En el Número de Octubre:

  • Historia de un furtivo: cochino en la baña. Carlos Enrique López Martínez
  • Vuelve la normalidad. José Ignacio Ñudi
  • Galicia huele a cenizas. Rafael González Muñiz
  • La perdiz roja, una especie diferente. José Luis Martínez
  • Adiós a "Tarzán", el lobero de Sierra de Gata. Francisco Gragera Díaz
  • Experimentando con parásitos. Oscar Rodríguez
  • El último lance. Mar Romero y Rafael Rodríguez
  • Cazando en el paraíso. Alfonso Vila Riera
  • Cuarenta años de caza con Aranzadi. Carlos Agustí Ródenas
  • Gestión de pastos para la caza menor. Alfonso San Miguel y Jaime Muñoz
  • Monterías: Suerte. Varios autores
  • Las lunas de otoño. Alfredo Martín
  • Territorio Massai (y III): ¿Qué hacen los leones? Jorge de Pallejá
  • Perdices morunas. Enrique Davoise
  • El universal.375 H&H Mag. Juan F. París
  • Nuevo Sauer S 303. J. F. P.
  • Cartuchos Federal Truball System J. F. P.
  • El perro y el coche. Cesáreo Martín
  • Elegir un perro de caza. Juan José García Estévez
  • El diario de caza. Ramón J. Soria
  • Caza y soledad. Eduardo Coca Vita
  • Si la reina es la perdiz, princesa es la codorniz. T. Medina
  • Lobos. Mariano Aguayo

 

FÁCIL CAPTURA

Durante mi visita a Melonares, asistí a una pequeña captura de conejos en uno de los dos núcleos cerrados con malla perimetral para evitar la predación terrestre, que en este cercado es cero. Sin embargo, la prelación aérea, de rapaces, es tremenda. De día, comen imperiales, reales, perdiceras, calzadas, y de noche, los búhos.

Cuando visité este cercado de 4 hectáreas, dos águilas reales lo sobrevolaban, mientras que a una altura estratosférica silueteaba otra pareja de rapaces que no supimos identificar.

Villafuerte quiso enseñarme lo fácil que era capturar los conejos de sus mojonas. Estas capturas se hacen para marcar a los nuevos gazapos, hacer análisis serológicos y de sangre, en definitiva investigar. También porque de los cercados blindados hay que extraer conejos para evitar la superpoblación y sus problemas añadidos.

Como ya he dicho, cada majano está rodeado de una malla conejera de un metro de altura y enterrada en el suelo. Por tanto, los conejos salen a través de unas gateras con trampillas basculantes que comunican con una pequeña jaula, que permanece siempre abierta.

Cuando se quiere capturar, la trampilla se bloquea para que el conejo pueda pasar a la jaula, que también se habrá cerrado, pero no volver al majano.

Las trampas se activan por la tarde y se revisan por la mañana. El día que yo estuve se prepararon 32 jaulas en 9 majanos de los 18 existentes, los que teóricamente tenían menos conejos. Al día siguiente había atrapados 108.

Muchos estaban marcados, incluso los hay que siguen viviendo desde que se inició el proyecto, pero otros no porque eran gazapos o, en menor medida, adultos que habían escapado de trampeos previos.

Estos conejos, qué duda cabe, valdrían perfectamente para repoblar nuevos lugares, para hacer nuevos «núcleos de alta densidad» a partir de los cuales, poco a poco, un coto podría volver a tener una densidad suficiente de conejos.

 

El milagro de Melonares

Construyendo vivares, mejorando el hábitat y haciendo una adecuada repoblación, en su fecha y con los conejos adecuados, hoy es posible recuperar los conejos de un coto. Y sin vacunar. Ésta es la historia de los conejos de Melonares, en el Parque Natural Sierra Norte de Sevilla, donde uno de nuestros mayores expertos en conejos, Rafael Villafuerte, ha hecho posible el milagro.


Vista parcial de uno de los cuatro "núcleos de alta densidad" de 4 hectáreas en los que hay 18 majanos como éstos. Este núcleo es uno de los dos que tiene valla perimetral contra la predación terrestre.

Desde la llegada de la NHV a principios de los años 90 del pasado siglo, hace unos 15 años, el conejo no ha vuelto a levantar cabeza en gran parte del territorio español.

¿Cuál es el panorama en la actualidad? A grandes rasgos, los lugares más querenciosos para la especie, que en general se distinguen por tener suelos fácilmente excavables y presencia de cultivos cerealistas, siguen manteniendo unas poblaciones medianamente aceptables, pero muy por debajo de esas altísimas densidades que se registraban antes de la llegada de la enfermedad hemorrágica.

En el resto del territorio, allí donde los conejos permitían una caza moderada, se han extinguido o escasean, y lo peor, no remontan.

Por otro lado existen lugares en los que, por desconocidas razones, el conejo ha experimentado un aumento sin precedentes, convirtiéndose en una auténtica plaga que no hay forma de controlar.

MUCHAS RECETAS

En TROFEO, conscientes de la importancia de este lagomorfo para los cazadores, el ecosistema mediterráneo y las especies protegidas, no hemos parado de dar recetas para recuperar el conejo.

Hasta este momento, todos los intentos de recuperación pasaban por la vacunación del conejo y, en consecuencia, por sistemas para capturarlos fácilmente. Si la NHV había provocado su caída brutal, habría que protegerlo de la misma con una vacuna, pero para ello tendría que ser sencillo capturarlo.

Nace el proyecto de la vacuna recombinante de la Federación, de la que se siguen haciendo pruebas de bioseguridad para que pueda ser aprobada por la Agencia Europea del Medicamento. Recordemos que esta vacuna es muy efectiva, tiene la particularidad de que inmuniza de las dos enfermedades y puede ser transmitida, durante unos quince días, de conejo a conejo por simple contacto o a través de vectores, como pulgas y mosquitos.
El objetivo del proyecto era incrementar rápidamente y de manera estable, sin hacer más repoblaciones, el conejo en la zona, entre otras razones porque allí vive una pareja de imperiales.

Sin embargo, al tratarse de un virus de mixoma genéticamente modificado, el mundo científico no termina de darle sus bendiciones. La ingeniería genética sigue produciendo bastante rechazo. En este sentido conviene recordar que los australianos desarrollan otra vacuna para esterilizar a las conejas. Y cuando lo consigan y la autoricen, ¿quién nos asegura que no llegará a España?

Al margen de la vacuna recombinante de la Federación, en el mercado existen vacunas eficaces contra las dos enfermedades. Incluso las hay que protegen frente a los dos virus.


Un gazapo del año a punto de entrar en su majano. No hacen falta vivares tan grandes.

Pero las vacunas actuales tienen dos inconvenientes que las hacen poco prácticas: sólo inmunizan al conejo vacunado y hay que revacunar cada seis meses, lo que implica volverlo a capturar.

Pero es lo que hay y sobre esta base se han construido, hasta la fecha, todos los sistemas de recuperación del conejo, en general majanos artificiales que permiten una fácil captura de los mismos.

Recordarán que celebramos la llegada de los majanos Mayoral, que inventó Serafín Mayoral. Se trata de vivares fabricados en material plástico, cómodos de transportar y montar, cuya principal ventaja es la facilidad para capturarlos. Mayoral proponía la instalación de varios majanos suyos, blindados o no con cerca a la predación, y echar un elevado número de conejos, que había que revacunar periódicamente.

Recordarán los cercados de cría, y en especial el que proponía Antonio Arenas, profesor de la facultad de Veterinaria de Córdoba. Se trataba de un cercado blindado a la predación con unos majanos mucho más artesanales y baratos, hechos de ladrillos de un metro por un metro y techados con aislante. Su intención, que los cavadores construyeran uno de estos cercados en sus cotos para que sirviera de «granja suministradora» para repoblar otros lugares.

Pero la vacunación seguía siendo la asignatura pendiente. Se multiplicaban los conejos en cercados, se soltaban los sobrantes en nuevos o viejos vivares, pero en estos nuevos lugares, en general, la vacunación se complicaba, los cavadores se aburrían y los conejos terminaban desapareciendo.

Se inventa incluso un vacunador automático, el Inyectramp, obra del biólogo Juan José Muñoz, una persona que, no siendo cazador, aunque sí su padre, está obsesionada con la recuperación de la especie. Pero este vacunador, muy práctico en cercones de cría, no es útil en el campo, en madrigueras naturales.

En fin, que a estas alturas, parece que recuperar el conejo sigue siendo un problema sin solución.

EL MILAGRO DE MELONARES

Desde hace tiempo, de forma directa o indirecta, había oído hablar de «Melonares», un lugar de la Sierra Norte de Sevilla en el que el conejo había desaparecido pero donde gracias a un proyecto dirigido por gente del IREC, volvía a verse en abundancia.


Rafael Villafuerte y Carlos Rouco observan desde la distancia uno de los núcleos de alta densidad, que se distingue al fondo.

El proyecto se basaba en resultados obtenidos en otros trabajos de investigación y de gestión previos, y presentaba un diseño que permitía realizar experimentos científicos cuyas conclusiones pudieran aplicarse también en el futuro. Consistía, a grandes rasgos, en construir grandes majanos artificiales tanto en terrenos abiertos como en cercados blindados a la predación terrestre, echar conejos traídos de una finca –porque no hubo manera de que fuesen de la zona–, ponerles comida y agua, y a esperar que se reproduzcan. Pero el proyecto tiene algo novedoso: no hay que vacunar. Y los conejos no se mueren.

Pero comencemos por el principio. Este proyecto se lo debemos a la construcción del futuro embalse de Melonares –para dar agua a la capital hispalense– en el Parque Natural Sierra Norte de Sevilla, cerca de Castilblanco de los Arroyos.

Puesto que el futuro embalse anegará para siempre miles de hectáreas de este lugar emblemático, las autoridades han obligado a la empresa constructora a invertir en proyectos medioambientales compensatorios. Y es así, y en el 2002, como nace este proyecto que se denomina «Seguimiento y recuperación de las poblaciones de conejo silvestre en la zona de compensación del embalse de Melonares». El área de compensación ocupa 1700 hectáreas.

El promotor del embalse de Melonares es la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, y está financiado conjuntamente con Fondos de Cohesión de la Unión Europea. Una de las medidas compensatorias y correctoras de impacto ambiental que se está ejecutando es precisamente de lo que hablamos: el seguimiento y recuperación de las poblaciones de conejo silvestre en la zona de compensación, actuación que dirige Rafael Villafuerte en colaboración con las empresas Ferrovial-Agroman y Sando (Melonares U.T.E.).


Una jaula de captura junto a uno de los majanos. A través de estas jaulas, lo conejos salen y entran en los majanos.

Rafael Villafuerte es científico titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y una de las personas que más sabe de biología y manejo de conejos. Fue el primer director del Instituto en Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), centro al que sigue perteneciendo.

El proyecto de Melonares cuenta con seis personas de manera permanente, y a veces han recurrido a científicos de otras universidades españolas y, extranjeras. En base a los resultados, se realizan varias tesis doctorales, como la que hace Carlos Rouco, el becario que nos acompañó en todo momento y quien lleva el seguimiento del proyecto.

El objetivo del proyecto era incrementar rápidamente y de manera estable, sin hacer más repoblaciones, el conejo en la zona, entre otras razones porque allí vive una pareja de imperiales.

El plan comenzó con la creación de cuatro «núcleos de alta densidad». Se trata de concentrar en un espacio reducido un gran número de conejos para que por sí mismos superen la llamada «trampa de la predación y de la enfermedad».

La clave del "milagro de Melonares" está en crear un hábitat ideal para el conejo, y luego echar ejemplares resistentes –con anticuerpos– a las dos enfermedades..

¿Qué es esto?, se preguntarán. Pues en estos conceptos está la explicación de por qué el conejo no termina de recuperarse en España después de la aparición de la NHV.

La supervivencia del conejo está ligada a una alta densidad poblacional fruto de su tremenda capacidad reproductiva. Esto le asegura superar cualquier amenaza, principalmente toda la predación que soporta y por supuesto las enfermedades, siempre que no sean nuevas, como ocurrió con la mixomatosis pero sobre todo con la enfermedad hemorrágica.


Cada majano de los núcleos lleva un comedero y un bebedero como éstos, pero los de los núcleos abiertos se protegen con un mallazo para que no los destrocen los jabalíes y venados.

Antes de la llegada de la NHV, conejos había por toda España. En muchos lugares eran plaga, pero en general «los conejos corrían por todos lados», divirtiendo a cazadores y dando de comer a un gran número de predadores. Y es que con el tiempo, el conejo se había ido inmunizando de la mixomatosis, una enfermedad que además atacaba sobre todo en verano, cuando más conejos había en el campo.

Pero llega la NHV, nueva para el sistema inmunológico de nuestro conejo, y los deja reducido a la mínima expresión. Donde había mucho conejo, los redujo drásticamente, y donde su población era moderada, prácticamente los extinguió. Y claro, allí donde quedan cuatro, entre la predación, la mixomatosis, la NHV, la escopeta y un hábitat cada vez más montuno, pues han seguido quedando los cuatro de todos los años sin posibilidad de recuperación.

NÚCLEOS DE ALTA DENSIDAD

Pero volvamos al proyecto de Melonares y a los «núcleos de alta densidad», o sea, concentrar muchos conejos en una extensión reducida pero que reúne las condiciones de hábitat y de manejo necesarias para garantizar la adaptación y supervivencia de los mismos.

Rafael Villafuerte elige cuatro zonas de cuatro hectáreas cada una. Entre una zona y otra no hay más de un kilómetro. En cada núcleo construye 18 vivares y mete 180 conejos. Dos de estas zonas se cierran a la predación terrestre con malla perimetral de 2,5 metros y enterrada un metro en el suelo; a las otras dos no se les pone malla. En ninguno de los casos se hace ningún control de predadores.


Rafael Villafuerte manipula la jaula a través de la cual los conejos salen de los majanos al exterior. Está cerrando la portezuela trasera para que no puedan salir y poderlos capturar.

El hecho de cerrar dos de los cuatro núcleos forma parte del diseño experimental que se realizó con fines científicos y que en la actualidad ha permitido extraer conclusiones de cara a la gestión.

A su vez, cada uno de los majanos se rodea de malla conejera de un metro de altura para que los conejos, después de la suelta, no se salgan de los mismos durante los seis primeros días y se aquerencien en sus nuevos vivares. Lógicamente, durante estos días se les pone comida y agua dentro de la zona cerrada.

Al lado de cada majano, fuera de la malla conejera, se coloca un bebedero y un comedero con pienso de conejo, que nunca falta, al igual que alfalfa seca. Y todos los años, en las inmediaciones de los núcleos, se siembra una mezcla de cereal: cebada, trigo, avena...

Los majanos, de dos tamaños, son auténticas obras faraónicas. En la superficie a ocupar, entre 5 y 10 metros de diámetro, se coloca una alfombra de palets, y encima de ésta, otra. Luego se rodean los palets con piedras, como si fuese un recinto amurallado, y se colocan palos y ramas para que sostengan la tierra que se le echa encima, traída de otro lado. Los majanos se construyen sobre la superficie porque el terreno se encharca con facilidad. Finalmente queda una montaña de tierra con ciertas aberturas en su base hechas con tubos de PVC, que conectan con el corazón del majano. En los vivares de mayor tamaño se introducen 20 conejos y 5 en los más pequeños. La proporción de machos y hembras en cada vivar es similar.

Alrededor de los cuatro núcleos se construyen a su vez otros 85 vivares un poco más pequeños para favorecer la dispersión natural de los conejos desde los núcleos sin malla perimetral y mediante la introducción de animales extraídos de los núcleos con malla. Además, al estar situados a diferentes distancias de los núcleos permiten ver cómo los conejos los van ocupando de forma progresiva.

LA CLAVE ESTÁ EN LOS CONEJOS

Hecho todo esto, ¿qué conejos echamos? Y es aquí donde está la clave. Villafuerte estudió la subespecie que habitaba la zona, pues quedaban algunos ejemplares.


Detalle de los tubos de PVC que tienen los majanos que comunican con el corazón de los mismos. A través de ellos se echan los primeros conejos para que se aquerencien. Luego ellos mismos harán otros accesos, como se pueden ver en la imagen.

En España tenemos dos subespecies, la Oryctolagus cuniculus cunículus, que ocuparía aproximadamente la mitad norte de la Península si trazáramos una línea recta desde Almería a Galicia, y la Oryctolagus cunículus algirus, que ocuparía la otra mitad.

Lógicamente, los conejos de la zona eran algirus. Buscó entonces una finca cercana con abundancia de conejos y, muy importante, le hizo un análisis serológico, descubriendo, como era de esperar –por eso había tantos– que el 85 por ciento tenían anticuerpos de la neumonía y el 98 por ciento de la mixomatosis. En cada vivar se echó una proporción adecuada de machos y hembras.

Resumiendo, la clave del «milagro de Melonares» está en crear un hábitat ideal para el conejo, y luego echar ejemplares resistentes –con anticuerpos– a las dos enfermedades. Lo ideal es hacer un análisis serológico, pero lo más probable es que conejos procedentes de lugares con alta densidad sean ya resistentes a los dos virus que nos preocupan.

También es muy importante la fecha de captura y suelta de los conejos. Villafuerte se decanta, con argumentos científicos, por el mes de octubre, momentos antes del inicio del periodo reproductor. Primero porque en poco tiempo las conejas entrarán en celo, produciéndose los primeros partos y un fuerte aumento de la densidad; y segundo, porque en esta fecha, al ser va todos los conejos adultos, es muy probable que tengan inmunidad frente a las dos enfermedades.


Por la mañana, algunas jaulas preparadas para capturar, tenían varios conejos en su interior.

No es que los conejos nacidos en poblaciones grandes nazcan ya inmunes, sino que al haber tantos conejos, es muy probable que los gazapos, perdida la inmunidad que le proporciona la leche materna durante los dos primeros meses de vida, entren pronto en contacto con los virus presentes en los conejos adultos, de modo que al llegar el otoño es muy probable que tengan anticuerpos.

Los conejos «de verano», los nacidos en primavera, acaban de perder la inmunidad de la leche materna y es muy posible que sean capturados antes de que adquieran los anticuerpos de las enfermedades. Esto conviene tenerlo en cuenta antes de llevar a cabo cualquier repoblación.

RESULTADOS ASOMBROSOS

Tras la repoblación, los resultados fueron excelentes. A los 90 días, la supervivencia de los mismos fue del 60 por ciento, altísima frente a otras repoblaciones.

Como se ha dicho, la repoblación se llevó a cabo en octubre de 2002. Pues bien, un año después, todos los vivares situados a menos de 200 metros de los núcleos, estaban ocupados. Los otros vivares, situados entre 200 y 400 metros, en febrero del 2005 estaban ocupados en un 80 por ciento.


La jaula de captura en su estado normal. Al fondo a la derecha, en el pasadizo, se ve la trampilla que se abre en las dos direcciones. Cuando se quiere capturar, la trampilla se bloquea para que sólo se abra en sentido de salida y la portezuela que vemos en primer plano se cierra. El conejo sale del majano para comer, pasa por la trampilla, ve cerrada la portezuela, pero cuando quiere volver al majano la trampilla ya no se lo permite.

Otro dato. Los estudios científicos dicen que un lince necesita entre 2 y 5 conejos por hectárea para asentarse. En Melonares, un año después de la repoblación, había más de 2 conejos por hectárea; y entre 2002 y 2005, la abundancia fuera de los núcleos se cuadruplica.

En definitiva, en octubre de 2002 se hizo una sola repoblación con un total de 720 conejos en un lugar en el que prácticamente habían desaparecido. Hoy, sin poner una sola vacuna y sin hacer ningún control de predadores, se estima que puede haber unos 8.000 conejos en las 1.700 hectáreas de la zona de compensación. Además, las dos últimas parejas de águila imperial se han establecido, qué casualidad, en Melonares. Si nos damos cuenta, Villafuertes, que según palabras suyas «lleva veinte años equivocándose a la hora de recuperar el conejo», ha diseñado un sistema lo más natural posible, que no requiere un continuo manejo de los conejos, entre otras cosas porque no hay que vacunar. En definitiva, lo que ha hecho es «copiar» a la naturaleza.

¿Por qué hay conejos allí y no aquí?, nos habremos preguntado muchos cazadores. Pues posiblemente porque allí haya mejor hábitat, el suelo sea más blando, abunde la comida, haya más conejos inicialmente, quizá menor predación y, por todo ello, han logrado superar la trampa de la predación y de las enfermedades.

Villafuerte lo que ha hecho, en definitiva, es reproducir la misma situación en otro lugar, pero de forma acelerada, a lo bestia, como diríamos ahora. Ha fabricado el mejor hábitat posible para los conejos, a los que conoce como la palma de su mano, y luego ha traído a los inquilinos adecuados en el momento oportuno. Conejos sanos, genéticamente adecuados a ese lugar y con anticuerpos frente a las dos enfermedades. Y partir de aquí, que ellos solos se las ingenien. Tan sólo habría que mantener el hábitat, como hacemos con nuestros cotos.

Lo que se ha hecho en Melonares cuesta bastante dinero, entre otras cosas porque lo había y se trataba de un proyecto de investigación. Pero todos sabemos que hacer parte de lo que se ha hecho no requiere una inversión disparatada si ponemos en el otro platillo de la balanza lo que está en juego: recuperar para siempre los conejos de nuestro coto.

Obviamente los vivares pueden ser más simples y con la información obtenida durante estos años Villafuerte y su equipo han diseñado versiones más simples que próximamente van a construirse en otras zonas del Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, para que sean gestionadas por las sociedades de cazadores.


Cogiendo un conejo capturado.

Ahora este proyecto de investigación toca a su fin, y posiblemente sea la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, muy sensibilizada con lo conseguido, la que se ocupe de mantener lo realizado, posiblemente también recurriendo a sociedades de cazadores de la zona, que además sería lo deseable, aunque siempre con una dirección técnica.

Lo que chirría después de conocer este proyecto es por qué no se ha hecho algo parecido en Doñana, donde siguen echando de comer a los linces como si aquello fuese un zoo extensivo. ¿No es esto mejor y más natural?

 

JOSÉ IGNACIO ÑUDI

 

Comentarios (5)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Y donde se compran los conejos?
serge
27/10/2006 16:51:50
Me parece muy bien lo expuesto. Pero donde se pueden comprar los conejos con los anticuerpos.???????.
En nuestro coto tenemos majanos preparados con redes antidepredadores y hemos hecho pequeños majanos proximos con palets (sin redes antidepredadores) pero ahora nos faltan estos maravillosos conejos.
Ofertas de conejos hay muchas, pero los correctos donde y como se cuales son los correctos.
Un saludo.
Sergio.
El milagro de melonares
oliveraxu
03/11/2006 16:09:58
He leído este artículo y he oido y visto un reportaje sobre esta asombrosa multiplicación de conejos, y según mi modesto entender , durante los meses octubre a mayo o tal vez algún mes más los conejos con la ayuda de la climatológia desbordan la capacidad de los terrenos donde los albergan, pero en cuánto aparecen los primeros sintomas de mixomatosis, y no tanto de hemorragica quedan los cuatro de siempre, claro sin vacunar y sin cruces de australianos.
la mejor repoblacion
jojo
06/11/2006 20:44:02
en mi coto hace mucho tiempo que no hay un solo conejo. este ano estan pensando vacunar los pocos que hay, despues de esto. Donde se pueden comprar conejos con anticuerpos?
muchas gracias
AQUI TENEMOS LOS CONEJOS QUE BUSCABAS.
ACEBUCHAL
08/11/2006 20:04:38
Amigo serge, nuestra empresa cuenta con mas de 10 años de esperiencia, dedicados a la cría y captura de conejos de monte para repoblación. Los métodos de captura utilizados son lazo con tope y hurón, y se realiza en fincas de la provincia de Cádiz, donde existe alta densidad, como consecuencia de la alta inmunidad adquirida y como medida de control de daños a los cultivos. El manejo se realiza por profesionales, no permaneciendo los conejos mas de dos días en amplias habitaciones con agua y comida suficiente. El trasnporte adecuado es con vehículos especiales en cajas de cartón o madera desechables. La época de captura en el campo suele comenzar en el mes de Abril hasta Septiembre, que aunque no es la mejor época para repoblar (el autor señala octubre o noviembre) hay que tener en cuenta que es cuando mas cantidades se capturan, y cuando se obtienen los permisos de captura y repoblación, etc.(la administración andaluza sólo permite repoblar hasta un mes antes de que comienze el periodo hábil de la especie, y en andalucía el conejo se caza a partir del segundo domingo de julio). Los conejos se pueden servir a petición del cliente, vacunados de mixomatosis y neumonía hemorragica vírica (con Dercunimix del laboratorio Merial hemos obtenidos los mejores resultados) y desparasitados. El precio del conejo es de 9 euros para pedidos de 100 unidades mínimo, sin incluir I.V.A. ni portes. Tambien hemos realizados numerosas repoblaciones con conejo de granja de contrastada calidad que han resultado un éxito en los distintos cotos que se han practicado. Saludos y felicitaciones al autor por un gran artículo con el que coincidimos plenamente. LA RECUPERACIÓN DEL CONEJO DE MONTE PASA POR LAS REPOBLACIONES Y SU CRIA EN CAUTIVIDAD O SEMILIBERTAD. Salvador. Tfno. 605 88 31 69.
Dificultades y comentarios
ecodista
14/11/2006 14:33:17
¿Qué hubiera pasado, si en Melonares hubieran hecho lo mismo que han hecho, pero vacunando? ¿El resultado habría sido mejor, igual o peor? En eso consiste la ciencia en experimentar... También habría que probar los diferentes sistemas de vacunación que se están desarrollando (vacuna oral, aparatos automáticos de vacunación, y vacuanción tradicional); y ver los resultados. La ciencia debe buscar la verdad y la utilidad; y me dá la impresión que en estás investigaciones hay un poco de guerra (Villafuerte-no vacunación contra Federación-vacuna recombinante).
Por otro lado 80 majanos + 700 conejos + 4 años de mantenimientos, suponen una cifra muy alta (varios millones de pesetas). Si la clave de la repoblación es esta, entonces estamos hablando de un milagro caro o milagro al alcance de unos pocos.
No obstante la investigación y el artículo están muy bien.
Quizás debieramos dejarnos de guerras y segir investigando soluciones más asequibles.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Diagnóstico de la población de codorniz | Equipo UdL-UB
Artículo anterior: El preciado trofeo del corzo | Luis E. Fidalgo
Otros artículos de José Ignacio Ñudi
Repoblar conejos sin vacunar (26/05/2006)
Artículos relacionados con 'Gestión'
Sobre Gestión y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | José Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayón
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayón
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bécassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
Lo que tendríamos que hacer para mejorar los cotos | Jesús Nadal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestión de la caza menor | Jesús Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | José Luis Garrido
¿Qué es el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jesús Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | José Ignacio Ñudi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
Diagnóstico de la población de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gádor: Ex-Paraíso de la Cabra Montés | Juan Ignacio Gázquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras? | Santiago Segovia
Claves de las repoblaciones de perdiz roja en verano y otoño | J. A. Pérez Garrido
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Híbridos: Detección de la introgresión genética en especies autóctonas de animales salvajes | Javier Cañón
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Pérez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastián Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Época de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemática y gestión | J. Palacios, M. Rodríguez y T. Yanes
Problemática de la perdiz roja | José Antonio Pérez, Carlos Díez y Daniel Bartolomé
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortázar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestión | Comité Científico de WAVES
Las pautas de gestión de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comité Científico de WAVES
Muflones: Cómo lograr una repoblación exitosa | Fernando Benito
La codorniz en España | Jesús Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestión
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en época de veda | José Luis del Monte
Réquiem por las liebres: culpable, la Administración | Miguel Ángel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cómo controlar con efectividad los depredadores | Miguel Ángel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristóbal De Gregorio
Se establece el control para el cañar y la tórtola turca en Valencia | Víctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cómo afecta la maquinaria agrícola en los procesos de reproducción y cría | Jesús Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribución, hábitat y densidad | Antonio Díaz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el más eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La pérdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegética | Jesús Llorente
Una buena herramienta de gestión | Manuel Romero
Asociación de Tramperos de España | Albert Roura
¡Nos vamos de caza de conejos con hurón! | Miguel Ángel Romero
Expertos en especies | Víctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontán
Apoyo a la FOP en la mejora del hábitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificación de la calidad cinegética | CRCP
Caza sostenible: ¿cupos sí? ¿cupos no? | José Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimórfico trofeo del macho montés | Antonio Díaz de los Reyes
El MARM se columpia una vez más | Juan Miguel Sánchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos años de divulgación del conocimiento científico | Jerónimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegéticas | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestión sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Cálculo de sostenibilidad de la perdiz roja | José Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestión y censos de ordenación en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestión de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jesús Llorente
¿Están sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | José Lafuente
¿Quién se atreve a cortar la melena al león? | José Lafuente
Cálculo de los censos de ordenación de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
La marginalización de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jesús Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Terán
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel Ángel Romero
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética | María Luisa Mesón García
Malos tiempos. ¿Qué es cazar? | Antonio Díaz de los Reyes
Capacidad de carga. ¿Cuántos animales en un coto? | José Miguel Montoya Oliver
La licencia única de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daños colaterales del jabalí | UNITEGA
Los animales en el monte | José Miguel Montoya Oliver
La paridera en cérvidos | CRCP
El análisis social en la ordenación cinegética | José Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabalí, torcaz y bellota | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federación de Caza de Castilla y León
¿Se extingue la perdiz? | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federación de Caza de Castilla y León
¿Es la caza un recurso natural renovable? | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | José Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daños cinegéticos | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | José Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | José Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
Las perdices rojas autóctonas, en picado… | Miguel Ángel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | José Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Díaz de los Reyes
Sectaria discriminación en la homologación de trofeos | Antonio Díaz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
La inevitable moratoria de las tórtolas | Enrique Benjumeda
La gestión del ciervo en Navarra | Adecana
El «síndrome del Sus» | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | José Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | José Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrágica del conejo | José Luis Garrido
Necesidad de control de córvidos | José Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | José Luis Garrido
La importancia de la formación en la actividad cinegética | Iván Poblador Cabañero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La tórtola sigue en crisis | José Luis Garrido
El impacto de la recolección del cereal y la paja en la fauna | Adecana
¿Deberíamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociación SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avícola asociada a medios agrícolas | José Luis Garrido
Artículos relacionados con 'Conejo'
¿Qué pasa con la vacuna? | Rayón
La Caza en el Parque del Teide | Teide
De mal en mejor | Sebastián Torres
Conejos en postura | Miguel F. Soler
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Conejos: esperas y recechos entre olivos | Miguel F. Soler
Buenas perspectivas de caza en verano y otoño | Miguel F. Soler
Consejos para tirar conejos en verano | Miguel F. Soler
¿Es compatible la caza de conejos y becadas? | Miguel F. Soler
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC