Sierras de Cepeda y Omaña

Los incendios forestales cercan al urogallo

La mala suerte se ha cebado, esta vez en forma de incendio, con una de las especies más emblemáticas, y a la vez más amenazada, de toda la Península.

17/07/2015 8:55:10 | Antonio Adán | Archivado en:  MedioambienteIncendios.

Los incendios forestales cercan al urogallo

 

«Con este incendio forestal una parte importante del hábitat ha sido devastado»

 

El incendio forestal que a principio de esta semana ha afectado al municipio de Quintana del Castillo se reavivó con fuerza la pasada tarde, y aún continúa activo y sin control pese a los intensos esfuerzos para sofocarlo.

A pesar del gran operativo de lucha contra incendios desplegado en esta comarca leonesa, en donde la Junta de Castilla y León ha movilizado un buen número de efectivos, junto al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, contando incluso con la Unidad Militar de Emergencias (UME), el fuego sigue su avance sin control para intentar que no se adentre en la vecina comarca de Omaña, aunque ya ha llegado al valle de Valdesamario.

En su fatídico paso, las lenguas de fuego que corrían por sierras y valles han arrasado cerca de 2.000 hectáreas, muchas de ellas de alto valor ecológico, y en donde hasta el momento sobrevivían las poblaciones de urogallo cantábrico más meridionales del mundo.

En esta zona de la sierra de La Cepeda y Omaña es donde se encuentran localizados los cantaderos de urogallos, cuyas poblaciones se han ido desplazando más al sur de sus antiguas querencias, y que en la actualidad gozaban de una cierta tranquilidad en esta área.

La subespecie cantábrica (Tetrao urogallus cantabricus), que se encuentra en el límite sur-occidental del área de distribución de la especie, está sufriendo un progresivo declive y es la única globalmente amenazada.

En el marco del proyecto LIFE+Urogallo Cantábrico se han llevado y se están llevando a cabo múltiples acciones de conservación y mejora del hábitat de esta subespecie, principalmente con la mejora de la estructura forestal, para diversificar sus territorios, y de las arandaneras como elemento clave en la alimentación de estas aves.

Con este incendio forestal una parte importante de este hábitat ha sido devastado y, por tanto, los lugares predilectos de alimentación y reproducción de la especie.

La atención se centra ahora en que las llamas no avancen hacia la comarca de Omaña, donde se encuentran algunas de las mejores poblaciones de urogallo de la cordillera Cantábrica, por lo que la Administración está redoblando esfuerzos para extinguir el fuego.

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

4 comentarios
17 jul. 2015 17:56
+4
josemiguelmontoyaoli
¿Mala suerte? ¿No será un problema de Selvicultura, aplicada a la conservación de la fauna amenazada y a la prevención de los múltiples procesos de perturbación, tales como los incendios forestales? ¿De verdad la cuestión es de medios de extinción y de UME? Conforme más pasan los años, más me parece todo este rollo de los incendios una pura cuchufleta. Una cuchufleta de verano. ¿Y en invierno a dormir, no?

Si se hubiera planteado el hacer allí (en tiempo y forma debida) cortafuegos, caminos, trabajos de selvicultura preventiva, cortas de regeneración, claras, rozas, podas, manejo de fauna... ¿No habría habido alguien, bien dispuesto a hacerse la foto, rasgándose las vestiduras? ¿A que los mismos que se hubieran opuesto, serán ahora los que trinquen? Tiempo al tiempo, a la "eco-patata" que ahora se montará: tarde, mal y nunca. Ciencia... fotos... declaraciones pomposas... peludos... educadores... tertulianos de la nada...

Recordemos Guadalajara. Cada uno puede sentirse como quiera. A mí todo esto me da un asco profundo, existencial. Es imposible tener más asco, ni sufrir más náuseas.
20 jul. 2015 09:48
JPHerreraCoronado
Totalmente de acuerdo Miguel, tristremente así es el tema....
20 jul. 2015 17:15
Pescaza
El gran problema de los montes es el abandono que tienen y sobre todo un factor muy importante; las plantaciones de pinos.
En la comarca de la Cepeda como en otras muchas existen muchas hectáreas plantadas de pinos que son utenticas bombas de relojería en nuestros montes. Todos los grandes incendios importantes tienen un denominnador común; mala limpieza de monte y plantaciones de pinos.

La madera resinosa ante la actuación de un fuego acentúa aún mas las dimensones del incendio, por eso hay que replantearse la repoblación de nuestros montes con otras especies forestales que no sean pinnos. El roble por ejemplo tarda mas en arder y ante un fuego rastrero puede ayudar aque no se propague con gran virulencia como ha pasado en la comarca de la Cepeda.

Los montes no pueden ser los grandes negocios madereros de algunos, deben ser patrimonio de todos y deben ser gestionados de forma que todos podamos usarlos y disfrutarlos de manera adecuada y ordenada. ¿Qué va a pasar a hora en esa zona quemada? ¿lo repoblaran de pinos otra vez?.

Señores gobernantes piensen mas en el beneficio común que en el propio suyo y dejen de utilizar los montes y la naturaleza como un negocio lucrativo.


21 jul. 2015 11:53
josemiguelmontoyaoli
Amigo Pescaza:

En verano arde todo lo que sea o pasto o leña. Sea o no pino, o sea lo que sea (nada más temible que un incendio en un castañar). Un pinar bien gestionado no arde ¿O es que ardían los montes de los resineros, que evidentemente eran los más resinosos? Trabajo, empleo y buen conocimiento del monte, son los que mejor "apagan" (antes de que salgan ardiendo). Más operarios del monte, más "oficios", más gente "del arte" y menos aviones en la tele: la fiel infantería.

Apenas hay negocio alguno en la madera en nuestros días. Unos la generan, y otros disfrutamos "de gratis" del bosque y de sus múltiples beneficios ambientales. Hay que cambiar el modelo de manejo de todos nuestros bosques (de coníferas y de frondosas) y hay que ir hacia una política forestal distinta, en la que los productos tangibles comerciables sean un mero subproducto de una gestión sana y sostenible de la Naturaleza. No sobran pinos, sino que falta diseño y gestión. Lo que sobra en nuestra España son espacios pelados erosionados y míseros.

Amemos profundamente al bosque, aunque sea o tenga que ser de pino. En él vive la esperanza.

Un afectuoso saludo.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.