En el Número de Mayo:

  • Venatoria & Subaru-FITAC. José Ignacio Ñudi.
  • Tórtolas de mayo. José Ignacio Ñudi.
  • Becadas con perro... y cámara. Ibón Telletxea.
  • Entrevista a Juan Carranza. José Ignacio Ñudi.
  • Cuernas delatoras. Varios autores.
  • Entrevista a Felipe Choclán. Alejandro Chinchilla.
  • Museo de la Caza Salvaje de Valdehuesa. José Luis Rodríguez.
  • Monterías: Merecido descanso. Emilio Jiménez/P. Castejón.
  • Consejos a la hora de contratar un safari (y II). Ramón Estalella.
  • Novedades armeras en Venatoria & Subaru-FITAC. Juan Francisco París.
  • Express Demas Eloge Personnalisée. J. F. P.
  • Cazadores del siglo XXI. Antonio López Espada.
  • Tana pudo con los mejores. Rafael González Muñiz.
  • Una cita muy interesante. A.L.P.
  • Muchos y buenos. José Manuel Sanz Timón.
  • Causas del prurito. Juan José García Estévez.
  • Cazadores protectores. Ramón J. Soria.
  • Vainas abandonadas. Eduardo Coca Vita.
  • Picos de Europa: la naturaleza culta. Susana Arguedas Medina.
  • Leopardo da Vinci. Tico Medina.
  • La caza debe organizarse en cluster. José Carlos del Álamo.
  • La indumentaria. Mariano Aguayo.

Ley de Patrimonio Natural

¿Qué es el patrimonio natural? Pues una tontería, y gorda. Patrimonio es el conjunto de bienes que pertenecen a alguien, o sea, de un lado, bienes con valor económico y, de otro, que pertenecen a una persona física o jurídica. Ambos términos —bienes y persona— van inseparablemente unidos para formar el patrimonio. Así que no sé qué significa eso de «patrimonio natural»: ¿El conjunto de bienes que pertenecen a la naturaleza?, no, porque tales bienes constituyen precisamente la naturaleza, de modo que la naturaleza es en sí misma el bien, no su propietaria —que tampoco, lógicamente, podría serlo—.

¿Qué es la ley de Patrimonio Natural? Pues un pestiño de 70 artículos que impone un régimen burocrático de conservación al o en el patrimonio natural, derogando la Ley de Espacios Naturales Protegidos del año 1989.

¿Se quiere decir tal vez que los bienes de la naturaleza —esto es, los bienes naturales, el medio natural— pertenecen a alguien y de eso se trata la Ley del Patrimonio Natural? Pues dígase así y no nos anden con eufemismos. Esto es que lo que se pretende con esta Ley —nada nuevo por otra parte, pero es un paso más— es «nacionalizar» por la puerta de atrás el medio natural, pertenezca a quien pertenezca. En eso estamos, digo, están, ellos.

Viene a cuento todo esto porque el mes pasado nos reunieron a unos cuantos para explicarnos qué es la Ley del Patrimonio Natural. Lo de «a unos cuantos» significa que del sector de la caza estábamos tres —la Oficina, la Federación y APROCA—, del sector colegios profesionales —biólogos, agrícolas, montes...—, cuatro o cinco, todos en plan pelota, y del sector ecologista unos 5.300, quiero decir unos treinta o cuarenta, pareciéndoles todo poco pero con la baba caída y el aplauso fácil. Después de esperar media hora —la mala educación es gratis—, cada uno soltamos nuestro rollo, tomaron nota y «hasta luego, Lucas».

¿Qué es pues la Ley de Patrimonio Natural? Pues un pestiño de 70 artículos que impone un régimen burocrático de conservación al o en el patrimonio natural, derogando la Ley de Espacios Naturales Protegidos del año 1989, dejando fuera —hay otra ley específica— la regulación de los parques nacionales. Así las cosas, cuando ya te empiezas a enterar del tema, viene la Narbona de turno a dar una vuelta de tuerca más al asunto para hacernos a todos la picha un lío. Y, digo yo, si la naturaleza está ahí desde siempre, ¿por qué hay que hacer una ley cada año?

Como no tengo espacio para comentar la Ley —y, además, me produciría un dolor de cabeza enorme—, me voy a referir sólo a los «instrumentos» que tanto excitan a los burocráticos del Ministerio.

El Inventario Nacional del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que recoge la distribución, abundancia— ¿cómo se recoge la «abundancia»?—, estado de conservación y la utilización de todos los elementos terrestres y marinos que integran el patrimonio natural, se entiende que de España —con perdón—, y especialmente los que necesiten medidas de conservación o hayan sido declarados de interés contrario. Casi nada. Caña y pincho de tortilla a que no son capaces de elaborar este Inventario.

Informe sobre el estado del Patrimonio Natural y la Biodiversidad. Partiendo de los datos del Inventario, el Ministerio debe elaborar anualmente un informe sobre el estado y evolución del patrimonio. Como el informe parte del Inventario, caña y pincho de tortilla a que este informe no se hará o será un papel en blanco. Si se hiciera —que no se hará— y puesto que se trata de un documento que ha de hacerse público, no lo dudéis, será un panegírico de los altos, guapos y rubios que son.

La Ley del Patrimonio Natural es un monumento mayúsculo al disparate intervencionista e inútil de los cabeza de huevo de la Administración socialista. Que Dios los eche por donde no hagan daño.

Planes Sectoriales, que se aprobarán por Real Decreto, integran los objetivos y las acciones del Plan Estratégico Nacional en las políticas sectoriales. ¿Mande? Caña y pincho de tortilla...

Planes de Ordenación de los Recursos Naturales, de los espacios naturales y de las especies a proteger con la finalidad de adecuar su gestión a los principios inspirados de la Ley. Estos planes «son el instrumento específico para la delimitación, tipificación, integración en la red y determinación de su relación con el resto del territorio, de los sistemas que integran el patrimonio y los recursos naturales de un determinado ámbito espacial, con independencia de otros —eso, más planes para lo mismo— instrumentos que puedan establecer la legislación autonómica». ¡Uf!, ¿pero alguien entiende algo? Caña y pincho...

Directrices para la ordenación de los recursos naturales, aprobadas por el Gobierno, a las que ajustar los planes de ordenación —estos son otros planes— que aprueben las comunidades autónomas. Las directrices establecen y definen los criterios y normas generales de carácter básico que regulan la gestión y no de los recursos naturales. ¡Anda, pero si yo creía que para eso estaba la Ley y los planes de ordenación! Caña...

Estrategias de conservación y restauración de los hábitats en peligro desaparición; planes de ordenación de los recursos naturales de los parques y de las reservas; planes rectores de uso y gestión de los parques; planes de gestión de las zonas de especial protección para las aves; directrices de conservación de la Red Natura 2.000; inventario nacional de espacios naturales protegidos y áreas protegidas por instrumentos internacionales; estrategias de conservación de especies amenazadas; planes de recuperación y conservación de especies amenazadas; red e inventario nacional de bancos de material biológico y genético; listas y catálogos varios de especies y espacios, etc. A todo lo cual hay que añadir otros tantos «instrumentos» de las comunidades autónomas, de los parques nacionales, de la caza y demás.

No sigo. La Ley del Patrimonio Natural es un monumento mayúsculo al disparate intervencionista e inútil de los cabeza de huevo de la Administración socialista. Que Dios los eche por donde no hagan daño.

 

Alonso SÁNCHEZ GASCÓN
Abogado.

 

Comentarios (2)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

TIENES TU RAZÓN
Igor24
17/05/2007 19:55:10
De lo leído, parezco estar bastante de acuerdo con lo que dices. Pero sí te digo que el que esto lo hayan echo los cabeza de huevo socialistas es circunstancial. Pues también tenemos cabezas de huevo populares, además de igual de intervencionistas.

Al final un gobierno sea local, regional, nacional, estatal o interestatal, etc. por más que se quiera impulsar por normas y leyes, lo gobiernan personas; y en función hacia dónde caiga la ideología de esas personas y lo políticamente correcto del momento histórico concreto y de los momentos inmediatamente anteriores (sobre todo los momentos de juventud de esas personas, generalmente inmediatamente anteriores al momento concreto pues quien gobierna suele ser un maduro, ni un joven ni un viejo...) se gobierna y dictan unas normas en el sentido dictado por su própio corazón, dejándo a un lado razonamientos, objetividades y consejos de quien, sin parecerlo, sabe más que ellos.

Así que lo más importante para los cazadores es invertir a norma actual de ser políticamente incorrectos como nos han abocado a ser. Tenemos que luchar por nuestro honor y dignidad haciendo ver a los demás la verdad, que nuestras acciones, bien gestionadas, son lo más positivo que se puede encontrar para el medio natural. Un saludo.
Artículo (Trofeo) Ley de Patrimonio Natural
AlonsoSanchez
24/05/2007 10:02:39
Responder: A Igor24

En efecto, en el PP también hay tanto o más cabeza de huevo que en el PSOE. Así que “cuerpo a tierra que vienen los nuestros”. Por cierto, ¿Quiénes son los nuestros?.

Fdo.: Alonso Sánchez Gascón.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Vicios y resabios del reclamo | Damián Fermín Vaquero
Artículo anterior: 10 consejos para tener éxito en los recechos de corzo | J.M.R.
Artículos relacionados con 'Legislación'
El bosque de Sherwood | Pardal
¿Quién defiende a los cazadores en la UE? | Víctor Mascarell
El Perro de Rehala, animal doméstico de compañía | Asociación Española de Rehalas
Efecto negativo de la Ley de Caza andaluza | José Carlos Taviel
Nuevos cotos en Castilla y León | José Luis Garrido
Los Espacios Naturales Protegidos y la Caza | Santiago Segovia
¿Quién se beneficia de la Ley de Caza andaluza? | José Carlos Taviel
La FAC y el Reglamento de Caza | Manuel Bravo
Reglamento de Caza de Andalucía: nuevas objeciones | Miguel Páez
Apertura de la temporada en Castilla - La Mancha | Mariano López Peñuelo
Me alegra el Anteproyecto de ley del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, y me preocupa su relación con la Caza y la Pesca. | Víctor Mascarell
¿Es necesario movilizar a los cazadores andaluces de nuevo? | Carlos Andrade
La Caza, una cuestión de voluntades y competencias, su defensa | Víctor Mascarell
A la Real Federación Española de Caza | José Carlos Taviel
Cierre de cotos por veneno | Varios Autores
Las especies de caza también son un patrimonio natural | Víctor Mascarell
Cargarse la caza de un plumazo | Paco Bastida
Las claves de la señalización cinegética | Víctor Manteca
Si quiere cazar en toda España, ya sabe: haga acopio de permisos | Julio Molina
Irregularidades con la licencia de caza | Víctor Manteca
Carta abierta al Defensor del Pueblo de Andalucía | José Aguilocho
¿Cómo importo un trofeo? | Israel H. Tabernero
Por encima del Defensor del Pueblo | Santiago Segovia
Titulares de coto, ¿siempre culpables? | Luz Alonso
¿De quién es la caza? | Antonio de Palma Villalón
Causas de exoneración | Antonio de Palma Villalón
Ecología moderna | Antonio de Palma Villalón
La PAC y la nueva reforma que se avecina | Jesús Llorente
El transporte de la caza | Antonio de Palma Villalón
Normas para el uso de armas | Antonio de Palma Villalón
Caza y celo | Antonio de Palma Villalón
Iluminación nocturna | Antonio de Palma Villalón
Situación jurídica actual de la caza con arco | Antonio de Palma Villalón
Incendios forestales | Antonio de Palma Villalón
Comederos y bebederos | Antonio de Palma Villalón
El comiso de las armas | Cristina Sualdea Barrio
Daños contra el patrimonio cinegético | Cristina Sualdea Barrio
Los terrenos libres en la Ley del Patrimonio Cinegético | UNAC
Contaminación humana | Antonio De Palma Villalón
Cuestión de linderos | Cristina Sualdea Barrio
Cazar ya es europeo | Santiago Ballesteros
Esperas equivocadas | Luz Alonso
Entidades de Custodia para el Patrimonio Cinegético | Víctor Mascarell
Exculpado por ser coto de caza menor | Luz Alonso
El contrato del coto | Jorge Bernad
Un voto para la esperanza | Ángel Vidal
Furtivismo | Luz Alonso
El zorro de Gongolaz | Félix J. Ruiz Marfany
Preparadas las aves acuáticas de reclamo | Salvador Barberá
Así influyen nuestros plaguicidas en nuestras especies | Jesús Llorente
Zorzales: A vueltas con la práctica del ‘parany’ | Ramiro Lapeña
¿Cómo será el próximo Reglamento de Armas? | Luis Pérez de León
Majestad… ¡SOCORRO! | Luis Pérez de León
¿Por qué los cotos siguen haciendo planes de caza? | Víctor Mascarell
Una ley de caza «apta para todos los públicos» | ADECAPGAZTEAK
Jaque mate a la caza en el Alto Tajo | José Rubén de Vicente
Accidentes provocados por especies cinegéticas | M.A.R.
La Licencia de Caza: negando la mayor | Federación de Caza de Castilla y León
Entidades colaboradoras de la Ley de Caza de Canarias | Juan Miguel Sánchez Roig
Licencia Interautonómica - Examen del Cazador | José Luis Garrido
Una licencia interautonómica para unos pocos | UNAC
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC