Pruebas de montaña: concursos de otro tipo

César González

 

Desde hace tiempo llevo recorriendo los campos de los diferentes concursos tanto por nuestro país como por el extranjero. Así he podido ver “in situ” concursos de diferentes modalidades, acompañando en el campo incluso a los jueces. Entre las modalidades que he presenciado podemos citar la Gran Busca, la Busca de Caza, la Clásica de Codorniz o la Caza Práctica. También he llegado a participar en Caza Práctica y en Busca de Caza con perros de mi propiedad.

...está claro que el buen perro de montaña, ha de ser ante todo un cazador de élite, dotado de buena nariz, excelente sentido de la caza, con grandes medios físicos y amplio recorrido para buscar la caza.

Sin embargo hace cinco años, gracias a un amigo que me dijo si quería acompañarle a Francia para ver un concurso de Alta Montaña, que él iba a juzgar allí, descubrí los concursos de montaña y he de decir que desde ese día quedé absolutamente emocionado por estos concursos. Las razones de tal shock fuero varias: la presencia de los perros en un paisaje idílico, absolutamente alejado de los terrenos calcinados y amarillos que estaba acostumbrado a ver; la conciencia de que sólo ejemplares con unas cualidades naturales de potencia y medios podían ser útiles en esos concursos y, sobre todo, la presencia masiva de amateurs con un perro o dos hasta completar cifras muy elevadas de participación, tan alejadas de la cada vez más escuálida presencia de perros en los concursos de Caza Práctica que podemos observar en nuestro país.

Este, llamémoslo, enamoramiento, me hizo preparar uno de mis perros para participar en los citados concursos. Para ello hice un análisis de las condiciones que debería reunir un perro para poder acudir allí con posibilidades, así como las diferencias con los concursos que habitualmente se celebran en nuestro país y la influencia que estas cualidades podrían tener en el proceso de selección canina que “debería” ser la consecuencia de los concursos, y que por desgracia no siempre es así.

¿Que se exige a un perro de montaña? Creo que para responder a esta pregunta hay que hacer una reflexión de cómo son los terrenos que nos encontramos allí y del tipo de perdiz que se encuentra en esos terrenos. Estos terrenos son de altitudes grandes por encima de los 1500 m, con grandes pendientes, cortes, reguerillos y con una vegetación en la que destacan los brezos, las praderas de montaña y otro tipo de vegetación más tupida. Asimismo, las perdices que allí habitan no suelen utilizar, como nuestra perdiz roja, la huida a peón, optando más por el camuflaje para pasar desapercibidas ante la presencia de su enemigo, en este caso el perro. Como consecuencia de esto el perro necesita de “medios” para hacer frente a la altitud, que disminuye el oxígeno del que dispone, así como potencia para poder enfilar cuesta arriba las pronunciadas pendientes con las que se encuentra. Eso significa que ha de tener unos pulmones y un corazón amplios para poder dar respuesta a la demanda de oxígeno, así como una red de capilares sanguíneos bien desarrollada para poder transportar es mencionado oxígeno a los músculos, alimentándolos así para permitirles desarrollar todo su potencial frente a los exigentes terrenos.

En cuanto a la forma de operar la caza se requieren perros muy intuitivos, que vayan a buscarla de frente, ya que allí las condiciones de viento cambian constantemente, en esto difieren mucho de los concursos de primavera que se celebran sobre monótonas alfombras verdes, con viento bien definido, llanas y en las que un laceo correcto es fundamental pues las perdices pueden estar en cualquier parte de esa llanura absolutamente igual. Esa intuición es lo que se suele llamar sentido de la caza, que tan importante es y que por desgracia muchos perros de alta competición han perdido. Hay que decir que no en todos ellos es así, por ejemplo Radentis España siempre ha sido un prodigio de perro con sentido de la caza dentro de la Gran Busca y Person de L'isle D'alzee sería otro claro ejemplo de perro de Gran Busca con un gran sentido de la caza. También se requiere que estos perros estén dotados de buena nariz, pues las perdices suelen estar escondidas en sitios con vegetación alta, donde sólo perros dotados de buenos vientos son capaces de detectarlos, en esto se diferencian bastante de las competiciones de Caza Práctica, que se celebran en nuestro país, donde los bandos de perdices se encuentran al raso batidas por el viento y por tanto, su detección por parte del perro, en igualdad de condiciones climatológicas resulta más sencilla. Si a eso añadimos que el medio les es hostil debido a las condiciones de altitud y esfuerzo exigidos, está claro que el buen perro de montaña, ha de ser ante todo un cazador de élite, dotado de buena nariz, excelente sentido de la caza, con grandes medios físicos y amplio recorrido para buscar la caza que en las zonas de montaña suele ser mucho más escasa que en las fincas de primavera.

Como ejemplo de gran perro de montaña quiero nombrar a Run de Fondjuan, excelente pointer que pertenece a un amateur francés (es su único perro) y que una vez terminada la época de las competiciones lo dedica a cazar 4 y 5 horas en la montaña. Este pointer, al que sigo desde hace años, ha hecho CACIT en su primer año en el Aubisque (tenía 2,5 años), mejor pointer del Soulor al año siguiente, de nuevo repitió este honor en el 2004 y finalmente ha sido el mejor perro de montaña en el concurso celebrado en el Valle de Arán a principios de septiembre de este año. Este perro, a mi entender, reúne las cualidades que ha de tener todo buen perro de montaña que son, un físico excepcional pues en Valle de Arán realizó tres turnos seguidos y cuando acabó el último, me cuentan, que el perro llegaba de la correa de su conductor con la boca cerrada, sólo un animal de grandes medios físicos puede hacer eso en la montaña, un sentido de la caza excepcional siempre le ves buscando a gran ritmo en los sitios más querenciosos de la caza dejando de lado aquello, que son más fáciles de recorrer; pero inútiles para el encuentro de la misma y una nariz privilegiada en este sentido jamás olvidaré los dos puntos que hizo en la especial pointer del 2004 en el Col du Soulor, primero mostró un pollo de perdiz parda del tamaño de una codorniz metido en un matorral enorme, resolvió perfectamente y cuando fue soltado de nuevo, casi nada más salir de la correa de su conductor mostró otro pollo solo, de igual tamaño, 50 metros más allá en otro gran matorral, como podéis comprender un prodigio de nariz y concentración.

Con todo estos concursos no son la panacea ni la perfección pues hay cosas que aquí no se valoran como pueden ser el estilo, algo muy difícil de ver en la montaña debido al terreno desigual y cubierto, en muchas ocasiones, de maleza, el adiestramiento pedido es menor ya que al perro no se le exige un laceo perfecto como en las pruebas de primavera, debido a que eso es casi imposible en la montaña y finalmente pienso que los perros de primavera han de tener más nariz para tomar a esa velocidad las parejas de perdices entre el trigo alto, así mismo creo que los perros que hacen caza práctica con perdiz salvaje en nuestro país debe aprender a tomar la distancia a la caza mejor que en el caso del perro de montaña donde la caza, debido a la mayor cobertura existente, suele aguantar más la llegada de los perros y sus conductores.

Como conclusión, y respecto a lo que sería la selección de los perros de muestra, estos concursos seleccionan ante todo perros con un gran sentido de la caza, CAZADORES; pero también perros de grandes medios físicos para poder subir con rapidez las cuestas y así mismo perros valientes que no temen correr por encima de los brezos o meterse en zonas de maleza alta. Los mediocres, aquellos cuya falta de medios puede esconderse en su rapidez en los concursos de llanura, aquí son fácilmente descubiertos, de igual manera ocurre con los que temen a la cobertura vegetal, se paran miran a su conductor y a los jueces, no pueden, no saben que hacer, esto es así de duro, aunque algunos lo disfracen de falta de adaptación, si el perro es cazador y tiene medios, aunque sea su primer día allí, su intuición le dirá donde buscar y su fuerza le hará ir allí donde su intuición le dice que debe ir. El resto es pretender engañar a la gente que desconoce todo esto.

Por el contrario estos concursos no son aptos para seleccionar perros de gran clase, ya que en este tipo de terrenos es difícil poder valorar el estilo de un perro, pruebas como la Clásica o la Gran Busca son más aptas para ello. También considero que la nariz de un perro se selecciona mejor en las pruebas de primavera (Busca de Caza o Gran Busca) que en las pruebas de montaña, dado que las citadas pruebas de primavera se corren sobre perdices que están emparejadas y las de montaña sobre perdices situadas en bandos (desconozco como son las pruebas sobre gallo lira, pues aún no he tenido la suerte de presenciar ninguna), esto hace que para la nariz de un perro a gran velocidad sea más difícil de detectar dos perdices juntas que un bando de ocho o diez. También la necesidad de adiestrar a un perro de montaña es menor que la de un perro de primavera, pues como he dicho antes, en la montaña la intuición prima, mientras que en la primavera es necesario que el perro describa un laceo perfecto en el campo de la prueba debido a la monotonía del mismo.

Con todo esto he intentado daros una visión de un tipo de pruebas diferentes a las que son más conocidas y en las que pocas personas de nuestro país participan. Desde estas líneas animaros a presenciarlas y a presentar perros en ellas pues tienen una belleza y una magia especiales.

 

César González Cabo, Argull.

 

Comentarios (3)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Cierto Argull
valhalla
19/10/2005 15:26:42
Al margen de los campeonatos, para la caza normal un perro debe ser como dices, y su enseñanza es día a día, sobre todo en lo físico, el perro viene a buscar setas, a pescar, a andar por los refugios, incluso ha hacer esqui de fondo, hora imagínate como tiene que ser el cazador de alta montaña, para poder seguir las exigencias del terreno, y el valor que tiene cobrar un simple par de perdices, saben a gloria, te lo puedo asegurar.

Un saludo
jordi
Opino lo mismo val
perchaas
08/11/2005 15:47:57
Yo cazo en un coto de la província de Lérida en el que el terreno es muy abrupto,no es alta montaña, pero hay mucha maleza de la que te llega a la cintura, mucha piedra, vaya un terreno típico rompepiernas"..a veces yo estoy media hora para poder abanzar 100 metros..
El encontrar, abatir y cobrar (una perdiz de ala, cayendo ladera abajo, va muy lejos..)en dicho terreno, vale por 10 de las que cobro en el coto local que cazo de Barcelona, en el que el terreno es mucho más suavito, y dónde la perra, me hace "virgerías" con ellas..

saludos y felicidades Argull por el escrito.
Perchas
Efectivamente
Argull
11/11/2005 21:10:09
En la montaña la perdiz bien cazada y cobrada vale por diez. Y la forma física del perro y su cazador, no es necesaria como en el llano, es imprescindible y fundamental. Por eso en la montaña el perro y el cazador mediocre lo tienen muy complicado. Gracias por las felicitaciones y un saludo

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: El cobro forzado | Jesús Barroso de la Iglesia
Artículo anterior: Valoración de los alimentos comerciales para perros | Alberto Arciniega
Otros artículos de César González
Pruebas de base, una necesidad imperiosa (11/11/2005)
Los concursos de perros y la caza real (08/01/2007)
Alternativas a los actuales concursos de perros (24/01/2007)
Artículos relacionados con 'Perros'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Consejos veterinarios durante la media veda | Alberto Arciniega
La Asociación Española de Rehalas informa | Asociación Española de Rehalas
Caza con perros de madriguera | Josep Mir
La cohesión en la jauría de perros de rastro | Pardal
Francia, el Olimpo del Perro de Rastro | Pardal
Prueba de perros de rastro sobre liebre en Corporales | Azul
Meditación ante las nuevas razas caninas autóctonas | Eduardo de Benito
VIII Monográfica del Club Español del Deustch Drahthaar | Teixugo
¿Y los criollos, qué? | Kenneth Torrealba
Perros de rastro: comparaciones estadísticas | Azul
Prueba de perros de rastro en Viveiro | Azul
El Perro de Rehala, animal doméstico de compañía | Asociación Española de Rehalas
I Jornadas de Caza del Club del Sabueso Español | Sau
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
Valoración de los alimentos comerciales para perros | Alberto Arciniega
El cobro forzado | Jesús Barroso de la Iglesia
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
Pruebas de base, una necesidad imperiosa | César González
Prohibir la Caza con Galgos | Federación Española de Galgos
CCB: Concursos para Perros de Muestra | Jordi Barbeta
Visita a la National D'Elevage del Club du Fauve de Bretagne | Jorge J. Gallego
Diez razas de perros para disfrutar de la temporada | E. B. y J. A. C.
Los concursos de perros y la caza real | César González
Jerarquía social, base del adiestramiento | Jesús Barroso de la Iglesia
Alternativas a los actuales concursos de perros | César González
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Reunión de amateurs sobre becada en Nava | Carlos Álvarez
Selección y crecimiento del cachorro | Víctor Martínez Esandi
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Perros y ladridos excesivos | Manuel Lázaro Rubio
Recuperación de los perros tras la caza | Alberto Arciniega
El contacto físico en la educación del perro | Ricardo V. Corredera
Miedo a los disparos | Sergio Otal
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El perdiguero de Burgos, nuestro mejor cazador | Pedro Álvarez Vélez
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
El Gran Duque | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Constitución de la Asociación Española del Perro de Sangre | AEPES
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón | José Enrique Martínez Manzanares
Golden Retriever: El insuperable cobrador | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cómo situarnos frente a nuestros perros en el lance | Miguel F. Soler
La caza, fuente de enfermedades para nuestros perros | Javier Millán y Jaime Viscasillas
Las buenas raíces | José Enrique Martínez Manzanares
El podenco en el monte de laurisilva: introducción y orígenes del fantasma del bosque canario | José Agustín López Pérez
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón: entrenamientos | José Enrique Martínez Manzanares
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
1ª Prueba de Trabajo para Perros de Rastro | Sergio Fafaito Pajares
Collares electrónicos | David Rubio Alza
Quitar las agujetas | José Enrique Martínez Manzanares
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Lesiones y sobreesfuerzos | José Enrique Martínez Manzanares
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Selección del carácter en la cría | Ricardo V. Corredera
Perros de muestra para la media veda | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Pointer y epagneul bretón para codorniz | Eduardo de Benito
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
El galgo y la liebre, un batallar de siglos | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Primeros pasos | Juan Pedro Juárez
Cada perro con su pareja | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Iniciación del cachorro | Juan Pedro Juárez
La displasia de cadera | Beatriz Melo
El perro de sangre: El porqué de las cosas | Juan Pedro Juárez
Estudio genotípico en el Perdiguero de Burgos | Lorena De la Fuente Ruiz
El perro de sangre: Camino hecho y por hacer | Juan Pedro Juárez
Aliados para la caza | Andrés López
El perro de sangre: La homilía de los humildes | Juan Pedro Juárez
Deutsch drahthaar, pasión a tope | Eduardo de Benito
Epagneul Bretón, un clásico en el cazadero | Eduardo de Benito
El perdiguero de Burgos, un perro muy nuestro | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Pinocho y su nariz | Juan Pedro Juárez
Podenco: cazador todoterreno | Eduardo de Benito
El perro de sangre: La perfección no existe | Juan Pedro Juárez
Las 10 claves del adiestramiento del perro de caza | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: Dónde buscar | Juan Pedro Juárez
Siempre en forma para cazar | Eduardo de Benito
¿Qué razas son mejores? | Eduardo de Benito
El adiestramiento emocional | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: las huellas | Juan Pedro Juárez
El perro de caza: «de la guardería a la universidad» | Sergio Otal
Un hogar cómodo y seguro para nuestros perros | Manuel Lázaro Rubio
El perro de sangre: en la ardiente oscuridad | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: disposición y disponibilidad | Juan Pedro Juárez
Actividades que relajan al perro | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: talabartes | Juan Pedro Juárez
Comunicarse con los perros | Sergio Otal
El perro de sangre: «Trastos» de apoyo | Juan Pedro Juárez
Fugas durante la caza | Sergio Otal
Podenco canario y podenco ibicenco | Antonio López Espada
Massamagrell ya tiene campeón de España de caza menor con perro | Miguel Ángel Arnau
El setter inglés y las becadas | Eduardo de Benito
La Leishmaniosis Canina | Sergio Otal
El Club de Caza Amigos del Xarnego en la feria de Valencia | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Primera prueba de la Unión Cinófila Española del Perdiguero de Burgos | UCEPB
Presentación oficial del xarnego valenciano en la Exposición Internacional de la RSCE | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Modificación de conductas problemáticas en el perro | Ricardo V. Corredera
¿Podemos detectar una enfermedad en nuestros perros? | Manuel Lázaro Rubio
Lesiones en las almohadillas plantares | Manuel Lázaro Rubio
Modificación de conductas problemáticas en el perro: Aprender a castigar | Ricardo V. Corredera
Cómo distinguir un perro excitable de uno hiperactivo | Ricardo V. Corredera
Animales de compañía extraviados | Federación de Caza de Castilla y León
Xarnego Valenciano | José Luis Vicedo Castelló
Razas valoradas, pero que no acaban de triunfar | Eduardo de Benito
Los mejores perros polivalentes en la Cendea de Cizur y coto Valdorba (Navarra) | José Juan Lavilla
El Alano Español de montería resiste en Berrocaza | Carlos Contera y Luis Cesteros
Registro de Rastreos 2013 | AEPES
Los perros de muestra de pelo duro | Eduardo de Benito
El perro fino colombiano | Jonathan Álvarez S.
Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos | Eduardo de Benito
Artículos relacionados con 'Concursos'
Francia, el Olimpo del Perro de Rastro | Pardal
Prueba de perros de rastro sobre liebre en Corporales | Azul
VIII Monográfica del Club Español del Deustch Drahthaar | Teixugo
Perros de rastro: comparaciones estadísticas | Azul
Prueba de perros de rastro en Viveiro | Azul
I Jornadas de Caza del Club del Sabueso Español | Sau
Pruebas de base, una necesidad imperiosa | César González
CCB: Concursos para Perros de Muestra | Jordi Barbeta
Visita a la National D'Elevage del Club du Fauve de Bretagne | Jorge J. Gallego
Los concursos de perros y la caza real | César González
Alternativas a los actuales concursos de perros | César González
Reunión de amateurs sobre becada en Nava | Carlos Álvarez
1ª Prueba de Trabajo para Perros de Rastro | Sergio Fafaito Pajares
XVIII Campeonato de Becadas 2008 | Daniel Quintana
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC