Municiones

Prismático Gamo 8-24x50

Inestimable para el rececho

El rececho pide unos prismáticos con buena nitidez, filtro para los ultravioletas y gran amplitud de campo para encontrar rápidamente aquello que se mueve —muchas veces las necesidades de aumentos son diferentes entre el monte cercano y el valle abierto—. Todo esto lo dan estos prismáticos: muy luminosos por su generosa pupila, los 50 mm de objetivo aportan mucho campo de visión. El exterior de goma los protege y las ranuras mejoran el asimiento.

 Por Pedro A. Suárez

Sus cristales, antirreflectantes, corrigen los problemas de vista hasta 2,5 dioptrías. Están muy bien balanceados, lo que ayuda a sujetarlos sin trepidación. Por ser tan de rececho como son, ni siquiera tienen rosca para el trípode o bastón como los de espera o acecho.

 

El anillo para cambiar aumentos, innovador y práctico, está provisto de asa. En campo se mostró muy asequible, incluso sin mirar y sin luz.

Un estuche de lona con correa y otra banda para colgarlos del cuello complementan el embalaje de estos Gamo ideados para rececho.
Los enormes objetivos de 50 mm son los responsables de una amplitud de campo generosa.
La corrección de dioptrías, a diferencia de muchos en los que se realiza por enfoque de plano, es totalmente mecánica. Entre la posición de -2 y +2,5 el anillo se ha separado casi medio centímetro del aro del zoom.
El aro de goma blanda que circunda al ocular resulta muy cómodo de apoyar en el rostro.
Las estrías en su cobertura de goma confieren un tacto suave, cómodo, antideslizante y seguro. El moleteado en diamante de la rueda central permite regular de manera sencilla y con precisión... hasta con los guantes puestos.
La gran pupila de cinco mm es la responsable de la luminosidad de esta óptica.