El cobro forzado

Jesús Barroso de la Iglesia

 

Cuando en su día escribí el artículo sobre el cobro y sus problemas, al llegar al tema que hoy trataremos, es decir, el cobro forzado, lo pasé por alto e hice un “dribling” para dejarlo de lado, ya que el tema en cuestión me parece de una complejidad suficiente como para dedicarle algo más que una mención o una explicación corta.

El cobro forzado es el gran marginado por los aficionados al adiestramiento del perro de muestra, y digo aficionados, que no profesionales. ¿A qué se debe? ¿Por qué algo que puede resultar beneficioso no se practica? Y digo que no se practica porque cada vez son más los perros que se ven ya no sólo en el campo, sino en pruebas de caza, que no cobran correctamente, que dudan, que portan la pieza mal, se ven bocas duras...

Creo que la causa está en el miedo, tenemos miedo de estropear algo que a priori debe ser natural e instintivo en el perro, mientras éste busque la pieza, la porte y la traiga nos damos por satisfechos, ¡y quién no! Pero incluso en perros que tengan un cobro instintivo, al que le demos un aprobado alto, yo apuesto por corregir, por trabajar el cobro forzado para que tengamos la seguridad de que el perro en el cobro jamás nos fallará.

Por otro lado están las experiencias vividas, vistas o contadas de perros que no cobraban, se les hizo el cobro forzado y ahora cobran, sí, pero da pena verlos venir con la pieza en la boca y el rabo entre las patas, sentarse delante nuestro y temblar. ¿Son efectos secundarios del cobro forzado? NO, son efectos secundarios de un cobro forzado mal hecho, seguramente a destiempo, sin tener en cuenta el grado de maduración del perro ni su carácter, o simplemente se le ha presionado sin darle oportunidad a salir de esa presión. Pero eso puede ocurrir enseñando el cobro forzado y enseñando el sit.

 En el cobro forzado el condicionamiento es inverso, es decir, en primer lugar recibe el castigo, el cual cesa cuando el perro hace lo que esperamos de él, y a continuación recibe el premio. 

El adiestramiento se basa en coger unos instintos y moldearlos a través de una presión que nosotros ejercemos, es decir, obligamos al perro a obedecer, pero ¡ojo!, esa presión que ejercemos debe tener una puerta de salida, de lo contrario el perro se ve demasiado sometido, se bloquea, y el aprendizaje pasa de ser algo divertido a ser una tortura, los efectos los habréis visto más de una vez. Ahora la pregunta ronda vuestras cabezas: ¿cómo liberamos esa presión? A través del premio, a través de sesiones cortas con intervalos de juegos.

Pero para alguien neófito en el adiestramiento y que ahora mismo esté leyendo se preguntará porqué digo todo esto, a qué viene tanto aviso y tanta aclaración, ¿qué tiene el cobro forzado que no tenga la enseñanza de otro comando? Pues nada más que el método. Cualquier orden que el perro aprende se basa en asociaciones a través de un condicionamiento, el perro asocia porque hace algo bien y recibe un premio, o hace algo mal y recibe un castigo, es lo que llamamos refuerzos; si es premio será refuerzo positivo, y si es castigo será refuerzo negativo. En el cobro forzado el condicionamiento es inverso, es decir, en primer lugar recibe el castigo, el cual cesa cuando el perro hace lo que esperamos de él, y a continuación recibe el premio. Este tipo de condicionamientos basados en una excesiva presión, requieren por tanto algo más de tacto de lo habitual y, sobre todo, método. Hablemos del método entonces o, mejor dicho, de los métodos, porque hay varios.

 

MÉTODO TRADICIONAL O DEL PISOTÓN

Con el perro en posición de sentado y atraillado por la correa aplicamos un pisotón en una de sus patas traseras con la intención de que se queje, de que abra la boca en definitiva, momento en el cual damos la orden “porta” o “cobra” y le introducimos el rodillo o dummy en la boca, sujetando a continuación con nuestra mano su mandíbula inferior para que no suelte a la vez que premiamos con caricias y halagos. Lógicamente, en el mismo instante en que el rodillo es introducido en su boca el pisotón cesa, de esa manera el perro asocia el hecho de portar el rodillo con el cese del dolor.

Obviamente este método es duro para nuestro perro por lo que debemos tener muy en cuenta antes de realizarlo el carácter del perro, saber de antemano si acepta bien los castigos físicos o simplemente verbales, porque hay perros que con una simple voz más alta que otra se tumban boca arriba o meten el rabo entre las patas o incluso llegan a mearse. Evidentemente evitaremos a toda costa este método con un perro así.

 

MÉTODO DE COLLARES

Mucho menos traumático para el perro ya que consiste en ejercer presión con un collar estrangulador al que el perro ya está acostumbrado.

Utilizaremos dos collares, uno de cuero atraillado a un poste y otro estrangulador que nosotros manejaremos. El perro en posición de sentado y atraillado a través del collar de cuero al poste. Con el collar estrangulador ejercemos presión en el cuello del perro hasta que abra la boca, momento en el cual introducimos el rodillo y le decimos “cobra” o “porta”, acto seguido eliminamos la presión que el collar ejercía y sujetamos la mandíbula inferior con la mano para que no suelte y premiamos.

La asociación es la misma que con el anterior método: con el acto de portar cesa la presión del collar.

 

MÉTODO DE PRESIONAR LOS LABIOS

En mi opinión es el menos traumático, consiste en abrirle la boca al perro con nuestra mano presionando los labios superiores.

Con el perro en posición de sentado le apretamos con la mano los labios superiores de su boca hasta que consigamos abrírsela, momento en que introducimos el rodillo en su boca, sujetamos la mandíbula inferior para que no suelte y premiamos.

Aquí no hay castigo explícito, solamente la presión de nuestros dedos para abrirle la boca. Obviamente con este método, a todas luces menos traumático, nos costará más que el perro asimile o asocie la orden que con los otros métodos. A favor tiene que este método se puede emplear con perros cuyo carácter hace inviables los otros que hemos visto anteriormente.

 

¿Y LUEGO QUÉ?

Para no repetirme, ya que en todos los métodos se obra de igual forma, veremos ahora qué sucede después de iniciar en el cobro forzado.

Como en cualquier ejercicio de adiestramiento, ya sabéis, sesiones cortas, máximo 10 minutos y después dejamos al perro a su aire o practicamos otros ejercicios ya consolidados pero que no le crean al perro tensión alguna. Si en algún momento del cobro forzado vemos que el perro se viene abajo, paramos la sesión y lo dejamos para otro día, eso sí, buscando alguna motivación que no haga decaer al alumno. Dicho esto, y habiendo conseguido la primera fase del ejercicio –que no es otra que portar de nuestra mano el rodillo o dummy a la orden y sin necesidad de presión–, repetiremos las veces necesarias hasta que el perro, a la orden de porta o cobra, obedezca sin necesidad de pisotón, presión de collar o apertura de su boca con nuestra mano.

Bien, conseguido esto pasamos a repetir el ejercicio, pero colocando el rodillo en el suelo a escasos centímetros del perro, damos la orden de cobra o porta y, si el perro obedece, hemos conseguido nuestro objetivo. Si el perro no obedece a la orden de cobrar con el rodillo en el suelo tendremos que volver al principio, no ha acabado de asociar bien la orden, nos hemos precipitado y debemos volver al principio.

Cuando el perro tiene el rodillo en su boca he dicho reiteradas veces que le sujetamos la mandíbula inferior para que mantenga, no he mencionado nada de que nos lo entregue a la orden, pero es obvio que no lo vamos a dejar de por vida con el rodillo en su boca, ¿no? Si en ese periodo de mantener el rodillo, que al principio será corto para ir alargándolo progresivamente, el perro suelta, es decir, abre la boca y el rodillo se le cae, aplicamos un pequeño golpe con nuestra mano abierta en la mandíbula inferior, a ser posible antes de que llegue a caer el rodillo, le recriminamos verbalmente con el comando NO; si no es posible por no haber estado rápidos se lo introducimos de nuevo en la boca y repetimos.

Una vez que hemos conseguido que cobre a la orden desde la mano y desde el suelo y mantenga, le ordenamos quieto y nos alejamos unos metros para después llamarlo. ¿Para qué hacemos esto? Para que el perro se acostumbre a portar y traer y, sobre todo, esperar a que le pidamos el rodillo. Más adelante, en vez de alejarnos nosotros, lo que hacemos es alejar el rodillo unos metros y le damos la orden de cobra o porta y finalmente le lanzamos el rodillo y le ordenamos cobra o porta.

 

CONCLUSIONES FINALES

¿Qué hemos conseguido? Principalmente que el perro asocie una orden a una acción, la de cobrar, por lo que a partir de ahora el perro cobrará siempre a la orden, en cualquier circunstancia y en cualquier situación y, ante cualquier pieza de caza menor, no rehuirá nada, se acabaron el repelús a la pluma o al pelo, el perro cobrará sin más porque así se lo hemos enseñado.

Pero ¿se puede hacer este entrenamiento a cualquier edad? Rotundamente NO. Para enseñar el cobro forzado el perro debe tener cierto grado de madurez, todo depende de cada individuo, nada tiene que ver la raza, pero más o menos a partir del año, año y medio y salvo excepciones, cualquier perro está psicológicamente preparado para soportar este tipo de entrenamiento.

¿Enseñamos el cobro forzado sólo cuando el perro rehúse el cobro? Eso ya es cosa de cada uno, habrá gente que piense que para cazar le basta con que el perro traiga, otros prefieren que porte a la orden, traiga y mantenga hasta que le pidamos la pieza, tal vez porque en alguna ocasión el perro trae una pieza de ala que suelta antes de llegar a nosotros porque ha oído un disparo cercano o porque ha cogido ese vicio y la pieza se pierde irremisiblemente. Entonces deciden entrenar el cobro forzado para evitar esas situaciones. De modo que si un perro tiene un cobro instintivo podemos, y pienso que debemos, entrenar el cobro forzado como corrección, no como purismo –que algunos pueden pensar– o como participante en pruebas de perros de muestra donde exigen un cobro impecable. Con el cobro forzado evitaremos muchos defectos en el cobro y acentuaremos la obediencia en nuestro perro. Yo era de los que pensaba que para qué el cobro forzado habiendo cobro instintivo o natural, pues bien he cambiado de opinión, la experiencia me ha convencido, yo sólo expongo los métodos, no pretendo convenceros, dejad que vuestras experiencias os animen o desanimen a enseñar el cobro forzado pero, eso sí, recordad que el conocimiento del carácter de vuestro perro, el tacto y el método son fundamentales.

 

Sensei
Artículo cortesía de la revista "Perros de Caza"

 

Comentarios (19)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

de rosor
rosor
19/10/2005 7:14:43
Solo quiero felicitarte por este articulo, personalmente me as aclarado todas las dudas que tenia.
UN SALUDO
Cocker
Cocke
21/10/2005 20:19:55
Que hay Sensei a ver si indirectamente te puedo hablar jeje, ¿te acuerdas del terrier de bruselas? lo he intentado todo, todo lo que tu explicas, pero el perro hasta gruñe cuando se le intenta quitar incluso una pelota de la boca, con el pisoton si la suelta pero cualquier día vuelvo con un pie menos, Bueno sensei a ver si nos vemos un diita saludos.
el cobro forzado.....
altovuelo
21/10/2005 22:06:07
....merece una cadencia mas pausada en su explicacion.
Es de vital importancia dar a conocer este metodo con la pausada necesidad y paso a paso. No se puede dar un somera pasada por este ejercio al que se resta importancia si asi se hace.
No me ha gustado la formula empleada, no ya por su falta de interes en su exposicion, sino por la excasa convincion de quien asi lo expone. El cobro forzado es algo mas que un simple articulo de relleno
Sensei, estoy convencido, que ni tu mismo estas seguro de este articulo. ¿Podrias empezar de nuevo?
Altovuelo
sensei
25/10/2005 10:38:25
Es tu opinión o tu crítica y la acepto y respeto de buen gusto, nunca llueve a gusto de todos, pero de ahí a pretender adivinar mis convicciones va un abismo.
En un foro de esta misma página hemos hablado, aunque poco de este artículo, se que es un tema complejo y difícil de explicar a través de unas líneas, pero ten claro una cosa, JAMÁS hago ningún artículo de relleno, el día que tenga que hacer eso dejaré de escribir en la revista, de modo que te pediría que no hicieras adivinaciones gratuitas, se lo dije un día a otra persona, habla, critica el artículo, pero sacar conclusiones adivinatorias son ganas no se de que.
Hagamos una cosa Altovuelo, ya que el artículo te parece simple, llano de un nivel que deja mucho que desear, sin convicción por parte de quien lo escribe ¿porque no intentas convencerme a través de un artículo sobre el cobro forzado? lo cuelgas en esta página y así aprendemos todos, que para eso estamos. Si cada vez que alguien preguntara algo y otro le contestara y yo le dijera, no tienes ni puta idea, eso no es así y punto y no diera mi visión del problema, nadie aprendería nada, el primero yo y es que lo que nos hace grandes son los argumentos no las palabras.
Un saludo.
No, Sensei
altovuelo
28/10/2005 13:38:09
No es mi intencion crear aqui un foro de debate. Expuse mi opinión a tu artículo, y escrito está.
Bien sabes tú,-por que lo sabes- que para el joven que desea poner en practica el cobro forzado -que no corregir el porteo de las piezas-las explicaciones deben ser pasito a pasito, para que entienda que es lo que deseamos transmitir a traves de nuestras letras, lo contrario es atropellar, o mas bien dejar a su suerte, al que de buena manera intenta hacer caso y poner en práctica, nuestros consejos.
Por supuesto que no voy a escribir lo que tu me pides, es tu página y de trepas esta el mundo a rebosar.
De mi parte queda todo dicho, no te ofusques, tampoco tiene tanta importancia.
Un cordial saludo
No me ofusco
sensei
02/11/2005 11:40:11
Ya te dije que acepto tu crítica y es más, la comparto con lo que me acabas de decir ahora, pero lo que no soporto son las adivinaciones.
No sabes como funciona una revista? ¿sabes acaso que no te puedes exceder en lo que te marcan?
Claro que pasito a pasito se aprende más y se enseña mejor, pero también es verdad que el que tenga intenciones de enseñar el cobro forzado necesita unos conocimientos previos sobre adiestramiento y haber enseñado muchas otras cosas hasta llegar al cobro forzado, el pasito a pasito ya lo tienes en cada mes que escribo y repito que nunca relleno.
Sobre que esta página es mia, pues gracias por la donación dime donde acudo para cobrar el cheque. Aqui cada uno es libre de escribir cuando y como queira y si además es algo interesante pues bienvenido sea, otra cosa es que no apetezca y nos buscamos excusas como que esta página es mia, en fin.
Un saludo.
Cobro forzado
titofi
03/11/2005 12:35:45
En pocas palabras,no veo tanto problema en enseñar a un perro a que cobre.Yo no tenia experiencia ninguna en este tema pero la mas pura lógica me orientó.Lo primero enseñé al animal a obedecer para que permaneciera sentado,(esto es facil) despues lo piqué en una piel de conejo dejando que la masticara,a continuación con un paquetito de galletas en la mano lanzaba la piel primero cerca luego mas lejos y llamando al perro por su nombre y añadiendo "traelo"(no me gustan las palabras manidas de cobra o porta)conseguí en pocos días que me trajera la piel y me la diera en la mano premiandolo con un trocito de galleta.Ahora en el monte cobra mas y mejor que Hacienda.Aún así, no siempre , pero de cuando en cuando lo sigo premiando con una golosina o un trago de agua.
Disculpa titofi
sensei
03/11/2005 13:43:25
Tu has enseñado el cobro a tu perro, no el "cobro forzado" no es lo mismo, a este se recurre cuando utilizando el método que tu has puesto en práctica u otros similares más o menos ortodoxos, ahí no entro, el perro sigue sin querer cobrar, entonces se puede recurrir al cobro forzado. Era solo para aclararte el concepto, enhorabuena por lograr enseñar el cobro con paciencia.
Un saludo.
GRACIAS SENSEI POR ACLARAR
titofi
03/11/2005 19:48:12
Como he comentado antes,tengo total desconocimiento de como adiestrar a un perro y te considero un maestro en estos menesteres por lo que veo en tus articulos, pero con toda modestia discrepo en algun punto en cuanto al tema que nos ocupa.El primero es que no estoy de acuerdo en ha-cer daño al animal pisandole la pata para enseñarlo,el castigo lo concibo por desobediencia en algo que ya ha aprendido , en la enseñanza todo tienen que ser juegos y premios.Lo segundo es que pretender que lo primero que aguante en la boca sea un rodillo....a poco instinto cazador que tenga , creo que algo que le pueda avivar el mismo como es la citada piel de conejo tiene que dar mejor resultado y a continuación el rodillo ,pero solo sirve este para que aprenda a coger la pieza por el centro,que esto ya es cuestión de estética.Si el ejemplar al que pretendemos adiestrar no siente pura avaricia en morder la piel....mal empezamos.Un abrazo y perdón.
Titofi
sensei
07/11/2005 11:04:41
No es estar de acuerdo conmigo o no, el método o métodos expuestos no son invención mía, yo expongo el método tal y como es y doy 3 opciones, verás que en una el animal no sufre daño alguno.
Lo de empezar a cobrar el rodillo o dummy, tiene su porqué, el perro se motiva a cobrar, sin más, si empiezas utilizando una pellica te arriesgas a que solo cobre pelo o motivas al cachorro en exceso y eso le puede provocar ansiedad que conlleva la boca dura, ¡ojo! digo que puede no que vaya a suceder, pero siempre que hay un riesgo hay que tenerlo en cuenta, ¿creo que queda claro no? la pellica se utiliza y las plumas de perdiz también, pero después, una vez que vemos que cobra más o menos bien o como forma de motivar a un animal desmotivado. Con tu método te has saltado un escalón, no pasa nada porque te ha funcionado y has ahorrado tiempo, has arriesgado porque te podía haber salido mal, es solo eso.
Si necesitas algun consejo alguna vez no dudes en consultar ¿ok?.
Un saludo.
Gracias Sensei
titofi
07/11/2005 12:56:24
Ya te dije que te considero una persona experta
y por supuesto no voy a llevarte la contra.Tal como dices quizás he tenido suerte con mi perro y por eso me ha funcionado cualquier cosa.La verdad es que es un animal muy inteligente y siempre he comentado a los amigos que me hubiera gustado verlo adiestrado por un experto, pero llevar un animal con el que me entiendo solo con mirarnos (y no exagero)es una delicia.El día que me falte abandono la caza.Gracias por tu ofrecimiento a darme el consejo oportuno cuando lo necesite y gracias por tu paciencia conmigo.Un abrazo.
Especie de p.data
titofi
07/11/2005 15:03:00
En el anterior comentario y referente a la boca dura , mi perro al principio no la tenia dura,la tenia de acero ,pero siguiendo mi sistema le quité el defecto cuando llegaba hasta mi con la pieza en la boca y yo con la galletita en la mano.Se la dejaba oler y como es un Carpanta automaticamente abría la boca y me daba la pieza.
Desde entonces y durante un tiempo,entraga pieza premio , entrega pieza premio.Ahora ya no lo necesito aunque el me lo pide dandome con el morro en el bolsillo del chaleco o en la cantimplora.
cobro y distancia
nazanian
20/11/2005 22:01:48
tengo un cocker que aunque te parezca mentira tiene un instinto y unos vientos envidiables, te lo digo porque a esta raza por desgracia se la está utilizando para otros menesteres, en fin la cuestión, casi todo lo hace bien, o sea busqueda, lazeo, obediencia, etc, pero como te digo en el asunto se me aleja mucho, y me levanta la caza muy larga, la otra historia el cobro una vez localiza la pieza y ve que está muerta, pasa de ella y sigue cazando, en fin no sé si te lo he expuesto bién o no, si no ya te matizaré mejor con otros comentarios, gracias y enhorabuena por tu sección.
disculpas
nazanian
20/11/2005 22:15:10
perdona sensei me he equivocado de sección te haré la misma consulta por otro lado gracias
ya lo se
nazanian
20/11/2005 22:25:07
me estoy poniendo pesao pero no se si recibiras mi consulta en otro sitio, por si acaso te ruego que me contestes por aquí o me digas como ponerme en contacto gracias otra vez
cobro de piezas
santy
22/11/2005 6:16:05
Hola buenos dias,tengo un breton con dos años, desde cachorro estuve introduciendolo en el mundo de la caza,lo tipico, la caña,caza viva alicortada para que fuera a por ella y porteara hasta mi recibiendo el premio,el rodillo,campearlo mucho.
Hoy en dia tengo un perro con mucha pasion por la caza, es incansable y muy orientativo respecto a mi, y ademas muy noble. Un dia dejo de traerme la piezas abatidas y desde entonces no cobra,la muerde y la abandona,sin embargo cuando cazo con otros perros de vez en cuando si la trae cuando nota la presion de otro perro que se la va a quitar,un dia de caza de el y yo solos, cuando he volcado 2 perdices en barrancos profundos donde el cobro es fundamental,baja a por ella la muerde pero no la trae,esa misma pieza cuando quedan unos metros para llegar al coche se la tiro al suelo la coje y la lleva hasta el coche sin soltarla.El problema se puede solucionar haciendome con otro perro, pero no puedo, le quiero mucho,es un gran cazador y muy valiente.Los compañeros de caza, unos dicen que es muy joven y que al final cobrara como el mejor, otros me dicen que me desaga de el.

Gracias por escucharme, y si alguien me puede ayudar se lo agradecere mucho.

Amigo mio¡¡¡
270WbyMag
31/12/2005 15:28:13
Que tremendo artículo, ve a ver si te dispones a enviarme uno por uno lo que has escrito, ya que irán a mi biblioteca personal, te felicito Jesús Barroso de Izaguirre, perdón de la Iglesia.

Tu amigo al otro lado del charco.
yanero
yanero
11/02/2006 3:01:06
amigo mio te agradesco en el alma tu sabio consejo pero yo lo que tecomentaba de mi galgo es que el no quiere atrapar sus presas y tu guia me mando a un cobro no fuera nada eso de cobrar en mi perro por que si le lanzo 1 pelota el la trae mi peticion de alluda es para saber como guiar a mi galgo a que atrape sus presas atte y esperando tu respuesta franco
cobro de codornices
songohan
13/03/2010 22:49:13
Hola jesus

adiestro mis perros de caza y la verdad es que no me va mal, ahora estoy haciendo respeto al vuelo a dos de ello. bueno la pregunta es que tengo una bretona con ocho meses que se mueve muy bien pero cuando nota la caza ( codorniz ) no le hace caso y sigue buscando por otro sitio y el otro die le hiza volar una a su vista y como que la persiguio, pero al llegar donde se poso hizo lo mismo. crees que con el cobro forzado arreglaria este problema.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
Artículo anterior: Pruebas de montaña: concursos de otro tipo | César González
Otros artículos de Jesús Barroso de la Iglesia
Problemas con el cobro (10/03/2005)
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? (24/06/2005)
Jerarquía social, base del adiestramiento (21/01/2007)
El respeto al vuelo (30/01/2007)
El perro de puesto (16/01/2009)
El perro de puesto (II) (23/01/2009)
El perro de puesto (y III) (02/02/2009)
Artículos relacionados con 'Perros'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Consejos veterinarios durante la media veda | Alberto Arciniega
La Asociación Española de Rehalas informa | Asociación Española de Rehalas
Caza con perros de madriguera | Josep Mir
La cohesión en la jauría de perros de rastro | Pardal
Francia, el Olimpo del Perro de Rastro | Pardal
Prueba de perros de rastro sobre liebre en Corporales | Azul
Meditación ante las nuevas razas caninas autóctonas | Eduardo de Benito
VIII Monográfica del Club Español del Deustch Drahthaar | Teixugo
¿Y los criollos, qué? | Kenneth Torrealba
Perros de rastro: comparaciones estadísticas | Azul
Prueba de perros de rastro en Viveiro | Azul
El Perro de Rehala, animal doméstico de compañía | Asociación Española de Rehalas
I Jornadas de Caza del Club del Sabueso Español | Sau
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
Valoración de los alimentos comerciales para perros | Alberto Arciniega
Pruebas de montaña: concursos de otro tipo | César González
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
Pruebas de base, una necesidad imperiosa | César González
Prohibir la Caza con Galgos | Federación Española de Galgos
CCB: Concursos para Perros de Muestra | Jordi Barbeta
Visita a la National D'Elevage del Club du Fauve de Bretagne | Jorge J. Gallego
Diez razas de perros para disfrutar de la temporada | E. B. y J. A. C.
Los concursos de perros y la caza real | César González
Jerarquía social, base del adiestramiento | Jesús Barroso de la Iglesia
Alternativas a los actuales concursos de perros | César González
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Reunión de amateurs sobre becada en Nava | Carlos Álvarez
Selección y crecimiento del cachorro | Víctor Martínez Esandi
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Perros y ladridos excesivos | Manuel Lázaro Rubio
Recuperación de los perros tras la caza | Alberto Arciniega
El contacto físico en la educación del perro | Ricardo V. Corredera
Miedo a los disparos | Sergio Otal
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El perdiguero de Burgos, nuestro mejor cazador | Pedro Álvarez Vélez
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
El Gran Duque | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Constitución de la Asociación Española del Perro de Sangre | AEPES
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón | José Enrique Martínez Manzanares
Golden Retriever: El insuperable cobrador | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cómo situarnos frente a nuestros perros en el lance | Miguel F. Soler
La caza, fuente de enfermedades para nuestros perros | Javier Millán y Jaime Viscasillas
Las buenas raíces | José Enrique Martínez Manzanares
El podenco en el monte de laurisilva: introducción y orígenes del fantasma del bosque canario | José Agustín López Pérez
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón: entrenamientos | José Enrique Martínez Manzanares
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
1ª Prueba de Trabajo para Perros de Rastro | Sergio Fafaito Pajares
Collares electrónicos | David Rubio Alza
Quitar las agujetas | José Enrique Martínez Manzanares
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Lesiones y sobreesfuerzos | José Enrique Martínez Manzanares
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Selección del carácter en la cría | Ricardo V. Corredera
Perros de muestra para la media veda | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Pointer y epagneul bretón para codorniz | Eduardo de Benito
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
El galgo y la liebre, un batallar de siglos | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Primeros pasos | Juan Pedro Juárez
Cada perro con su pareja | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Iniciación del cachorro | Juan Pedro Juárez
La displasia de cadera | Beatriz Melo
El perro de sangre: El porqué de las cosas | Juan Pedro Juárez
Estudio genotípico en el Perdiguero de Burgos | Lorena De la Fuente Ruiz
El perro de sangre: Camino hecho y por hacer | Juan Pedro Juárez
Aliados para la caza | Andrés López
El perro de sangre: La homilía de los humildes | Juan Pedro Juárez
Deutsch drahthaar, pasión a tope | Eduardo de Benito
Epagneul Bretón, un clásico en el cazadero | Eduardo de Benito
El perdiguero de Burgos, un perro muy nuestro | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Pinocho y su nariz | Juan Pedro Juárez
Podenco: cazador todoterreno | Eduardo de Benito
El perro de sangre: La perfección no existe | Juan Pedro Juárez
Las 10 claves del adiestramiento del perro de caza | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: Dónde buscar | Juan Pedro Juárez
Siempre en forma para cazar | Eduardo de Benito
¿Qué razas son mejores? | Eduardo de Benito
El adiestramiento emocional | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: las huellas | Juan Pedro Juárez
El perro de caza: «de la guardería a la universidad» | Sergio Otal
Un hogar cómodo y seguro para nuestros perros | Manuel Lázaro Rubio
El perro de sangre: en la ardiente oscuridad | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: disposición y disponibilidad | Juan Pedro Juárez
Actividades que relajan al perro | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: talabartes | Juan Pedro Juárez
Comunicarse con los perros | Sergio Otal
El perro de sangre: «Trastos» de apoyo | Juan Pedro Juárez
Fugas durante la caza | Sergio Otal
Podenco canario y podenco ibicenco | Antonio López Espada
Massamagrell ya tiene campeón de España de caza menor con perro | Miguel Ángel Arnau
El setter inglés y las becadas | Eduardo de Benito
La Leishmaniosis Canina | Sergio Otal
El Club de Caza Amigos del Xarnego en la feria de Valencia | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Primera prueba de la Unión Cinófila Española del Perdiguero de Burgos | UCEPB
Presentación oficial del xarnego valenciano en la Exposición Internacional de la RSCE | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Modificación de conductas problemáticas en el perro | Ricardo V. Corredera
¿Podemos detectar una enfermedad en nuestros perros? | Manuel Lázaro Rubio
Lesiones en las almohadillas plantares | Manuel Lázaro Rubio
Modificación de conductas problemáticas en el perro: Aprender a castigar | Ricardo V. Corredera
Cómo distinguir un perro excitable de uno hiperactivo | Ricardo V. Corredera
Animales de compañía extraviados | Federación de Caza de Castilla y León
Xarnego Valenciano | José Luis Vicedo Castelló
Razas valoradas, pero que no acaban de triunfar | Eduardo de Benito
Los mejores perros polivalentes en la Cendea de Cizur y coto Valdorba (Navarra) | José Juan Lavilla
El Alano Español de montería resiste en Berrocaza | Carlos Contera y Luis Cesteros
Registro de Rastreos 2013 | AEPES
Los perros de muestra de pelo duro | Eduardo de Benito
El perro fino colombiano | Jonathan Álvarez S.
Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos | Eduardo de Benito
Artículos relacionados con 'Adiestramiento'
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
Jerarquía social, base del adiestramiento | Jesús Barroso de la Iglesia
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Selección y crecimiento del cachorro | Víctor Martínez Esandi
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Perros y ladridos excesivos | Manuel Lázaro Rubio
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
Collares electrónicos | David Rubio Alza
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC