«No es obligatorio cazar desde el primer día»

La Federación de CyL recomienda el retraso de la apertura de la veda

En nota de prensa, la Federación de Caza de Castilla y León recomienda a los cazadores el retraso de la apertura de la caza de la veda general en dicha comunidad. Las excepcionales circunstancias en que se encuentra el campo, en primer lugar, y el hecho de que las poblaciones de caza menor no tienen las densidades previstas después de la reproducción, son los motivos que aduce para este posible retraso.

21/10/2009 18:38:44 | CdC | Archivado en:  CyL.

«Circunstancias excepcionales deben hacer reflexionar a los gestores de la caza sobre la idoneidad de adoptar medidas preventivas para la conservación de las especies cinegéticas»

 

El contenido de la nota de prensa es el siguiente:

Los períodos hábiles generales que establece la Orden Anual de Caza y los particulares que para cada coto puedan determinar los Planes Cinegéticos, son los intervalos de tiempo en los que se puede ejercitar la caza, pero no es necesario ni obligatorio empezar a cazar desde el primer día ni tampoco terminar el último. Circunstancias excepcionales deben hacer reflexionar a los gestores de la caza sobre la idoneidad de adoptar medidas preventivas para la conservación de las especies cinegéticas.

Dentro del ánimo de autogestión que los cazadores venimos reivindicando para el desarrollo de nuestra actividad y respetando cualquier particularidad concreta de algún acotado que reafirme precisamente esta necesidad de gestión cinegética propia, esta Federación quiere hacer público el siguiente comunicado ante la próxima apertura de la Veda General.

Los motivos por los que la Federación recomienda a los cazadores el retraso de la apertura de la caza de la veda general son los siguientes:

1º Las excepcionales circunstancias en que se encuentra el campo en nuestra comunidad, con terrenos muy secos y factores favorecedores para cazar (climatología benigna, etc, etc), que en muchos casos impiden la natural defensa de las especies, pueden traer como consecuencia que sus poblaciones se puedan ver mermadas de forma muy sensible. Debemos dar tiempo pues y esperar a que se produzcan los naturales cambios en las condiciones climatológicas que den ventaja a las especies.

2º En términos generales, las poblaciones de caza menor no tienen las densidades previstas después de la reproducción, fundamentalmente la perdiz, que ha criado mal, y la liebre, que todos sabemos en qué situación se encuentra y de qué punto partía. Esta circunstancia, sin perjuicio de las superpoblaciones que en determinados acotados puedan tener algunas especies concretas como los conejos.

Y en la línea de regulación que exigen las actuales circunstancias, la Federación recuerda a los cazadores que entre las medidas de gestión y control cinegético se encuentran, además del cupo de ejemplares que nos marcan los Planes Cinegéticos, otras tan o más eficaces, como los días de caza de cada temporada, los horarios de las jornadas de caza y la delimitación de zonas de aparcamiento común desde donde se puede iniciar la práctica cinegética y, en este caso particular, el retraso en la apertura hasta que varíen las condiciones climatológicas.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.