Municiones

GB Caza 20/70/32 G

Un grande en calibre pequeño

El calibre 20 (el amarillo) es el gran desconocido en nuestro medio. Su plomeo es —en promedio general—  más regular y mejor que el del 12. Las cargas de ambos son similares en algunos casos, y su retroceso más manejable y suave. Sobre el cartucho de hoy tenemos que decir que con sus 32 gramos bien podría bajar un par de ellos sin perder prestaciones y es una prueba de lo dicho.

 Por J.L.C.

Es lento en velocidad y por ello muy poco sensible a los días de viento. Plomea bien a través de la distancia hasta unos 40 metros, que es más que suficiente para su uso. Está fabricado de manera irreprochable. Encierra mucha técnica y balística. Los plomos son de lo mejor y funciona mejor con munición gruesa (7ª) que fina.

No es de difícil extracción como resultado de estar muy contenido en presiones. Su pólvora de granalla quema con pocos residuos en el cañón. Ideal para buenos tiradores o sibaritas de la caza.

 

Los cartuchos de este calibre son amarillos para su inmediata identificación y toda la información de recámara, carga y demás (ver imagen superior e inferior) está presente en el exterior de cada vaina. Todo esto debería ser siempre así.
Lejos de lo apreciado otras veces, la munición de este cartucho es perfectamente esférica, algo endurecida, de 2,5 mm, regular y, sobre todo, increíblemente pareja en toda la carga y todos los ejemplares inspeccionados.
Una buena muestra de la calidad de fabricación es que no existe resalte entre el plástico de la vaina y el latón del culote. Este detalle, poco frecuente en otros, es causa, cuando está presente, de no pocos problemas de engripamiento.
El taco sólo llega hasta la mitad de la carga de perdigones. Esto hace que los plomos se dispersen en dos andanadas diferentes: los que no están contenidos, nada más salir de la boca, se dispersan proporcionando una primera roseta efectiva a corta distancia. Los otros siguen en su copa y se abren un poco más tarde. El resultado es un nuevo plomeo similar al primero. Este comportamiento es muy efectivo; pudimos comprobar que el patrón es similar hasta los 40 metros, que es la utilidad más real para este calibre.
Estamos ante un cartucho muy especial. La pólvora es de granallas finas —hemos incluido un plomo de 2,5 mm para comparar—, que es lo que se usa en armas cortas (el tamaño de las unidades de pólvora tiene influencia en el quemado de la misma) y esta situación es en parte responsable de los pocos residuos que deja en el cañón.