Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor

Jesús Nadal

 

Las poblaciones de caza menor y sus hábitats dependen de los impactos que contra la naturaleza ocasionan los sistemas de producción agresivos. Los consumidores no asumimos los costes externos de los productos, aquellos que se derivan de los daños ocasionados a los ecosistemas. Por eso es necesario convertir la actividad humana en ecocompatible, si deseamos recuperar las poblaciones de caza menor silvestre.

Nuestra sociedad ambientalmente corrupta, con mentalidad de ecologista urbanita radical infundida desde el sector mediático, necesita herramientas para evaluar los daños que su PIB —Producto Interior Bruto— ocasiona a la naturaleza.

El precio que pagamos por los alimentos —procedentes del mundo rural— incluyen los costos de producción, los intermediarios, el proveedor y el vendedor, estos sólo son los consumos internos del producto. Sin embargo, ese alimento ha tenido otros costes sociales —«daños»— que no están incluidos en ese precio, como los que se derivan de los males producidos a la naturaleza por el uso de pesticidas, los atropellos de los vehículos, la contaminación, la degradación de la tierra y el agua, el procesamiento de las materias primas implicadas en su elaboración y la cuota correspondiente por la degradación de los sistemas naturales que todo ello implica.

Si las personas recibimos beneficios económicos por contaminar, agotar los recursos naturales, degradar los ecosistemas, desperdiciar la materia y energía que extraemos de la tierra; cambiar la estrategia en la producción primaria —agrícola, ganadera o silvícola— para hacerla ecocompatible, se trataría de un claro suicidio económico para el agricultor, ganadero o silvicultor, empeñado en conservar la naturaleza. Sin duda, las ganancias por esta actividad del sector primario, disminuirían. Más pronto o tarde, nuestra empresa acabaría en bancarrota y nuestros empleados perderían su puesto de trabajo.

Los beneficios económicos que percibimos por el daño que con nuestras actividades ocasionamos en los ecosistemas, la tierra y el agua, debido a que no pagamos su necesaria restauración, son los costos externos de la producción de bienes. Precisamente la PAC, su condicionalidad y las medidas agroambientales, deberían ser la reumeración de los urbanitas al sector rural, para que la producción de éstos fuese menos agresiva con el ecosistema y de más calidad. En contraposición a las disposiciones de la Unión Europea , sorprendentemente en nuestro país, estas ayudas no sólo no promueven los usos blandos de la tierra —aquellos que son ecocompatibles— sino que premian la agroganadería más dura y agresiva con los sistemas naturales. ¿Por qué aquí no se ayuda a la conservación y se sanciona la destrucción? que todavía no hayamos llegado a la degradación que ostentan los paisajes de nuestros vecinos centroeuropeos, resulta un argumento tonto y de miras estrechas. Precisamente nuestro principal recurso y reclamo, es la mayor calidad de vida que disfrutamos, ya que por ahora vivimos en un entorno mucho menos degradado que ellos ¿por cuánto tiempo?


Fig. 1. Relación de las actividades humanas con los ecosistemas, cuanto mayor es nuestro PIB —Producto Interior Bruto— más impactamos en la naturaleza.

La abundancia de las especies de caza menor es un excelente índice para evaluar la calidad de la vida en nuestro entorno. Las perdices, conejos, liebres, etc, aportan oportunidades para el ocio, el deporte, la cultura, la economía y la funcionalidad ecológica de los agrosistemas. Estos animales no sobreviven en los paisajes impactados cuando la intensificación y dureza de los usos agrícolas, ganaderos, sílvicolas, urbanos e industriales, degrada sus hábitats. El deterioro de los hábitats en los agrosistemas ha ocasionado un alarmante declive en las poblaciones de caza menor. Los cazadores y naturalistas que cuidan estas especies, en primera instancia son los ciudadanos más perjudicados por esta situación. Luchar por la recuperación de la fauna silvestre que vive en las superficies agroganaderas, es una causa totalmente perdida, ya que el cambio de escenario, exige inteligentes negociaciones y poder en la OMC —Organización Mundial del Comercio— para conseguir que se asuman los costes externos de los productos. A pesar de ello, disponemos de buenas herramientas para poner parches que frenen la pérdida de las poblaciones y habitats silvestres. ¿Por qué no usamos la PAC, su condicionalidad y las ayudas agroambientales para conseguirlo? Esto sí que puede estar al alcance de nuestra mano si nos ocupamos de ello, ya que existe legislación europea, estatal y de las comunidades autónomas que hacen posible la producción primaria ecocompatible en algún grado. El problema radica en su aplicación local debido a la tergiversación interpretativa de la legislación, que hacen en las comunidades autónomas y el estado los productivistas —políticos, financieros, directores generales, técnicos, etc.— que no quieren asumir ninguna parte de los costos externos.


Fig. 2. Índice de ecocondiconalidad positivo, correlaciona positivamente la abundancia de las especies antropófilas con el mayor número de impactos humanos.

Nuestra sociedad ambientalmente corrupta, con mentalidad de ecologista urbanita radical infundida desde el sector mediático, necesita herramientas para evaluar los daños que su PIB —Producto Interior Bruto— ocasiona a la naturaleza. Tanto como se hace barata la vida, degradamos nuestros paisajes y mejoramos el PIB, pero perdemos su calidad, indispensable para la tierra y cultura mediterránea. En Canadá hay fabulosos lagos llenos de salmónidos, en muchos de ellos esta prohibida la pesca por su exceso de contaminación, en otros embalses, grandes carteles anuncian que puedes pescar, pero que esta prohibido comerse los peces por los riesgos que eso entraña para tu salud. No debemos permitir que el desarrollo rural implique más contaminación y pérdida de biodiversidad. La producción primaria se basa en la simplificación de los sistemas naturales para evitar la competencia y obtener los máximos rendimientos. Por eso, los agrosistemas habitualmente son ecosistemas muy simples y demasiado lábiles. El declive de las poblaciones de caza menor y de la fauna asociada a los sistemas agroganderos es una muestra evidente de ello. Con la globalización de la economía, la agresividad contra la naturaleza en los sistemas de producción primaria, ha alcanzado cotas insospechadas de impacto negativo sobre los seres vivos. Tanto que en pocos años se ha hecho desaparecer un gran número de especies. Una muestra irrefutable de ello, es el profundo declive que las especies de caza menor silvestre presentan en todos los agrosistemas más intensivos del planeta.


Fig. 3. Índice de ecocondiconalidad negativo, correlaciona negativamente la abundancia de las especies silvestres con el mayor número de impactos humanos.

Hoy necesitamos índices que nos permitan cuantificar el impacto negativo que ocasiona en los ecosistemas la producción primaria agresiva. Los índices nos permiten evaluar si realmente se están aplicando medidas para hacer la producción ecocompatible y, si de verdad comenzamos a pagar alguno de los múltiples costos externos, que egoísta y sistemáticamente estamos dejando a las próximas generaciones. Si la naturaleza del mundo rural hoy esta mucho más degradada que ayer ¿qué tierra vamos a dejar a nuestros hijos? Los índices de ecocompatibilidad dan una respuesta cuantificada a nuestra pregunta y lo que es mejor, son una buena herramienta para destapar las corrupciones del poder económico. Ellos son los indicadores más útiles, para orientar el desarrollo rural positivamente hasta el nivel de calidad de vida que deseamos.

Un índice de ecocompatibilidad es una variable que evalúa la funcionalidad de una parte de la comunidad de fauna silvestre y su relación con la degradación del biotopo donde viven estos animales. En los índices podemos encontrar dos posibles tipos de associación entre ambos sucesos —las poblaciones silvestres y el deterioro del hábitat—, si la correlación entre ambos conceptos es positiva, cuanto más se degrada el medio más abundante es esa parte en la comunidad animal. Por ejemplo, cuanto más se deteriora el agrosistema mayor es la abundancia de ratas, urracas y zorros. El caso contrario es la asociación negativa entre los dos hechos, cuanto más se impacta negativamente sobre el hábitat, más cercanas de la extinción se encuentran las perdices, liebres y conejos silvestres.


Fig. 4. Balance entre la destrucción y construcción de hábitats silvestres. La PAC, su condicionalidad, las ayudas agroambientales determinan cuanto asumimos los costes externos de la producción, por ello si esta es ecocompatible.

Se pueden utilizar muchos otros índices con distintas especies típicas de los agrosistemas, pero precisamente la caza menor, son los animales indicadores más útiles para nuestros intereses y los generales, debido a la cultura diversa que nos relaciona con ella —cinegética, culinaria, literaria, doméstica, económica, ecológica, etc.—. No debemos dejar que se aplique ninguna medida de desarrollo rural, de la PAC, de cualquier otra acción de apoyo que tanto necesita el campo, sobre la que no sean evaluados sus impactos contra la naturaleza mediante buenos índices de ecocompatibilidad, ya que la caza, el futuro de la calidad de vida y la herencia para las futuras generaciones dependen de ello.

Los sistemas naturales son siempre dinámicos, los agrosistemas por sus continuas transformaciones están sometidos a fuertes y dañinos colapsos ecológicos. Un ejemplo de esto son las concentraciones parcelarias, si las evaluamos con índices de ecocompatibilidad, vemos como hemos realizado una gran inversión para finalmente aumentar los costes externos de la producción primaria, que todos evitamos pagar. Pero que tendrán que afrontar las próximas generaciones, si de nuevo desean conocer a algún pájaro que haya nacido en el campo. Debemos exigir un desarrollo rural ecocompatible que no nos quite —robe— calidad de vida, a cambio alimentos —productos— baratos porque no pagamos los costes externos.

 

Dr. Jesús Nadal. UdL
Texto compartido con Federcaza, mayo 2006.

 

Comentarios (3)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

La agricultura
andruis
03/05/2006 20:57:09
No estoy a favor en muchas cosas de las que dices porque mas daño que la agricultura y ganaderia hacen los furtivos, y los responsables de pararles los pies a esas personas furtivas, no quieren saber nada y miran para otro lado con indiferencia dependiendo de que tipo de gente sean.
Mas vale que escribieras un articulo sobre el daño que hace esa gente y no sobre los pobres agricultores.
De paso te hago una pregunta: ¿No crees que la misma fauna, como pueden ser las aguilas, hacen mal sobre la caza menor?
La Agricultura
Ala triste
05/05/2006 0:52:53
La verdad es que el artículo de Jesús, es una lección magistral de lo que está pasando y de lo que realmente debiera pasar en el campo. Por eso felicito al "hacedor", por lo menos para mi, de tan brillante articulo.
La replica a este comentario por parte de Andruis, sencillamente es "grosera" por su falta de argumentos.
Un saludo
La Agricultura
T105760
07/05/2006 23:44:47
Sr. Nadal,

gracias por compartir su conocimiento con todos los cazadores. EL cazador del futuro, deberá ser, además de conservacionista, ecologista (ecologismo integral) que interprete este mundo de forma global, que tenga en cuenta con respecto a su especie (Homo Sapiens)el papel que le toca asumir y el número de seres humanos que podemos vivir en "Gaia"-Planeta Tierra (cuestión lo del número, a mi juicio, fundamental).

La cuestión es si tenemos oportunidad de reconducir la situación. En lo que se refiere a la caza, el hábitat de las diferentes especies que actúan en nuestros cotos está en precario (desde los años 70 la densidad de insectos a caído un 80%, datos de Tom Gullick). Desde la administración (Administracionesss) a través de los Políticos, se legisla, para proteger los bienes de las personas y de la sociedad y es aquí donde está el problema y la solución.

¿Como podemos modificar esta situación?.

Cada vez somos menos cazadores, además salvo contadas excepciones, las asociaciones, no dan respuesta no dan solución. Son muchas las sociedades que apoyadas por las Federaciones, se dedican a la suelta en los cotos. En caso de tener voluntad de mejorar las poblaciones de especies de caza, estas sociedades, no pueden luchar con la necesidad productiva de nuestros campos.
Ha de ser la administración, la que entienda que es necesario cambiar las cosas. Cada vez hemos de estar más cerca de los ecologistas, crear trabajos conjuntos, que se nos vea como lo que queremos ser, responsables con el medio que nos da de vivir y nos da la vida.

Un saludo.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Repoblar conejos sin vacunar | José Ignacio Ñudi
Artículo anterior: La utilización de reclamos vivos para la caza | Joaquim Vidal
Otros artículos de Jesús Nadal
Sueltas duras y blandas (15/06/2004)
Lo que tendríamos que hacer para mejorar los cotos (13/07/2004)
Estrategias para mejorar la gestión de la caza menor (13/09/2004)
Aprender a cazar con perro (07/03/2005)
Paisajes eco-compatibles (31/03/2005)
Reforzamientos con sueltas blandas (20/10/2005)
El futuro de la Perdiz Roja (21/11/2005)
Fracaso reproductor (24/03/2006)
La codorniz en España (02/09/2008)
PAC, naturaleza y caza (11/06/2012)
Informe de las perdices de Daroca (02/07/2012)
Artículos relacionados con 'Gestión'
Sobre Gestión y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | José Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayón
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayón
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bécassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
Lo que tendríamos que hacer para mejorar los cotos | Jesús Nadal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestión de la caza menor | Jesús Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | José Luis Garrido
¿Qué es el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | José Ignacio Ñudi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
El milagro de Melonares | José Ignacio Ñudi
Diagnóstico de la población de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gádor: Ex-Paraíso de la Cabra Montés | Juan Ignacio Gázquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras? | Santiago Segovia
Claves de las repoblaciones de perdiz roja en verano y otoño | J. A. Pérez Garrido
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Híbridos: Detección de la introgresión genética en especies autóctonas de animales salvajes | Javier Cañón
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Pérez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastián Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Época de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemática y gestión | J. Palacios, M. Rodríguez y T. Yanes
Problemática de la perdiz roja | José Antonio Pérez, Carlos Díez y Daniel Bartolomé
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortázar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestión | Comité Científico de WAVES
Las pautas de gestión de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comité Científico de WAVES
Muflones: Cómo lograr una repoblación exitosa | Fernando Benito
La codorniz en España | Jesús Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestión
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en época de veda | José Luis del Monte
Réquiem por las liebres: culpable, la Administración | Miguel Ángel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cómo controlar con efectividad los depredadores | Miguel Ángel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristóbal De Gregorio
Se establece el control para el cañar y la tórtola turca en Valencia | Víctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cómo afecta la maquinaria agrícola en los procesos de reproducción y cría | Jesús Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribución, hábitat y densidad | Antonio Díaz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el más eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La pérdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegética | Jesús Llorente
Una buena herramienta de gestión | Manuel Romero
Asociación de Tramperos de España | Albert Roura
¡Nos vamos de caza de conejos con hurón! | Miguel Ángel Romero
Expertos en especies | Víctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontán
Apoyo a la FOP en la mejora del hábitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificación de la calidad cinegética | CRCP
Caza sostenible: ¿cupos sí? ¿cupos no? | José Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimórfico trofeo del macho montés | Antonio Díaz de los Reyes
El MARM se columpia una vez más | Juan Miguel Sánchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos años de divulgación del conocimiento científico | Jerónimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegéticas | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestión sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Cálculo de sostenibilidad de la perdiz roja | José Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestión y censos de ordenación en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestión de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jesús Llorente
¿Están sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | José Lafuente
¿Quién se atreve a cortar la melena al león? | José Lafuente
Cálculo de los censos de ordenación de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
La marginalización de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jesús Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Terán
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel Ángel Romero
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética | María Luisa Mesón García
Malos tiempos. ¿Qué es cazar? | Antonio Díaz de los Reyes
Capacidad de carga. ¿Cuántos animales en un coto? | José Miguel Montoya Oliver
La licencia única de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daños colaterales del jabalí | UNITEGA
Los animales en el monte | José Miguel Montoya Oliver
La paridera en cérvidos | CRCP
El análisis social en la ordenación cinegética | José Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabalí, torcaz y bellota | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federación de Caza de Castilla y León
¿Se extingue la perdiz? | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federación de Caza de Castilla y León
¿Es la caza un recurso natural renovable? | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | José Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daños cinegéticos | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | José Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | José Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
Las perdices rojas autóctonas, en picado… | Miguel Ángel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | José Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Díaz de los Reyes
Sectaria discriminación en la homologación de trofeos | Antonio Díaz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
La inevitable moratoria de las tórtolas | Enrique Benjumeda
La gestión del ciervo en Navarra | Adecana
El «síndrome del Sus» | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | José Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | José Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrágica del conejo | José Luis Garrido
Necesidad de control de córvidos | José Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | José Luis Garrido
La importancia de la formación en la actividad cinegética | Iván Poblador Cabañero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La tórtola sigue en crisis | José Luis Garrido
El impacto de la recolección del cereal y la paja en la fauna | Adecana
¿Deberíamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociación SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avícola asociada a medios agrícolas | José Luis Garrido
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC