Habla de ambigüedad en la Ley

Aproca teme por el futuro de la caza y critica la gestión de ministra Narbona

La Asociación de Propietarios Cinegéticos y Conservación del Medio Ambiente (Aproca) mostró su temor por el futuro de la caza tras la aprobación de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, que, a su juicio, contraviene los intereses de cazadores, propietarios cinegéticos y agrarios.

24/11/2007 | CdC


 

«Un sector tan importante para el desarrollo rural de este país debe ser tenido en cuenta de la misma forma que otros sectores tienen su influencia y su voz se deja oír en las administraciones»

 

En una nota de prensa difundida hoy, Aproca afirma que no sólo le preocupa la prohibición del uso del plomo como munición de las armas en los humedales, cuestión sobre la que se ha centrado el debate, sino que se hayan quedado sin respuesta por parte de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, muchas otras cuestiones que provocan la ambigüedad de la ley.

En este sentido la Asociación de Propietarios Cinegéticos y Conservación del Medio Ambiente se pregunta que, si la prohibición del plomo sólo se va a realizar en los humedales, por qué no han querido cambiar el texto ni en el Senado ni en el Congreso para lograr una mejor interpretación.

Asimismo, advierte sobre qué pasará con aspectos que no han quedado claros, como los derechos de tanteo y retracto y la utilidad pública de los Espacios Naturales Protegidos, si las vallas cinegéticas se verán afectadas o por qué España tiene el 40 por ciento de la Red Natura europea.

Según Aproca, la aprobación de la Ley de Patrimonio Natural provoca muchas otras preguntas, como qué otras limitaciones traerán las áreas protegidas y, en tal caso, qué ayudas habrá para los propietarios rurales.

Según Luis Fernando Villanueva, director de Aproca, cuando una ley de nivel estatal tan importante para el sector cinegético sólo es consensuada con el sector conservacionista, «el resultado final no puede ser otro que el que ha tenido, una tramitación dificultosa, y, sus consecuencias, un desacuerdo con el sector agro-cinegético, la Federación Española, Asaja, Aproca y el resto de entidades miembros de la Oficina Nacional de la Caza».

Villanueva aseguró también que un sector tan importante para el desarrollo rural de este país, no sólo desde el punto de vista económico, sino también social, debe ser tenido en cuenta de la misma forma que otros sectores tienen su influencia y su voz se deja oír en las administraciones.

Para Villanueva, el carácter tabú con el que los políticos siguen tratando la caza no ayuda a que desde la sociedad urbana se reconozca la inexcusable unión de los términos de caza y conservación y, por ello, «los políticos de ciudad siguen dictando normas a espaldas del campo español».

A este respecto aseguró que la ministra «dicta normas contrarias a la gestión de las autonomías, que son las que tienen competencias cinegéticas, desoye con total desprecio al sector, no es capaz de entender que este país sin la agricultura, la ganadería y la caza no sería España, y no sabe que existen más de un millón de licencias de caza y que se estima que posiblemente sean dos millones de personas las que dependen de forma más o menos directa del sector».

El próximo día 29 de noviembre, Aproca celebrará en Madrid una reunión con una gran parte del sector cinegético español, donde se decidirá posiblemente la celebración de una manifestación en la capital de España contra esta ley en defensa del campo y la caza.

La fecha prevista inicialmente para esta manifestación es la del 1 de marzo, por lo que Villanueva animó a todos los cazadores, agricultores, propietarios y asociaciones a unir los esfuerzos en una sola voz y en una única concentración que siente las bases del futuro del sector.

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.