Fracaso reproductor

Jess Nadal

 

Un ao que es un desastre meteorolgicamente lo es tambin por la frecuencia e intensidad de los incendios, por el fracaso de las cosechas, por la pertinaz sequa y por el azote de la piedra. Cunto dao ha sufrido el coto? Las medidas que cada sociedad de cazadores tiene que aprobar para evitar que el declive en sus perdices silvestres sea ms profundo deben ser proporcionales al fracaso reproductor de stas.

Pagar por no cazar. Los presidentes y los cazadores más sensibles de las sociedades hispanas conocen desde hace años la dureza de esta batalla.

Los buenos gestores, como Tom Gullick, que lleva más de treinta años cuidando perdices en «La Mancha», siguen una estrategia que les permite afrontar sin grandes problemas los años en los que la perdiz no cría. En otros casos, los dirigentes mejor formados de la RFEC, como Santiago Iturmendi —presidente de la DBC—, ya hace tiempo que están recomendando a sus sociedades de cazadores retrasar la apertura de la perdiz hasta principios de Noviembre y reducir a una pieza por cazador y día el límite de capturas en las temporadas malas. Además de adelantar el cierre de la temporada, si lo visto en las primeras jornadas así lo aconseja.

Pagar por no cazar. Los presidentes y los cazadores más sensibles de las sociedades hispanas conocen desde hace años la dureza de esta batalla. La precariedad de la producción del campo es así, esto lo tienen bien asumido las gentes del entorno rural. ¿Cuántos socios se darán de baja en las temporadas malas para no abonar las cuotas de los permisos? ¿Cuántos contratos de arrendamiento se van a romper? ¿Cuántos puestos de guardas de caza se van a perder? Muchos cazadores colgarán la escopeta, otros cambiarán a la caza de plástico. Cuando en un año la naturaleza no tiene agua, el coto se desertiza tanto en sus hábitats como en la cantidad de animales que alberga. Precisamente ahí radica el valor de lo natural por su escasez y choca frontalmente con lo artificial —la perdiz de plástico— por su constante abundancia.

Es inevitable que el número de cazadores disminuya porque también desaparecen las oportunidades de caza, los terrenos útiles para cazar y las poblaciones silvestres. Si la reducción no es más drástica se debe a que los cotos de caza intensiva y las sueltas son cada vez más frecuentes. Sin embargo, este sucedáneo artificial genera graves inconvenientes para la conservación de las poblaciones silvestres —sobrepresión de caza, de los predadores, transmisión de enfermedades, contaminación y monomorfismo genético— y derivas que impactan negativamente en la ecología de nuestros sistemas naturales —rotura de los equilibrios en los sistemas: ecopatológicos, predador-presa, de competencia y exclusión—. Desgraciadamente esto ocurre sin que nos demos cuenta de ello, sin que tan siquiera podamos evaluar acertadamente cuánta responsabilidad indirecta nos corresponde por formar parte del sistema.

De nuevo, recientemente ha aumentado el impacto de los cebos envenenados sobre las poblaciones de rapaces. Algunas de nuestras más preciadas especies, como el quebrantahuesos, el águila imperial, el águila real y muchas otras, son muy sensibles a sus efectos. Se asocia esta práctica a los cotos donde se hacen sueltas de perdices. No tiene sentido que para cuidar perdices de plástico hagamos desaparecer de la península ninguna de sus joyas naturales. Precisamente, las rapaces más nobles son nuestro mejor aliado para la conservación de las poblaciones de perdices silvestres. El control de los predadores debe hacerse con el trampeo tradicional legalmente autorizado, que se dirige acertadamente sobre el zorro, el perro errante, el gato asilvestrado, las urracas y las cornejas. Es muy caro este control por la cantidad de días y esfuerzo que hay que dedicar a ello. Pero eso no justifica el uso indiscriminado de venenos. El precio más barato de la perdiz de plástico no acredita que se arruinen los mejores trabajos para la conservación de la naturaleza de nuestro país, como el que lleva treinta años haciendo Rafael Heredia con el quebrantahuesos.

¿Qué hacer cuando las perdices han fracasado en la reproducción? Las situaciones pueden ser distintas. En primer lugar debemos saber si el número de perdices antes de cazar es igual o menor que el que teníamos al final de la temporada anterior, cuando terminó la caza. En segundo lugar si la abundancia —densidad— en el coto es alta, media o baja. Todo esto se puede conocer de distintas formas. La mejor de ellas es hacer censos regularmente, al menos antes de cazar, después de cazar y justo al fin de la reproducción. Tom Gullick habitualmente hace esos conteos y alguno más, exigiendo a sus cifras la máxima precisión. La estrategia de Tom es no cazar nunca más de un tercio de la población de otoño, además de mantener la mayor densidad posible con mejoras del hábitat y un eficaz control de predadores. Su astucia le permite cazar sin problemas los años desastre —con un gran fracaso reproductor— ya que sus poblaciones alcanzan densidades insospechables.

En otro nivel de densidad, hay muchas sociedades de cazadores que siguen una táctica similar en el Norte de la península. Ellos, por ser sensibles a la baja densidad de sus poblaciones de perdices silvestres, siempre cazan con extrema prudencia. Conocen la acentuada mortalidad de perdices que ocurre los inviernos duros, cuando el suelo permanece helado más de 10 días seguidos. También algunos de esos cotos han vivido el desastre que, para las poblaciones silvestres, supusieron las sueltas duras —plástico barato en gran número—. Por todo ello cuidan y miman con todo su celo la población de perdiz silvestre, más si todavía las perdices subsisten en baja densidad, a pesar de los daños de la concentración parcelaria, la agricultura moderna y la falta de permisos legales para el necesario control de predadores.

En Italia tienen prohibida la caza de la perdiz, en Francia como mucho se autorizan diez días de caza, en la mayoría de la Unión Europea se cazan faisanes de granja que se sueltan en maizales donde se ojean. Desde que los cazadores centroeuropeos se quedaron sin perdices, intentan recuperar sus poblaciones con repoblaciones. Esas repoblaciones no han sido útiles para reconstituir las poblaciones desaparecidas, pero sí para la caza intensiva. Aunque siempre quedan fincas y espacios con ejemplares silvestres. Algunas sociedades de cazadores europeos, cansadas del plástico porque no lo consideran válido para educar a sus perros, han decidido iniciar programas serios de repoblación para recuperar sus poblaciones silvestres. Los que comienzan a tener éxito hacen caza sin muerte con perros, sin escopeta. ¡Han tenido que pasar 50 años hasta que por fin pueden pensar en salir al campo para ver un pájaro que ha nacido y vive allí!

Las opciones que tenemos en las temporadas desastre dependen de los objetivos de nuestra sociedad. Quizás todavía no nos hemos planteado el futuro a largo plazo. Vivimos con una junta rectora sin compromiso, que está allí para sostener la sociedad con la inercia del pasado, de un sistema que no ha pensado en desastres naturales. Si nuestro POC está bien planteado contemplará qué debemos hacer en los años malos. Si no es así y el técnico es de confianza, debemos requerirle para estudiar a fondo la situación concreta. Un buen técnico puede proponer las soluciones más adecuadas a nuestro problema, porque conoce los condicionantes que sobre el mismo operan. Un año malo debe servir para tomar la dirección correcta en la sociedad de cazadores. Eso exige que respondamos a varias preguntas clave: ¿Qué queremos cazar? ¿Cuánto dinero y colaboración estamos dispuestos a aportar? Podremos conservar la caza silvestre si nuestras respuestas son coherentes y delimitan objetivos alcanzables. Pero estaremos destinados al plástico si nuestra opción es la deserción barata. Sin aportaciones dinerarias, ni tampoco en trabajo para la correcta gestión, poco o nada podemos ayudar a conservar y recuperar las poblaciones silvestres.

Las opciones deben estar en armonía con los objetivos a medio y largo plazo en la gestión del coto. Las situaciones de fin del contrato o inestabilidad en la junta directiva no justifican los expolios a la naturaleza, mucho menos en años catastróficos para la perdiz roja silvestre. La alternativa de no cazar es la más ética —pagar por no cazar—. Abandonar el pago de las cuotas si la sociedad decide no cazar supone la máxima traición porque se necesita invertir más dinero en el cuidado del coto, de los hábitats y sus pobladores silvestres. La caza sin muerte puede contribuir a mantener nuestra afición y la de nuestro perro. La selección de cazar moderadamente es acertada, cuando la densidad de perdices lo puede tolerar y se toman las medidas oportunas como: retrasar la apertura, reducir el número de días de caza, adelantar el cierre, fijar horarios reducidos y limitar al máximo posible los cupos de capturas.


El uso rentable de la tierra (globalizado) conduce a su degradación y al uso del plástico

Elegir los reforzamientos con animales de plástico —granja— es aceptable cuando el procedimiento son las sueltas blandas, bien programadas con animales de calidad. Diseñadas para no impactar negativamente en las poblaciones silvestres, ni en sus hábitats. Mejor opción es practicar esta caza de plástico en los cotos intensivos preparados para este fin. Hacer la caza normal, como si no hubiese pasado nada, seguramente nos cansará pronto, cuando después de varias jornadas comprendamos que es inútil seguir intentándolo, porque es improbable encontrar alguna perdiz. Esto resulta poco inteligente, ya que las próximas temporadas pueden ser muy similares. A no ser que las perdices de los cotos vecinos —si están bien cuidados— repueblen gratuitamente nuestros predios, como sucede habitualmente.

Opciones/Valores Es aceptable éticamente Compatible con la conservación de la naturaleza Conveniente económicamente
No cazar
No
Cazar moderadamente
No
Caza de plástico
No
Sí, si es blanda
Caza normal
No
No
No

Los años malos necesitan buenos planes de choque para que no aumente el desastre, ni el declive de la perdiz roja silvestre. Resulta imprescindible por ello la aproximación de las estrategias de gestión entre cotos vecinos. Las actuaciones sumadas del conjunto de varios cotos lindantes ayudan en gran medida a recuperar más rápida y eficazmente las poblaciones de perdices. Una buena opción es comunicar a los vecinos las acciones que hemos tomado en el coto para proteger las poblaciones de animales silvestres. Debemos de instarles a que adopten compromisos similares. Conviene dar a conocer estas decisiones a la Administración y al público, con el propósito de hacerles ver cuánto dinero nos gastamos en conservar la naturaleza y de demandar su ayuda para este fin. Con todo ello, podremos garantizar la supervivencia de la perdiz roja silvestre.

 

Dr. Jesús Nadal. UdL

 

Comentarios (1)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

aos buenos y malos
juan fidel
29/03/2006 17:49:09
La cra de las poblaciones perdiceras est relacionado con la duracin de la "primavera perdicera", en un ao determinado viene dado por las temperaturas y la humedad del suelo.
Para un lugar determinado la bondad de sus "primaveras perdiceras" vendr dado por la precipitacin mediana (por ejemplo) y las temperaturas medias mensuales descontando las probabilidades de situaciones extremas (granizadas, heladas tardas..)

La solucin de los aos malos es alargar las primaveras perdiceras (conservar la duracin de las primaveras perdiceras mediante la conservacin adecuada de la humedad del suelo y de lindes). Si la madre del cereal es el suelo natural, la made de la perdiz es el herbazal de primavera en las zonas de secano. Corecta la gestin del coto ejemplo, aunque por mi parte aunque bueno no considero acertado el aproverchamiento 1/3 de la poblacin de perdices todos los aos sean buenos o malos. Para afrontar el problema de los aos malos es otra la solucin adecuada.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Rquiem por FITAC? | Sierra
Artículo anterior: CCB: Concursos para Perros de Muestra | Jordi Barbeta
Otros artículos de Jess Nadal
Sueltas duras y blandas (15/06/2004)
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos (13/07/2004)
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor (13/09/2004)
Aprender a cazar con perro (07/03/2005)
Paisajes eco-compatibles (31/03/2005)
Reforzamientos con sueltas blandas (20/10/2005)
El futuro de la Perdiz Roja (21/11/2005)
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor (03/05/2006)
La codorniz en Espaa (02/09/2008)
PAC, naturaleza y caza (11/06/2012)
Informe de las perdices de Daroca (02/07/2012)
Artículos relacionados con 'Gestin'
Sobre Gestin y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayn
Jabales, Federacin y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | Jos Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayn
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabal, sin padrinos | Jos Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayn
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bcassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jess Nadal
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos | Jess Nadal
Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor | Jess Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | Jos Luis Garrido
Qu es el Instituto de Investigacin en Recursos Cinegticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., Solucin a la gestin del jabal? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jess Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jess Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jess Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | Jos Ignacio udi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de l | Jordi Fab
El milagro de Melonares | Jos Ignacio udi
Diagnstico de la poblacin de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestin de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muoz
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gdor: Ex-Paraso de la Cabra Monts | Juan Ignacio Gzquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
Son compatibles las esperas con las monteras cochineras? | Santiago Segovia
Celo y algo ms | Patricio Mateos-Quesada
Hbridos: Deteccin de la introgresin gentica en especies autctonas de animales salvajes | Javier Can
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Prez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastin Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
poca de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemtica y gestin | J. Palacios, M. Rodrguez y T. Yanes
Problemtica de la perdiz roja | Jos Antonio Prez, Carlos Dez y Daniel Bartolom
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comit Cientfico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortzar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestin | Comit Cientfico de WAVES
Las pautas de gestin de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comit Cientfico de WAVES
Muflones: Cmo lograr una repoblacin exitosa | Fernando Benito
La codorniz en Espaa | Jess Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvacin de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestin
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en poca de veda | Jos Luis del Monte
Rquiem por las liebres: culpable, la Administracin | Miguel ngel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
Cmo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Ms conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoologa Universidad de Crdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernndez-Llario
Cmo controlar con efectividad los depredadores | Miguel ngel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristbal De Gregorio
Se establece el control para el caar y la trtola turca en Valencia | Vctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cmo afecta la maquinaria agrcola en los procesos de reproduccin y cra | Jess Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribucin, hbitat y densidad | Antonio Daz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestin sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el ms eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La prdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegtica | Jess Llorente
Una buena herramienta de gestin | Manuel Romero
Asociacin de Tramperos de Espaa | Albert Roura
Nos vamos de caza de conejos con hurn! | Miguel ngel Romero
Expertos en especies | Vctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontn
Apoyo a la FOP en la mejora del hbitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificacin de la calidad cinegtica | CRCP
Caza sostenible: cupos s? cupos no? | Jos Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimrfico trofeo del macho monts | Antonio Daz de los Reyes
El MARM se columpia una vez ms | Juan Miguel Snchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos aos de divulgacin del conocimiento cientfico | Jernimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegticas | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestin sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Clculo de sostenibilidad de la perdiz roja | Jos Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestin y censos de ordenacin en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jess Llorente
Estn sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | Jos Lafuente
Quin se atreve a cortar la melena al len? | Jos Lafuente
Clculo de los censos de ordenacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
La marginalizacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jess Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Tern
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel ngel Romero
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegtica | Mara Luisa Mesn Garca
Malos tiempos. Qu es cazar? | Antonio Daz de los Reyes
Capacidad de carga. Cuntos animales en un coto? | Jos Miguel Montoya Oliver
La licencia nica de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daos colaterales del jabal | UNITEGA
Los animales en el monte | Jos Miguel Montoya Oliver
La paridera en crvidos | CRCP
El anlisis social en la ordenacin cinegtica | Jos Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabal, torcaz y bellota | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federacin de Caza de Castilla y Len
Se extingue la perdiz? | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federacin de Caza de Castilla y Len
Es la caza un recurso natural renovable? | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | Jos Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daos cinegticos | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | Jos Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | Jos Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
Las perdices rojas autctonas, en picado | Miguel ngel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | Jos Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Daz de los Reyes
Sectaria discriminacin en la homologacin de trofeos | Antonio Daz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
La inevitable moratoria de las trtolas | Enrique Benjumeda
La gestin del ciervo en Navarra | Adecana
El sndrome del Sus | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | Jos Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | Jos Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrgica del conejo | Jos Luis Garrido
Necesidad de control de crvidos | Jos Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | Jos Luis Garrido
La importancia de la formacin en la actividad cinegtica | Ivn Poblador Cabaero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La trtola sigue en crisis | Jos Luis Garrido
El impacto de la recoleccin del cereal y la paja en la fauna | Adecana
Deberamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociacin SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avcola asociada a medios agrcolas | Jos Luis Garrido
Artículos relacionados con 'Perdiz'
Perdices anilladas | Jos Luis Garrido
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
Sueltas duras y blandas | Jess Nadal
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz | Manuel Romero
Reforzamientos con sueltas blandas | Jess Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jess Nadal
Aficionados y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Cmo aprender de los perdiceros veteranos | Miguel F. Soler
Maullidos suspiros bostezos | Manuel Romero
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Daz Garca
Vicios y resabios del reclamo | Damin Fermn Vaquero
Cmo cazar 5 perdices con 25 cartuchos | Miguel F. Soler
Dnde se han metido las perdices? | Miguel F. Soler
Los diferentes cantos del reclamo (VI) | Jos F. Titos Alfaro
Adecuando escenarios | Jos Antonio Berruezo Segura
Perdices y perdiceros de alto rendimiento | Miguel F. Soler
Comienza la temporada de caza! | Miguel A. Daz Garca
Primeros resultados del Proyecto Semillas | IREC
La continuidad de la especie | Rafael Barrachina
Informe de las perdices de Daroca | Jess Nadal
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC