Municiones

Balas 7mm WSM

Potencia concentrada

Estos cartuchos mágnum cortos son verdaderamente eficaces y, sobre todo, resalta su precisión y regularidad. Hemos podido apreciar que su factura es más esmerada que la tradicional y las prestaciones consecuentes con ello.

 Por J.L.C.

Tienen el cuello de la vaina recocido, lo que asegura uniformidad en las presiones. La punta se introduce mucho, aumentando la densidad de carga y disminuyendo la longitud total del cartucho. Cargan menos pólvora, pero mantienen las velocidades. No se aprecia menor retroceso, pero sí menos llama en la boca. Las vainas extraídas muestran menos huellas del disparo. La alimentación de la recámara en la repetición es notoriamente más rápida, suave y eficiente. Como son vainas bastante más gruesas, incluso que los mágnum tradicionales, tienen menos presión por área contra la cabeza del cerrojo. Por ello, también –junto a su menor longitud– mejoran y suavizan la extracción. Y funcionan mejor que los otros en los semiautomáticos y es muy difícil que se encasquillen.

 

A diferencia de la pólvora, la punta se mostró consistente en todos los ejemplares estudiados. Su forma es regular y el peso idéntico. Ésta es una de las razones para el perfecto comportamiento general del cartucho que, por otra parte, se ve ayudado por las bondades del calibre 7 mm. En la foto, una punta del 7 WSM “posa” masivamente junto a otra de calibre .300 de igual peso que ella. Sobran las palabras para hacer notar la contundencia de la primera.
La vaina corta recibe mucha parte de la punta dentro de ella, lo cual armoniza mucho el volumen interior destinado a la pólvora. En consecuencia, la densidad de carga aumenta, los granos se acomodan de forma similar en todas, y la regularidad de presiones precisión y velocidad tiende a ser constante, tiro tras tiro.
Destaca la fabricación por estampado regularmente igual en todos los cartuchos que inspeccionamos. Nótese la perfección del aro de brillo de luz, alrededor del interior del culote.
El calibre de interiores muestra el espesor de la parte maciza del culote. Son 6,3 mm (más de medio centímetro), lo cual convierte a estas vainas en unas de las más resistentes de cuantas hayamos visto.
Curiosamente, en un cartucho tan bien fabricado, la carga de pólvora mostró algunas diferencias en peso, pero menos en volumen. Así mismo, esto no afectó ni a las presiones ni a la precisión. Seguramente la pólvora esferoidal que cargan estos cartuchos tiene su cuota de incidencia en estas circunstancias.
Parámetros correspondientes a mediciones reales de campo con cañones de 60 cm. No han sido tomadas de literatura ni de datos oficiales que se realizan con cañones de 66 cm. La energía se ha indicado en Julios.