La revolución insecticida y el progreso

Juan Jerez

 

Los más jóvenes no conocieron la década de los cincuenta. Por aquellos tiempos se trampeaba, en cada pueblo no faltaba quien o quienes muchos días a lo largo de todo el año ponían las costillas, perchas y lazos para toda clase de pajarillos y conejos, y en muchos hatos del campo tenían cepos que no paraban, hoy aquí y mañana allí.

El campo es más aséptico, pero está cada vez más envenenado, y en ese mundo lo único que prospera es el rendimiento mercantilista.

Pues bien, en tal situación, y así las cosas, había infinitamente mucha más caza que hoy, pese a que la «mixo» ya llevaba varios años haciendo estragos en los conejos.

Eran los años en que en cualquier lugar de todos los pueblos para colgar dos o tres docenas de zorzales sólo había que llevar cartuchos y elegir los que pasaran mejor. Y si se elegía un paso querencioso con cartuchos bastantes era fácil bajar cien o doscientos. También por aquellos años un buen paso de tórtolas nos dejaba sin cartuchos, y para que no faltase nada, en la media veda muchos igualones de perdices y muchas liebres y conejos fueron cazados todos los días de la semana. A pesar de todo ello —que llamaríamos ahora barbaridades— la caza se sostenía, y al año siguiente había la misma en todos los terrenos libres, no digamos ya en los cotos. Y no hablemos de los pajarillos, que ni los insectívoros estaban a salvo de trampas, redes y otras artes, incluida la de plomillos con la linterna.

Pero llegaron los insecticidas a mediados de los cincuenta y el campo empezó a llenarse de venenos. Sus víctimas inmediatas fueron las palomillas, langostas, cigarras y saltamontes, grillos y restantes gusanos e invertebrados. Y tras ellos los insectívoros, pequeñas rapaces, cernícalos o primillas, águilas menores y aguiluchos, no escapando bandos enteros de perdices cuyos pollos se atiborraban de los insectos fáciles que encontraban servidos al siguiente día de los tratamientos.

Hoy ya no se usa el DDT, pero en su lugar se han multiplicado infinidad de productos con los mismos efectos finales, que incluso en los frutales y hortalizas hablan en sus etiquetas de precauciones de manejo y de días de seguridad para el consumo.

Los infinitos bandos de alondras y cogujadas fueron historia al igual que los cernícalos que sobrevolaban campanarios y viejos tejados de iglesias y naves de cada pueblo. La caza no se libró de los efectos finales.

Por ello, porque a pesar de todas las «medidas» se sigue envenenando el campo a lo largo de todo el año, los resultados finales son los que tenemos, y así seguiremos con poblaciones al borde de la extinción, unas antes y otras después. El campo es más aséptico, pero está cada vez más envenenado. Y en ese mundo lo único que prospera es el rendimiento mercantilista. Añádanse los cultivos de ciclo corto y los métodos industriales para rentabilizar explotaciones y no tardaremos en acercarnos al cuadriculado total, en que las especies no industrializadas cada vez lo tienen más negro.

Vista así la situación, de forma global pero real, quizás se llegue a entender la disminución de poblaciones cazables y no cazables, y de camino la aparición de industrias ganaderas para rentabilizar el hueco ofreciendo los gallinos más productivos, rumiantes y chones que más demandados se presenten.

A este final se llegará, y desaparecerá la caza caza, sustituida por la caza comercial, porque mientras se sigan con las prácticas mercantilistas de máximos rendimientos, de nada van a servir las limitaciones de días de caza, de especies cazables, y de cupos, porque las medidas adoptadas sobre lo que no tiene más que un bajísimo porcentaje de influencia en las poblaciones no van a resolver la presión de los restantes factores que representan el grueso de la presión que hace disminuir las especies.

Las algarabías ecolojetas están por la labor de explotar el momio de las subvenciones con sus ataques a la caza, que le son más rentables y fáciles que coger el toro por los cuernos y atacar el problema real allí donde está. No osarán atacar el envenenamiento de los campos para evitar que se le echen encima las industrias de los venenos repartidos. Tampoco atacarán a quienes lo usan obligados por los rendimientos a obtener. Son cosas de los tiempos del progreso «controlado». Si queremos consolarnos, habremos de conformarnos con decir o pensar que hemos sido testigos disfrutando de la caza antes de que ésta terminara por desaparecer sustituida por el progreso.

No se me enfaden los agricultores, que ellos quizás sean el último eslabón víctima de la presión mercantilista. Temo que serán sustituidos por lo que podría llamarse industria agraria, y no agricultura. Ojalá todo sea sólo la sensación de una pesadilla.

 

Juan Jerez, «Nikao»

 

Comentarios (15)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

DABA ALEGRIA SALIR AL CAMPO
luque1955
04/09/2006 17:44:56
Hola Juan llevas toda la razón del mundo, yo conoci aquella época, cuando salias al campo y habia de todo a pesar de que muchas familias vivian de la caza, casi todo el año,pero ahora da pena salir al campo.

Lo que mas rabia me da, es que la culpa de que no haya caza dicen que la tenemos los cazadores.

Un saludo : Luque
Haciendo de abogado del diablo...
JG
05/09/2006 12:03:35
De acuerdo en gran parte de lo que comentas, Nikao, solo un par de puntualizaciones en lo que a agricultura respecta.
Los insecticidas son muy anteriores a los 50 y no hay que olvidar los efectos beneficiosos que han tenido en la humanidad; copio y pego una cita sobre el DDT, ya que lo has mencionado:

“El caso del DDT resulta especialmente interesante de analizar por ser muy representativo de los pros y contras de los insecticidas, especialmente de los más antiguos. Algún autor ha llegado a titular su capítulo sobre este producto con el expresivo encabezamiento de "Una historia de beneficios olvidados y de ingratitud social"
Químicamente el DDT es el 2,2-bis-(p-clorofenil)-1,1,1-tricloroetano y fue el primero de los insecticidas de la 2ª generación. Había sido sintetizado en 1874 pero su uso como insecticida comenzó en 1939 cuando el químico suizo Müller descubrió sus propiedades como veneno para los insectos y su baja toxicidad para los humanos. Este científico recibió el Premio Nobel en 1948 en reconocimiento al impresionante avance que este producto había representado en la lucha contra las enfermedades y las plagas. Se calcula que en los primeros años de uso del DDT se evitó la muerte de 5 millones de personas cada año, además de la protección de cosechas y del aniquilamiento de insectos domésticos. Así, por ejemplo, en la India, en 1952 hubo 75 millones de casos de malaria y en 1964, después de usar masivamente el DDT, 100.000 casos.”

Hacer notar que, cuando tanta caza había, ya hacía décadas que se usaban los insecticidas, yo diría que el declive de la caza es posterior a la progresiva restricción que han venido sufriendo los insecticidas. Cada año son menos las materias activas autorizadas y los nuevos insecticidas cada vez son más específicos contra plagas concretas y más respetuosos con la fauna auxiliar y el medio ambiente; también las técnicas de lucha contra las plagas se mejoran año a año reduciendo significativamente el nº de tratamientos necesarios para sacar la cosecha. Conforme se ha ido obrando este cambio en la agricultura, se ha ido reduciendo la cantidad de caza disponible; no usemos como cabeza de turco solo a la agricultura, no es la única responsable del declive de la caza, y no enfrentemos al colectivo agricultores con el de los cazadores puede que no salgamos beneficiados los cazadores con ese enfrentamiento, los que seguro que se frotarían las manos son los ecolojetas.
No es el diablo
Nikao
05/09/2006 19:42:56
Tampoco me extendí mucho y me limité a decir que no apuntaba con mis comentarios a los agricultores, que sin ellos mal andaríamos.

Los insecticidas son evidentemente necesarios. El DDT, tan maltratado hoy, cumplió con eficacia su misión con muchos más beneficios que perjuicios. Mucho le debemos.

Los insecticidas de hoy, ¿qué quieres que te diga?. Entre bromas algunas veces digo que engorda a los bichitos con la superselectividad que se les exige. Pero ahí los tenemos, y además ya no se puede prescindir de ellos. El campo es mucho más complicado de lo que parece, hay que estar en él, hay que oirle, y hay que sentirlo. Si la caza tiene problemas, mucho mayores los tiene el campo, y más perentorios. Por ello decía que quizás el campo será, si no lo es ya, una más de las víctimas del "progreso" que todo lo empaqueta.
Un saludo. Juan
Efectos de los insecticidas.
Torrater
07/09/2006 17:37:27
Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices en tu artículo. Especialmente se fumigan muchos frutales cuando los pajarillos están todavía anidando y da la casualidad que al perder todos nuestros bosques en incendios es ahí donde más anidan. Te cuento una anécdota de hará unos 15 años.

Un amigo de mi padre es mayorista de fruta y verdura. Recuerdo una ocasión que compró la producción de una finca, con los frutos en el árbol, cosa que todavía hoy se hace. Unos días antes de recoger la fruta se acercó a la finca y con él mi padre. Según mi padre, había fumigado para evitar perder parte de la producción, los pajarillos todavía estaban en el nido. Al fumigar parte del líquido se queda en los melocones, o lo que sea, y dada las sequías que sufrimos todos los pájaros beben el rocío y de donde pueden. Pues bien, el señor iba con cubos recogiendo los pajarillos muertos, repito cubos...

En fin, un saludo.
Torrater
JG
09/09/2006 12:05:16
Tal como lo cuentas, parece que el caso es lo habitual, cuando lo más fácil es que se trate de un accidente; error en la dosis, en la elección del producto...etc.
Yo he conocido un par de casos en los que, por error, se fumigaron un par de viñas con un herbicida, no creo que nadie ponga en duda (aunque viendo la generalizada predisposición en contra de los agricultores, tampoco me extrañaría) que se trataba de accidentes.
Barbaridades, las hacen todos los colectivos, y no creo que interese a nadie entrar en la dinámica de ver quien cuenta la mayor barbaridad del otro colectivo, por esa razón no voy a airear algunas de las barbaridades que he visto hacer a algunos que se llaman cazadores.
Saludos.
Insecticidas
Pedralba
10/09/2006 23:39:15
Yo soy de un pueblo en el que se esta eliminando a la carrera el antiguo cultivo mediterraneo de vid, algarrobos y cereales, por naranjos. En las zonas de cultivo(naranjos) ni muxo menos hay poca caza yo creo que puede que asta mas. Eso de que perdices , conejos y liebres se mueren por el herbicida habria que estudiarlo pero con estudios cientificos y no con supuestos.
Si los conejos cuando pones un cepo tienes que tener cuidao pa que no te saquen por el olor, o por ver algo raro, con el olor que hace el herbicida van a comer, yo creo que no, pero tampoco puedo decir que no, eso se deberia estudiar seriamente.
En mi opinión lo que merma la caza es la gasolina que hace que haiga muxa mas gente en el monte cazando que antes, si se fuera andando a cazar yo creo que habrian muxas perdices aun habiendo enfermedades.
Coño pedralba
sensei
14/09/2006 13:20:38
Y si se cazara con tirachinas no dudes que más "entoavía".
Como se suele decir "entre todos la mataron y ella sola se murió" no se puede achacar todo el mal a la agricultura ni a los pesticidas, herbicidas, plungicidas y todo lo acabado en ida, es un poco de todo, unido a cambios climáticos muy bruscos. Hace poco leí un artículo de un climatólogo (mira que este paleto lee unas cosas...en fin) y este buen hombre decía a través de estudios serios y contrastados que la media de temperatura había variado en poco más de 15 años alrededor de 5º por estación, tirando a más, es decir el famoso calentamiento global del planeta. Las estaciones ya no son lo que eran, no hace tanto frio, hace calor, mucho calor y lo peor, no llueve. Creo que las especies se estan adaptando a esta nueva situación, evolucionaran o desapareceran, si a esto añadimos agricultura mercantil superproductora, quimicos, intereses de empresas granjeras (a menos caza más granja se consume no hay más cojones) y la gasolina de los cazadores, pues lo que decía, que entre todos la mataron y ella sola se murió.
Un saludo.
Juan
valhalla
22/09/2006 15:12:28
Un par de preguntas, sin segundas intenciones, simplemente no encuentro esos datos, mas que nada para repartir las culpas si es que los datos son como supongo.

¿Cuantas licencias de caza había en 1960, y en 2005?

¿Cuanta población activa dependía de la agricultura en 1960 y en 2005?

¿En que porcentajes de densidad estaba poblada España (rural y urbe) en 1960 y en 2005?

¿Cuantas has agrícolas había en España en 1960, y en 2005?

La tendencia actual de las licencias es disminuir y la de las has también.

Además ya sabrás que la agricultura de los 60 era la que era debido a la post guerra, donde las producciones salvajes eran mas rentables que la importación, esa es la herencia.

Como dato decir que en la primera república ya se dobló la plantación de cereal en España, y es que hay que hacer balance de todo, no solo de un lado.

Un abrazo
Jordi
Insecticidas y plaguicidas
Fuat
25/09/2006 20:35:39
Hoy día casi nadie caza a los pajarillos como cuando era niño que se les cazaba con todo tipo de trampa o artilugio, en cambio de caza en invierno casi no se ven, estoy convencido que con las campañas de la procesionaria y el uso indiscriminado de insecticidas acaban con muchas especies.
La causa no la razón
Victor M
03/10/2006 11:01:35
Juan (Nikao) es de agradecer que de vez en cuando escribas con ese ímpetu que te caracteriza y con esa manera de expresar tus sentimientos y opiniones. Algunas veces difíciles de entender, o coger por su profundidad, pero en la mayoría de veces acertadas.

Los plaguicidas y biocidas en el entorno tienen parte de culpa en la disminución de las especies. Pero como algunos de los contertulios han apuntado, hay otros factores que también han tenido que ver, y que también se habla de él, el progreso.

Pienso que la falta de hambre –como ahora vivimos, nosotros-, el bienestar buscado por el hombre, y el mundo que cada vez se mueve más por y con dinero, han sido las causas del declive de las especies de caza, en nuestro entorno.

Un saludo.
Victor M.
Y otro mas
Pitu
04/10/2006 16:21:40
Hola, buenas tardes.

Sí, un comentario más sobre lo que entiendo un asunto serio y que al ser tratado con quizá demasiada ligereza e ignorancia, hace que algunos nos sintamos aludidos.

Respecto al asunto agricultura-caza pues ya poco que decir pero todavía se empeñan en seguir enfrentando dos de los tres oficios más antiguos del mundo.

Se ve que la agricultura actual es "mala" según algunos porque es mercantilista o economicista clarooooooooooo, es que no es una actividad económica como la edificación, fabricación de coches o el alquiler de viviendas por decir algunas.
Pues la agricultura es una actividad económica señores y como tal pesigue la maximización de beneficios y punto pelota.
La utilización de plaguicidas, biocidas, insecticidas...... es una actividad LICITA, VALIDA, NECESARIA y REGLADA, si conocen casos de uso ilícito o simplemente maluso al cuartelillo a denunciar y dejense de mandangas de que si los pajarillos cantan y las nubes se levantan (perdón por el arrebato, me modero).

Justamente cuando nuestro país (España) tiene el menor porcentaje de población activa dedicada a la agricultura de su historia (ya no llega al 4 % en el último censo), cuando existe un abandono masivo de terrenos de cultivo a favor del terreno forestal (en el último decenio se han abandonado un 26 % de tierras cultivadas), cuando existe una explosión demográfica de algunas especies (jabalí, torcaz, corzo, conejo, lobo, zorro, gineta, chacal.....), cuando el regadío tracional cede superfcie año a año, vienen diciendo que si el pesticida y el agricultor tal y cual. Rigor, señores y vean el problemas desde todos los angulos.

Nadie, por ignorante que sea, se ha parado a pensar en la menor entrada de codornices y tortolas verano a verano? y no se ha parado a pensar porque? no se ha enterado que en al norte de Africa se está creciendo a un ritmo del 15/18 % anual en superficie reagable y que esas especies ya no necesitan migrar como antaño, que pueden criar divinamente allí.

Nadie, por ignorante que sea, se ha parado a pensar cuantas licencias de caza soporta el campo ahora frente a tan solo hace 25 años o frente a hace 50 años?

Nadie, por ignorante que sea, se ha parado a pensar que el auge de algunas especies y el declive de otras no viene motivado por agriculores, biocidas, ciclos cortos, etc... (ah, cuentenme lo que son cosechas de ciclo corto porque no lo tengo claro por favor).

Curioso es, que escuché accidentalmente una conversación entre dos usufructuarios del campo (llamo así a los que pretenden disfrutar del mismo pero que lo mantengan otros), que venía a decir: "Chico pocas codrnices este año" "Claro, desde que siembran menos no queda ná" "es verdad, cuando sembraban toda la vega...." En que quedamos:
Hay escasez de caza porque se dedica menos a la agricultura o hay escasez porque se sigue cultivando y no se abandona todo? Casi seguro que es por más motivos, pero desde luego el afirmar que los plaguicidas no se que y que los pajarillos no se cuantos me parece poco riguroso y atrevido, como poco.

Reconozco que el discurso ecologista-torticero que comienza con una imagen de hace 100 años verde y bucolica para acabar con una actual de una cosechadora (segando algo de ciclo corto) vende mucho pero no deja de ser verdades a medias y demagogia.

Rigor por favor al tratar determinados temas.

Como siempre si desean datos que no encuentren en la red???? sobre DDT, plaguis, pestis o demás y piensan que puedo ayudarles, a su disposición.
¿donde estáis ecologistas?
dpm
08/10/2006 11:49:58
Cuando uno observa el alboroto que forman los ecologistas por cualquier metodo que implica caza no selectiva se espanta de que estos guardianes de la naturaleza no digan ni píuo con la muerte silenciuosa que año a año va causando el pesticida o las malas prácticas agricoilas. este mismo año un sewñor que tiene caballos dispuso cortar la siembra en mayo para recoger pasto de caballos y destrozón tres nidos de perdiz en una zona de dos hectáreas. Y hasta ahora no veo a ningún ecologista pidiendo medidas.
A esto me refiero con lo de la predisposicion contra los agricultores
JG
08/10/2006 13:07:10
Hasta lo que hace un señor que tiene caballos, se le achaca a la agricultura...
Sin Título
Pere
17/10/2006 0:19:03
La lectura de ésta, tú reflexión, amigo Juan, me hace recordar las palabras de mi abuelo.

Hombre de campo y cazador, él me contaba cómo, desde su infancia, había cambiado el campo, no solo cambios en los tipos de cultivos, sino en su forma, cuando se comenzó a implantar el latifundio, allá en sus pagos castellanos. Con la implantación del latifundio la fauna se resintió, principalmente la denominada caza menor, salvo honrosas excepciones, no fueron buenos tiempos para las perdices hasta llegada la década de la transición, fue, en esta década, cuando comenzó a observar un cambio en el campo, comenzó a observar un aumento de perdices, conejos y aves rapaces principalmente, pero en muy pocos años el aumento del poder adquisitivo y la inversión estatal en infraestructuras para el transporte arrasaron el campo.

No creo que el declive de la fauna cinegética se pueda achacar al uso de productos químicos en particular, creo que ha sido un cúmulo de factores los que desencadenaron el debacle, en el periodo de tiempo comprendido entre el cambio de siglo se observa una mejoría de la fauna cinegética, pero creo que este aumento, aunque no lo sea para todas las especies, es una prueba de que algo esta cambiando, esperemos y contribuyamos a que la mejoría continúe “increscendo” y el futuro de las próximas generaciones de cazadores sea mayor y mejor gestionado.
Que recuerdos
chemamuri
06/04/2012 15:33:23
Cuando en el campo, la química y el agricultor concedían una tregua a los animales.
Poco a poco no va a quedar ni estaca tiesa.
un saludo

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Visita a la National D'Elevage del Club du Fauve de Bretagne | Jorge J. Gallego
Artículo anterior: Mucho texto y pocos contenidos | Kodiak
Artículos relacionados con 'Caza'
El presente de la Caza | Pipo
La frase que siempre se repite | Rayón
El dinero de la caza | José Luis Garrido
¿Timadores o...? | Rayón
En defensa de la caza: Ática | Virguez
Una cuestión de Justicia Legal: los Derechos de la Caza | ACCSA
R.N. de Cazorla, Segura y Las Villas | Rafael M. Barrachina
¿Admiración? a cada uno la que merezca… | Rayón
El primer día de caza | José Luis Garrido
¿Qué se siente cuando se mata un animal? | José Luis Garrido
El delito del furtivismo | Cesáreo Martín
El bosque de Sherwood | Pardal
Medio natural: ¿Gran parque de atracciones? | Joaquim Vidal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Aprender a cazar con perro | Jesús Nadal
Efecto negativo de la Ley de Caza andaluza | José Carlos Taviel
Paisajes eco-compatibles | Jesús Nadal
Dinero bien usado, dinero desperdiciado | Julio Puertas
Sobre terrorismo cinegético | Rafael M. Barrachina
Ya no quiero ser Presidente de la RFEC | Rafael M. Barrachina
Los zorzales y sus cambios | Rayón
¿Cacerías por interés? | Diego Ruzafa
Corzos y atropellos: qué hacer para evitarlos | Asociación del Corzo Español
Mucho texto y pocos contenidos | Kodiak
Una trayectoria ejemplar | José Luis Garrido
Cómo aprender de los perdiceros veteranos | Miguel F. Soler
Morir por la caza | José Luis Garrido
¿Es sana la carne de caza? | Jesús SEVILLANO y otros
10 consejos para cazar conejos en verano | Paco Mateo
¿Por genética o por necesidad? | Rayón
La caza en su estado puro | Dámaso Jorreto
Las anátidas: un grupo en expansión | Palacios, Rodríguez y Yanes
La caza es verde | La Caza y su Mundo
Cada año hay más torcaces | Miguel Ángel Romero
Cuando el cazador hace de maestro | Miguel F. Soler
Piezas plomeadas, ¿dónde las busco? | Juan Salvador Calzas Prados
Corazón de león | Antonio Mata
¿Es compatible la caza de conejos y becadas? | Miguel F. Soler
Artículos relacionados con 'Agricultura'
La reforma del PAC y la caza | Eli
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Los daños a los cultivos y su prevención | F. Markina
Agricultura y precios de los cotos de menor | Santiago Segovia
Veneno legal en Tierra de Campos | Israel H. Tabernero
Así influyen nuestros plaguicidas en nuestras especies | Jesús Llorente
Primeros resultados del ‘Proyecto Semillas’ | IREC
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC