencia única de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daños colaterales del jabalí | UNITEGA
Los animales en el monte | José Miguel Montoya Oliver
La paridera en cérvidos | CRCP
El análisis social en la ordenación cinegética | José Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabalí, torcaz y bellota | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federación de Caza de Castilla y León
¿Se extingue la perdiz? | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federación de Caza de Castilla y León
¿Es la caza un recurso natural renovable? | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | José Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daños cinegéticos | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | José Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | José Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
Las perdices rojas autóctonas, en picado… | Miguel Ángel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | José Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Díaz de los Reyes
Sectaria discriminación en la homologación de trofeos | Antonio Díaz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
La inevitable moratoria de las tórtolas | Enrique Benjumeda
La gestión del ciervo en Navarra | Adecana
El «síndrome del Sus» | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | José Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | José Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrágica del conejo | José Luis Garrido
Necesidad de control de córvidos | José Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | José Luis Garrido
La importancia de la formación en la actividad cinegética | Iván Poblador Cabañero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La tórtola sigue en crisis | José Luis Garrido
El impacto de la recolección del cereal y la paja en la fauna | Adecana
¿Deberíamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociación SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avícola asociada a medios agrícolas | José Luis Garrido
Artículos relacionados con 'Modalidades'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Sobre las esperas nocturnas al jabalí | Rayón
El chaleco y la visión de las especies de caza | Adol
Caza con perros de madriguera | Josep Mir
¿Una modalidad falta de ética? ¿Por qué? | Rayón
¿Admiración? a cada uno la que merezca… | Rayón
Cada cosa en su tiempo y sitio | Rayón
Aprender a cazar con perro | Jesús Nadal
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz… | Manuel Romero
Los zorzales y sus cambios | Rayón
¿Cacerías por interés? | Diego Ruzafa
«Aficionados» y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
La utilización de reclamos vivos para la caza | Joaquim Vidal
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
La paloma vuelve sobre sus pasos | Pablo Almárcegui
Maullidos… suspiros… bostezos… | Manuel Romero
Calor, luna y jabalíes: ¿Nos vamos de espera? | I. A. Sánchez
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Díaz García
Vicios y resabios del reclamo | Damián Fermín Vaquero
¿Qué eliminar primero, modalidades o «cazadores»? | Rayón
Claves para tener éxito en las esperas al jabalí | Francisco Carrillo
Tirando a palomas | Cazarmás
¡A montear! | Grupo Vigilancia y Gestión
El muflón | Alberto Aníbal-Álvarez
Así es el verdadero cazador a rabo | Miguel Ángel Romero
Zorzales | David Rubio Alza
La tecnología y la becada | Ricardo V. Corredera
Cómo poner las perdices a tiro | Miguel F. Soler
A las perdices | Andrés López
Esperas: ¿el calibre es la cuestión… o es una cuestión de calibres? | Pedro A. Suárez
Conejos: esperas y recechos entre olivos | Miguel F. Soler
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cazar con seguridad | Antonio Bello Giz
A perro y hurón | Juan Miguel Sánchez Roig
Caza del zorro con perros de madriguera | Andrés Cano Bote
La urraca, un escurridizo objetivo | Andrés López
Ansares en las marismas del Guadalquivir | Rafael Rodríguez
Perdices y perdiceros de alto rendimiento | Miguel F. Soler
Tras los jabalíes con perros de rastro atraillados | Alejandro Lorenzo
El perro de sangre: Primeros pasos | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: Iniciación del cachorro | Juan Pedro Juárez
El reclamo y otras modalidades: cazar o no cazar | Miguel Ángel Díaz
El perro de sangre: El porqué de las cosas | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: Camino hecho y por hacer | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: La homilía de los humildes | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: Pinocho y su nariz | Juan Pedro Juárez
Los zorzales, una alternativa en tiempos de crisis | Cristóbal de Gregorio
El perro de sangre: La perfección no existe | Juan Pedro Juárez
Gorgonio, de caza con Delibes | Jorge Urdiales
Quiero organizar una montería cochinera: ¿cómo lo hago? | Santiago Segovia