En el Número de Diciembre:

  • Pérez Henares gana el premio Jaime de Foxá. SC
  • Historia de un furtivo: capítulo final. Carlos Enrique López Martínez
  • Última hora sobre los atropellos de especies cinegéticas. Jorge Bemad
  • Caza con arco: Retorno a los orígenes. Joaquín España
  • Perdices "volcánicas". Leonardo de la Fuente
  • El tamaño es importante. Oscar Rodríguez
  • La liebre es una coneja. Varios autores
  • Reflexiones aceradas. Guy H. Wood
  • Cesta de navidad. Israel Hernández
  • Entre todos lo mataron y él solo se murió. José Carlos Martínez Ávila
  • Monterías: Esencia montera. Varios autores
  • Los Cotos de Soria. Raúl Beltrán
  • Jabalíes en Bulgaria. Lorenzo de Grandes
  • El semiautomático se desmarca. Juan F. París
  • Nuevo monotiro Spartan. J.F.P.
  • XXII Monográfica Nacional del Braco
  • Perros robados. Manuel Pedrosa y J.I.Ñudi
  • Que cace aunque sea feo. Juan José García Estévez
  • Hermano lobo, hermana luna. Ramón J. Soria
  • ¡A tomar por donde amargan los pepinos! Angel Serrano, "El Lince"
  • Vigilante de coto privado. Eduardo Coca Vita
  • Rehalas: "Peter y Murphy" Juan de Dios Olías
  • El chapuzón. Mariano Aguayo

 

Viajando con nuestras becadas

Gracias a la existencia de transmisores satélite de pequeño tamaño y poco peso, el Club de Cazadores de Becadas capturó y marcó esta primavera tres becadas que están siguiendo en tiempo real. Una de ellas ha llegado a Rusia. Esta es la crónica del «Proyecto Trasgu, Scolopax sin Fronteras» que está llevado a cabo, por primera vez en el mundo, este activo y apasionado club de becaderos.

Este trabajo está dedicado a Trasgu (nuestro Javier), de ahí el nombre del proyecto y el de la becada.


Portada del Proyecto Trasgu.

El 3 de abril de 2006, el sistema de satélites Argos nos informa que la becada 40, de nombre Trasgu, se encuentra en Alemania. Era la culminación de un largo y complejo camino que empezó tres años antes en Laguardia. Pep Ullastre tomaba las riendas del Club de Cazadores de Becadas (CBB) y su principal preocupación consistía en formar un equipo capaz de dar continuidad y consolidar el club.

De la mano de Joseba Félix Tobar-Arbulu se formó la Comisión Científica y todavía hoy, Pep recuerda aquellas palabras de Joseba en Álava: «Tal vez antes de lo que piensas veremos una becada volar con un transmisor en su espalda para hacerle un seguimiento vía satélite».

En una primera fase, la Comisión se centró en una importante labor de investigación y documentación.

A partir de entonces todo un equipo de personas coordinadas por Joseba, algunas desde los inicios del proyecto y otras que se han ido incorporando a medida que ha ido avanzado, han realizado un trabajo increíble para convertir este proyecto de futuro en una realidad. En una primera fase, la Comisión se centró en una importante labor de investigación y documentación sobre dos de los aspectos más relevantes de sus objetivos: ¿cuáles eran las herramientas para poder realizar un marcaje y seguimiento de aves migratorias? y ¿qué métodos de fijación eran los más apropiados para colocar un transmisor en una arcea?

Para realizar el seguimiento, la Comisión contactó con CLS (Collecte, Localisation, Satellites), operador mundial de los sistemas de satélites Argos, cuyo principal ámbito de aplicación está relacionado con la protección del medioambiente. Los satélites recogen, procesan y distribuyen datos medioambientales de plataformas (PTT) fijas y móviles por todo el planeta. Lo que hace único a este sistema es su habilidad para localizar geográficamente la fuente de los datos en cualquier punto del globo.


La becada 40, capturada en Navarra, con el emisor ya instalado y a punto de ser soltada.

Hasta fechas recientes, el seguimiento de becadas por satélite no ha sido posible debido al excesivo peso de los transmisores disponibles en el mercado. Pero el 28 de diciembre de 2004, Microwave Telemetry 111C., (MT), fabricante de transmisores, anunciaba la producción de un nuevo modelo de emisor solar que reduce el peso del aparato a 12 gramos y permite alargar su tiempo de vida al no estar limitado por las baterías de litio convencionales. La Comisión se puso rápidamente en contacto con MT en enero de 2005 con la intención de lanzar una sorda en la contrapasa de marzo de ese mismo año. No pudo ser. El fabricante norteamericano necesitaba entre ocho y diez semanas para fabricar y entregar los transmisores.

PROBANDO LOS TRANSMISORES

El desánimo inicial por no poder lanzar la becada en marzo de 2005 fue inmediatamente superado. La Comisión disponía ahora de suficiente tiempo para trabajar y decidir cuál era el método de fijación más apropiado para colocar el transmisor en las arceas. Fue en los centros CREB (Centro de Recuperación de Becadas), con Juan José Fuente en Asturias y Pere Clota en Cataluña, donde se realizaron durante más de ocho meses innumerables experiencias con prototipos de los transmisores. Trabajaron sobre diferentes aves y en condiciones diversas en túneles de vuelo hasta concluir el sistema de sujeción que finalmente se utilizaría sobre las becadas.


Mapa de Europa con la trayectoria de la becada marcada en Navarra.

No menos trascendente fue el trabajo desarrollado por otros miembros de la Comisión tratando de conseguir la necesaria financiación del provecto. Raúl Miguéliz y Joakin Anso proporcionaron las primeras alegrías al confirmar el impulso y la colaboración que prestaría el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, a través del GAVRN, asumiendo los costos de dos transmisores. Tiempo después, Pep Ullastre también confirmaba la participación en el proyecto del Departament de Medi Ambient de la Generalitat de Catalunya con un tercer transmisor. Gracias a la confianza depositada en el CCB por ambos departamentos, el Proyecto Trasgu, Scolopax sin fronteras, se ha convertido en una realidad y en el primer estudio que se realiza en el mundo sobre un ave de este tamaño y fonología. Además, esta experiencia puede servir como punto de referencia para futuros trabajos sobre otras especies de aves de similares características.

SE RECIBEN LOS TRANSMISORES

Conseguida la financiación, a finales del año 2005 se recibieron los tres transmisores y se realizaron múltiples pruebas para comprobar su estado, su capacidad de carga y las emisiones y localizaciones de los satélites. A diferencia del conocido GPS, en el que son los receptores los que calculan su propia posición a partir de la información recibida por los satélites, en Argos los transmisores son los que emiten señales y los satélites se encargan de calcular la posición de cada PTT. Posteriormente, distribuyen la información a las estaciones terrestres.


Ibón Telletxea con su gigante cazamariposas con el que capturó las dos becadas navarras.

Otra diferencia entre ambos métodos la determina la distancia a la que orbitan sobre la tierra los satélites. Mientras los GPS se encuentran a más de 20.000 km. de la tierra, los satélites Argos giran en órbitas polares de 850 km. de altura. Esto permite que los transmisores Argos sean de menor consumo y tamaño que los receptores GPS, pero penaliza en la precisión de la localización. Por este motivo MT produce en la actualidad equipos que utilizan ambos sistemas, se posicionan con alta precisión mediante GPS y transmiten su situación a las bases terrestres a través de Argos. Lamentablemente estos equipos no pueden utilizarse de momento en la becada debido a su tamaño y peso.

LA CAPTURA DE BECADAS

El 3 de marzo de 2006 comenzó uno de los periodos más apasionantes de este proyecto, la captura, colocación del PTT y posterior suelta de las tres primeras becadas marcadas con transmisores vía satélite.


Otra foto del itinerario que siguió la becada navarra. Sorprende su vuelo recto, sin grandes titubeos, hacia su destino final. ¿Cómo pueden orientarse tan bien?

Al atardecer de este primer viernes de marzo, el equipo Navarro del CCB se desplazó a las praderas de Etxarri-Aranatz que habían sido meticulosamente examinadas los días anteriores y podían garantizar el éxito de la empresa.

El equipo intentaría la captura utilizando la metodología habitual: mediante un foco halógeno conectado a una batería portátil se deslumbra al animal y la captura de la becada se lleva a cabo mediante el uso de una caña larga a la cual se acopla una red a modo de salabardo.

Un «momento increíble», éste fue el «asunto» del email con el que Raúl Miguéliz explicaba al día siguiente el desarrollo de los acontecimientos:

Sin embargo, en un momento de bendición, se paró el viento, Ibon avanzó tranquilo, lanzó la pértiga, y ¡bingo, las dos becadas dentro!

Me acabo de levantar de la cama, bastante tocado todavía de mi gripe, y veo que ya estamos en marcha al cien por cien. No sabría cómo explicar el momento que vivimos ayer, pero la satisfacción que se te queda en el cuerpo después de liberar a las dos becadas con sus correspondientes mochilas y después del tiempo que llevamos trabajando en este proyecto, pues la verdad, esa satisfacción es difícil de explicar.

Al llegar yo a Etxarri, andaba una «bochornera» que me hizo ser pesimista y presagiar lo peor. No obstante, una vez allí, había que intentarlo y nos pusimos en marcha. Con Joakin a la cabeza de la peregrinación llegamos a la primera finca a controlar. Ibón Telletxea montó su espectacular «cazamariposas», Joakin y el compañero de Isabel con los focos, Zarbo con sus cámaras de fotos y vídeo y los demás, de acompañantes.

Entramos en la finca y comprobamos que habían estado echando fiemo. Joakin ya torcía el morro. Sin embargo, conforme fueron avanzando hacia el fondo, empezaron a verse los «ojillos» de las becadas. Los míos se salían de sus órbitas.


Tomando los medidas biométricas de una de las becadas catalanas.

Cuando por primera vez vi a Ibon levantar la pértiga y avanzar hacia la becada, en ese mismo momento, seguro que si me pinchan no sangro. Qué emoción, qué impaciencia porque termine el lance... Bueno, pues el lance terminó con un fallo como una casa. A mí, que estaba con Zarbo y Joseba viéndolo un poco aparte, me pareció imposible que se pudiera fallar en eso, pero creo que eran más las ganas que tenía de acabar cuanto antes con todo que el supuesto fallo de Ibon.

Bueno, pues en esa finca se vieron cinco becadas, dos becacinas y dos liebres. Ibon lo intentó con otra, que también se le escapó; yo creo que por ser el primer sitio que se miraba, se anduvo bastante precipitado, ya que se levantaron varias atropelladas, sin haber sido vistas. El espectáculo de ver correr a las liebres, volar las becadas y becacinas y de cómo con el foco conseguían hacer bajar a alguna otra vez al suelo, es indescriptible. Cuando nos retirábamos ya de esa finca, decía Ibon: «¡Vaya gallinero!». Y yo le decía: «¿Y qué has hecho para no coger una?». E Ibon contestaba: «Hay que darle un poco de emoción a esto, ¿no?». Y yo me callaba y me comía los...

Acto seguido, nos desplazamos a otra zona en la que no se vieron nada más que liebres. Y nos volvimos a desplazar hasta una zona diferente, en el pueblo de al lado, y Joakin paró el coche enfrente de una finca. Él decía: «Hoy, haciendo la espera al anochecer, he visto que han entrado cinco becadas en esa dirección». Automáticamente cogieron los focos, y sin montar Ibon la pértiga, se adentraron en la finca a «foguear» para ver si había algo. No habían andado ni 100 metros cuando apagaron los focos y se volvieron. Habían visto dos becadas casi juntas.


Recuperando de la red japonesa la becada catalana.

Montaron todos los bártulos y se dirigieron a por ellas. Inmediatamente las volvieron a localizar, e Ibon levantó la pértiga justo en el momento que más viento pegaba. No la podía sujetar y si no le ayudan, se le cae al suelo. Yo, que para entonces ya había pasado por toda la gama de colores, ya veía que éstas dos también se iban a criar, dándole más emoción al asunto. Sin embargo, en un momento de bendición, se paró el viento, Ibon avanzó tranquilo, lanzó la pértiga, y ¡bingo, las dos becadas dentro!

Ibon, en poco tiempo, había pasado de ser el más malo del mundo, al mejor de la galaxia. Pero la realidad es que, de tres intentos, cogió dos becadas. A partir de aquí todo fueron prisas para llegar en un momento a casa de Joakin, colocarles los PTT's y soltarlas.

De mi parte, un diez para todos por el gran equipo que formamos, pero ayer, y ahora en serio, Ibon merece que se le nombre, y sobre todo, Joakin también merece que se le nombre por lo preparadísimo que tenía todo el terreno. Zarbo se prestó a venir, y la verdad es que también nos quitó un gran peso de encima, encargándose él del trabajo audiovisual.

Bueno, pues nada más, que a partir de ahora todo sean alegrías.

LA BECADA «CATALANA»

Cinco días después el protagonismo se lo llevaba el equipo de Cataluña en la localidad de Taradell. Los compañeros del Grup d'anellament de Calldetenes habían desplegado más de 250 metros de red para intentar la captura de la tercera becada. No se hicieron esperar, minutos después del ocaso entraban en la pradera las tres becadas que el equipo venía observando en días anteriores. Dos de ellas quedaron atrapadas en las redes y una se convirtió en la 38, la tercera becada portadora del transmisor PTT. Así lo contaba Pep:


Nueva imagen de la becada navarra después de colocarle el emisor.

«Cuando uno tiene dudas y no sabe muy bien cómo resolverlas, lo mejor que puede hacer es pedir ayuda a gente experta en la materia, y en este caso, más expertos que los miembros del «Grup d'anellament de Calldetenes», imposible. Me puse en contacto con Joan Aymerich y Miguel Gómez para planificar el objetivo de la misión con el máximo de garantías: capturar una becada viva.

El primer paso que había que seguir era la localización de becadas en sus campas habituales donde salían a comer cada noche. Después de unas cuantas llamadas de teléfono, fueron varios los colaboradores que evidenciaron la presencia de becadas en las zonas controladas, se realizaron bastantes salidas de noche para su localización. Finalmente los sitios de la posible captura quedaron en tres: uno en la zona de Taradell, otro en la de Arbucies y por si fallaban los dos anteriores, teníamos una última posibilidad en el Pla de la Calma en pleno Montseny.

Una vez seleccionada la zona donde se llevaría a cabo el primer intento de captura, procedimos a planificar el método que debía permitirnos realizar con éxito la operación. Joan y Miguel tenían claro que antes de actuar con los focos de noche, había que intentarlo con redes, estaban seguros de que las posibilidades eran muy altas y no querían dejar pasar la oportunidad de intentarlo. Acordamos día y hora; empezaba así la cuenta atrás.

En total son casi 3.750 kilómetros recorridos por Trasgu desde Etxarri-Aranatz en Navarra hasta Yuranino en Rusia.

Mientras tanto, llegaban noticias excelentes de que el equipo navarro, capitaneado por Raúl, Joakin, Isabel y Joseba, había materializado con éxito la misma operación, lo que no dejaba de meternos presión, y el temor al fracaso se hacía mayor. Los nervios estaban a flor de piel.

El miércoles día 8 de marzo, a las 16.00 h, en pleno centro de Taradell, empezó todo. Nos desplazamos a la zona de captura y una vez allí se empezaron a colocar las telas. Unos 250 metros de redes, distribuidas estratégicamente, formaban una trampa insalvable para las becadas que quisieran acudir allí para alimentarse.

Poco a poco fueron incorporándose todos los miembros del equipo catalán: José Palomo, Marc Pagés y Xavier Bunyol. Caía la tarde y llegaba la hora del crepúsculo: tensa espera y los nervios a flor de piel, llegaba el momento decisivo. De noche y con el cielo nublado tapando la luna que estaba casi llena, de repente mi compañero Dani exclamó en voz muy baja: «¡míralas!». Y por fin aparecen las tres becadas controladas días antes, como persiguiéndose, directamente hacia al campo. Más tarde nos enteramos de que dos fueron víctimas de nuestras trampas. Alegría enorme, emoción indescriptible.


Momento en que Pere Clota besa la becada catalana antes de soltarla.

Armamos el salabre de captura y los focos para rastrear los alrededores en busca de la tercera, que no conseguimos localizar. Después de tomar todos los datos biométricos de las dos becadas, decidirnos trasladarnos a casa de Pere para colocar el PTT n.° 38. La operación de captura estaba resuelta, y de qué manera, en un abrir y cerrar de ojos. En casa de Pere, al realizar las mediciones y el anillamiento, vimos que la segunda becada pesaba un poco más que la primera, 316 gramos, una juvenil JP2, por lo que se decidió colocar el PTT en ésta. Pere se puso manos a la obra y entre un silencio casi sepulcral de las más de diez personas que estábamos observando, procedió a la colocación del PTT en poco más de 20 minutos. Espectacular y magistral la operación de Pere.

Seguidamente nos dirigimos al campo donde habíamos realizado la captura para desmontar las redes, ya que hubiera sido verdadera mala suerte que se volviera a enganchar. Pere dejó la becada en el suelo, no sin antes haberle dado un par de besos. Que sea él mismo quien haga una descripción de aquel momento tan emocionante: «Se me hizo eterno, el tiempo no corría, yo con ella en las manos temblaba. Por fin acabaron, serían las 21.30, andará por ahí anotado... Le quito la caperuza, la pongo en el suelo, empieza a desperezarse. Uy, uy, uy, parece que se tambalea... para un lado... para otro... ¿Será que no va a volar...? Por fin rompe el vuelo con fuerza... gritos, abrazos... la locura...»

A continuación soltamos a la segunda becada deseando que acompañara en su periplo a nuestra portadora del PTT y ¿quién sabe si no serían pareja y retornarían juntas? Una noche inolvidable donde vivimos emociones muy intensas gracias al inestimable trabajo de un puñado de pajareros locos con el único afán de trabajar para que la caza tenga una buena razón de existir y sea duradera y sostenible.

TRASGU LLEGÓ A RUSIA

No menos apasionante fue la experiencia para los miembros de la Comisión que no pudieron participar directamente en las capturas. El sistema de procesado de información que ofrece CLS permite el acceso a la información de los satélites en tiempo real. Un ordenador y una conexión a Internet son suficientes para poder consultar la información de los datos emitidos por las mochilas de las tres becadas. Así, desde el primer día de suelta, los ordenadores de CLS recibían continuas peticiones de información sobre las localizaciones de las tres becadas.


Mapa del lugar en el que fue localizada la becada navarra antes de dejar la Península.

A la vista de los datos de los sensores de cada transmisor y de las localizaciones recibidas por los satélites, ninguna de las tres becadas realizó grandes desplazamientos durante la etapa pre-pirenaica: la «38», que es como se ha renombrado a la becada capturada en Cataluña, fue la más parca en mensajes debido a una interferencia que afecta a la calidad de los mensajes recibidos por los satélites en el Mediterráneo, permaneciendo en un área de 800 hectáreas alrededor del punto de suelta; en cambio Trasgu, la «40», una de las dos becadas de Navarra, proporcionó bastantes localizaciones y datos de sus sensores explorando un territorio más amplio, en torno a 2.500 hectáreas; por último la «39», capturada también en Navarra, duplicó el área de «campeo» de su compañera proporcionando menos datos que ella.

Últimas localizaciones de la becada navarra ya en Rusia.

El 20 de marzo Trasgu transmitió su última posición en la Península en las cercanías de Etxarri-Aralar. Tras varios días de incertidumbre, el 3 de abril de 2006 a las 15:45, UTC, el sistema de posicionamiento de ArgosCLS, informaba que la becada 40 se encontraba en Alemania en la región de Hessen, en un pequeño bosque situado entre las localidades de Södel y Rockenberg, y que había recorrido 1.175 kilómetros durante esos 14 días. Después de la escala en Alemania, Trasgu proporcionó posiciones en Polonia y Belarús y el 27 de abril entró en la Federación Rusa por la provincia de Pskov.

Los satélites de ARGOS mejoran considerablemente su cobertura sobre los transmisores que alcanzan latitudes más al norte. La Comisión ha podido constatar este hecho porque desde que Trasgu entró en Rusia, las localizaciones han sido constantes y las emisiones en ocasiones excelentes. La becada ha viajado a lo largo de la Federación Rusa alcanzando finalmente Yuranino en la región de Vologodsjaya, la localización más al Este recibida el día 25 de mayo de 2006. En total son casi 3.750 kilómetros recorridos por Trasgu desde Etxarri-Aranatz en Navarra hasta Yuranino en Rusia.

¿Y LAS OTRAS BECADAS?

Trasgu completó con éxito su aventura migratoria, pero al enfrentarnos a una primera experiencia no todo ha sido motivo de júbilo. La segunda becada capturada en Navarra, la 39, dejó de emitir con regularidad 20 días después de su captura. Se valoraron diferentes hipótesis sobre su silencio, y el equipo Navarro registró con ahínco durante varias jornadas la extensa área en torno a su última posición. Finalmente se decidió dar de baja el identificador de su transmisor en los sistemas de CLS.


Analizando el ala de una de las becadas capturadas para ver su edad.

La becada marcada en Cataluña, la 38, se ha visto afectada por un problema reconocido por CLS y MT. Los técnicos de ambas compañías han podido observar que los datos recibidos por los satélites de los transmisores desplegados en el Mediterráneo eran significativamente menores que los de PTTs similares en otras partes del mundo. Trazaron un mapa del área afectada usando datos de prueba de transmisores y centraron el problema en Sicilia: siempre que la ventana de visibilidad de un satélite incluía esta región de Italia, la probabilidad de recibir los mensajes de cualquier PTT incluido en esa misma ventana es mucho más baja y los mensajes son de peor calidad. La becada 38 ha permanecido dentro de esa zona y sigue mandando mensajes —el último, el pasado 5 de octubre de 2006—, pero su baja calidad impide posicionarla.

El equipo técnico de CLS y, de MT ha hecho saber a la Comisión que, si bien continúan trabajando en el perfeccionamiento de la recepción de mensajes, en última instancia, la mejora en el funcionamiento de Argos en la cuenca del Mediterráneo vendrá dada por la propia comunidad científica, ejerciendo presión sobre las autoridades europeas para hacer cumplir acuerdos y, convenios internacionales sobre los usos de la banda de frecuencias, verdadero origen del problema.


Vista del emisor satélite en el que aparece el nombre de Trasgu, un teléfono y un correo electrónico del Club de Cazadores de Becadas, importante por si la becada es abatida, capturada o encontrada muerta por alguien.

La Comisión de investigación del CCB ya se encuentra en plenos preparativos para continuar con el segundo proyecto de seguimiento vía satélite. Con la experiencia acumulada durante estos últimos meses, las diferentes mejoras en la colocación de los arneses a las becadas y, el anuncio por parte de MT de la fabricación de un nuevo transmisor de 9,5 gramos, tiene la intención de marcar nuevas becadas al finalizar la temporada de caza 2006/2007. Toda la información del proyecto y los datos de posicionamiento de las becadas pueden ser consultadas en la página web del CCB

 

Comisión Científica del Club de Cazadores de Becadas

 

Comentarios (2)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

becada
agramonte
06/12/2006 19:26:20
el de la foto no es pere clota es un navarro muy feo que se llama joakin
alucinante
ajnr
19/12/2006 14:26:37
es una labor que todos los aficionados a este tan peculiar ave de una u otra forma, os agradecemos a todos los que habeis trabajado en ella.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Una trayectoria ejemplar | José Luis Garrido
Artículo anterior: Cazar no es matar | Joaquim Vidal
Artículos relacionados con 'Becada'
Desde Rusia con amor | Z. Ibarrola y J. Figarolas
Cuando el perdicero sale a becadas | Paco Mateo
La tecnología y la becada | Ricardo V. Corredera
Becadas al otro lado del Atlántico | Jordi Figarolas
X Aniversario del Club de Cazadores de Becada | Antonio Mota
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
La becada, cada año más acosada en España | Miguel Ángel Romero
Así se ha desarrollado el «Proyecto Becada» | Mario Sáenz de Buruaga
¿Es compatible la caza de conejos y becadas? | Miguel F. Soler
Artículos relacionados con 'CCB'
Desde Rusia con amor | Z. Ibarrola y J. Figarolas
X Aniversario del Club de Cazadores de Becada | Antonio Mota
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC