Editorial

¿No saben/no contestan?

La RFEC y las autonómicas siguen sin aclarar las dudas sobre el desarrollo de la ‘munición ecológica’

¿Es el popular contenido de esa expresión —que cierra las encuestas dando una opción abierta a todos aquellos que no se deciden por ninguna de las otras posibles respuestas—, ese famoso NS/NC o, por el contrario, al indagar sobre el desarrollo del proyecto sobre la munición alternativa a la del plomo, deberíamos preguntarnos si no es un rotundo y más real «Sí saben, pero no quieren contestar», el planteamiento que ofrecen aquellos directivos federativos, cada uno en la parcela en la que tiene obligación de hacerlo?

Triste situación —que, aunque por vieja y continua en el tiempo, no sorprendería a muchos— es la que se ha encontrado este medio de comunicación al solicitar, desde el pasado 22 de diciembre en reiterados correos electrónicos, que se informase a todo el sector cinegético sobre este, presuntamente, espinoso tema de la munición alternativa a la del plomo.

En el primer correo, agradecíamos la predisposición de la RFEC que, según nota de prensa, ponía a disposición de todos los medios la información que pudiese mostrar la transparencia en el desarrollo de todo el proyecto, quedando a la espera de ésta y de la información de la Comisión que se creó para estudiar el desarrollo económico del proyecto. A pesar de ver que a algunos medios —a los que, por cierto, se incluían en todos los e-mails, de manera que todos pudiésemos disponer de la misma información— se les invitó a analizar determinada documentación y de que el mismo Presidente de la RFEC se puso en contacto con nosotros, nunca hubo respuesta o información oficial alguna que ofrecer a los cazadores, ni por parte de la RFEC ni de la Comisión ni de ninguno de los diecisiete presidentes federativos a los que se incluía en los correos electrónicos que, ni por cortesía o mera educación, se molestaron en contestar a ninguno de ellos. Sí participaron en la solicitud de esta información, para poder repartirla entre todos los cazadores y entidades vinculadas al mundo de la caza, Marcelo Verdeja, del programa de radio Salimos de caza, e Israel Hernández, como director de la revista Jara y Sedal, así como Juanjo Fernandez, ex director de la revista Caza y Safaris.

Antes de terminar el año y ante la falta de respuesta sobre la evolución del estudio por parte de la Comisión creada al efecto, así como por la ausencia de explicaciones de la RFEC y sus diecisiete autonómicas, se remitió un nuevo correo electrónico a todas ellas, al igual que al resto de medios de comunicación, ofreciendo la colaboración técnica imprescindible y los ánimos y el trabajo necesarios para poder realizar una labor completa, seria y objetiva.

La respuesta volvió a brillar por su ausencia, no pareciendo que el tema fuese con los responsables de las diecisiete federaciones autonómicas que, a la postre, y sobre todo en los casos en que estos llevasen muchos años en sus cargos, tantos como este proyecto, serían tan responsables como los directivos de la RFEC, al pasar por sus manos, en las distintas asambleas y juntas, todos los movimientos que éstos realizan.

Terminadas las fiestas de Navidad, se remitió un nuevo correo en el que se reiteraba la solicitud, tanto a la RFEC como a las federaciones autonómicas, para que cumpliesen con su obligación de informar sobre el desarrollo de la investigación y sobre toda la información que pudiesen tener sobre el asunto, evitando así que se elucubrase con datos y rumores falsos, lográndose ofrecer una información exacta, veraz y transparente, a la vez que se reprochaba la falta de atención a los medios y la desidia con la que estaban actuando, indiferentes hacia los cazadores federados a los que, según sus cargos, se deben. Aunque bien es cierto, que en algunas federaciones sus presidentes “movieron ficha”, analizando con sus directivas y asambleas la postura a mantener y su planteamiento de futuro, esperando a conocer los resultados de la Comisión para tomar decisiones.

Esta situación se prolongó durante los meses de enero y febrero, en los que la bandera de los presidentes federativos (algunos implicados por sus cargos y conocedores del proyecto sobre la munición alternativa a la del plomo) fue el silencio, haciendo caso omiso a su principal obligación de trabajar, informando en este caso, para los cazadores federados.

En esta situación llegamos al pasado 8 de marzo, fecha en la que los medios recibimos una nota de prensa de la RFEC con lo que, parece, deberían ser las conclusiones de la Comisión federativa, según consta en el e-mail recibido, comprobando que con el contenido de un simple folio se pretende transmitir el trabajo de una Comisión durante tres meses, resultando un texto superfluo, generalista, vacío y que ni explica ni aporta nada, salvo una referencia a la “deficiente gestión técnica y económica del proyecto”, situación que hace que se envíe otra vez, en un correo remitido a todo el estamento federativo, una nueva solicitud en la que se pide una nota con información seria, profunda y completa, tal y como demanda todo el sector cinegético.

Encontramos de nuevo el silencio como respuesta de los diecisiete responsables de las distintas federaciones autonómicas, así como la falta de respuesta oficial por parte de la RFEC.

En un último intento de poder ofrecer a todos los cazadores, federados o no, así como a entidades, profesionales, técnicos, empresas y todos los que componemos el mundo cinegético, una información apropiada, veraz y objetiva, se remitió un nuevo correo electrónico el pasado día 15 de marzo, en el que se manifestaba que no se podía tener a todo un sector sin informar, por lo que, en caso de no disponer de otros datos que transmitir, se procedería a explicar la situación que, como medio de comunicación, nos lleva a no informar de un tema con la importancia del que nos ocupa, planteando públicamente preguntas, como:

  • ¿Son los responsables federativos, que se desentienden de sus funciones más elementales, como es la de informar, los ideales para representar a entidades con la historia, el peso específico y la importancia para la caza que tienen las dieciocho federaciones?

  • ¿Darán a conocer, sin necesidad de las correspondientes actuaciones legales, el resultado de las investigaciones de la Comisión federativa sobre la munición alternativa a la del plomo?

  • ¿Piensan en la RFEC que se ha de informar sobre un tema con la transcendencia de éste solo a los directivos o entienden que muchos de esos directivos tienen la obligación de estar ya informados en las asambleas y, por tanto, a los que se ha de informar ahora es sólo al resto de personas vinculadas al sector cinegético?

  • ¿Responderán los presidentes que llevan toda la vida en sus cargos y otros directivos de la “deficiencia” en su gestión de control a los responsables a los que ahora acusan de realizar una “gestión técnica y económica deficiente”?

  • De existir este cúmulo de deficiencias, ¿devolverán los viejos presidentes sus sueldos y los directivos y asambleístas acomodados las dietas que han estado cobrando durante lustros por hacer un trabajo igualmente deficiente, compensando así a los federados?

  • ¿Devolverán esos responsables históricos en Mutuasport sus pingües dietas de los últimos años y se les pedirá responsabilidad, ante su ineficiencia al controlar las inversiones de todos los mutualistas, en caso de llegarse a la conclusión de un deficiente uso de los fondos de la entidad?

Esperemos que, en breve, los responsables de estas emblemáticas entidades, que son las federaciones, asuman de una vez las responsabilidades que en cada caso les corresponden y actúen en consecuencia, atendiendo, como es su obligación y, como en algunos casos se ha de reconocer que hacen, a sus federados, colaborando por el bien de la caza con el resto de los implicados en el mundo cinegético, a ser posible de una forma un poco menos deficiente.

 

Club de Caza (4026 lecturas) 

 

« Otros editoriales

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.