Meditación ante las nuevas razas caninas autóctonas

Eduardo de Benito

 

Nuestros perros de caza autóctonos son parte fundamental de la cultura española y sin embargo cualquier intento de realizar una investigación sobre los mismos se encuentra con una insalvable dificultad, la falta casi absoluta de trabajos de mérito en los 80 primeros años del pasado siglo, ya sean de carácter parcial, descriptivo, analítico o interpretativo. Faltan estudios empíricos con detenimiento sobre aspectos sociológicos, funcionales, cinegéticos, históricos, tanto de alcance regional como nacional.

En el campo cualquier aristocrático pointer o elegante spaniel, de bella estampa y rico pelaje, es preferido a nuestros toscos pachones y perdigueros, aunque nuestros cazaderos sean más escabrosos y secos que las verdes praderas de Inglaterra y nuestras piezas más batalladoras.

Los grandes escritores cinegéticos del siglo XIX como Covarrus, Gutierrez de la Vega y una larga relación de cazadores que escribían sobre temas caninos en España, país de grandes cazadores, desaparecen en la segunda década del pasado siglo. Desde entonces y en un dilatado espacio de tiempo nuestros perros de caza autóctonos han sufrido un lamentable olvido. ¿Por qué este menosprecio de lo nuestro?. La causa hay que buscarlas en la estructura social del país, en la conciencia de nuestra burguesía que marcó hasta el último tercio de este siglo la vida nacional. En tanto en Europa se fomenta la preocupación por la mejora de las especies domésticas y nace la zootecnia, el español, salvo contadas excepciones, se sitúa a espaldas de la investigación, la ciencia, el medio ambiente. En el campo cualquier aristocrático pointer o elegante spaniel, de bella estampa y rico pelaje, es preferido a nuestros toscos pachones y perdigueros, aunque nuestros cazaderos sean más escabrosos y secos que las verdes praderas de Inglaterra y nuestras piezas más batalladoras. De todo ello se resiente la canicultura.

En los primeros años del siglo pasado Francia se apresta a tipificar sus perros de caza, selecciona los ejemplares de mejores aptitudes funcionales y así reconoce hasta un total de 27 razas de sabuesos, 7 de bracos, 5 de epagneul, 2 de grifón. Los alemanes recrean nuevos tipos y mejoran los antiguos, reconociendo 3 teckel, 6 sabuesos, 5 bracos, 3 spaniels. Los ingleses, como fundadores de la cinofilia, hacen una raza de cada perro zarzero que se encuentran reconociendo 20 terriers, 5 sabuesos, 4 perros de muestra, 4 retrievers, 6 spaniels. En España, cuna de los perros de caza, los perros autóctonos parecen no existir. Y esto en el país en que se escribió el gran tratado de la caza con perros “El Libro de la Montería ”, de Alfonso XI, el Justiciero. Buena justicia haría aquel noble rey de Castilla con los que así se olvidaron de los perros de su tierra.

Desde el siglo XIX la afición a los perros venía en España de la mano de los cazadores. En 1866 publicó “ La Caza ” lo siguiente: “Nuestros vivos deseos, nuestra aspiración más vehemente, son que en la exposición francesa de 1867 esté dignamente representada la nación de los grandes cazadores, la nación cuyas magníficas y variadas razas de hermosos perros, han ido a embellecer y formar nuevas castas en otros países que saben apreciar, aunque aparenten desdeñarlo, cuánto hay de bueno y de grande en nuestra noble España”. Otra revista cinegética, “El Campo”, dirigida por uno de nuestros cazadores más prolíficos con la pluma, Julián Settier, encabeza desde 1876 la preocupación por los temas caninos.

En 1898 se crea la Asociación General de Cazadores y Pescadores de España. Inmediatamente se propone establecer exposiciones caninas que sirvan para conocer y mejorar nuestros perros de caza. Así organizan su primera exposición canina de Madrid, en 1899 y dado el éxito obtenido la repite en la de Pamplona, en 1900, coincidiendo con las fiestas de San Fermín, en la que participaron 250 perros y de ellos 230 eran de caza. El secretario y verdadera alma mater de todas estas primeras exposiciones caninas era Juan Mª de Conde, fundador y director de “ La Caza Ilustrada ”, revista decenal de caza y pesca, que escribió párrafos tan encendidos como éste: “Es preciso reconstruir las antiguas razas españolas, mejorándolas y poniéndolas en condiciones si no de superar a los ingleses, al menos de fijar los tipos, haciendo para ello cruzamientos inteligentes”. Las actividades caninas de la Asociación General de Cazadores y Pescadores de España se consolidan en los años siguientes y especial calidad y asistencia de perros logran las exposiciones convocadas en 1911 y 1912, año en que asiste S.A.R. la Infanta Isabel. Si su órgano de expresión inicial fue “ La Caza Ilustrada ”, desde 1911 la asociación tiene como órgano de expresión la revista “Caza y Pesca”, en la misma se publican interesantes trabajos sobre nuestras razas de caza autóctonas. Continúa también con sus exposiciones, logrando en la de 1918 un éxito difícil de superar para la época.

La conservación tiene, por tanto, una larga historia en nuestro país y desde principio de siglo hemos contado con cazadores que desde las páginas de las revistas cinegéticas han dado la voz de alarma sobre el deterioro de nuestras razas autóctonas y que en un plano estrictamente personal han criado y tratado de conservar alguna de tales razas. España ha sido cuna de gran número de razas cazadoras y es bien sabido que razas de prestigio universal como los spaniel o el braco alemán deben mucho de su existencia a la sangre de humildes perros hispanos. Creo que con los perros españoles debemos ejecutar un ejercicio de responsabilidad, por lo que frente a nuestras razas cabe decirnos: CONOZCÁMOSLAS, CONSERVÉMOSLAS, PROMOCIONÉMOSLAS y si es posible, RECUPERÉMOSLAS.

El Real Decreto 558/2001, de 25 de mayo, por el que se regula el reconocimiento oficial de las organizaciones o asociaciones de criadores de perros de raza pura vino a llenar un vacío jurídico que los aficionados a los perros de raza llevaban mucho tiempo demandando. En el mismo se definían aspectos tan importantes como qué es una raza española: “Aquellas razas puras originarias de España, con prototipo y aptitudes definidas, ligadas tradicionalmente a la ganadería por sus actividades de pastoreo y manejo del ganado, la guarda, caza” y se asumía la necesidad de su salvaguarda y fomento: “La autoridad competente elaborará planes específicos de recuperación para aquellas razas caninas españolas que estén o puedan ser consideradas en peligro de extinción”. En ese primer Real Decreto se oficializaban ya las siguientes razas caninas:

  • Ca de Bestiar (Perro de Pastor Mallorquín).
  • Gos d'Atura Catalá (Perro de Pastor Catalán).
  • Ca de Bou (Perro de Presa Mallorquín).
  • Mastín Español.
  • Mastín del Pirineo.
  • Podenco Canario.
  • Ca Eivissenc (Podenco Ibicenco).
  • Sabueso Español.
  • Perdiguero de Burgos.
  • Perro de Agua Español.
  • Galgo Español.
  • Presa Canario.
  • Perro Majorero.
  • Euskal Artzain Txakurra. Variedad: Gorbeiakoa o del Gorbea .(Perro de Pastor Vasco).
  • Podenco Andaluz.

El Real Decreto 558/2001 fue posteriormente complementado con la Orden de 2 de agosto de 2001 que reconocía

  • Ratonero-Bodeguero Andaluz
  • Perdigueiro Galego
  • Podengo Galego
  • Can de Palleiro
  • Can Guicho

Poco más tarde la Orden APA /880/2002, de 17 de abril reconocía el

  • Euskal Artzain Txakurra, variedad Ilersua

Y finalmente la Orden APA /807/2004, de 24 de marzo que ha venido a reconocer otras cinco nuevas razas

Tenemos por tanto reconocidas ya 26 razas caninas autóctonas, de las cuales 14 son de perros de caza. Parece que el sentido común ha llegado a la Administración y se ha roto una situación de abandono de los perros autóctonos que era ya secular.

 

© Eduardo de Benito
Eduardo de Benito es director de la revista Perros de Caza

 

Comentarios (4)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Mi opinión.
Alectoris
04/04/2004 14:29:49
Hola Eduardo, me alegro de leerte aquí. Estoy totalmente a favor de que se protejan, seleccionen y fomenten las razas autóctonas. Dicho esto creo que también hay que entrar a diferenciar entre las razas propuestas, algunas de ellas tienen un número importante de efectivos, con una uniformidad y homogeneidad aceptable y una historia y tradición tras ellas que las hacen merecedoras del reconocimiento. Mientras que otras, a mi juicio, quedaría mucho camino por recorrer, por la falta de los mismos motivos. Creo que no son todas las que están reconocidas, ni están todas las que son, puesto que hecho en falta al Pachón Navarro o al Podenco Maneto por ejemplo.

De todas maneras es motivo de alegría que desde la Administración se dé el primer paso. Aunque hay que aceptarlo con cautela porque las razas no se fijan desde los despachos firmando Reales Decretos sino en el día a día, con Clubes de raza, unificando criterios, promocionando la raza, seleccionando ejemplares, con la aceptación por parte de la sociedad o en este caso cazadores que demandan ese perro, etc. Y hasta que la FCI admita alguna de estas razas, el camino es largo. Lo que hemos dejado perder durante siglos, dificilmente lo vamos a recuperar en pocas décadas pero es necesario intentarlo.

Saludos. Alectoris
Sin Título
edberu
05/04/2004 11:14:05
Gracias por tu palabras Alberto. Una matización respecto a tu escrito. Para el reconocimiento de una raza se han de producir unos requisitos legales entre los que no se incluye que la misma posea un "número importante de efectivos, con una uniformidad y homogeneidad aceptable y una historia y tradición tras ellas" como pides en tu escrito.

La Administración para proceder al reconocimiento de una raza canina precisa que se cumplan unos requisitos legales que vienen estipulados en el Real Decreto 558/2001.
1.- La existencia previa de "organizaciones o asociaciones de perros de raza pura para su reconocimiento oficial para llevar o crear libros genealógicos"
2.- Permitir "la libre concurrencia de las asociaciones y organizaciones de criadores en la gestión y llevanza de los libros genealógicos de los animales, así como los caracteres específicos de cada raza". (La Administración, dentro del marco democrático de la Constitución, permite la existencia de varias asociaciones llevando libros genealógicos de una misma raza)

Por tanto para oficializar la existencia de cualquier raza previamente ha de existir una asociación que ampare la misma y solicite dentro de los cauces legales su reconocimiento, que podrá ser concedido por el MAPA o por las Comunidades Autónomas.

En su artículo 3 especifica que "Corresponde al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación el reconocimiento de las organizaciones o asociaciones que declaren en sus estatutos su ámbito nacional, que integren al menos el 35 % del total del censo nacional canino de razas puras y que estén distribuidos al menos en 10 Comunidades Autónomas". Este apartado ha sido evidentemente redactado con la finalidad de favorecer a la Real Sociedad Canina, única entidad cuyo registro genealógico supone un 35% de los perros de raza. Pero aclara que "No obstante, tratándose de razas caninas españolas, el reconocimiento oficial de las organizaciones o asociaciones que lleven o creen libros o registros genealógicos, corresponderá al órgano competente de la Comunidad Autónoma en que radique el origen de la raza". Este es el caso de las razas gallegas reconocidas, donde el MAPA se limita a oficializar a nivel nacional lo que previamente había sido ya oficializado por Xunta de Galicia (Consellería de Política Agroalimentaria e Desenvolvemento Rural - Servicio de Producción Gandeira) Sabemos que la población de estas razas es mínima y que los clubes que las amparan están controlados por el Servicio de Producción Ganadera de Galicia, que hasta la fecha se ha negado a dar imformación amplia a los medios de comunicación, salvo lo que tienen publicado en su página web: http://www.xunta.es/conselle/ag/raza/

Entre los requisitos que pide el Real Decreto 588/2001 para el reconocimiento de las asociaciones encontramos exigencias relativas a la personalidad jurídica de la mismas y sus medios materiales (infraestructura, informática, etc.) y a una tutela científica de su actividad (Contar con el asesoramiento científico de alguna entidad o personal veterinario especializado en genética y zootecnia), pero ninguna mención a la situación zootécnica de las razas, nivel de recuperación, población existente, etc.

¿Por qué es esto así? Pues, aunque nos pueda parecer extraño, porque la razón que llevó a la promulgación del Real Decreto 558/2001 no fue zootécnica sino comercial. Los registros genealógicos dentro de la normativa legal de la CEE tienen como fin garantizar la producción de productos de calidad y el comercio con esos productos. Esta finalidad corresponde a las características del comercio de mercancías. El registro genealógico podría entenderse como un certificado de calidad, algo al estilo de AENOR, que vendría a proteger al usuario o consumidor del fraude al adquirir un perro de raza.

Y también, aunque parezca extraño, este es el estatuto jurídico de la FCI. La FCI es una federación privada con sede en Bélgica y sometida al derecho privado belga, que no goza de reconocimiento oficial por las instituciones jurídicas de ámbito europeo. Obtener ese reconocimiento impone grandes obligaciones jurídicas, de ahí que algunas asociaciones internacionales hayan preferido situar su sede central fuera del ámbito jurídico de la Unión Europeo, es el caso de la UEFA, la asociación del fútbol europeo tiene su sede en Suiza. El fin de la Federación Cinológica Internacional, según sus estatutos, es fomentar la cría y el uso de perros de raza y promover su libre intercambio. Esto no es otra cosa que la producción de productos de calidad y el comercio con esos productos.

¿Por qué el pachón navarro y el maneto no tienen aún reconocimiento? Las razones son diferentes. El pachón goza de una saneada población debida, entre otras cosas, la labor callada y eficaz durante décadasde la familia Contera. Posteriormente se han creado una Asociación Nacional del Pachón Navarro. Parece deducirse de la situación que hasta el día de hoy ninguna asociación legalmente constituida ha solicitado su reconocimiento oficial a la Comunidad Foral de Navarra. La Administración ha de actuar en estos reconocimiento por impulso de parte. Respecto al maneto el Club Nacional del Podenco Andaluz no solicitó su reconocimiento en su día, del mismo modo que no lo hizo con otras muchas variedades de la rica población de podencos andaluces (malagueño, campanero, paternero, etc.) La recién creada Asociación Nacional del Podenco Andaluz y Maneto me consta que trata de obtener la oficialización de esa variedad a través de la RSCE y por tanto directamente del MAPA

El reconocimiento oficial en España es importante, el de la FCI resulta algo más irrelevante. Pongo un ejemplo. ¿Cuántos Drentsche Patrijshond, el perdicero holandés, hay cazando en España, Francia o Italia? ¿De qué le ha servido el reconocimiento de la FCI? Hay razas caninas que solamente ocuparán un nicho nacional, incluso regional, y ello no es un desmerito, porque el nicho internacional está ya sobradamente bien ocupado por otras razas muy prestigiadas. Creo que en España tendemos a sobrevalorar la importancia de la FCI, lo importante es que el perro tenga buenos aficionados en su país de origen y que cace bien en su terruñ. Que no pueda acudir a una exposición internacional en Alemania o Ruanda, para mi es secundario

Finalmente coincido contigo en que lo que hemos dejado perder durante siglos, difícilmente lo vamos a recuperar en pocas décadas, pero es necesario intentarlo.

Eduardo de Benito
perros autoctonos
perpachon
16/02/2006 19:40:27
en el comentario sobre perros españoles, he echado en falta sobre todo el pachon navarro, que ha sido una raza que ya hablaban de ella a principìos del siglo pasado. Y sabiendo toda la historia del pachon,(por que me imagino que quien escribe este artículo tiene que saber de perros)
,y me extraña que no hable sobre el pachon porque , ( ¿quien no ha oido hablar a los cazadores mayores de sus dias de caza... a que era raro que no nombraran al pachon, siempre salia a relucir el pachon.... "pues yo tenía un pachon, que bueno que era ", " te acuerdas del pachon que tenía mi padre, no veas como cazaba " , siempre se le echa de menos cuando no lo tenemos, así que a quien le corresponda la tarea de hacer el listado, me gustaría que se incluyera en la lista de perros recuperados porque creo que la raza está recuperada y si no que se pongan en contacto con la familia Contera que está dedicando parte de su vida a recuperar el pachon navarro y me imagino que se lo explicará con todo lujo de detalles, y los procesos seguidos a lo largo de más de treinta años que llevan dedicado a ello ó entrando en la página web del pachon navarro.
RAZAS AUTOCTONAS
Canina Cantabria
14/03/2006 19:16:51
Eduardo.
Te informo de que la Consejeria de Ganaderia, Agricultura y Pesca del Gobierno de Cantabria junto con la Asociacion Canina de Cantabria, han iniciado los tramites necesarios para que mediante un estudio cientifico, dirigido por la Doctora en Veterinaria Dña Lorena de la Fuente Ruiz,reconocer oficialmente como raza canina pura el Sabueso Cantabro, por el momento se han medido mas de un centenar de perros, que han sido seleccionados despues del descarte realizado.En dicho proyecto tambien participa la Sociedad Cantabra de Fomento de Caza y Pesca, que el año pasado a celebrado su 125 aniversario, asi como un grupo estusiasta de cazadores y propietarios de estos perros, veterinarios y otros como Ignacio Doadrio y Cecilio Barba.Tambien estamos trabajando con los Villanos de las Encartaciones, Alano Español y Perro de Pastor Leones, para su entrtega a ganaderos.
Ire informado según se desarrollen los acontenciomientos, dado que la Asociación Canina de Cantabria, gestiona los libros genealógicos caninos propiedad del Gobierno de Cantabria.
Un saludo.Antonio Zorrilla

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Carta abierta a un cazador inactivo | Murdererfox
Artículo anterior: ¿Qué es la Caza, y sus concepciones? | Víctor Mascarell
Otros artículos de Eduardo de Benito
Educar perros de muestra (20/02/2009)
Pointer y epagneul bretón para codorniz (13/09/2009)
El galgo y la liebre, un batallar de siglos (15/12/2009)
Cada perro con su pareja (15/03/2010)
Deutsch drahthaar, pasión a tope (15/09/2010)
Epagneul Bretón, un clásico en el cazadero (05/10/2010)
El perdiguero de Burgos, un perro muy nuestro (22/10/2010)
Podenco: cazador todoterreno (07/12/2010)
Siempre en forma para cazar (05/04/2011)
¿Qué razas son mejores? (05/05/2011)
El setter inglés y las becadas (21/02/2012)
Razas valoradas, pero que no acaban de triunfar (05/04/2013)
Los perros de muestra de pelo duro (24/03/2014)
Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos (08/09/2014)
Artículos relacionados con 'Perros'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Consejos veterinarios durante la media veda | Alberto Arciniega
La Asociación Española de Rehalas informa | Asociación Española de Rehalas
Caza con perros de madriguera | Josep Mir
La cohesión en la jauría de perros de rastro | Pardal
Francia, el Olimpo del Perro de Rastro | Pardal
Prueba de perros de rastro sobre liebre en Corporales | Azul
VIII Monográfica del Club Español del Deustch Drahthaar | Teixugo
¿Y los criollos, qué? | Kenneth Torrealba
Perros de rastro: comparaciones estadísticas | Azul
Prueba de perros de rastro en Viveiro | Azul
El Perro de Rehala, animal doméstico de compañía | Asociación Española de Rehalas
I Jornadas de Caza del Club del Sabueso Español | Sau
Problemas con el cobro | Jesús Barroso de la Iglesia
La muestra: ¿nariz, cabeza o educación? | Jesús Barroso de la Iglesia
Valoración de los alimentos comerciales para perros | Alberto Arciniega
Pruebas de montaña: concursos de otro tipo | César González
El cobro forzado | Jesús Barroso de la Iglesia
El collar de impulsos eléctricos | Víctor Martínez Esandi
Pruebas de base, una necesidad imperiosa | César González
Prohibir la Caza con Galgos | Federación Española de Galgos
CCB: Concursos para Perros de Muestra | Jordi Barbeta
Visita a la National D'Elevage del Club du Fauve de Bretagne | Jorge J. Gallego
Diez razas de perros para disfrutar de la temporada | E. B. y J. A. C.
Los concursos de perros y la caza real | César González
Jerarquía social, base del adiestramiento | Jesús Barroso de la Iglesia
Alternativas a los actuales concursos de perros | César González
El respeto al vuelo | Jesús Barroso de la Iglesia
Reunión de amateurs sobre becada en Nava | Carlos Álvarez
Selección y crecimiento del cachorro | Víctor Martínez Esandi
Las razas más adiestrables | Antonio López Espada
Los principales problemas en el cobro | Ricardo V. Corredera
Perros y ladridos excesivos | Manuel Lázaro Rubio
Recuperación de los perros tras la caza | Alberto Arciniega
El contacto físico en la educación del perro | Ricardo V. Corredera
Miedo a los disparos | Sergio Otal
Cobro en el agua | David Rubio Alza
El perdiguero de Burgos, nuestro mejor cazador | Pedro Álvarez Vélez
El Setter Irlandés: rastro, muestra y cobro | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cobro ideal (I) | David Rubio Alza
El Gran Duque | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Constitución de la Asociación Española del Perro de Sangre | AEPES
Problemas en el cobro: boca dura | David Rubio Alza
La muestra: errores a corregir | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón | José Enrique Martínez Manzanares
Golden Retriever: El insuperable cobrador | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Cómo situarnos frente a nuestros perros en el lance | Miguel F. Soler
La caza, fuente de enfermedades para nuestros perros | Javier Millán y Jaime Viscasillas
Las buenas raíces | José Enrique Martínez Manzanares
El podenco en el monte de laurisilva: introducción y orígenes del fantasma del bosque canario | José Agustín López Pérez
El cobro ideal (II): del apport a la pieza | David Rubio Alza
Cómo criar a un campeón: entrenamientos | José Enrique Martínez Manzanares
El cobro ideal (III): cobro forzado | David Rubio Alza
El patrón | David Rubio Alza
1ª Prueba de Trabajo para Perros de Rastro | Sergio Fafaito Pajares
Collares electrónicos | David Rubio Alza
Quitar las agujetas | José Enrique Martínez Manzanares
El perro de puesto | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (II) | Jesús Barroso de la Iglesia
El perro de puesto (y III) | Jesús Barroso de la Iglesia
Educar perros de muestra | Eduardo de Benito
Lesiones y sobreesfuerzos | José Enrique Martínez Manzanares
Collares electrónicos: uso y manejo | David Rubio Alza
Nuestro perro… ¡en forma! | David Rubio Alza
Selección del carácter en la cría | Ricardo V. Corredera
Perros de muestra para la media veda | David Rubio Alza y José Antonio Pérez Garrido
Pointer y epagneul bretón para codorniz | Eduardo de Benito
Premios y castigos para lograr el cobro | Ricardo V. Corredera
El galgo y la liebre, un batallar de siglos | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Primeros pasos | Juan Pedro Juárez
Cada perro con su pareja | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Iniciación del cachorro | Juan Pedro Juárez
La displasia de cadera | Beatriz Melo
El perro de sangre: El porqué de las cosas | Juan Pedro Juárez
Estudio genotípico en el Perdiguero de Burgos | Lorena De la Fuente Ruiz
El perro de sangre: Camino hecho y por hacer | Juan Pedro Juárez
Aliados para la caza | Andrés López
El perro de sangre: La homilía de los humildes | Juan Pedro Juárez
Deutsch drahthaar, pasión a tope | Eduardo de Benito
Epagneul Bretón, un clásico en el cazadero | Eduardo de Benito
El perdiguero de Burgos, un perro muy nuestro | Eduardo de Benito
El perro de sangre: Pinocho y su nariz | Juan Pedro Juárez
Podenco: cazador todoterreno | Eduardo de Benito
El perro de sangre: La perfección no existe | Juan Pedro Juárez
Las 10 claves del adiestramiento del perro de caza | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: Dónde buscar | Juan Pedro Juárez
Siempre en forma para cazar | Eduardo de Benito
¿Qué razas son mejores? | Eduardo de Benito
El adiestramiento emocional | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: las huellas | Juan Pedro Juárez
El perro de caza: «de la guardería a la universidad» | Sergio Otal
Un hogar cómodo y seguro para nuestros perros | Manuel Lázaro Rubio
El perro de sangre: en la ardiente oscuridad | Juan Pedro Juárez
El perro de sangre: disposición y disponibilidad | Juan Pedro Juárez
Actividades que relajan al perro | Ricardo V. Corredera
El perro de sangre: talabartes | Juan Pedro Juárez
Comunicarse con los perros | Sergio Otal
El perro de sangre: «Trastos» de apoyo | Juan Pedro Juárez
Fugas durante la caza | Sergio Otal
Podenco canario y podenco ibicenco | Antonio López Espada
Massamagrell ya tiene campeón de España de caza menor con perro | Miguel Ángel Arnau
El setter inglés y las becadas | Eduardo de Benito
La Leishmaniosis Canina | Sergio Otal
El Club de Caza Amigos del Xarnego en la feria de Valencia | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Primera prueba de la Unión Cinófila Española del Perdiguero de Burgos | UCEPB
Presentación oficial del xarnego valenciano en la Exposición Internacional de la RSCE | El Club de Caza Amigos del Xarnego
Modificación de conductas problemáticas en el perro | Ricardo V. Corredera
¿Podemos detectar una enfermedad en nuestros perros? | Manuel Lázaro Rubio
Lesiones en las almohadillas plantares | Manuel Lázaro Rubio
Modificación de conductas problemáticas en el perro: Aprender a castigar | Ricardo V. Corredera
Cómo distinguir un perro excitable de uno hiperactivo | Ricardo V. Corredera
Animales de compañía extraviados | Federación de Caza de Castilla y León
Xarnego Valenciano | José Luis Vicedo Castelló
Razas valoradas, pero que no acaban de triunfar | Eduardo de Benito
Los mejores perros polivalentes en la Cendea de Cizur y coto Valdorba (Navarra) | José Juan Lavilla
El Alano Español de montería resiste en Berrocaza | Carlos Contera y Luis Cesteros
Registro de Rastreos 2013 | AEPES
Los perros de muestra de pelo duro | Eduardo de Benito
El perro fino colombiano | Jonathan Álvarez S.
Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos | Eduardo de Benito
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC