El collar de impulsos eléctricos

En nuestros oídos resuenan los consejos y hazañas de conocidos (y conocidos de conocidos) que cuentan las alabanzas de esos taratantos euros que invirtieron en el susodicho “collar electrónico”, y les solucionó aquel problema de distancia e indisciplina que tenía con su perro... y que con cuatro “latigazos” solucionaron con la misma facilidad que un mago saca un conejo de la chistera.

Víctor Martínez Esandi | 06/11/2005

63247 lecturas

Pero, ¿cuántos perros se han quedado sin muestra, sin cobro, rechazan la caza, no salen de los pies y/o un sin fin de taras irreversibles?

El collar electrónico es como un bisturí: en manos de un cirujano salva vidas, pero en manos de un albañil mata a cualquiera.

De estos casos no se habla y os aseguro que son muchísimos los perros que, pudiendo haber sido unos grandes compañeros de caza, han pasado a ser perros mediocres y/o totalmente nulos para este fin... y todo debido al mal uso de este supuesto mago de magos.

¿Qué es?

Herramienta para el adiestramiento canino, compuesta por un transmisor y un receptor, el cual mandará una descarga eléctrica al perro con la intensidad que previamente hemos seleccionado en el transmisor.

¿Cuál elegir?

En el mercado tenemos un gran abanico de marcas y precios. La experiencia me ha demostrado que, a la hora de comprar, debemos decantarnos por marcas que cuenten con servicio técnico en España y, a ser posible, que sepamos de su buen funcionamiento.

Una vez elegida la marca, en el modelo a elegir tenemos que tener en cuenta la distancia y las intensidades de los mismos.

Personalmente, para los perros de caza, no os recomiendo ningún collar en el cual la distancia entre el transmisor y el receptor sea inferior a 500 metros , ya que debéis contar con que, según sea la zona en la que trabajéis (montes, arboledas, barrancos, etc.), su alcance puede quedarse hasta en menos de la mitad.

Con respecto a las intensidades, elegiremos aquel collar en el que la intensidad mínima sea prácticamente imperceptible, ya que no podemos saber cual será la sensibilidad de nuestro perro. La forma de comprobarlo será poniéndonos los dos polos de receptor en la palma de la mano y, al accionar la corriente mínima, no debemos sentir mas que un pequeño cosquilleo.

Uso y manejo

Antes de empezar a utilizar el collar debemos de tener en cuenta una serie de normas básicas, las cuales marcaran la diferencia entre un buen adiestramiento y uno malo.

Al collar electrónico le podemos dar dos usos claramente diferenciados. Uno será el de corregir a nuestro perro en aquellas situaciones que, por las causas que sean (distancia, jerarquía, etc.), el perro se niegue a obedecer, y para estos casos utilizaremos el collar como una herramienta de reforzamiento negativo.

Y el otro caso será para aquellas situaciones en las cuales deseamos que el perro abandone una actitud que consideremos negativa, no tratando de adiestrar, sino de evitar que el perro haga algo, y en estos casos utilizaremos el collar como castigo.

Para las dos circunstancias seguiremos los mismos procesos, tanto de adaptación al collar como de tiempo de colocación.

Refuerzo negativo

Se trata de mandar la mínima intensidad con la que el perro reaccione, con un impulso constante, hasta que el perro encuentre la salida deseada.

Podemos utilizarlo para ejercicios como la llamada, la búsqueda cruzada, el tierra a distancia, el quieto, etc.

Castigo

Se trata de enviar una descarga severa en el momento justo y en modo “Flas”, de forma que el perro rechace automáticamente esa actitud.

Podemos utilizarlo, entre otras cosas, para que el perro no coma heces, que el perro no beba de los charcos, que no coma nada que no le demos nosotros, que no persiga a los corzos, que no ataque a las ovejas, etc.

Ejemplo: Si nuestro perro se come las heces y queremos evitarlo, deberemos (una vez pasados los 10-15 días de adaptación al collar), justo en el momento en el que valla a coger las heces, mandarle una descarga severa en modo “Flas”.

Lo que buscamos es que el perro piense que el comer heces da un fuerte calambrazo.

Manejo del reforzamiento negativo

El collar electrónico no enseña nada, su utilidad se basa en reforzar aquellos ejercicios de los cuales tenemos la total seguridad de que el perro ya sabe hacer y por la causa que sea se niega a realizar.

Debemos colocar el collar durante 10-15 días cada vez que saquemos al perro, sin darle ningún uso (dejaremos el mando en casa), ya que, de no hacerlo así, es muy fácil que el perro relacione el castigo con el collar y, por lo tanto, estaremos abocados a llevar siempre a nuestro perro con el collar si queremos que nos obedezca.

Una vez que empecemos a trabajar con el collar deberemos sacar a nuestro perro durante los cuatro meses siguientes, con el collar puesto y conectado, aunque el perro realice ya perfectamente el ejercicio mucho tiempo antes.

Si se diera el caso de que durante el cuarto mes el perro nos desobedeciera y tuviéramos que corregirlo con el collar, alargaríamos esta situación un mes más, y así sucesivamente.

En el caso de que nos olvidásemos el collar o, por las circunstancias que fueran (mal funcionamiento, falta de pilas, etc.), no pudiéramos hacer uso de él, evitaremos darle al perro las órdenes de las que no tengamos la total seguridad de que va a obedecer.

Empezaremos a trabajar en espacios que estén libres de distracciones (perros, caza, etc.), metiendo progresivamente éstas según vaya avanzando el adiestramiento.

Es muy posible que cuando pasemos a trabajar en terrenos en los cuales haya caza, la intensidad que hasta ese momento nos ha servido tengamos que subirla si queremos tener la misma respuesta en el perro; esto es algo que deberéis observar in situ.

Jamás utilizaremos el collar si no tenemos el perro a la vista y no sabemos lo que está haciendo. El porqué es muy sencillo: al no tener el perro a la vista no podemos saber si está de muestra, con algún rastro o en alguna actitud que no deseamos corregir y, si en ese momento le mandamos una descarga, es muy posible que el perro pase a rehusar esa situación.

No debemos trabajar con perros extremadamente sensibles o enfermos.

Si al accionar las primeras veces el collar, en su mínima intensidad, observamos reacciones anómalas (chillidos excesivos, que se niegue a andar, se nos ponga detrás, se vaya al coche, etc.), deberemos quitar el collar y trabajar al perro con otros métodos, ya que de no hacerlo así es muy posible que estropeemos al perro.

A ésto, y aunque no tengo ninguna base científica, le añadiría el no trabajar con perras preñadas o durante la lactancia, ya que no sé si puede afectar a los cachorros en algo.

Sólo debemos utilizar el collar como último recurso y después de haberlo intentado todo, y aun así, si tenemos dudas de que si lo que estamos haciendo está bien o mal, automáticamente dejaremos de usarlo para, acto seguido, consultar a un profesional que nos guíe y asesore.

Si por la causa que sea debiéramos volver a utilizar el collar electrónico en un perro en el cual ya lo hemos utilizado, los pasos a seguir serían exactamente los mismos que si no hubiéramos puesto nunca el collar al perro. Pero que sepáis que, si ésto pasara, sería única y exclusivamente culpa vuestra por no haber trabajado con el perro lo suficiente durante o fuera de temporada.

El perro nunca tiene que identificar el castigo ni con el collar ni con la persona que lo esté manejando, para lo cual, después de cada descarga y tras la respuesta positiva del perro, le premiaremos con la voz y con caricias, y durante la descarga y/o antes de ésta no recriminaremos al perro.

Debemos conseguir que el perro piense que es la propia acción de desobedecer la que le castiga.

Por último recordaros que con los perros hay ejercicios fáciles y difíciles, pero ninguno de hoy para mañana, que el conocimiento de lo que estéis haciendo, la constancia y la paciencia, siempre marcará la diferencia entre un buen adiestramiento y uno malo.

Y, con respecto al collar electrónico, me gustaría resumirlo en una frase que en su momento me dijeron dos grandes compañeros, a los que desde aquí aprovecho para mandarles un afectuoso saludo –Gracias Richi, gracias Amando–, y que resume de forma muy clara esta herramienta:

El collar electrónico es como un bisturí, que en manos de un cirujano salva vidas, pero en manos de un albañil mata a cualquiera.

Un saludo y suerte.

Victor M. Martínez Esandi
Adiestrador de perros de caza
13 comentarios
07 nov. 2005 15:55
charly_yuhu  
Enhorabuena Victor,
espero al igual que tu, que este artículo sirba para salvar a muchos perros de un gran sufrimiento.
Un abrazo, Charly
08 nov. 2005 10:46
tico
Me ha gustado mucho el artículo, aunque creo que a los vendedores de collares no le hara demasiada gracia, jejejeje. Felicidades.
13 nov. 2005 19:54
ALEPUS
ALEPUS ««“La suerte con un perro, también depende de si el can la encuentra en su amo” »»
Aunque en los prospectos de los collares vienen bien explicadas las instrucciones de uso (de los que conozco), seria muy interesante de incluir tu artículo. Que no serviría de nada si no lo aplican los compradores, pues son muchos los collares que no han cumplido con su misión y muchos los perros con un triste final, por culpa como casi siempre de los dueños, que en vez de un perro tendrían que haber intentado adiestrar uno de peluche.
Te felicito. Un saludo.
01 dic. 2005 19:42
Trinxi
Trinxi
Mi enhorabuena por el artículo sobre el collar de impulsos eléctricos ya que con este contribuirás a que no se estropeen buenos perros esplicando su uso de una manera completa y práctica.
Un abrazo.
Trinxi
29 dic. 2005 00:06
top10  
Enhorabuena por tu articulo,a ver si aprendemos todos un poquito mas y asi no tenenmos que ver a perro por ahi perdidos por que no valen segun sus dueños para la caza.
Saludos.
04 ago. 2006 10:50
+1
Francisco Gil 76
Tengo una perra braca alemana que me la dieron con 2 años está muy bien de vientos y de afición pero se me va muy larga, he probado varias técnicas que me dijeron pero no funcionan del todo: ponerle un tanganillo en el cuello (no me gustaba por que le hacía daño en las manos), compré una cuerda de 10 metros para acostumbrarla a esa distancia cuando salía en línea recta para alejarse le llamaba la atención y le daba un tirón y parece que va algo mejor pero cada jornada tengo que empezarla con la cuerda, cosa que mientras cazo en terrenos despejados no hay problemas, pero cuando hay maleza es imposible. A ver si es tan amable de contestarme, por que estoy algo cansado y es un buen animal. El collar no me acaba de convencer, por lo que he oído y leido de ustes, y además tiene un precio excesivo. Me gustaría corregirla con otros métodos, pero ya no conozco más, le rogaría que me comentase algún otro si lo hubiera.

Muchísimas gracias por su segura respuesta

Un cordial saludo
Francisco Gil
22 ago. 2006 14:19
FELI2005
Víctor me gustó mucho ésta nota y todos los detalles y explicaciones a tener en cuenta en caso de decidir éste tipo de elemento de ayuda para el adiestramiento. Te pregunto : ¿En caso de no usar el collar, como se corrige el problema de la distancia ? Muchas gracias .Saludos.
05 sep. 2006 20:09
FELI2005
Hola Víctor,tengo un Breton de 18 meses y este hace bastante bien el trabajo previo y la muestra ,pero no tiene en cuenta las distancias y se me va largo hacia adelante . ¿Cómo puedo solucionarlo sin usar el collar de impulsos eléctricos ? Saludos . Gracias .
14 dic. 2006 15:00
carlosperez
mi perra lleva un collar de adiestramiento,y desde que lo lleva todo va mejor, pero hace unos días, en su cuello le salió una infección por culpa del collar, ya que cuando la saque llovia, ahora ya esta mejor.Però ahora me encuentro que no se que hacer, me gustaria saber si alguien le ha passado lo mismo que yo.muchas gracias
16 may. 2007 21:01
imanolte
megustaria saber q puedo hacer si el perro se va detras de la caza y se pica de tal manera q ni con collar de castigo se para , no hace ningun caso.
15 nov. 2007 23:33
VALDEZ
yo conozco un perro entrenado en Estados Unidos utilizando el metodo del collar, es el perro mas obediente que he visto, no hay forma de hacerle romper la muestra mas que con la voz de mando que se le enseño, cuando busca basta con hacer una señal para que cambie de dirección, hace un patron que cualquiera envidiaria, claro que fue adiestrado por un profesional, esto muestra que si se usa bien puede ser una gran ayuda este aparato.
07 ene. 2008 21:09
J. A. G. R.
- Magnifico articulo. muy ilustrativo. Tengo una perra braco alemán de color chocolate. ahora tiene 8 meses. Destaca por su resistencia y su afición. pero como en todo, tiene su parte negativa, y es que me caza demasiado largo. Habia pensado en adquirir uno de esos collares, pero lo único que sabía de estos artilugios es que son un arma de doble filo y por eso estoy trasteando en la red, para enterarme del tema. La perra ha cazado este año, ha buscado y cobrado desde liebres hasta zorzales, y tiene muchísima sangre, es incansable. Ya me comentaron que me equivoqué al sacarla de caza sin estar totalmente adiestrada, pero me enteré tarde. Esto es un mundo nuevo para mí, tengo muchas dudas. Creo que la perra es demasiado joven. No sé a que edad empezar a usar el collar. No sé qué marca y modelo comprar, no sé si puedo conseguir algun curso o libro para aprender a manejar el collar, en fin, que ando un poco perdido. Espero que alguien pueda echarme una mano. Lo agradezco de antemano y me repito, magnifico artículo!
17 jul. 2010 23:16
eduardos
hola mi nombre es eduardo y quiero saber en donde puedo comprar un collar de descarga electrica para mi perrita que la verdad destruye todo al dejarla sola en casa, ya ha venido un instructor pero no ha tenido éxito y me ha recomendado este collar.mi correo es delgcuauhtemocdf@hotmail.com y vivo en la delg cuauhtemoc del distrito federal.
gracias

 

Leer más
Otros artículos de Víctor Martínez Esandi

Selección y crecimiento del cachorro
(10/04/2007)

Artículos relacionados con 'Perros'

Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos
Eduardo de Benito

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Los perros de muestra de pelo duro
Eduardo de Benito

Registro de Rastreos 2013
AEPES

El Alano Español de montería resiste en Berrocaza
Carlos Contera y Luis Cesteros

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197325 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154289 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149278 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112053 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104266 lecturas)