La cifra más alta de los últimos 6 años

Censadas 264 parejas de buitre negro en Andalucía

Los últimos censos elaborados por la Consejería de Medio Ambiente en 2008 confirman la presencia en Andalucía de unas 264 parejas nidificantes de buitre negro (Aegypius monachus), lo que supone el 15 % del total de la población reproductora de esta especie a nivel nacional.

17/11/2008 12:08:53 | CdC | Archivado en:  AndalucíaConservaciónBuitre.


 

«Los censos del 2008 confirman un crecimiento del 9% de esta especie respecto a 2007»

 

Esta cifra ratifica la evolución positiva que está experimentando la especie desde 1998, al tiempo que supone el mayor incremento anual registrado en los últimos seis años de este ave, con una tasa de crecimiento del 9 % respecto al número de parejas censadas en 2007 (243).

De las cuatro poblaciones de buitre negro presentes en Andalucía, el muestreo ha determinado que la de Sierra Pelada (Huelva) continúa siendo la más numerosa, con un total de 100 parejas establecidas en 2008. Dicho registro representa un máximo histórico para esta población, que cuenta con datos precisos de nidificación desde hace más de 30 años.

En otra de las zonas de nidificación, la Sierra Norte de Sevilla y su entorno, se han censado un total de 64 parejas, repartidas en dos poblaciones de 59 y 5 parejas, respectivamente. En esta área el número de parejas se ha incrementado de modo casi incesante durante los 10 últimos años, haciéndolo además a un ritmo superior al de la población andaluza en su conjunto.

Por su parte, en la Sierra de Hornachuelos (Córdoba) se ha confirmado la presencia de 37 parejas. Este dato también supone un incremento en la zona respecto a 2006, año en que esta población alcanzó un mínimo histórico, atribuido fundamentalmente a la presencia masiva de cebos envenenados en las áreas de alimentación.

Finalmente, en el área de la Sierra de Andújar se ha contabilizado la presencia de 62 parejas, un valor muy similar al que se ha registrado en los tres años precedentes.

El censo regional ha permitido determinar otros parámetros, como el índice de puestas del 84 por ciento alcanzado por las parejas andaluzas de esta ave. Además, se ha establecido un número de volantones en torno a los 116 ejemplares, cifra situada en una posición intermedia dentro del rango obtenido en los últimos tiempos, que viene marcado por el mínimo obtenido en el año 2003 (97-106 volantones) y el máximo de 2007 (135-136 volantones). Diversas circunstancias podrían explicar el discreto número de volantones en relación a los años precedentes, entre otras, el notable aumento del tamaño de la población reproductora, la pérdida de puestas y pollos por desmoronamiento del nido, y la ocurrencia de episodios recientes de envenenamiento de ejemplares en edad reproductora.

Estrategia de conservación


La Consejería de Medio Ambiente puso en marcha en el año 2001 el Programa de Conservación del Buitre Negro en Andalucía, cuyas líneas de trabajo están permitiendo la recuperación paulatina de esta especie catalogada como "En peligro" de extinción en Andalucía, "Vulnerable" a la extinción en España y de "Riesgo menor: casi amenazada" en el mundo. El objetivo fundamental del Programa es el mantenimiento de una población sana y estable con garantías de viabilidad a largo plazo, con un número de parejas reproductoras y un área de distribución que permitan su catalogación en una categoría inferior de amenaza.

Para alcanzar los fines propuestos, la Administración trabaja en la reducción de algunas de las principales amenazas que afectan a la especie: La pérdida de hábitats; las molestias ocasionadas durante el periodo reproductivo; el uso de venenos; y las electrocuciones en tendidos eléctricos. Igualmente, la especie se ve afectada por la creciente escasez de ganado muerto en el campo, situación debida a la aplicación de la legislación sanitaria comunitaria establecida para prevenir epizootías.

Por tanto, desde la puesta en marcha del Programa de Conservación del Buitre Negro en Andalucía la Consejería de Medio Ambiente desarrolla actividades de seguimiento y censo para establecer un estricto control de las poblaciones, además de medidas de conservación de hábitats y de la propia especie, de disponibilidad de alimento a través de la Red Andaluza de Comederos de Aves Carroñeras, así como medidas de divulgación y sensibilización. Igualmente, lleva a cabo el seguimiento anual de los núcleos de población durante el periodo de reproducción —lo que permite censar las parejas reproductoras, la tasa de reproducción y de mortalidad— y procede al anillamiento de algunos pollos en el nido para seguir su evolución.

 

Noticias relacionadas

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.