Estrasburgo

El Parlamento Europeo aprueba una norma para reforzar los controles sobre las armas de fuego

El pleno del Parlamento Europeo aprobó hoy una norma para reforzar los controles sobre las armas de fuego que obliga a los Estados miembros a crear un fichero informático que conserve durante 20 años los datos del fabricante y comprador y que prohíbe la venta a menores de 18 años. La nueva legislación obliga a incorporar un 'distintivo común' para identificar las armas de fuego legales en toda la UE.

30/11/2007 | CdC

«Los vendedores de armas también estarán obligados a mantener un registro en el que consignarán la entrada y la salida de todas las armas de fuego»

 

Las nuevas normas son fruto de un acuerdo entre la Eurocámara y el Consejo, negociado durante más de dos años y medio, y tienen como fin reforzar la cooperación y el intercambio de información entre los Estados miembros para erradicar la fabricación y el comercio ilegales de armas en la UE.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Industria, Günter Verheugen, aseguró que la norma 'ofrece a los ciudadanos europeos una mejor protección frente a la circulación incontrolada de armas de fuego gracias a que refuerza nuestros sistemas de trazabilidad y nuestras exigencias, especialmente en relación a los menores'.

'Los recientes acontecimientos dramáticos han demostrado lo necesario que es controlar mejor la compra y circulación de armas', dijo Verheugen en referencia al reciente tiroteo en una escuela en Finlandia.

Acceso a armas


En lo referente al acceso de armas de fuego, la nueva norma limita su acceso a los mayores de 18 años, siempre y cuando 'no hayan sido condenados por delitos graves'. Los Estados miembros deberán asegurarse de que sólo pueden conseguir armas las personas mayores de edad que 'no representen un riesgo para ellos mismos, para el orden público o la seguridad pública' y recalca que 'una condena por un delito premeditado con violencia se considerará indicativo de dicho riesgo.

Asimismo, los Estados miembros deberán poder 'prohibir a un ciudadano tener un arma adquirida en otro Estado miembro si también prohíben en su territorio la adquisición de esa misma arma'.

En lo que concierne a los menores de edad que practiquen la caza o el tiro con arco, la normativa les permite 'manejar armas' si cuentan con 'permiso de sus padres' o están 'supervisados por un adulto titular de un permiso de tenencia de armas, una licencia de caza válidas o cuando practiquen en un centro de entrenamiento autorizado'.

Distintivo común y registro


Por otra parte, las armas de fuego tendrán que llevar un 'distintivo común' que permita identificarlas y realizar su seguimiento. Cada Estado deberá disponer, como muy tarde a finales de 2014, de un fichero informatizado en el que se registrarán todas las armas de fuego que entran en el ámbito de aplicación de la directiva.

En el fichero de datos deberán contabilizarse y mantenerse al menos durante 20 años el tipo, la marca, el modelo, el calibre y el número de fabricación de cada arma de fuego, así como el nombre y dirección del proveedor y del adquirente o propietario.

Los vendedores de armas también estarán obligados a mantener un registro en el que consignarán la entrada y la salida de todas las armas de fuego.

Tarjeta europea de armas de fuego


Por otra parte, la normativa introduce la obligación de que los propietarios de armas soliciten una tarjeta de armas de fuego, que tendrá una validez de cinco años prorrogables y será 'el principal documento' que necesiten cazadores y tiradores deportivos para transferir un arma de fuego a otro Estado miembro sin autorización previa.

Por su parte, el fabricante deberá comunicar a las autoridades del país desde donde se efectúe la transferencia todos los datos del arma. Además, se llevarán a cabo inspecciones aleatorias para comprobar que la información comunicada por fabricantes y comerciantes es verdadera.

La normativa —aprobada por 588 votos a favor, 14 en contra y 11 abstenciones— incluye dentro de las definición de armas de fuego a las 'transformables', es decir, 'todo artilugio que tenga la apariencia de un arma de fuego y que pueda transformarse para lanzar una bala o un proyectil por la acción de un explosivo'. Asimismo, la nueva directiva se aplicará al comercio de armas vías Internet.

Por el contrario, la legislación no afecta a la importación y la exportación de armas en las fronteras exteriores de la Unión Europa como tampoco se aplicará a determinados tipos de armas como las empleadas en guerra. En cambio, las armas de fuego importadas de terceros países sí estarán sujetas a la normativa.

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.