Selección y crecimiento del cachorro

Víctor Martínez Esandi

 

Son muchas las líneas escritas sobre este tema, pero visto la cantidad de consultas que recibimos sobre este tema, me he animado a compartir lo que sobre el mismo opino, basándome en años de observaciones y estudios realizados al respecto. Lo primero que debemos plantearnos a la hora de elegir un cachorro, es qué tipo de caza es la que vamos a realizar y en qué estado físico nos encontramos.

Para elegir un cachorro, lo primero que tenemos que tener en cuenta es ¿qué voy a cazar?, ¿en qué terrenos? y ¿cuál es mi capacidad?

No es lo mismo tener 20 años que 60, ni andar detrás de las becadas en los montes de Huesca, que tras las perdices en una u otra zona, o cazar de todo.

Así que lo primero que tenemos que tener en cuenta es, ¿qué voy a cazar?; ¿en qué terrenos?; ¿cuál es mi capacidad?, y teniendo en cuenta esto, nos informaremos de qué raza es la que más se acerca a nuestra realidad, y una vez elegida ésta, viene la elección del individuo.


Foto: cora rayya

Para este paso y basándonos en que buscamos perros de caza, para cazar, yo personalmente me informaría sobre los padres (padre y madre), y si me es posible hasta de los abuelos, elegiría ejemplares de la zona donde vaya a cazar (no es lo mismo cazar en Ciudad Real, que en Navarra), auque este paso no sea demasiado importante, siempre tendremos más opciones de acertar si cuidamos el detalle, y cuidando el detalle elegiría hasta las fechas, si es que me es posible, contando para que el cachorro tenga la edad suficiente (unos 7 meses) para montear cuando nos empiece la temporada.

 

Elección del individuo

Para este paso, aparte de la observación de la camada desde que nacen (si es que la camada es nuestra), el mejor método y más acertado que conozco es el Test de Campbell, el cual se realizará en un espacio amplio, sin distracciones y será llevado a cabo por una persona a la que los cachorros no conozcan.


Foto: hernanpointer

Este test nos marcará las sensibilidades de los perros y no lo buenos o malos que éstos serán cazando, ya que esto depende, en su mayor parte, de la vida que les demos, lo buenos o malos cazadores que seamos, el tiempo que les dediquemos y la cantidad de caza que vean.

Una vez realizado el test, yo considero que nos deberíamos inclinar por aquel individuo de sensibilidad media tirando a baja, es decir, ni el miedoso, receloso, tímido y sensiblón, ni el que nos gruña, nos intente morder y que pase de todo.

 

Test de Campbell

ATRACCIÓN SOCIAL.- ¿Qué hace el perro cuando le acariciamos durante unos segundos y acto seguido permanecemos inmóviles? Se queda para que le sigamos acariciando, se marcha y luego vuelve, huye…

ACTITUD DE SEGUIR.- Si caminas el cachorro te sigue, se te adelanta, se mantiene detrás, o es independiente y no te hace ni caso.

RESPUESTA ANTE EL PREMIO.- Si le premias con la voz y caricias de forma efusiva, mueve el rabo, se incentiva, es fácilmente motivable, se aleja, no te hace ni caso, se asusta.

DOMINIO SOCIAL.- Si lo sujetas boca abajo contra el suelo durante veinte segundos, te gruñe, permanece inmóvil, intenta zafarse, intenta morderte, gime.

DOMINIO SOSTENIÉNDOLO EN EL AIRE.- Si lo sujetas con las dos manos por debajo de la barriga y lo levantas hasta la altura de las rodillas durante veinte segundos, se asusta, es manejable, te gruñe, intenta zafarse, permanece tranquilo.

REACCIÓN A OBJETOS EXTRAÑOS.- Si abres de repente un paraguas y lo dejas en el suelo, se asusta, tarda mucho tiempo en recuperarse, se esconde, va enseguida a investigar que es, le gruñe o le ladra, no le hace ni caso.

REACCIÓN AL RUIDO.- Si haces de repente un ruido fuerte, se asusta, huye, va hacia el ruido, no le presta atención, se esconde y no quiere salir.

REACCIÓN AL TRAPO.- Si mueves un trapo por el suelo, lo persigue, lo muerde y tira de él, gruñe, se asusta, lo ignora.

REACCIÓN AL COBRO.- Si le tiramos una pelota de papel, la persigue, se la lleva y la rompe, la ignora, te la trae.

SENSIBILIDAD CORPORAL.- Si le apretamos la mano, permanece tranquilo, intenta zafarse, llora, intenta morderte.

Como ya he comentado antes, la forma de puntuar las aptitudes y sensibilidades del cachorro va de muy sensible a normal y a poco sensible, yo personalmente me quedaría con los de sensibilidad normal tirando a poco sensible y con los que den muestras de persecución y cobro pero sin gruñidos ni reacciones de alejamiento.

 

Crecimiento del cachorro

Bueno, ya tenemos nuestro cachorro con nosotros, y ¿ahora qué?; ¿qué hacemos, de todo y cuanto antes?; ¿le pongo una codorniz, a ver que hace?; ¿pego cuatro tiros a ver si se asusta?; ¿me lo llevo a cazar y le suelto unas codornices a ver qué…?

Bueno, por partes, lo primero que tenemos que saber, es que las prisas no nos han de llevar a buen fin y dependerá en gran parte del crecimiento que le demos al cachorro, para lo que éste sea de adulto.

 

La socialización

Esta etapa de los cachorros (entre los 2 y los 6 meses), es muy delicada y tendremos que estar muy atentos a hacer las cosas bien, ya que son verdaderas esponjas y aprenderán tanto lo bueno como lo malo.


Foto: jesuscazador

Deberemos marcar la jerarquía desde el primer día (no es necesaria la violencia), para no tener problemas en el futuro, para lo cual podemos hacer ejercicios como poner y quitarle la comida cuando queramos, no dejarle comer hasta que se lo digamos, siempre que juguemos con él acabaremos el juego dejándole tumbado boca arriba, etc.

Empezaremos a enseñarle lo que está bien y lo que está mal, para lo cual al acariciar al perro, le daremos el comando “Muy bien”, en un tono agradable, de forma que relacione estas palabras con algo placentero, por lo cual el perro, de forma instintiva, buscará repetir la acción premiada, y lo recriminaremos con un “No”, en tono firme, y un leve tirón de orejas ante los actos que no deseemos, de forma que cuando oiga el comando “No” deje de hacer lo que este haciendo

Ejemplo: Una vez que el perro ha relacionado que las caricias y el comando “muy bien” van unidos, le lanzamos una pelota a la par que le damos el comando “Cobra” y mientras va en su búsqueda le decimos el “muy bien”, al cogerla se lo repetimos, al volver hacia nosotros seguimos repitiéndoselo y cuando ya lo tenemos a nuestro lado le acariciamos a la par que repetimos el comando. Lo que hemos conseguido es que el perro sepa que todas esas acciones (ir, coger y traer) están bien hechas, ya que son premiadas.

Por otro lado, pondremos al cachorro en contacto con el mayor número de cosas posibles (niños, otros perros, distintos terrenos, la ciudad, ruidos, ríos, etc.) y le acostumbraremos a las herramientas con las que trabajaremos (collares, correas, silbatos, flexi, etc.).


Foto: Gago

Sacaremos el perro al campo todo lo que podamos y de una forma progresiva (media hora con dos meses para ir alargando el tiempo, según crezca) de forma que vaya aprendiendo a qué huele cada cosa (la distinta vegetación, los topos, las lagartijas etc.) y sepa diferenciarlos perfectamente, así se acostumbrará a ellos y sabrá desecharlos de forma natural ante el ejercicio de la caza.

Descubrirá que por sí solo no puede atrapar las posibles piezas, con lo cual empezará a fijar la muestra y su cuerpo se acostumbrara a reaccionar ante cualquier situación (pinchos, frío, lluvia, pedregales, etc.).

Haremos detonaciones suaves, aprovechando que el perro se encuentre a una buena distancia (unos 30 m ) y esté realizando alguna actividad que le guste (jugando con otros perros, comiendo, persiguiendo un pájaro, etc.), de forma que empiece a relacionar las detonaciones con cosas positivas, y poco a poco iremos aproximando las mismas hasta llegar a detonar al lado del cachorro sin que éste sienta el menor temor.

La famosa “CAÑA”, tan recurrida por la gente para supuestamente enseñar al cachorro a mostrar, aparte de utilizarla una o dos veces para ver el instinto de muestra que tiene de forma natural, deberemos evitarla puesto que si abusamos de ella lo único que podemos conseguir es estropearla y/o acostumbrar al perro a cazar de vista y que deje la nariz en un segundo plano.


Foto: estel

Los primeros contactos con la caza, intentaremos que sean con caza salvaje (una experiencia con caza salvaje, vale por diez con caza de granja), y a ser posible iremos solos, sin otros perros y sin escopeta, de forma que podamos prestar toda la atención a nuestro perro, e iremos premiando “Muy bien” ante todas las acciones que nos gusten (búsqueda cruzada, registro de matas, cambio de ritmos ante emanaciones, etc.), y si el perro nos muestra, ha llegado el momento de tranquilizarnos, premiaremos al perro “Muy bien“, en un tono suave y tranquilizador, nos iremos acercando a él despacio y le acariciaremos suavemente a la par que le atamos con la correa y vamos metiendo el comando “Quieto” y “Muy bien”, si el perro tendiera a moverse, dejaremos automáticamente de acariciar y premiar y daremos el comando “No”, a la par que un ligero tirón de la correa, para volver a premiar automáticamente en el momento vuelva a quedase quieto.

En el caso de que no dispongamos de caza salvaje, y tengamos que utilizar la caza de granja, intentaremos que sea de la forma más natural posible.


Foto: star

Utilizaremos piezas sanas, bien fuertes y plumadas y a ser posible sin olor a pienso, (esto se consigue teniendo las piezas durante una semana alimentadas con comidas naturales, trigo, maíz troceado, cebada, etc.); yo personalmente prefiero la perdiz a la codorniz, ya que con la primera tenemos muchas más posibilidades de hacer un perfecto trabajo, y al fin y al cabo, aunque son más caras, merece la pena que en las primeas experiencias el comportamiento de la caza sea lo más óptimo posible.

Aún y con todo, tomaremos la precaución de llevar al perro atado con una flexi, de forma que podamos sujetarlo si arremete contra la caza o si ésta da un vuelo corto y podemos correr el riesgo de que el perro atrape la pieza.

La forma de hacer bien el ejercicio con caza de granja es dejar la pieza en una zona con suficiente cobertura vegetal; a todo esto, el perro no tiene que vernos ni manipular ni esconder la caza, y al dejar la pieza dar varios rodeos hasta llegar al perro, si no lo hacemos así, corremos el riesgo de que, al sacarlo, éste siga nuestro rastro directamente hasta la caza.

Nos pondremos a unos 150- 200 m de la pieza con el viento en la cara, ataremos al perro con la flexi, lo más larga posible o en su defecto una cuerda larga, y avanzaremos hacia la caza en zig-zag.


Foto: Niágara

Si el perro nos la muestra, actuaremos como ya os he descrito anteriormente, si no la muestra pero sí la detecta e intenta arremeter contra ella, lo sujetaremos con la correa a la par que le damos el comando “No” y “Quieto”, e intentaremos tranquilizarlo, y haremos que la pieza vuele y se aleje sin dar opción a que el perro la persiga, y si el perro ni la para ni la detecta, seguiremos hacia delante dando un buen rodeo, para volver al punto de partida y comenzar.

Ante cualquiera de las dos primeras opciones (que muestre o que la localice), después de hacer volar la pieza, recogeremos al perro y se acabó el ejercicio hasta dentro de diez días.

Más vale un ejercicio bien hecho (aunque los resultados no sean los deseados), que dos ejercicios mediocres, realizados con prisa y/o con ansiedad.

Para terminar, os daré varios consejos que pienso os serán de gran ayuda:

  • 1.- No tengáis prisa en enseñar al perro.
  • 2.- Ser constantes (un perro en pequeñas sesiones de veinte minutos al día, aprende. En sesiones de más tiempo y distanciadas en días, le costará mas tiempo aprender si es que lo conseguís).
  • 3.- Con violencia no conseguiréis prácticamente nada.
  • 4.- A cada ejercicio poderle nombre (ejemplo: Si le lanzas la pelota, dale el comando “cobra”, así relacionara el comando con el ejercicio).
  • 5.- Ser justos (si el perro se merece un tirón de orejas, se lo dais, pero si se merece un premio también), aprenden más con el premio que con el castigo.
  • 6.- Cada ejercicio es positivo en el aprendizaje del perro, aunque los resultados no sean, en el momento, los que buscamos.
  • 7.- Los perros pueden aprender cualquier cosa, pero nada de hoy para mañana.
  • 8.- Los ejercicios con caza de granja (si es que la necesitamos) los empezaremos a partir de los seis meses.
  • 9.- Ningún perro es igual a otro, así que todos estos consejos deberemos adaptarlos a nuestro perro.
  • 10.- Y por último, recordar que nosotros hemos tenido que aprender todo en esta vida para llegar a ser lo que hoy en día somos, al perro le pasa lo mismo y aunque su forma de entender la vida no sea igual a la nuestra, debéis intentar enseñar al perro (con las variaciones que cada individuo necesite) lo más parecido posible a la forma en que a nosotros nos hubiera gustado que nos enseñasen, es decir, con paciencia e intentando hacer que el aprendizaje fuera lo más ameno y divertido posible, aunque ya sabemos que todos, de vez en cuando, nos hemos merecido más de un castigo.

Bueno espero haber conseguido mi objetivo, que no es otro que no liarme con palabrejas raras, que de no estar metido en el mundo del adiestramiento son liosas y difíciles de entender. Espero sinceramente que os sirva de ayuda y recordar que esto es la base, pero que luego cada individuo es un mundo y hay que adaptarlo todo a él; por lo demás, ya sabéis: trabajo, paciencia y constancia.

 

Victor M. Esandi
En Pamplona a 22 de Marzo de 2007

 

Comentarios (10)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Victor... lo has clavao macho.
SetterdeArofer
10/04/2007 13:57:37
Asi da gusto. enhorabuena por el articulo.
Sin Título
jperdigon
10/04/2007 23:03:33
Me quedo con las ganas de saber su opinión sobre que perro se debe elegir en función de las facultades del cazador.
Me gusta el artículo. Por el titulo esperaba más de elección.
perros
prendes
18/04/2007 18:25:44
soy un adolescente apasionado por el tema de la caza, me hice con un perro(pointer) hace poco tiempo unos 3 meses y me gustaria saber como tengo que corregirle cuando tiene una mustra, ya k la huele desde muy lejos pero no la para, va defrente hasta k la hecha. si es tan amable leimportaria decirme como correjirlo.

espero me conteste, gracias. prendes_69mix@hotmail.com
Aclaracion a las consultas
Silvi
18/04/2007 19:05:41
Buenas , soi Esandi, teneis en el apartado de " Secciones ", las consultas de adiestramiento para todas las dudas que os puedan surgir, de todas formas como ya estamos aqui aprovecho y os contesto. A perdigon, decirte que conocco practicamente todas las razas de perros de muestra y en todas he encontrado grandes cazadores, el tema de elegir una u otra va en relacion a lo que tu busques, para lo cual pienso que lo mejor es que recopiles toda la informacion sobre lo que buscas y luego elijas, ya que poner en un articulo las cualidades de cada raza seria tanto como escribir un libro.
A prendes, decirte que no le pongas caza de granja y aproveches que ya estan entrando las codornices salvajes para sacarlo en pos de ellas, no desesperes si todavia no te hace una muestra fija, cuando se de cuenta que no puede atraparlas empezara a fijar, asi que paciencia. Un saludo y suerte.
caza
prendes
19/04/2007 17:54:28
gracias por los consejos
La pura verdad
Vivi
20/04/2007 1:14:37
Voy a hacer 18 años y lo que mas me gusta es la caza. Mi perro es un cruze entre Pachon Navarro y Perdiguero de Burgos, pero que ha salido clavao en cuerpo y forma de cazar a la del Pachon. Ahora mismo tiene tres años y cuando era un cachorro le enseñe algunos de estos trucos. El resultado a sido que cuando salgo al campo con mi perro es una gozada verle cazar, verle seguir el rastro, la puesta, como se mete por todos los terrenos... todo todo y todo. Asike os animo a que agais todos lo que dice este pedazo de artículo.
un saludo
Gracias x el articulo
FLINT
27/09/2007 17:56:10
Me ha venido genial leer este articulo ya que me estan criando una bretona que ahora tiene 40 dias y utilizare estas pautas con ella.solo llevo 3 años cazando(tengo 19)y tengo algunas dudas sobre el adiestramiento
Nuevamente garcias
FRANCISCO ISLAME
27/09/2007 22:51:55
gracias victor con este articulo quedo mas claro

saludos

Bretona imparable
js.cab
09/12/2007 14:45:33
Hola, tengo una bretona de 2 meses y medio y no para de morder cuando la cojes y jugando, por lo demas apenas se asusta y es muy valiente le tiras una pelota o trapo liado y te lo trae pero jugando nos ladra y muerde es normal

atentamente
jose
ARICULAZOOOO!
nico chile
23/02/2010 14:39:09
Que exlente articulo y que suerte de tener quien amablemente nos traduce sus conociemientos.

En chile escazean este tipo de articulos y conocimientos de como seleccionar y empezar a adiestrar un perro!

Saludos,Nico

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: De caza con Swarovski y sus nuevos visores | J. P. Bourguignon
Artículo anterior: La conservación del gran plantígrado es posible | Carlos Cano
Otros artículos de Víctor Martínez Esandi
El collar de impulsos eléctricos (06/11/2005)
Artículos relacionados con 'Perros'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Consejos veterinarios durante la media veda | Alberto Arciniega
La Asociación Española de Rehalas informa | Asociación Española de Rehalas
Caza con perros de madriguera | Josep Mir
La cohesión en la jauría de perros de rastro | Pardal
Francia, el Olimpo del Perro de Rastro | Pardal
Prueba de perros de rastro sobre liebre en Corporales | Azul
Meditación ante las nuevas razas caninas autóctonas | Eduardo de Benito
VIII Monográfica del Club Español del Deustch Drahthaar | Teixugo
¿Y los criollos, qué? | Kenneth Torrealba
Perros de rastro: comparaciones estadísticas | Azul
Prueba de perros de rastro en Viveiro | Azul
El Perro de Rehala, animal doméstico de compañía | Asociación Española de Rehalas
I Jornadas de Caza del Club del Sabueso Español | Sau
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
Valoración de los alimentos comerciales para perros | Alberto Arciniega
Pruebas de montaña: concursos de otro tipo | César González
El cobro forzado | Jesús Barroso de la Iglesia
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
Pruebas de base, una necesidad imperiosa | César González
Prohibir la Caza con Galgos | Federación Española de Galgos
CCB: Concursos para Perros de Muestra | Jordi Barbeta
Visita a la National D'Elevage del Club du Fauve de Bretagne | Jorge J. Gallego
Diez razas de perros para disfrutar de la temporada | E. B. y J. A. C.
Los concursos de perros y la caza real | César González
Jerarquía social, base del adiestramiento | Jesús Barroso de la Iglesia
Alternativas a los actuales concursos de perros | César González
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Reunión de amateurs sobre becada en Nava | Carlos Álvarez
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Perros y ladridos excesivos | Manuel Lázaro Rubio
Recuperación de los perros tras la caza | Alberto Arciniega
El contacto físico en la educación del perro | Ricardo V. Corredera
Miedo a los disparos | Sergio Otal
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El perdiguero de Burgos, nuestro mejor cazador | Pedro Álvarez Vélez
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
El Gran Duque | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Constitución de la Asociación Española del Perro de Sangre | AEPES
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón | José Enrique Martínez Manzanares
Golden Retriever: El insuperable cobrador | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cómo situarnos frente a nuestros perros en el lance | Miguel F. Soler
La caza, fuente de enfermedades para nuestros perros | Javier Millán y Jaime Viscasillas
Las buenas raíces | José Enrique Martínez Manzanares
El podenco en el monte de laurisilva: introducción y orígenes del fantasma del bosque canario | José Agustín López Pérez
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón: entrenamientos | José Enrique Martínez Manzanares
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
1ª Prueba de Trabajo para Perros de Rastro | Sergio Fafaito Pajares
Collares electrónicos | David Rubio Alza
Quitar las agujetas | José Enrique Martínez Manzanares
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Lesiones y sobreesfuerzos | José Enrique Martínez Manzanares
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Selección del carácter en la cría | Ricardo V. Corredera
Perros de muestra para la media veda | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Pointer y epagneul bretón para codorniz | Eduardo de Benito
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
El galgo y la liebre, un batallar de siglos | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Primeros pasos | Juan Pedro Juárez
Cada perro con su pareja | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Iniciación del cachorro | Juan Pedro Juárez
La displasia de cadera | Beatriz Melo
El perro de sangre: El porqué de las cosas | Juan Pedro Juárez
Estudio genotípico en el Perdiguero de Burgos | Lorena De la Fuente Ruiz
El perro de sangre: Camino hecho y por hacer | Juan Pedro Juárez
Aliados para la caza | Andrés López
El perro de sangre: La homilía de los humildes | Juan Pedro Juárez
Deutsch drahthaar, pasión a tope | Eduardo de Benito
Epagneul Bretón, un clásico en el cazadero | Eduardo de Benito
El perdiguero de Burgos, un perro muy nuestro | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Pinocho y su nariz | Juan Pedro Juárez
Podenco: cazador todoterreno | Eduardo de Benito
El perro de sangre: La perfección no existe | Juan Pedro Juárez
Las 10 claves del adiestramiento del perro de caza | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: Dónde buscar | Juan Pedro Juárez
Siempre en forma para cazar | Eduardo de Benito
¿Qué razas son mejores? | Eduardo de Benito
El adiestramiento emocional | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: las huellas | Juan Pedro Juárez
El perro de caza: «de la guardería a la universidad» | Sergio Otal
Un hogar cómodo y seguro para nuestros perros | Manuel Lázaro Rubio
El perro de sangre: en la ardiente oscuridad | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: disposición y disponibilidad | Juan Pedro Juárez
Actividades que relajan al perro | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: talabartes | Juan Pedro Juárez
Comunicarse con los perros | Sergio Otal
El perro de sangre: «Trastos» de apoyo | Juan Pedro Juárez
Fugas durante la caza | Sergio Otal
Podenco canario y podenco ibicenco | Antonio López Espada
Massamagrell ya tiene campeón de España de caza menor con perro | Miguel Ángel Arnau
El setter inglés y las becadas | Eduardo de Benito
La Leishmaniosis Canina | Sergio Otal
El Club de Caza Amigos del Xarnego en la feria de Valencia | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Primera prueba de la Unión Cinófila Española del Perdiguero de Burgos | UCEPB
Presentación oficial del xarnego valenciano en la Exposición Internacional de la RSCE | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Modificación de conductas problemáticas en el perro | Ricardo V. Corredera
¿Podemos detectar una enfermedad en nuestros perros? | Manuel Lázaro Rubio
Lesiones en las almohadillas plantares | Manuel Lázaro Rubio
Modificación de conductas problemáticas en el perro: Aprender a castigar | Ricardo V. Corredera
Cómo distinguir un perro excitable de uno hiperactivo | Ricardo V. Corredera
Animales de compañía extraviados | Federación de Caza de Castilla y León
Xarnego Valenciano | José Luis Vicedo Castelló
Razas valoradas, pero que no acaban de triunfar | Eduardo de Benito
Los mejores perros polivalentes en la Cendea de Cizur y coto Valdorba (Navarra) | José Juan Lavilla
El Alano Español de montería resiste en Berrocaza | Carlos Contera y Luis Cesteros
Registro de Rastreos 2013 | AEPES
Los perros de muestra de pelo duro | Eduardo de Benito
El perro fino colombiano | Jonathan Álvarez S.
Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos | Eduardo de Benito
Artículos relacionados con 'Adiestramiento'
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
El cobro forzado | Jesús Barroso de la Iglesia
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
Jerarquía social, base del adiestramiento | Jesús Barroso de la Iglesia
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Perros y ladridos excesivos | Manuel Lázaro Rubio
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
Collares electrónicos | David Rubio Alza
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC