El estilo del cazador

Murdererfox

 

Es curioso que halla gente que pretenda sentar cátedra entre los cazadores y hacer válidos sus argumentos, con un estilo, digamos, poco agradable y, desde luego, claramente inaceptable, para nadie que tenga un mínimo de dignidad. Frases y palabras malsonantes, agresivas, etc., intentan llenar todo el espacio, como si eso fuera lo normal entre la gente, o entre los cazadores. No señor, no lo es y nunca lo ha sido.

Estas mismas gentes abogan porque hagamos campañas de imagen a favor de la caza, a favor del cazador, que hagamos gestos de autocrítica, eliminando conductas, modalidades, formas de cazar o de tirar tiros, poco racionales, según ellos, y llegan a proponer que los cazadores nos convirtamos en defensores del buen hacer, convirtiéndonos en autocensores de nuestras actividades y se lo enseñemos a la sociedad, para demostrar los éticos y buena gente que somos.

Nos rasgamos las vestiduras y nos quejamos de que la sociedad no cazadora nos critica fuertemente y porque estamos ya acorralados por ella. Sin embargo no cuidamos las formas de comportamiento personal, no cuidamos nuestro estilo. Los foros de caza, son un buen ejemplo de lo que estoy diciendo.

Es como si algunos creyeran que un foro de cazadores es un coto privado, no solo les permite descuidar sus formas, sino, además, usar este estilo agresivo, para aparecer como eruditos, sabios o estrategas, a base de callar las bocas del resto y a base de agresividad injustificada.

Difícilmente, vamos a mejorar nuestra imagen, fuera, si no nos esforzamos en hacerlo, dentro (aquí).

Si yo fuera ecologista-integrista y entrara en un foro de cazadores y viera las formas que se emplean, aquí, entre nosotros, verdaderamente estaría, primero, sorprendido y, después, contento, frotándome las manos de placer.

Recuerdo mis comienzos en la caza. Las cuadrillas de cazadores de antaño en las que yo era un chaval nuevo y todos aquellos hombres tenían unas formas hacia el otro, absolutamente respetuosas y caballerosas. Las buenas formas no eran patrimonio de los catedráticos, ni de los titulados superiores, ni de los dueños de fincas, ni de los pastores, ni de los labradores. Era patrimonio de todos, y, el cazador, un buen ejemplo de ello, ante los demás. Contaría mil anécdotas de cómo un cazador, desconocido en un pueblo era capaz, a base de amabilidad, respeto y buenas formas, de ganarse a los vecinos, en cuatro días. Eso si, con un estilo abierto, integrador, generoso, colaborador y sin menospreciar a nadie. (Un pueblo cualquiera, es, al fin y al cabo, una sociedad)

Si había que reírse, en la cuadrilla, ironizar, exagerar, gastar bromas o faenas, que de todo había, claro, se hacía y si había que lamentarse, también, pero siempre en un tono y sobre todo, un fondo, de respeto. Recuerdo su esfuerzo en que yo mismo no me diera cuenta, que era un novato. Me trataban como si fuera un maduro y todos, y yo, sabíamos que no lo era. Todos éramos iguales y les aseguro que muchos de ellos, por nivel social, dinero, propiedades, prestigio y un montón de cosas más, si hubieran sido prepotentes en cualquiera de estas circunstancias personales que poseían, no me hubieran dirigido ni la mirada y mucho menos la palabra.

La gente no cazadora de entonces, de campo o de ciudad, apreciaba esa caballerosidad y buen estilo del cazador. Los cazadores eran auténticos señores en el campo.

Estoy convencido que desde aquel entonces, las cosas han cambiado y mucho. El comportamiento de los hombres en general, ha cambiado. El respeto es “rara ávis”, en casi todo.

Si yo fuera ecologista-integrista y entrara en un foro de cazadores y viera las formas que se emplean, aquí, entre nosotros, verdaderamente, estaría, primero, sorprendido y, después, contento, frotándome las manos de placer, porque damos una impresión de gente desunida, confrontada por cosas intangibles y discutiendo el “sexo de los ángeles” y, lo peor, disputándonos quien es el mas sabio, mas alto, mas listo, mas ético, mas elegante, y mas... no se qué, a base de mamporros y garrotazos verbales.

Si algún día se consigue esa campaña de imagen que algunos pretenden y defienden como la solución de todos nuestros males, tendrán que cambiar y mucho, su estilo y sus formas, porque, en caso contrario, la campaña se notará que es eso, de imagen y solo de imagen. No hay respeto real, cuando pretendemos convencer a la sociedad no cazadora de que somos muy respetuosos. Si no respetamos las formas, empleando un estilo escrupulosamente respetuoso, entre nosotros, ¿de que vamos a convencer, a quién? . Que credibilidad vamos a tener si no respetamos las formas entre nosotros mismos. Grave contradicción quién presume del respeto a la pieza de caza, a la naturaleza, al lance bien ejecutado y equilibrado, de nuestra racionalidad de cazadores, de nuestra ayuda a la sostenibilidad del medio ambiente, a la pureza de algunas, nuestras modalidades éticas y estéticas y un etcétera muy largo de respetos y, a la primera de cambio, nos falta el respeto, a nosotros, sus colegas de afición, los cazadores.

No doy un duro por quieres aparecen, arrasando a todo el que pillan por delante, a base de prepotencia, palabras, frases y estilos agresivos, refinados, ilustrados, eso si, pero avasallando al resto. No me valen, ni en serio, ni en broma. Yo no los quiero como ejemplo ante la sociedad no cazadora ni como gestores de la campaña de imagen, para que me defiendan de nada. Es mas, no los quiero a mi lado, como cazador, para emprender nada. Y si se trata de pasárselo bien, hace tiempo que elegí una actividad, para pasármelo bien: la caza, pero con las piezas, con mis perros y con mi cuadrilla de cazadores, entre los cuales, eso si, el respeto es norma de obligado cumplimiento, sin fisuras ni deslices, todos somos iguales y nadie se atreve a prevalecer sobre el resto, porque sabe que su destino estaría escrito.

Con esta reflexión pretendo abrir los ojos de los que piensen que, entre nosotros, los cazadores todo vale; esto es la selva; aquí “el que mas chifle: capaor”; unos somos tontos y otros son mas que nadie.

Por ahí no vamos a ninguna parte .Propongo destacar y reconocer a aquellos que, realmente, enseñen algo al resto, en vez de enfrascarse en juegos florales dialécticos que no sirven para nadie, salvo para cabrear a los agredidos. Es mas, deberíamos adoptar, de una vez, opino, como propia, la obligación de tener un estilo respetuoso, agradable y, especialmente amable, tratándose de cazadores, iguales que uno mismo, como norma dialéctica y objetivo a alcanzar, entre todos. Y el que no tenga nada que contar o que enseñar (es más, lo oculte, cuando le preguntas), o no sepa, o no este dispuesto a tener este estilo, a mi, que no pretenda convencerme de campañas, ideas, posturas, prohibiciones, autocríticas o censuras, porque lo que tiene que hacer es empezar consigo mismo, esa campaña.

El famoso debate, tan viejo como el hombre, entre ¿que es mas importante el fondo o la forma de las cosas?, viene a cuento, aquí y ahora. Los que pretenden tener razones y, a la postre, razón en el debate, quedan desautorizados con el empleo de formas inadmisibles. Es mas, precisamente si alguien cree estar en posesión de la razón y presumir de elevada intelectualidad, en cualquier debate serio, debería saber que utilizar formas especialmente agradables, adorna el fondo, o sea sus razones, hasta convertirlas, tal vez, en verdades. A menos que, los que actúan al margen de las formas respetuosas, en el fondo, les importe un bledo el debate y por tanto, dicho fondo, que es lo importante. Profundizar en este error es hacer mas impermeable, e impenetrable aun, el gueto en el que nos quieren encerrar a los cazadores. Yo, desde luego, no quiero estar encerrado en ninguno, ni aquí, ni fuera de aquí.

En fin, cosas de cazadores antiguos. Lo del tío Emeterio, vamos. Lo elemental.

murdererfox

 

Comentarios (5)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Todo cierto, increible, pero cierto
charly_yuhu
17/05/2004 16:09:44
Como siempre Barbas, te voy a dar la enhorabuena por tu artículo.
A lo mejor, alguien se da por aludido y cambia de forma de pensar, o por lo menos de hablar, que con eso basta en la gran parte. Cazadores malos, claro que hay, como en todos los sitios y lugares hay malos (políticos, albañiles, ricos,pobres,etc) es más yo no soy nadie para decir quien es malo y quien es bueno, porque ni si quiera yo se como soy y en que grupo me encuentro.
Pero una cosa está clara, intento estar en el lado positivo, el mejor para la caza, para el cazador, y todo lo que lo rodea, y con eso basta.
El respeto y la tolerancia es una de las claves para aprovar la gran asignatura pendiente entre los cazadores. Es más, es algo que le debemos a la caza, porque ella tanto nos da, pero nosotros tanto le quitamos, destruyendola poco a poco. Y si alguien de los que leen este comentario, cree que la culpa de los males de la caza son los ecolegetas, los politicos, etc, que no se equivoquen, la culpa es nuestra, sólo nuestra, de los cazadores, que no somos capaces de luchar por la caza. ¿Alguien cree, que con el numero de cazadores que somos y estubieramos todos unidos, algun partido político se atrebería a hacer recortes en la caza? no, todo el mundo sabe, que por el bien suyo y el de su partido, no harían nada encontra de la caza. Pero está es la gran asignatura pendiente de los cazadores, que sólo podemos conseguir que vaya a buen puerto, con nuestra sudor y el respeto de los compañeros.

Siempre he dicho que se quite del medio el mejor coto de caza menor (mi especialidad) si no estoy bien acompañado y les puedo asegurar que es verdad.
La caza me ha dado demasiados padres y amigos para que algunos la destrocen a base de de ostias y reostias.
Sólo espero que algun día podamos hablar todos juntos sin que nadie le llame ......... , o que se acuerde de su familia.
Un saludo Charly
P.D:Barbas algun día se hara realidad la manifestación en Madrid, por nuestro reconocimiento, como cazadores y como personas. Pero como tu bien dices, sera un fraude, mientras entre nosotros nos tiremos las piedras a la cabeza, y empecemos ha hacer las cosas unidas y con respeto. Mientras tanto, yo espero el gran día con impaciencía y con ganas de conocer a más cazadores con ganas de hacer algo por la caza, no por ellos, por la caza.
¿Tan importantes son algunos?
becassier
18/05/2004 9:46:11
Reconozco que no he llegado al final de la lectura de este "artículo" por varias razones, pero la más importante es por no saber a que viene ni qué relación tiene con la manera de ver la caza. El mejor y más respetuoso cazador que he conocido era el más grande hijodeputa (sí, todo junto) que he visto como persona.

He intentado no pensar que el autor está obsesionado con las formas que tienen algunos de expresarse y con diferencias personales que puede tener con algunos foreros, pero no lo he conseguido. Así que, para leer opiniones coartadas por rencillas personales que, además, no aportan nada nuevo al panorama cinegético, he dejado su lectura en... el tercer párrafo. Al fin y al cabo, aqui nadie es tan importante como para merecer un artículo de opinión.

Bécassier
¿Qué es un cazador?
charly_yuhu
18/05/2004 15:44:50
Después de tu comentario beca, me tienes algo desconcertado, y no se que decir. Sólo una pregunta , ¿Que es un cazador? o mejor, ¿Qué consideras tu como un cazador?
Si crees, claro es mi opinión, que una persona que conozca el campo, las especies, etc es un cazador, yo no lo creo. ¿un pastor también es un cazador? ellos también lo conocen todo, pero no son cazadores. Me niego a pensar que uno de los mejores y segun tu el mejor cazador que conoces, es un hijoputa, todo junto. ¿Será un cazador de perdiz al salto? y supongo que irá sólo a cazar, porque en grupo lo dudo. Un hijo de puta, siempre defendiendo la profesión de su madre dicna como otras, se les suele decir a personas con las que no puedes estar, con las que no respeta a nadie, en lo que no quieres que se convierta tu hijo, eso es un hijo de puta, desde mi punto de vista.
Yo conozco a muchos cazadores hijos de puta, y no puedo terminar una jornada de caza correctamente, no porque yo no quiera, si no porque ellos no dejan que sea asi.
No quiero ni imaginar, un cazador, que encima le digan que es un ejemplo a seguir y a la vez un hijodeputa, en una montería, en un ojeo, cazando a mano la perdiz, y sobretodo con sus compañeros, que es lo más importante. ¿Qué comportamiento tendra como persona social entre cazadores?
Lo dejo en tus manos, me gustaría mucho que me lo explicaras, porque no lo entiendo. Sin animo de insultar ni nada por el estilo, porque ese no es mi estilo. Sólo quiero que me expliques, lo que no soy capaz de entender. Y que no te sepa mal, y sin animo de ofender a ti, ni a tu amigo, creo que los hijodeputas y cazadores, le hacen mucho daño a la caza. ( Y no creas que dudo que tu amigo sea buena persona e incluso mejor cazador que persona)
Un saludo Charly
Tu ya lo entiendes, de sobra, Charly
murdererfox
18/05/2004 19:02:13
Aunque no creo que sea este un lugar para debates, porque entiendo que para eso estan los foros, sino para exponer ideas y argumentarlas de forma mas o menos extensa, en función de la complejidad de las mismas ( por eso son artículos ), y, partiendo del principio de que no pienso replicar las criticas, ni los comentarios a los artículos, ni mios ni de nadie, debo, en tu honor, tratar de explicar lo que, para mi es el respeto a una parte de las libertades del hombre sea o no cazador. Proceda de donde proceda.
La libertad de expresión, la mía, por lo menos, es un valor, un principio y un estilo que termina donde empieza la dignidad del otro. Y pretendo, con mi artículo, si, obsesivamente, porque la empresa lo merece, mostrar esta bandera y compartirla con los demas cazadores, que la compartan.
Creo, firmemente, Charly que tu tienes eso mas que asumido y ambos lo ocmpartimos, por lo que no me parece necesario darte mas explicaciones a algo que, ademas por ser un joven, tienes claro, y eso te dignifica mas aun.
No trates de buscar, amigo, tres pies al gato, es así de simple, y lo entiendes perfectamente.
Ahora ha quedado clara, no solo la conveniencia y oportunidad del artículo, sino su absoluta necesidad. Aunque, evidentemente no aspiro, con mis opiniones, ni a que todo el mundo lo entienda, ni a que todo el mundo lo asuma, y mucho menos a que todo el mundo lo justifique en positivo, porque sería una empresa imposible. Ya lo dije:el respeto es "rara avis".
Por último aprovecho la ocasión para reconocer y agradecer a la redacción su criterio abierto, siendo esta una página privada, haciendo un verdadero alarde de respeto a la libertad de expresión y, con ello, admitir mis artículos, que pretenden, desde la humildad, poner en blanco sobre negro la opinión de un cazador sin títulos, ni enchufes y en plano de igualdad con los demas cazadores que envían artículos. Ellos saben que siempre los someto a su consideración previa, antes de publicarlos y respetaré sus decisiones. Como debe ser, como diría el Tío Emeterio, vamos.
Eres parcial
troll6696
18/05/2004 22:48:10
Saludos, Barbas.

No te contesto en los foros, porque como ha decidido irte, no lo leerías.

"Es curioso que halla gente que pretenda sentar cátedra entre los cazadores y hacer válidos sus argumentos, con un estilo, digamos, poco agradable y, desde luego, claramente inaceptable, para nadie que tenga un mínimo de dignidad. Frases y palabras malsonantes, agresivas, etc., intentan llenar todo el espacio, como si eso fuera lo normal entre la gente, o entre los cazadores. No señor, no lo es y nunca lo ha sido.

Estas mismas gentes abogan porque hagamos campañas de imagen a favor de la caza, a favor del cazador, que hagamos gestos de autocrítica, eliminando conductas, modalidades, formas de cazar o de tirar tiros, poco racionales, según ellos, y llegan a proponer que los cazadores nos convirtamos en defensores del buen hacer, convirtiéndonos en autocensores de nuestras actividades y se lo enseñemos a la sociedad, para demostrar los éticos y buena gente que somos."

Bueno, Barbas, soy de las personas que defines en el segundo párrafo (¿tú no?), pero no pretendo sentar cátedra ni nada de todo lo que dices, simplemente pienso así, no creo haber insultado nunca a nadie, ni en estos foros ni en ningún otro, aunque me puedo haber equivocado en algún post, errar es de humanos, y después de leer tu artículo, me parece entender que nos metes a todos en el mismo saco.

Generalizar no es bueno, por eso preferiría, ya que te mojas con este artículo, que te mojaras un poco más y dieras nombres, así no habría confusiones, pues creo que en este foro hay más gente de la que dices que ha hablado mal, ha insultado y ha pecado de malas formas y no las mencionas ni por asomo. Eso es parcialidad y no mola nada. Haces una relación curiosa cuanto menos: gente que piensa así (primer párrafo) con gente que actúa así (segundo párrafo).

Según tú, sólo han usado malas maneras los que "piensan así". Pues te dejas otros cuantos, pero bueno, allá tú, el artículo es tuyo, y tú sabrás lo que haces.

Saludos.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: El bosque de Sherwood | Pardal
Artículo anterior: El cazar, y su propia identidad | Víctor Mascarell
Otros artículos de Murdererfox
Necesitamos cazar (16/03/2004)
Carta abierta a un cazador inactivo (26/04/2004)
Artículos relacionados con 'Opinión'
La Caza | Diego
¿Una justificación? | Diego
Nos ha visto la loba | Rayón
La Caza de ayer y de hoy | Rayón
Razonamientos sobre la Caza | Víctor Mascarell
El amplio mundo de la Caza | Víctor Mascarell
Necesitamos cazar | Murdererfox
¿Qué es la Caza, y sus concepciones? | Víctor Mascarell
Carta abierta a un cazador inactivo | Murdererfox
El cazar, y su propia identidad | Víctor Mascarell
Caza y telebasura | José Luis Garrido
¿Réquiem por FITAC? | Sierra
Cazar no es matar | Joaquim Vidal
Una asignatura pendiente | Israel H. Tabernero
Problemática actual de la caza en Cataluña | Josep Mauri
Carta abierta a la Consejera de Agricultura de CyL | Santiago Iturmendi
Antropología social de la caza | Ramón J. Soria Breña
Caza y consumo | Víctor Ferri
Miedo escénico | Víctor Ferri
Enseñar (a odiar la caza) al que no sabe | Salvador Calvo Muñoz
Halcones y ley de plomo | Raúl del Pozo
Sombras del pasado | Salvador Calvo Muñoz
¡Por los cazadores! | Pedro Francés Ramón
La caza es más que Ignacio Valle | Aníbal Pérez
Ecoterrorismo en Euskadi: nada de miedo | Geroa
Carta al presidente de la Federación Cántabra de Caza | Julio Sánchez Portilla
El silvestrismo en Cantabria | Asibe
Eco-terrorismo, la sombra animalista | Sabi Fox
Ocho claves para la media veda | José Luis del Monte
ADECACOVA pide agilidad en la adaptación de la normativa de la gripe aviar en la Comunidad Valenciana | Víctor Mascarell
La caza también es escuela | Víctor Ferri
La estrategia del movimiento ecoterrorista en España | GEROA
Fin de un abuso en Canarias | Félix Antonio Mazón Pastor
La caza es caza y no un deporte | Víctor Mascarell
Otro año más | UNITEGA
La Licencia Única hubiera ahorrado millones de euros | Víctor Mascarell
Respeto en el campo | Juan Miguel Sánchez Roig
La caza no es un deporte | Miguel Iñigo Noain
Cada uno por su lado… | UNITEGA
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
Majestad… ¡SOCORRO! | Luis Pérez de León
¿Por qué los cotos siguen haciendo planes de caza? | Víctor Mascarell
Salvemos la caza en Navarra | Agustín Goizueta
Las peores faltas del montero | Santiago Segovia
Un Plan Estratégico Estatal… ¿o un estratégico plan? | Víctor Mascarell
Miedo a la libertad | Fernando Tello del Hoyo
Cómo buscar un coto de caza menor | Luis Dávila
Expertos en especies | Víctor Mascarell
La ley del embudo de Galicia | UNITEGA
Galicia 2011: Con licencia para matar | UNITEGA
Mantenimiento y puesta a punto del perdicero en época de veda | Luis Dávila
Los conflictos interinsulares en la redacción de la Orden de Caza de Canarias | José Agustín López Pérez
Otra forma de afrontar el primer día de caza | Luis Dávila
El Plan Estratégico del Patrimonio Natural custodia a la caza | Víctor Mascarell
Cómo cazar en los emparrados o viñas en espaldera | Luis Dávila
La caza social de Galicia: ¿Tiene cabida en la nueva Ley del Deporte? | UNITEGA
¿Cazar por obligación? | UNITEGA
La mujer, pilar de la familia y del mundo rural | Lola Merino Chacón
Contra la caza de corzas en primavera | Felipe Canales Basabe
17.000 accidentes por animales en las carreteras españolas | Víctor Mascarell
¿Y cómo mueren los elefantes? (Una reflexión sobre la muerte) | José Miguel Montoya Oliver
La caza, actividad cinegética del siglo XXI | Cesáreo Martín
Conocimiento y formación contra demagogia y sectarismo en el mundo de la caza | Santiago Iturmendi Maguregui
Mi primo cazador | Cesáreo Martín
Apertura de la veda en el Edén de la caza menor | Antonio Adán Plaza
Subida de tasas a la caza en Castilla y León | Federación de Caza de Castilla y León
Se nos fue uno de los Grandes de la Caza: Joaquín España | Joaquín España Aguado
¿Molestos los agricultores? | Federación de Caza de Castilla y León
Protocolo de actuación en casos de envenenamiento | Federación de Caza de Castilla y León
Una Ley de Caza para los piratas | UNITEGA
La responsabilidad por daños en carreteras y cultivos, en vías de resolución definitiva | Federación de Caza de Castilla y León
Los accidentes se evitan con un manejo seguro del arma | Federación de Caza de Castilla y León
Caza y pesca. Perspectiva básica | José Miguel Montoya Oliver
¿Por qué no se callan? | Lola Merino Chacón
La última de las batallas: la guerra química | Federación de Caza de Castilla y León
APEGA y sus amantes de la perdiz autóctona | Miguel Ángel Arnau
Obsesión sobre la media veda | José Luis Garrido
La propuesta de la caza como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad | Roberto Sánchez Garrido
Las vueltas del nuevo Plan del Lobo | Federación de Caza de Castilla y León
¿Son nuestras las reservas de caza de Castilla y León? | Federación de Caza de Castilla y León
Cazadores: presuntos acusados | UNITEGA
Crónica de un atropello | Fernando Tello del Hoyo
Cuando un tonto coge una linde… | Gustavo Menéndez
Si los cazadores se extinguen alguien tendrá que poner el dinero para estabilizar las poblaciones silvestres | Víctor Mascarell
De cazadores huérfanos y perdices moribundas | Marcos Pedregal
El conejo no se exterminará jamás en Canarias | Juan Miguel Sánchez Roig
La caza no es un juego | Pedro Crespo Bernal
Disfruten del sabor a campo en Navidad | Lola Merino Chacón
Cuando la información a los cazadores indigna | UNITEGA
La caza con rehalas: Trabajo y Seguridad Social | ARRECAL
Marcos Pedregal, el iluminado de la perdiz | Antonio Mota
Fringílidos: Una errónea interpretación causará su prohibición | UNAC
Control de zorros: Modalidades autorizadas. Situación del control con nuevas trampas | José Luis Garrido
Los paracaidistas de la custodia del territorio | Antonio Mota
No al exterminio del arruí alicantino | Raimundo Montero
Sólo interesa la ‘caza’ del voto | Sebastián Torres
La humanización de los perros | UNAC
Larga vida al muflón del Atlas | José Antonio Moreno Ruiz
La fuerza de la razón: Éxito de la manifestación en Sevilla en defensa de la rehala y la montería española | Alfonso Aguado Puig
La caza en Castilla-La Mancha, una mirada con perspectiva | Luis Fernando Villanueva
La ecocondicionalidad para cosechar, recoger la paja y labrar los rastrojos | ADECANA
Codornices de ayer, de hoy y… | Miguel Ángel Romero
La media veda posible | José Luis Garrido
Las claves para la media veda a la codorniz | Fermín Mourenza
¿Por qué debo ir yo a la manifestación? | Mesa en Defensa de la Rehala y la Montería
Buscando soluciones | Gabriel Marco Tejedor
Torcaces y tórtolas, un futuro diferente | José Luis Garrido
Cospedal y su apuesta por el Turismo Cinegético | Lola Merino Chacón
15 de octubre, Día Mundial de la Mujer Rural | Lola Merino Chacón
El jabalí, un problema en muchos lugares de España | José Luis Garrido
El tiempo y la caza | Raúl Guzmán
La perdiz roja, en coma profundo | José Luis Garrido
El silvestrismo acosado | José Luis Garrido
La Navidad, antesala de un año esperanzador | Lola Merino Chacón
Crónica de una muerte anunciada | Roberto Rodríguez
Los cazadores son parte de la solución | Eloy Coello Luis
¿Qué pasa en Castillejo de Robledo? | Colectivo de cazadores de competición
Violencia en las calles | Roberto Rodríguez
Carta abierta a la Directora de SEO Birdlife y al Secretario General de WWF | Luis Fernando Villanueva
Ocho acciones para una caza menor sostenible | José Luis Garrido
Nueva amenaza para los buitres ibéricos | Antoni Margalida y otros
Internet para tontos | Roberto Rodríguez
El lobo desde la distancia | Víctor Ferri
Lo que el viento se llevó | Roberto Rodríguez
La caza del conejo de monte en Galicia y su futuro (Parte 1) | Jaime Veiga Fontán
Una reflexión sobre los enfrentamientos con el ecologismo | Alberto Ramos
¿Y para qué sirve la Dirección General del Medio Natural de la Junta de Castilla y León? | Francisco Javier Fernández Escudero
El despropósito y la destrucción de la cabaña de jabalí en Galicia | Francisco Chan
Una pequeña historia | Ricardo Gasco
La custodia del patrimonio | Víctor Mascarell
La caza del siglo XXI | Consultora Kerétaro
La Ley de Montes, otra oportunidad perdida | Juan Miguel Sánchez Roig
Ni linces ni conejos | José Luis Garrido
Morir matando | Roberto Rodríguez
En defensa de la Caza y los Cazadores | UNAC
Los propios dioses | Roberto Rodríguez
El derecho de participación de la caza social | Víctor Mascarell
Animalistas y prestigio de cazador | José Luis Garrido
Octubre maravilloso | Joaquim Vidal
La faz de cazador de Don Quijote madrugador | Eduardo Coca Vita
Política y caza: Cinco preguntas a los partidos políticos | José Luis Garrido
Carta de un cazador a los Reyes Magos | José Luis Garrido
Pero, ¿veremos patirrojas puras en 2016? | Diego Ruzafa
El lobo y su problemática en Euskadi | Julen Rekondo
Caza social, recreativa y sostenible | Víctor Mascarell
¿Para qué la investigación cinegética? | Julen Rekondo
La caza es mucho más que un deporte | ADECANA
Caza y conservación | Julen Rekondo
Entre rebeldía y bochorno | José Luis Garrido
La caza y su imagen pública | Julen Rekondo
El Gobierno de Canarias, sin rumbo en materia cinegética | Eloy Coello Luis
¿A quién corresponde conservar la fauna silvestre y sus hábitats? | ADECANA
La UNAC se suma a impulsar una alianza del rural | UNAC
Concentración de avutardas | José Luis Garrido
No os esforcéis: no nos entenderán | Joaquim Vidal
La nueva ganadería | Víctor Ferri
Incidente cinegético en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel | Matías Arroyo
Animales no humanos | José Luis Garrido
Munición de plomo: ¿sí o no? | Julen Rekondo
150.000 cazadores y pescadores de asfalto, por un día | Rodrigo Moreno de Borbón
El lince ibérico, en vías de recuperación | Julen Rekondo
Demasiado medio ambiente | UNAC
En procesión por la Gran Vía | José Luis Garrido
Solos ante el problema | Juan Miguel Sánchez Roig
Los atropellos de fauna cuestan más de cien millones de euros al año en España | Julen Rekondo
Agricultura respetuosa con el medio natural | Federación de Caza de Castilla y León
Retos de la caza social para la gestión de la perdiz roja | Juan Miguel Sánchez Roig
Las perreras municipales no están llenas de perros de caza | UNAC
Control de predación en España: lo que no quieren contarnos | Juan Miguel Sánchez Roig
Con los incendios forestales se pierden más que árboles | Julen Rekondo
Argumentos contra la matanza del arruí español | Raimundo Montero
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC