Nota de la Federación de Castilla y León

Quemas y venenos para la prevención de la plaga del topillo

La Federación de Caza de Castilla y León ha difundido un comunicado en el que cuestiona la forma con la que la Consejería de Agricultura y Ganadería pretende prevenir la plaga del topillo campesino, autorizando a los agricultores la quema de rastrojos, linderas y perdidos.

28/02/2012 19:49:57 | CdC | Archivado en:  CyLAgricultura.

«El fin nadie lo discute, pero los medios son muy discutibles porque en el camino se nos queda la naturaleza, las especies y en general el medio ambiente»

 

La nota dice lo siguiente:

Los cazadores y amantes de la naturaleza en general estamos muy preocupados por la ola de incendios que vienen produciéndose de forma autorizada y no controlada en Castilla y León gracias a la facultad que otorga una Orden de la Consejería de Agricultura y Ganadería a los Delegados Territoriales de la Junta para autorizar a los agricultores la quema de rastrojos, linderas y perdidos, como control preventivo de la plaga de topillos.

No vamos a cuestionar aquí la gravedad que podría suponer una nueva explosión demográfica del famoso roedor y las graves consecuencias económicas que tendría para el sector agrario, pero no podemos consentir que, amparados en esta prevención, se ataque de nuevo el medio ambiente con medidas que en realidad se vuelven indiscriminadas por falta de control, como las actuales quemas y los tristemente recordados envenenamientos masivos que se produjeron con la clorofacinona y bromadiolona en la anterior plaga y que acabaron prácticamente con las liebres y perjudicaron muy gravemente a perdices, especies protegidas, etc.

No debemos ni podemos poner en entredicho unas medidas que parecen avaladas por un órgano de la Consejería formado por expertos en control de plagas, aunque sean discutidas por otros técnicos relevantes, pero para poder trasladar nuestra opinión, como afectados que somos con sus medidas, hemos solicitado de la Consejería de Agricultura la inclusión de nuestros técnicos en dichos órganos de prevención y control de plagas.

En este escenario cabe menos aún que en otros que el fin pueda justificar los medios. El fin nadie lo discute, pero los medios son muy discutibles porque en el camino se nos queda la naturaleza, las especies y en general el medio ambiente.

Esa sensibilidad medioambiental, tan ausente hasta el momento por parte de la Consejería de Agricultura, es la que demandamos en sus actuaciones, que debieran ser ejercidas por personal formado al efecto y no por los propios interesados que, como es lógico, velan únicamente por sus rendimientos agrarios y ganaderos que, en los casos de las quemas, chocan frontalmente con la conservación de la naturaleza.

Dar cobertura legal a estas prácticas sin establecer un control exhaustivo de cómo, cuándo y hasta dónde llegan las autorizaciones, nos puede llevar a situaciones tan aberrantes para la naturaleza como las ocurridas hace unos años.

La eliminación de la clorofacinona como rodenticida y el protocolo que se ha establecido en la actualidad para la utilización de la bromadiolona nos demuestra que la propia Administración reconoce que se hicieron las cosas mal. No obstante se sigue insistiendo en dejar en manos de personal no cualificado e interesado algo tan dramáticamente importante sin tener los medios de policía que garanticen su buen fin.

Conocemos el interés, como no podía ser de otra forma, que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente tiene en este tema y sus contactos con la Consejería de Agricultura instándole al control de estas autorizaciones.

Exigiremos de la Administración que vigile con sus agentes forestales y autoridades competentes el correcto uso de estas autorizaciones de quemas controladas y la colocación del veneno según el protocolo establecido y con una praxis adecuada. Demandaremos responsabilidades a quien incumpla cualquiera de ellas o no las tutele en el uso de su responsabilidad y, si es preciso, aquellas que afecten el bolsillo del ciudadano, con la reducción o eliminación de ayudas de la PAC, que precisamente se conceden con condiciones y criterios de conservación del medio ambiente.

Sorprende a los cazadores también la actitud y nulo posicionamiento público de las organizaciones ecologistas en este tema cuando vienen haciendo gala, alguna de ellas en concreto, de actuaciones judiciales contra la caza y no reclamen de la Administración ni demanden ante la sociedad la buena práctica en una cuestión que ataca de raíz a la naturaleza y no la caza, una actividad regulada, ordenada y que contribuye al equilibrio de las especies y los ecosistemas.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

3 comentarios
29 feb. 2012 10:02
palomeromalo
Si queman linderos matarán a los depredadores y sus refugios de esos topos (serpientes...)...¿¿¿de verdad esas decisiones la toman técnicos superiores que han aprobado unas oposiciones???? pues es básico saber que dodne hay biodiversidad hay equilibrio entre especies presa y depredadores pero si lo quemas todo, matamos moscas a cañonazos y sin base técnica-científica, q tanto nos piden a los cazadores cuando proponemos técnicas de control de depredadores q el ministerio de medio ambiente tanto ha tardado en aceptarlo, aquí no interviene este ministerio??
El mundo al revés.
29 feb. 2012 16:21
pedro-t
Palomero yo que vivo en un pueblo y soy pescador y cazador lo vemos mucho mas que los de la ciudad,hay de unas de incoherencias en todo lo referente a las normas con la naturaleza total.
Toda esa gente que supuestamente tiene estudios lo hacen muy bien desde el despacho sin saber lo que hacen o dicen,ya que la mayoria de las veces hacen las cosas a ciegas,aqui en aragon en la esperas al jabali no te dejan alumbrar a las piezas que disparas y sin embargo sin identificar a lo que disparas no puedes disparar asi que ya me diras tu que disparate y asi con muchas otras.
Esto es como el refran"en tu pueblo cuecen habas y en el mio a calderadas".
Esta gente que hace las normas y leyes tenia que estar unos años sobre el terreno y currando para saber el que hacer en cada momento.
29 feb. 2012 20:01
bala2
bala2
Encuentran unas águilas en Ciudad Real y al coto se le cae el pelo. Se inunda el campo de veneno en Castilla y León, cayendo animales a miles, y no pasa nada. ¿Y todos somos iguales ante la ley? Pues si la liebre se estaba recuperando, si la perdiz no atraviesa por sus mejores momentos, con esto paga y vámonos. Pero luego burocracia para una simple jaula o lazos para zorros o urracas. ¡Demencial!

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.