Desde 2004 se ha reducido un 30% el uso del veneno

La Junta de Andalucía se personará como acusación particular en todos los casos de envenenamiento de fauna

La Consejería de Medio Ambiente se personará como acusación particular en todos los casos de envenenamiento de fauna que se produzcan en Andalucía, una decisión con la que pretende avanzar en las políticas ambientales de prevención activa puestas en marcha en los últimos años por el Gobierno andaluz.

27/09/2010 21:40:46 | CdC | Archivado en:  VenenoAndalucía.

«En 2010 la Consejería de Medio Ambiente ha realizado 303 inspecciones y ha detectado 94 casos de uso de venenos en el medio natural»

 

Desde 2004 la Consejería de Medio Ambiente ha logrado reducir un 30 por ciento el uso de estas sustancias tóxicas en el medio natural, favoreciendo la conservación y recuperación de numerosas especies animales, un descenso que se espera resulte incrementado en el futuro como resultado de la nueva medida adoptada.

Hasta el día de hoy, se han producido en Andalucía un total de siete sentencias condenatorias por este acto tipificado como delito según el Código Civil. Previamente la Consejería de Medio Ambiente ya ha tomado parte en casos concretos por el uso ilícito de venenos, fomentando con ello la imposición de algunas de las mayores penalizaciones económicas y de cese del aprovechamiento en varios cotos de caza en los que se habían detectado venenos. No obstante, la novedosa decisión de participar como acusación particular en la totalidad de nuevos casos supone un paso más en la lucha contra este fenómeno, la cual se articula en Andalucía a través de las 61 medidas comprendidas en la Estrategia para la Erradicación del uso ilegal de Cebos Envenenados.

Desde comienzos de 2010 hasta mediados de septiembre la Consejería de Medio Ambiente ha detectado en la comunidad autónoma 94 casos de uso de veneno, una cifra que llegó a los 157 casos a lo largo de todo el 2009. La principal herramienta empleada para detectar estos casos son las inspecciones, que en lo que va de año han ascendido a 303 actuaciones, mientras que el año pasado se produjeron 409. En total, desde que se puso en marcha el programa de lucha contra el veneno en 2004 ya se han producido 1.613 inspecciones, las cuales son cada vez más numerosas y efectivas.

El aumento en el esfuerzo de detección, unido a factores como el desarrollo de nuevas técnicas que permiten detectar cada vez más casos, el incremento de la coordinación administrativa, judicial y policial, o la mayor implicación social, repercuten en una elevada presión sobre el envenenador que está generando la consabida reducción en el uso de estas sustancias. El éxito de estas medidas ha colocado a Andalucía como referente en la lucha contra el veneno, lo que ha motivado que otras comunidades dentro y fuera de España pidan asesoramiento y apoyo a la Junta de Andalucía.

Gracias al apoyo financiero del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural se han desarrollado medidas como las patrullas específicas de agentes de Medio Ambiente que actúan a modo de brigadas de investigación de envenenamientos de fauna, las cuales están ya activas en 5 provincias andaluzas. Asimismo, la Consejería de Medio Ambiente cuenta con dos unidades caninas especializados en la detección de venenos, un instrumento pionero que se ha convertido en la más eficaz herramienta de detección y de disuasión.

Otras medidas desarrolladas en Andalucía son la organización de sesiones de trabajo con cazadores y ganaderos (548 en 2009), las cuales permiten divulgar, concienciar, e involucrar a estos colectivos en la lucha contra dicha práctica. También se ha reforzado en los últimos años la cooperación con el Seprona en esta materia, y recientemente se ha editado un libro en el que se recopila la normativa relacionada con la conservación de la biodiversidad, y de manera específica la que permite luchar contra la utilización ilícita de venenos.

Con estas y otras iniciativas el Gobierno andaluz promueve el compromiso de la sociedad en general y de los colectivos más afectados como medida necesaria para acabar con la colocación de venenos, un problema que constituye un grave riesgo para muchas especies, incluidas algunas seriamente amenazadas. La intención de la Consejería de Medio Ambiente es fomentar el progresivo aislamiento del envenenador, publicitando acciones claramente opuestas al empleo de venenos e impulsando una respuesta tanto individual como colectiva frente a este atentado contra la naturaleza.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.