Maullidos… suspiros… bostezos…

Manuel Romero

 

Dentro del amplio repertorio sonoro que dispone la perdiz, existe un sonido que siempre ha sido motivo de los más amplios debates en el mundo cuquillero, encontrándose en las sabrosas tertulias perdigoneras diversidad de opiniones, casi todas argumentadas y extraídas de la propia experiencia o de lo trasmitido por familiares o amigos… me refiero, cómo no, al maullido.

Existen varias clases de maullidos, que dependerán del estado de celo, de la propia naturaleza de cada reclamo, de la fecha del año en que lo emitan, de la frecuencia con la que lo utilizan, etc.

¿Por qué el reclamo maúlla? ¿Qué sentido o finalidad persigue cuando lo oímos suspirar? ¿Es positivo ese estado que mantienen?

Existen varias clases de maullidos, o suspiros, en nuestros reclamos, y este aspecto dependerá del estado de celo que mantenga, de la propia naturaleza de cada reclamo, de la fecha del año en que lo emitan, de la frecuencia con la que lo utilizan, del calor o estado de celo que adquieran… y otros muchos detalles que es preciso señalar.

Existe el maullido propio de aquellos reclamos que tienen por costumbre desahogarse de esta forma y lo emiten durante todo el año, y así maúllan de vez en cuando dentro del terrero, bien después de acicalar sus plumas, o después de darse un bañito de tierra. En estos casos estos suspiros no indican ningún estado de celo, ni calor, ni excitación, ni irritabilidad… simplemente estamos ante un suspiro de complacencia, trasmitiendo de esta forma el encontrase a gusto en el lugar donde lo tenemos ubicado.

También existe el maullido del calentón, esta vez provocado por el cuquillero al arrimar dos pájaros de sangre para que inicien un enfrentamiento. Una vez agarrados, al volverlos a colocar en los lugares donde suelen estar situados en el jaulero y cesar los cánticos retadores provocados, suelen soltar algún suspiro, o maullido, derivado del calor acumulado en la pelea, aunque pasado cierto tiempo vuelven a un estado normalizado. Este es un suspiro ocasional y empleado de forma circunstancial. Tampoco indica celo ni excesivo calor, denotan casta y maneras en aquellos reclamos que emplean este sonido.

Otro tipo de maullido es aquel que emiten cuando están enzarzados en la pelea sonora que mantienen en el jaulero, entonces algunos de ellos cesan en sus cánticos, se hacen una pelota, colocan la cabeza en forma pensativa… y de vez en cuando sueltan un grito plañidero, flojo, sin fuerza… vienen a indicarnos el comienzo en la adquisición del celo.

Encontramos también el maullido repetitivo, casi secuencial… cada cierto tiempo emiten un suspiro profundo, largo, sonoro, cronometrado. En estos casos tenemos que estar muy pendientes, pues ya hablamos de celo verdadero. Por un lado disponemos ya del reclamo encelado, cuyo celo hay que saber dosificar y mantenerlo a toda costa, sin que se suba —que nos haga pensar en un posible pelecho extemporáneo— ni que se baje en demasía. En estos casos sus respuestas en el tanto son las que nos indican si debemos utilizar urgentes medidas de enfriamiento para mantener ese estado.

Otro tipo de suspiros son los que oímos en el campo a nuestro reclamo, en el pulpitillo. Si su utilización es mínima y muy ocasional no debemos preocuparnos pues es la consecuencia del estado de calor adquirido por la pelea dialéctica que mantiene con el campero. Pero ¡ojo!, si estos mismos suspiros cortaran los cantos o el trabajo del reclamo… entonces sí tenemos que preocuparnos en rebajar de forma inmediata ese excesivo calor y celo que mantienen, pues estamos a un sólo paso de un pelecho no deseado, o de un estado denominado de celo pasado.

En ocasiones el suspiro se produce después de un trabajo exquisito en el tanto realizado ante una hembra astuta, escurridiza y resabiada, a la que ha conseguido entrar en plaza cuando previamente ha empleado todos los recursos zalameros y de conquista imaginables. Al realizar el correspondiente entierro, emplean unos suspiros para aflojar la tensión acumulada del lance vivido, mientras observan desde su trono la inmovilidad de aquella perdiz abatida que lo había provocado.

Los reclamos de sangre, cuando se encuentran encelados y se enzarzan en luchas interminables, emiten unos largos suspiros que van precedidos de ardorosos claqueos dirigidos a sus vecinos de encierro, demostrando con ello su casta, su celo… ya que la sangre les hierve y no los deja tranquilos.

Los pájaros de menos poder, y con menor valor ofensivo, suelen emitir un suspiro flojo, entrecortado, cuando le arrimamos un contrincante de mayor empuje, para a continuación soltar un cobarde chirrido acompañado de la escena de agacharse, trasladando con esta actitud, al más valeroso, su acatamiento y su subordinación.


Foto: Dani Huertas.

No confundamos esta especie de imitación del chirrido con el verdadero, que es aquel otro utilizado por el reclamo veterano en el tanto para mover el campo receloso, jauleado, o simplemente por falta de celo o valentía. Este sonido es distinto al anterior pues su objetivo es precisamente provocar la movilidad de la perdiz y sacarla de su indiferencia.

No siempre tiene que ir asociada la idea de maullido con un estado que suele definirse con estar pasado de celo. Aunque es cierto que en algunos casos, y sobre todo al final de temporada, donde los maullidos se suceden, los cantos guerreros son inacabables y los desafíos que mantienen en el jaulero se suceden de igual manera. En estos casos los trabajos en el tanto suelen además caracterizarse por una excesiva bravura, por cánticos retadores en exceso y además con celos pasados… con lo que el campo no suele entrar ante este ofrecimiento guerrero de nuestro pájaro.

Son estos casos cuando relacionamos los suspiros con celos pasados. Lo que procede es, cuanto antes, enfriar a los reclamos con sangre antes de que nos avisen con la caída de parte de su plumaje. De ahí que sea siempre aconsejable que la adquisición de los celos vaya siempre al compás de la perdiz campera, de forma gradual, sin provocaciones artificiales, con una alimentación equilibrada que haga posible la adquisición de celos verdaderos, naturales y duraderos durante toda la temporada del cuco.

No todos los reclamos maúllan, bien por no estar encelados, bien porque su carácter y casta no llegan al desbordamiento emocional que ello trae consigo. Tampoco son todos los pollos los que suspiran o emiten un largo y cautivador bostezo, aunque los que lo hacen, en muchos casos, suelen estar adornados de valentía y arrojo, sin que este sea un signo evidente de su posterior valía como reclamos en el tanto, que es definitiva quien pone a cada uno en su sitio… «la mata es la que siempre manda».


Foto: Javier Tajuelo.

También el verdadero cuquillero imaginariamente maúlla y mentalmente suspira cuando recuerda los lances que vivió en tal o cual puesto con aquel reclamo veterano que le brindó una lección magistral, o con aquel pollito, o aquel segundón, que en un determinado puesto le regaló detalles de importancia.

De igual manera, en las sabrosas y necesarias tertulias cuquilleras, y después de oír los relatos apasionados de todos los contertulios, llegamos a imaginarnos que también maullamos, dado el calor perdigonero del que estamos poseídos, o celo adquirido en estas apasionadas charlas y relatos. No obstante hay que señalar que el auténtico reclamista está suspirando todo el año, bien en la observación diaria de nuestros reclamos, bien en su cuido… estamos impregnados de un celo permanente que propicia, afortunadamente, este maravilloso embrujo que forma parte de nuestras vidas.

Los cuquilleros siempre estamos suspirando y deseando que la larga espera que nos invade se haga lo más corta posible y así comience, como todos los años, el ritual o proceso ceremonial de la apertura de la caza del reclamo… También el campo suspira… en un largo, sonoro y cautivador bostezo… como pretendiendo señalar que está dispuesto a la lucha, al combate, a la defensa de su querencia… maullidos de espera… bostezos de intranquilidad…

 

MANUEL ROMERO PEREA
Autor del libro «LA CAZA DE LA PERDIZ CON RECLAMO. Arte, Tradición, Embrujo y Pasión»

 

Comentarios (6)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

ACERBO CUQUILLERO.
CHANTEO
13/02/2007 1:09:55
Estimado Manuel:

Nos ofreces una vez más un "articulillo" reclamista denotador de tu honroso título y largo oficio de CUQUILLERO.

Denoto en él, debido a tu forzoso reposo de encierro cuquillero -en plena corriente- el maullido del reclamo de bandera que el buen cuquillero no cansa para dar oportunidad puestil a otros por hacer, a sabiendas de lo quedado en su jaulero.

Gracias, Manuel.

Chanteo-Jaén.
Maullidos
Sierra
13/02/2007 20:30:27
Gracias "Maestro",por otra nueva lección de sabiduría cuquillera.
Un fuerte abrazo y ya veo que estás casi a plena máquina.
Sierra
El suspiro.....
Joaquin_
14/02/2007 18:09:28
…. Lo he dado yo al terminar de leer tú artículo.

Muchas gracias por el obsequio que nos has brindado a los cuquilleros, es estupendo, y al igual que en tus otros “articulillos” esta lleno de conocimientos pajariles.

Por cierto, Manolo, ¿estarás recuperado al cien por cien para acompañarnos en el encuentro de Antequera?

Un abrazo.

Joaquín
El Maullido
Japrés
23/02/2007 11:26:48
Amigo Manolo,

Que buenos articulos escribes jodío. Este año que estoy oyendo pocos maullidos en mi jaulero, oigo ese tuyo, desde tu encierro obligado, y que nos llama a entrar en plaza.

Pero el que mas me emociona es ese maullido que el pájaro usa para que entre el campero. Ese que usó el gran Castelar, y que he tenido el gusto de escuchar desde el puesto y propició la entrada del campero.

tu, me has echo recordar ese gran puesto, este año que estoy falto de ellos.

Muchas gracias amigo Manolo.
la caza del reclamo
rafael de paterna
24/02/2007 21:29:55
le comento a manuel romero si cuando el reclamo hace el sonido del aguilucho entra tambien en el grupo del maullido ya que no se a comentao gracia por todas las aclaraciones no me quedare sin leer el libro
Maullidos
Manolo R.
01/03/2007 22:51:43
Amigo Rafael, el sonido del aguilucho, como tú lo denominas, no entra en el grupo del maullido pues su finalidad es otra bien distinta.

Dentro de los más de 20 recursos sonoros que emite la perdiz roja, cada uno de ellos expresa, o trata de trasmitir, un mensaje distinto y para una finalidad en concreto.

Un cordial saludo para todos.
---MANOLO R.---

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Cómo aprovechar el compak para tirar bien en la caza | Francisco F. Asenjo
Artículo anterior: La aventura de la caza con arco en Sudáfrica | Fernando Navarro
Otros artículos de Manuel Romero
El reclamo y los pollitos de perdiz (01/07/2005)
Cuando canta la perdiz… (13/08/2005)
«Aficionados» y AFICIONADOS al reclamo (12/04/2006)
La picaílla (17/12/2007)
¿Sueñan los reclamos? (14/11/2008)
El charasqueo (27/04/2010)
El futuro de la caza de la perdiz con reclamo (04/01/2011)
Una buena herramienta de gestión (09/03/2011)
Fin de temporada, momento de reflexión (28/03/2012)
El chirrido: el sonido del cobarde (10/12/2012)
El reclamo y la tradición (28/02/2013)
La ilusión de una nueva temporada del reclamo (17/12/2013)
La imagen del reclamo (27/11/2014)
El puesto de las pedrizas (03/01/2016)
La postura de la campera abatida (22/01/2016)
Cuando las camperas entran en la plaza… (29/11/2016)
Artículos relacionados con 'Reclamo'
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz… | Manuel Romero
«Aficionados» y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Díaz García
Vicios y resabios del reclamo | Damián Fermín Vaquero
Reflexión | Miguel A. Díaz García
Preparación al celo | Miguel A. Díaz García
La picaílla | Manuel Romero
Suerte suprema en el tanto | David L. Amador Fontalva
Los diferentes cantos del reclamo (I) | José F. Titos Alfaro
Los diferentes cantos del reclamo (II) | José F. Titos Alfaro
La caza de la perdiz con reclamo | David L. Amador Fontalva
Tiempos de cría en cautividad | Joaquín_
Los diferentes cantos del reclamo (III) | José F. Titos Alfaro
Alimentación de los reclamos | José Antonio Berruezo Segura
El «Pichinero» | José F. Titos Alfaro
Tiempo de terreros | David L. Amador Fontalva
Los diferentes cantos del reclamo (IV) | José F. Titos Alfaro
El descanso del guerrero | José Antonio Berruezo Segura
Los diferentes cantos del reclamo (V) | José F. Titos Alfaro
Desde la tronera | Roberto Sánchez Garrido
Los diferentes cantos del reclamo (VI) | José F. Titos Alfaro
¿Sueñan los reclamos? | Manuel Romero
Últimos preparativos | José Antonio Berruezo Segura
Los diferentes cantos del reclamo (y VII) | José F. Titos Alfaro
Arte y pasión | José Antonio Berruezo Segura
Cómo confeccionar un terrero | Fco. Ramírez
Tiempos de cría en cautividad | Joaquín García Sánchez
Adecuando escenarios | José Antonio Berruezo Segura
ANCREPER | Paco Ruiz
Pelechos y preparativos | Paco Ruiz
¡Comienza la temporada de caza! | Miguel A. Díaz García
El reclamo y otras modalidades: cazar o no cazar | Miguel Ángel Díaz
El charasqueo | Manuel Romero
El futuro de la caza de la perdiz con reclamo | Manuel Romero
Una buena herramienta de gestión | Manuel Romero
Fin de temporada, momento de reflexión | Manuel Romero
Reclamo… | Mª Carmen Pacheco
El chirrido: el sonido del cobarde | Manuel Romero
Volver a empezar o la ilusión que nunca se pierde | Paco Ruiz
Temporada frustrada | Mª Carmen Pacheco
El reclamo y la tradición | Manuel Romero
La ilusión de una nueva temporada del reclamo | Manuel Romero
La imagen del reclamo | Manuel Romero
Sonrisas y lágrimas | Francisco Álvaro Ruiz de Guzmán-Moure
Artículos relacionados con 'Perdiz'
Perdices anilladas | José Luis Garrido
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz… | Manuel Romero
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
«Aficionados» y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Cómo aprender de los perdiceros veteranos | Miguel F. Soler
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Díaz García
Vicios y resabios del reclamo | Damián Fermín Vaquero
Claves de las repoblaciones de perdiz roja en verano y otoño | J. A. Pérez Garrido
Cómo cazar 5 perdices con 25 cartuchos | Miguel F. Soler
¿Dónde se han metido las perdices? | Miguel F. Soler
Los diferentes cantos del reclamo (VI) | José F. Titos Alfaro
Adecuando escenarios | José Antonio Berruezo Segura
Perdices y perdiceros de alto rendimiento | Miguel F. Soler
¡Comienza la temporada de caza! | Miguel A. Díaz García
Primeros resultados del ‘Proyecto Semillas’ | IREC
La continuidad de la especie | Rafael Barrachina
Informe de las perdices de Daroca | Jesús Nadal
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Artículos relacionados con 'Modalidades'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Sobre las esperas nocturnas al jabalí | Rayón
El chaleco y la visión de las especies de caza | Adol
Caza con perros de madriguera | Josep Mir
¿Una modalidad falta de ética? ¿Por qué? | Rayón
¿Admiración? a cada uno la que merezca… | Rayón
Cada cosa en su tiempo y sitio | Rayón
Aprender a cazar con perro | Jesús Nadal
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz… | Manuel Romero
Los zorzales y sus cambios | Rayón
¿Cacerías por interés? | Diego Ruzafa
«Aficionados» y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
La utilización de reclamos vivos para la caza | Joaquim Vidal
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
La paloma vuelve sobre sus pasos | Pablo Almárcegui
Calor, luna y jabalíes: ¿Nos vamos de espera? | I. A. Sánchez
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Díaz García
Vicios y resabios del reclamo | Damián Fermín Vaquero
¿Qué eliminar primero, modalidades o «cazadores»? | Rayón
¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras? | Santiago Segovia
Claves para tener éxito en las esperas al jabalí | Francisco Carrillo
Tirando a palomas | Cazarmás
¡A montear! | Grupo Vigilancia y Gestión
El muflón | Alberto Aníbal-Álvarez
Así es el verdadero cazador a rabo | Miguel Ángel Romero
Zorzales | David Rubio Alza
La tecnología y la becada | Ricardo V. Corredera
Cómo poner las perdices a tiro | Miguel F. Soler
A las perdices | Andrés López
Esperas: ¿el calibre es la cuestión… o es una cuestión de calibres? | Pedro A. Suárez
Conejos: esperas y recechos entre olivos | Miguel F. Soler
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cazar con seguridad | Antonio Bello Giz
A perro y hurón | Juan Miguel Sánchez Roig
Caza del zorro con perros de madriguera | Andrés Cano Bote
La urraca, un escurridizo objetivo | Andrés López
Ansares en las marismas del Guadalquivir | Rafael Rodríguez
Perdices y perdiceros de alto rendimiento | Miguel F. Soler
Tras los jabalíes con perros de rastro atraillados | Alejandro Lorenzo
El perro de sangre: Primeros pasos | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: Iniciación del cachorro | Juan Pedro Juárez
El reclamo y otras modalidades: cazar o no cazar | Miguel Ángel Díaz
El perro de sangre: El porqué de las cosas | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: Camino hecho y por hacer | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: La homilía de los humildes | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: Pinocho y su nariz | Juan Pedro Juárez
Los zorzales, una alternativa en tiempos de crisis | Cristóbal de Gregorio
El perro de sangre: La perfección no existe | Juan Pedro Juárez
Gorgonio, de caza con Delibes | Jorge Urdiales
Quiero organizar una montería cochinera: ¿cómo lo hago? | Santiago Segovia
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC