Plan Forestal

Extremadura plantará 9 millones de árboles antes de que finalice 2008

La Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente de la Junta de la Junta de Extremadura, en el marco de la política de forestación que está llevando a cabo en la región, habrá plantado nueve millones de árboles al finalizar el 2008, que consolidan la superficie forestal de Extremadura.

29/11/2007 | CdC


 

«En el bienio 2007-2008 está prevista la adecuación de más de 7.000 hectáreas, lo que implica la plantación de más de cuatro millones de árboles»

 

El consejero, José Luis Navarro, ha dado a conocer hoy estos datos en el transcurso de la presentación del libro Los Bosques de Extremadura, que edita su departamento en colaboración con la Universidad de Extremadura, y que supone la culminación de cinco años de investigación sobre el estado y la conservación de los bosques extremeños, haciendo especial hincapié en las especies incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas, como el tejo, el abedul, el loro, el mostajo y el roble pedunculado.

El equipo redactor y de investigación del libro pertenece a la Escuela de Ingeniería Forestal de Plasencia, adscrita a la Universidad de Extremadura, y han contado con una financiación de 400.000 euros para la investigación y la elaboración cartográfica y evaluación del estado de conservación de estas cinco especies de árboles amenazados.

Asimismo, el responsable de Medio Ambiente del ejecutivo extremeño ha señalado la doble vertiente que desempeñan los bosques. Por un lado, el aspecto «productivo, por la materia prima que utilizamos de los bosques, como la madera o el corcho, las actividades derivadas de la caza, las setas, la apicultura, etc, que contribuyen a fijar la población al territorio y genera riqueza, y otro no menos importante, como es el valor ambiental», ha reseñado el consejero, quien también ha querido destacar que «los bosques actúan como sumideros de carbono y fijan el CO2, lo que es importantísimo en la lucha contra el cambio climático y la desertificación».

En Extremadura, la superficie forestal supone más del 68% del territorio; esto es, 2.831.651 hectáreas (incluye dehesas, bosques densos y riberas), de las que 326.792 son de terreno agrícola marginal, 938.368 dwe superficie agrícola y 66.646 de zona urbana y de embalses.

Plan Forestal de Extremadura


El consejero, ha subrayado también la labor de consolidación y reforzamiento de la superficie forestal que está llevando a cabo la Junta de Extremadura y ha destacado los nueve millones de árboles que se habrán plantado en Extremadura al finalizar el 2008.

En este marco de actuación, en el período 2001-2006 se han plantado cinco millones de árboles, especies autóctonas, de entre las que destacan, fundamentalmente, alcornoques, robles y encinas, sobre una superficie de 12.000 hectáreas distribuidas en las comarcas de Gata-Hurdes, Valencia de Alcántara y Villuercas e Inores y Badajoz-Oeste y la Siberia. Ademá,s se ha procedido a la eliminación de casi 1.700 hectáreas de eucaliptos, que han sido sustituidos por especies mediterráneas. La inversión económica de este período alcanza los 130 millones de euros.

Y en el bienio 2007-2008 está prevista la adecuación de más de 7.000 hectáreas, lo que implica la plantación de más de cuatro millones de árboles, pertenecientes a 21 especies distintas, alcornoques, encinas, rebollos, robles, fresnos y sauce, entre otras.

Por último, el consejero se ha referido al informe de la Red de Daños de Extremadura, REDEX, que examina anualmente la salud de los bosques y complementa a la actuación de la Red europea en funcionamiento desde finales de la década de los 80. En este sentido, Navarro ha manifestado que «Extremadura se sitúa a la cabeza de las masas forestales que gozan de mejor estado sanitario de España».

Según los datos que ha adelantado, el 95 por ciento de los árboles evaluados en 2007 se incluyen dentro de la categoría de árboles sanos o ligeramente dañados, mientras que la media nacional se situaba, en el 2006, en un 78’47 por ciento.

«Los datos son muy buenos, pero eso no significa que nos tengamos que relajar; al contrario, hay mucha tarea por hacer y seguiremos trabajando sobre todo en la labor de prevención, forestación y de reforestación para que las masas forestales sigan cumpliendo en el futuro las funciones ambientales, protectoras, culturales y paisajísticas, en las mejores condiciones posibles».

Navarro ha hecho partícipe de la buena situación de los bosques a los propietarios de los terrenos, ayuntamientos, empresarios y ciudadanos en general, por la labor de respeto y conservación de los mismos.

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.