Cuando canta la perdiz…

Cuando canta la perdiz... se alegra el espíritu del veterano jaulero que se queda embelesado, absorto y fascinado escuchando los maravillosos recursos sonoros que dispone esta maravillosa ave.

Manuel Romero | 13/08/2005

38483 lecturas

La postura que adopta para emitir sus cantos, que se visualiza al levantar las plumas de la cabeza, o enmoñarse, erguido, como queriendo que los ecos de sus sonoros y potentes cantos lleguen lo más lejos posible y así comunicar de esta forma, a sus congéneres, su presencia.

Les vale también para marcar su territorio y evitar la posible invasión de otras parejas vecinales que pretendan usurpar el territorio ya ocupado. Por ello, es lógico verlos encaramados en las atalayas que disponen en su territorio para “pregonar” a veces sus intenciones belicosas de batirse con aquellos que pretendan introducirse en su querencia.

De igual manera los distintos cantos y sonidos les valen para comunicase entre sí. Muchas veces estos mensajes sonoros persuaden a los posibles contrincantes que desisten de sus iniciales intenciones de batirse con aquél que demuestra en sus cantos mayor agresividad y fortaleza. Es por ello que los enfrentamientos directos suelen darse con poca frecuencia, pues en las fases comunicativas, o intercambios sonoros, saben con el rival que tienen que enfrentarse y optan, en consecuencia, por iniciar una prudente retirada, aquellos que se sienten inferiores.

Una de las claves más importantes a la hora de practicar la apasionante modalidad de caza, que es la del reclamo de perdiz macho, es la referida a saber conocer en profundidad todos los cantos y sonidos que emite la perdiz desde que nace hasta que es adulta.

Ya no sólo el conocimiento de todos ellos es de gran importancia en el mundo cuquillero, para saber que tipo de recurso sonoro está utilizando en un momento determinado, sino también la interpretación de todos y cada uno de ellos.

El saber descifrar, interpretar y conocer los cantos y sonidos que utiliza el reclamo en cada una de las fases del puesto es de gran importancia para el veterano jaulero, que en la soledad del puesto disfruta interpretando todos los recursos sonoros que utiliza su reclamo en los mensajes que envía al campo.

Cuando la voz guerrera del campo se hace oír por los distintos lugares, se acelera el pulso del jaulero que calcula los distintos pares que defienden su territorio, las distintas aproximaciones que se producen ante las insinuantes y persistentes llamadas de nuestro reclamo que sabe, por los mensajes sonoros que se intercalan, con cuales pueden obtener éxito.

Los ojos semicerrados, la moña levantada, el pico entreabierto, erguida su postura... así el campero emite su concierto particular haciéndose, de esta forma, fuerte en su terreno.

Cuanto canta la perdiz... y el cuquillero es testigo, dentro del tollo, de todos los pormenores que se desarrollan en un puesto llega a entrar en tal estado de concentración que todo queda supeditado a lo que allí vive y siente. Sensaciones altamente gratificantes que recordará una y otra vez a lo largo del año y que servirán para querer repetir cuanto antes esas escenas... con la práctica de esta apasionante modalidad venatoria...

Cuando canta la perdiz... el jaulero tiene le enorme suerte de oír los dulces y seductores TITEOS, arrumacos amorosos destinados a las hembras; voces destempladas enmarcadas en sonoros REGAÑOS; sonidos de alarma en su explosivo vuelo con el PIOLÍO; voces guerreras y desafiantes en el DAR DE PIE; sonidos de insulto y provocación para aquellos que osan invadir su querencia con las PITAS ó PIÑONES; invitación para hacer el nido en un lugar elegido por el macho con sonidos dulces y seductores, especificados en el LLAMAR A NIDO; gestos de nobleza, mansedumbre y tranquilidad por la que atraviesan, empleando los distintos GUTEOS... y así hasta un total de 25 recursos sonoros... que empleará según las circunstancias y situaciones en las que se vea inmersa.


FOTO: JAVIER PRIETA. «Se trata de una auténtica perdiz de alta montaña fotografiada en Gredos cacereño, en un piornal a casi 1.500m. de altitud y que poco después escapó del ataque de caza de un águila calzada».

Cuando canta la perdiz... el perdigonero sabrá apreciar los distintos tonos, matices que conforman cada uno de los cantos y sonidos empleados por su reclamo, recursos sonoros que empleará el llamado pájaro catalogado como excelente, de forma oportuna en cada puesto presentando batalla, contienda... a los machos... y mensajes de conquista y seducción a las hembras... que camela desde su atalaya.

Cuando canta la perdiz... y el aún somnoliento perdigonero camina entre los sombras de las noche para dar el puesto de alba, sabe, por los mensajes sonoros que emite cada perdiz en su territorio o querencia, la densidad y el estado de celo que tienen dado los mensajes guerreros que pregonan a los cuatro vientos, queriendo señalar con ello que defenderán con arrojo y valentía la incursión, u ocupación de otros pares, en aquel terreno que les pertenece.

Cuando canta la perdiz...

Manolo R.
3 comentarios
22 ago. 2005 13:03
CHANTEO
Amigo Manolo:

Como de costumbre, nos brindas un relato magnífico acerca del canto de nuestra reina, que además de poner de manifiesto un profundo conocimiento sobre el mismo, atesora, como no, una calidad cuquillera apasionada y devota de la modalidad cinegética que practicamos y que nos hace ser "cazadores de capas luengas"; y todo ello, acompañado de un excelente reportaje fotográfico.

Es a mi parecer, -como bien sabes, amigo ManoloR.- el canto de nuestra perdiz roja la más valiosa cualidad de su distingo; ya que en él, sobremanera los cuquilleros, podemos encontrar todo un cúmulo genético de su pureza y bravura, que cuando resulta en el recibo, hace que nos convirtamos ficticiamente, en la inmensidad del monte en reclamos y que con el desenlace puestero necesitemos de inmejorables compañías con quienes compartamos tan extraordinarios lances.

Agradecido por "nuestros cuatro apuntillos", por tu presente relato y a nuestra plaza cuquillera, y una vez más, reconfortado por tu pasión al canto de nuestra patirroja que embruja el "arte" que supone el conocimiento que rebosas de ser auténtico pajaritero.

Chanteo-Jaén.
22 ago. 2005 16:22
reclamo con vida
Manolo R Soy FRANCISCO MANUEL MARTIN AROCA
Un gran aficionado al reclamo e leído tu correo y el articulo
Que mas mandado y veo que sebes bastante de reclamo yo vivo en Martín de la Jara provincia de Sevilla cerca de Osuna si pasa cerca algún DIA allí tienes un amigo pajarero un saludo



E-mail: contacto@reclamoconvida.com
Web: http://www.reclamoconvida.com
Tlfno: 955825061
Móvil: 639149615
Fdo: Francisco Manuel Martín Aroca
28 ene. 2011 13:01
mijaulero
Buenos días Don Manuel, soy Jorge Arbona. Probablemente le suene mi nombre debido a la Aplicación de MIJAULERO. Espero que le esté gustando y sacando el máximo provecho.

Me gustaría poder incluir algunos de sus artículos en mi página. ¿Habría algún problema?

web: https://sites.google.com/site/mijaulero
email: mijaulero@gmail.com
tfno: 629601675

Un saludo, Jorge Arbona.

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Reclamo'

Sonrisas y lágrimas
Francisco Álvaro Ruiz de Guzmán-Moure

La imagen del reclamo
Manuel Romero

La ilusión de una nueva temporada del reclamo
Manuel Romero

El reclamo y la tradición
Manuel Romero

Temporada frustrada
Mª Carmen Pacheco

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197619 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154796 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149574 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112270 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104318 lecturas)