En el Número de Abril:

  • Pautas de gestión en nuestros cotos
  • Conejos, en el punto de mira
  • Balance de la temporada de perdiz con reclamo
  • Becadas en el recuerdo, torcaces en su regreso
  • Perros para el rastro de sangre
  • Tras las citas monteras, ahora toca recechar
  • Apuntes sobre la cuerna del corzo
  • Alta competición: perros de muestra, reclamo, palomas a brazo, caza del zorro…
  • Pruebas:
    Escopeta Zafer S3
    Rifle Blaser 93

Encuentran un ejemplar de oso pardo  muerto en Burbia

Casi coincidiendo con el cierre de esta edición de FEDERCAZA, nos llegaba la lamentable noticia de que en un paraje conocido por el Camino de los Lagos, en la localidad de Burbia (el Bierzo), se ha encontrado un ejemplar de oso pardo muerto. Avisada la Guardia Civil, se dio cuenta de que se trataba de un ejemplar de unos tres o cuatro años de edad y de unos 150 kilos de peso. Un médico forense del Laboratorio de Vida Silvestre de Madrid se ha encargado de practicar la necropsia para determinar la causa de la muerte del animal, al parecer tras ser alcanzado por un disparo. La Real Federación Española de Caza ha hecho público un comunicado en el que realiza un llamamiento a todos sus federados y al conjunto de los cazadores, en particular a los de la zona donde se han producido los hechos, para conseguir descubrir la identidad del autor del disparo que ha causado la muerte de un oso pardo en los montes de León y lograr ponerlo a disposición judicial para que responda de su delito.

El cadáver del oso, un macho adulto, que fue encontrado por un cazador que rápidamente se puso en contacto con las autoridades y denunció el hallazgo, presenta una herida de bala en un costado, causante sin duda alguna de su muerte. A las investigaciones del Seprona y de la guardería han de sumarse todos cuantos puedan aportar información y no escatimar esfuerzos para conseguir no dejar sin castigo tal atrocidad que repugna al conjunto de los cazadores españoles, y en particular cántabros, asturianos, palentinos y leoneses, empeñados desde hace tiempo en la protección y defensa del oso pardo en unión con todos cuantos trabajan por el renacimiento de la especie en la Cordillera Cantábrica. Es un día triste para la caza, los cazadores y la naturaleza española, pero es hoy cuando tenemos también que redoblar nuestros esfuerzos para incrementar nuestra decidida apuesta por la conservación, erradicar de nuestras filas a indeseables como el autor del disparo y hacerle saber que no sólo no cuentan con la mínima complicidad y simpatía entre nuestro colectivo, sino que éste hará todo lo que pueda porque responda de sus hechos ante la justicia. La RFEC se personará como acusación particular en las diligencias que haya lugar.

Oso pardo. La conservación del gran plantígrado es posible

Canelle, la última hembra autóctona de oso pardo del Pirineo, era muerta en noviembre de 2004 en Francia, durante una batida, por el disparo de unos desaprensivos. La situación del oso pardo en los Pirineos es difícil. Sin embargo, en la Cornisa Cantábrica es bastante esperanzadora, pese a que en 2005 se encontraban dos cadáveres de oso en la montaña palentina, uno muerto por disparos y otro envenenado.

Para evitar hechos como los mencionados se viene manteniendo un trabajo de colaboración entre entidades conservacionistas, administraciones y cazadores, por ejemplo, luchando conjuntamente contra el furtivismo y estableciendo normas para evitar conflictos y riesgos para el oso derivados de la necesaria caza del jabalí. Sin embargo, si no se adoptan medidas urgentes para erradicar el uso de cebos envenenados de la Cordillera Cantábrica, pueden resultar inútiles todos los esfuerzos que han llevado a la recuperación de la población.

Según las últimas estimaciones, en la Cordillera Cantábrica había entre 105 y 130 osos, repartidos en dos poblaciones.

El oso pardo, que antaño vivía en toda la Península, ha quedado relegado a las altas Montañas del norte peninsular, donde encuentra el hábitat adecuado para sobrevivir. En el caso de los osos cantábricos, se ha comprobado que tienen unas características genéticas diferenciadas de otras poblaciones oseras lo que les confiere un valor biológico excepcional. Según las últimas estimaciones, en la Cordillera Cantábrica habría entre 105 y 130 osos repartidos en dos poblaciones. La población oriental, localizada en León, Palencia y Cantabria, que contaría con 25-30 ejemplares. Y la población occidental, con 80-100 ejemplares, repartidos por León, Lugo y Asturias. Las montañas asturianas acogen casi a las dos terceras partes de toda la población cantábrica.

Estas cifras suponen un importante incremento respecto a las estimaciones de 70-80 ejemplares realizadas a primeros de los años noventa y se ven reforzadas por el hecho de que las hembras de ambas poblaciones mantienen una buena productividad. Así, en 2005 se confirmó la presencia de una hembra con tres crías en la población oriental (un hecho insólito en estos plantígrados). No obstante, a pesar de la tendencia positiva, no hay que olvidar que se trata de una de las poblaciones oseras más escasas y amenazadas del mundo, además de las que habitan en un ambiente más humanizado.

Situación en Pirineos

Sin embargo, la situación es bastante diferente en los Pirineos, donde todavía sobreviven algunos osos gracias a que, a mediados de los noventa, se reforzó esta población con varios ejemplares procedentes de Eslovenia (por ser los más parecidos genéticamente a los ibéricos). Sólo quedan en esta cordillera de quince a diecisiete osos, al menos doce de origen esloveno (soltados o nacidos en el Pirineo), entre los que hay tres osas reproductoras. Estos osos se reparten en dos núcleos, uno en el Pirineo Central (valles de Arán y Pallars) y zonas contiguas de Francia, y otro en el Pirineo Occidental, entre Aragón, Navarra y el vecino Bearn (Francia).

Estas poblaciones pirenaicas tan reducidas y aisladas (especialmente la occidental) son especialmente sensibles a cualquier tipo de amenaza, tanto de origen natural (como incendios o enfermedades) como artificial (disparos, venenos o destrucción del hábitat). Por ello, su probabilidad de extinción es muy alta y, en este momento, su única posibilidad de supervivencia a medio plazo pasa por desarrollar un programa de refuerzo poblacional a través de introducciones de nuevos ejemplares. Para que esta iniciativa de reintroducción tenga éxito es imprescindible garantizar la coexistencia del oso con las actividades agropecuarias tradicionales de la zona, reduciendo las posibles causas de conflicto entre el plantígrado y el ser humano.

Es especialmente importante prestar atención a la ganadería extensiva de ovino, al ser ésta la actividad que puede verse más afectada por la presencia de osos en el área. Por ello, las comunidades autónomas (que son las que tienen las competencias) deberían desarrollar medidas de apoyo a las explotaciones ganaderas y continuar con las políticas de prevención y de indemnización de daños.

Convivencia posible

La presencia de piaras de jabalí puede reducir la disponibilidad de alimento para el oso en una época crucial.

Pese a quienes afirman lo contrario, la convivencia entre el oso y el hombre es posible hoy en día, tal y como nos lo demuestra la experiencia de la Cordillera Cantábrica, donde viven más de un centenar de osos en un medio con una gran presencia humana. Las amenazas son muy parecidas para ambas cordilleras: destrucción y alteración del hábitat, furtivismo (lazos para jabalíes, venenos y disparos), molestias en áreas sensibles y presión turística. La indefensión que sufre el espacio vital del gran plantígrado se pone de manifiesto con problemas como el auge de la minería a cielo abierto (especialmente grave en la Cordillera Cantábrica) o proyectos de grandes infraestructuras, como el de la estación de esquí de San Glorio o la ampliación de la de Baqueira-Beret.

Oso y veneno


Restos óseos del oso joven que fue envenenado con Aldicarb, en la Montaña Palentina, concretamente en las cercanías del pueblo de Resoba. Estos restos fueron hallados a principios de septiembre de 2005. © Fundación Oso Pardo.

Según los datos de WWF/ Adena, la reiterada presencia de veneno en toda la Cordillera Cantábrica ha significado el hallazgo de cinco osos muertos desde 1998, siendo una causa de amenaza cada vez más destacada para esta especie. Estos cinco ejemplares son probablemente sólo una pequeña parte de los realmente envenenados. Las autonomías de esa zona deben poner en marcha con urgencia los correspondientes planes regionales contra el veneno, desarrollando la Estrategia Nacional contra el uso de cebos envenenados. Entre las diferentes medidas que deben incluir estos planes, destacan las relacionadas con la prevención y vigilancia de los cotos de caza y explotaciones ganaderas con antecedentes. Es necesario incrementar el control sobre los canales de venta y distribución de sustancias altamente letales que se utilizan para envenenar fauna, así como incrementar las patrullas de vigilancia sobre el terreno. Además, es preci so algo tan elemental como sancionar las infracciones. Por último, y conociendo la relación existente en la Cordillera Cantábrica entre el uso del veneno y la persecución del lobo, es necesario elaborar planes de conservación y gestión, coordinados entre las distintas comunidades autónomas. Hay que resaltar que Asturias y Castilla y León ya están poniendo en marcha estos planes de gestión.

Osos y jabalíes

El jabalí es, sin duda, el animal silvestre cuyas costumbres, biología e incluso su gestión como especie cinegética causa más y mayores interferencias en la vida de los osos. Por una parte, se trata de un animal omnívoro, cuyo régimen alimentario coincide en gran medida, en determinadas épocas del año, con el del oso, especialmente durante la montanera de bellotas, hayucos y castañas. La presencia de piaras de jabalí, que llegan a consumir gran parte de la producción local otoñal e invernal de estos frutos secos, puede reducir la disponibilidad de alimento para el oso en una época crucial.

Por otro lado, las batidas de jabalí, si no se planifican teniendo en cuenta las necesidades biológicas y el comportamiento de los osos, pueden provocar situaciones de conflicto y el desplazamiento de los osos de territorios favorables, bien por ser áreas de alimentación o zonas de refugio. Además, el jabalí también supone una gran amenaza indirecta para los osos, ya que los lazos ilegales, dispuestos por el hombre para darle caza, atrapan a veces a los plantígrados, ocasionando su muerte o mutilación. Para evitar esta competencia es conveniente controlar las poblaciones del jabalí mediante la caza, pero hay que ser cuidadosos al planificar las batidas, con objeto de interferir lo menos posible en los momentos críticos de la vida de los osos. (Texto extraído de «Los cazadores asturianos y la conservación del oso. Manual para cazar en las zonas oseras asturianas». Editado por la Fundación Oso Pardo, con la coautoría de nueve sociedades de cazadores de la región, con el apoyo de Medio Ambiente del Principado de Asturias, el Ministerio de Medio Ambiente y la Comisión Europea).

 
Texto: CARLOS CANO DOMÍNGUEZ
Fotos: A. A.-ÁLVAREZ, J. MORENO Y C. TORRES

 

Comentarios (2)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

DEMAGOGIA
Igor24
08/04/2007 23:56:33
Estoy muy deacuerdo con mucho de lo que aquí se dice, y más cuando lo dice una persona muy entendida en el tema, mucho más que yo al menos. Y me parece muy interesante que se divulgen estos conocimientos, hasta donde el artículo es muy productivo.

Pero por otro lado, me parece que hace un poco de demagogia, aunque mucha más sería posible si se quiere. Aún así, aunque sea comedido en la demagogia introducida, me parece que no es de recibo ninguna demagogia y menos aún en temas referentes a la naturaleza.

Concretando, cuando habla de la situación del Pirineo, hace cierta demagogia. Al decir que los osos allí sobreviven, quedan y su probabilidad de extinción es muy alta. Los osos que allí viven, son introducidos, si hacemos cuentas, hay 15, seguros, al menos 12 son, seguro, introducidos, por lo tanto SÓLO HAY 3 OSOS AUTÓCTONOS DEL PIRINEO VIVOS Y SON TODOS MACHOS, pues como ya sabemos Canelle era la última osa del Pirineo autóctona. Por lo tanto el OSO DEL PIRINEO no es viáble, está virtualmente extingido, al menos el autóctono; de manera que el que decir que es muy probable que se vayan a extinguir es demagogo pues no es posible su reproducción, ya están extinguidos, o así será en el momento que mueran esos 3 machos. Seguido de este razonamiento, el decir que quedan y/o sobeviven de 15 a 17 es demagogo, pues el decir que quedan es tendencioso, es ver la botella medio vacia. Si introduzco 80 osos, ¿también quedarían? Los que hay están porque han sido introducidos, pues si no se hubiesen introducido tendríamos 3 osos "de mala muerte" por ahí circulando = oso extinto en el Pirineo. Todo ello contando con que esos tres osos sean de origen ciertamente autóctonos pues es posible que sean crias que tengan como alguno de sus padres a los eslovenos, en cuyo caso, serían menos aún los que habría si no se hubiesen introducido los eslovenos. TOTAL LA POBLACIÓN DE OSO EN EL PIRINEO NO QUEDA NI SOBREVIVE, SINO QUE VIVE PORQUE HA SIDO CREADA, ha sido reintroducido el oso en el Pirineo y el autóctono ha desaparecido (no sé si genéticamente pero si en libertad) al igual que el bucardo. Medida, la de reintroducirlo, que muchos aplaudimos, aunque se puedan discutir las formas (hablar con los ganaderos, hacerlo España y Francia al unísono, etc.)

Ahora podremos pensar por qué se nos quiere hacer pensar, el autor, que el oso queda, sobrevive o se va a extinguir en el Pirineo... Cada uno que haga su lectura, pero yo tengo la mía que por ser prejuiciosa, aunque intuitiva, no la expondré, quiero decir que como no tengo pruebas que la avalen no la expondré. Piensen señores/as piensen, para que sean opinión pública, pero opinión pública propia y no inducida...

Un saludo para todos los compañeros cazadores y no dejemos que un hecho como el que la noticia de útima hora, el oso matado de un disparo en León, se repita.
Solo he leido las 10 primeras lineas
valhalla
20/04/2007 11:07:10
Lo siento, pero la falta de rigor en lo escrito me hace imposible seguir.

Le cuento:

"PARÍS.- El cazador que mató en noviembre del 2004 al último ejemplar de plantígrado autóctono pirenaico, la osa 'Canelle', ha sido eximido por la justicia francesa del cargo que pesaba contra él de "destrucción de una especie protegida".

El sobreseimiento de los cargos contra René Marqueze, de 64 años, ha sido dictado por el juez que instruía la investigación judicial por la muerte de 'Canelle', según informó el fiscal de Pau (suroeste de Francia), Erick Maurel.

La justicia francesa ha dado finalmente crédito a su versión de los hechos, a saber, que disparó y mató a la osa en defensa propia."

Veo que la presunción de inocencia no existe ni cuando la dictaminan los jueces.

Saludos.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Selección y crecimiento del cachorro | Víctor Martínez Esandi
Artículo anterior: Cierre de cotos por veneno | Varios Autores
Artículos relacionados con 'Conservación'
El delito del furtivismo | Cesáreo Martín
Medio natural: ¿Gran parque de atracciones? | Joaquim Vidal
Paisajes eco-compatibles | Jesús Nadal
Ecologismo y lobos en Soria | Santiago Segovia
Réquiem por el tetra cantábrico | Dragunov
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC