«Los cotos son una actividad económica»

Condenan a un coto de Girona a pagar la reparación de un coche que chocó contra un jabalí

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha condenado a la Sociedad de Cazadores La Guilla Peratallada-Forallac a pagar 6.750 euros a un hombre que chocó contra un jabalí en el coto gestionado por esta organización de caza. El accidente se produjo el 15 de febrero de 2002, cuando un jabalí cruzó la calzada en el punto kilómetro 5,5 de la carretera comarcal C-66. El conductor, que circulaba a velocidad adecuada, no pudo evitar colisionar con el animal.

28/04/2008 | CdC | Archivado en:  Legislación.


 

La sentencia refleja que «los cotos son una actividad económica» e indica que el área en el que se produjeron los hechos los límites del coto no estaban vallados permitiendo al animal circular por la vía. Por ello este organismo judicial considera que «los cotos deben responder por los accidentes provocados por los animales que entren y salgan en la zona».

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

8 comentarios
28 abr. 2008 13:21
Hunter_2
Me pregunto porque en el caso de sentencias similares según criterio del juez y otras sentencias anteriores se considera responsable la Administración Pública y otras el propio coto, cierto es que las posibilidades aumentan cuando en el coto se desarrolla una actividad económica cinegética y en otros únicamente se desarrolla actividad cinegética sin ánimos de lucro. Pero a lo que íbamos, nunca entenderé como se puede sancionar un coto que carece de valla, en el cual un animal decide cruzar una carretera sin empuje ni relacionado directamente con la propia actividad cinegética, simplemente por el mero transcurso natural de este animal. Señores jueces para ustedes va esta pregunta: ¿ Ustedes tienen conocimientos especializados en el comportamiento o hábito de los animales? Saben que un animal de estas características puede caminar más de 80 Km en una noche? Y que posiblemente provenga de otro coto o incluso de una reserva forestal de fauna? Si la respuesta es sí, me quito el sombreo ante ustedes pero no ante la sentencia, por otro lado, dudo que tengan una máxima especialidad en este tipo de temas, como así les pasa en otro tipo de sentencias de tipo económico entre otros ( en el cual no voy a entrar ).

Moraleja: un juez si bien es cierto que esta años estudiando, es un maestro aplicando las leyes y esto es su obligación, otra cosa es que exista un conocimiento específico en cada materia lo suficientemente importante como para dictar sentencias en temas que desconocen y que lo hacen en función de sentencias anteriores.
28 abr. 2008 14:26
Pardal
Pardal  
y no la quiere nadie.

El gran culpable del dictado de estas sentencias (ver las de la Audiencia de Girona - siempre condenatorias para los cotos) es la pésima, infumable e ininteligible redacción de la Disposición Adicional Sexta de la Ley de Tráfico. Lo de la "conservación del terreno" es un puto brindis al sol. Lo digo para todas aquellas entidades que se les dobló la espalda de tantas medallas que se colgaron cuando la inclusión de esta Disposición.

28 abr. 2008 14:57
edumediorastro
Y es que una senencia de aqui, en Tarragona condena a un coto a vallar el perimetro que linde con las carretera y a realizar un zanja para aminorar la marcha de los javalis al cruzar.
Pero señores jueces, no tienen un poco de sentido comun o es que nunca han pisado un poquito el campo, solo un poquito, para darse cuenta de las chorradas de sentencias que hemiten.
28 abr. 2008 18:51
Ctofol
no contraatacamos denunciando a los conductores por furtivos, con la ley de caza en la mano han abatido una pieza de caza en zon prohibida para la misma y con arma inadecuada,,,,, habria algun juez que se mirar la ley ??????
28 abr. 2008 20:07
Nikao  
Por la fotografía que aparece se trata de una vía en cuyos márgenes se puede ver un limpio y cuidado campo de palota, cesped incluído, liso y llano, donde el movimiento del cochino es imposible que pase desapercibido a larga distancia. Si se dirigía hacia la calzada es poco probable que el accidente fuera inevitable a poco que se amonorase la velocidad por parte del vehículo.

Otro punto que me cuadra poco es el importe de la reparación. Llevamos soportadas con suerte tres reclamaciones en nuestro coto, y una cuarta pendiente de resolver, y las reparaciones oscilan entre los 500 y los 700 euros. Muy exagerada debió ser la velocidad del vehículo para que los daños alcancen la cifra de la senencia comentada.

Por último, comentar dos detalles, el primero referido a la fecha del accidente, por la que la disposición adicional sexta de la Ley de Seguridad Vial, como tabla de salvación, no juega. El segundo detalle, el pan nuestro de cada día, que no es otro más que la monedita al cara o cruz, según quien resuelva. En uno de los tres resueltos el reclamante fue dispensado de pagar las costas del juicio porque "la disparidad de sentencias contradictorias, en la muy complidada materia de caza, excluía apreciar temeridad en el demandante.

La cuarta reclamación, a la que llamo media, sí está en fecha de la adicional sexta, pero se encuentra en trámites. Ya veremos como de que parte cae la moneda.
28 abr. 2008 20:12
Nikao  
Los auros me la siguen jugando: donde pongo entre 500 y 700, debí poner 500.000 y 700.000 pesetas, o sus equivalentes 3.000 y 4.200 euros. Perdonen mi torpeza.
29 abr. 2008 00:26
Zanac1
Bueno, si a los cotos nos hacen responsables de los animales que alli viven o pasan por la zona, yo me pregunto por que no nos dejan gestionarlos o hacer con "nuestros animales" lo que queramos y no sea la administracion la que nos imponga si debemos matar 1 o 2 corzos cdandonos solo dos precintos o por que son ellos los que nos conceden los ganchos o batidas, dando a entender que son ellos los dueños de la caza y el monte
Es una verguenza el tema de concesion de precintos y batidas de las cuales son concedidas segun las hectareas del coto y en ningun caso por su densidad.De vergunza!!!
29 abr. 2008 13:59
Nikao  
No somos propietarios de las carreteras, ni de sus arcenes, ni de las zonas de servidumbres que siguen a los arcenes. Ahí no hay quien toque, y quien lo haga que vaya preparando cartera.

Tampoco somos propietarios de las piezas de caza hasta que la ocupamos como resultado de la acción de cazar. Antes son res nullius, son salvajes, no tienen dueño.

Dejemos de olvidar estos dos principios fundamentales, que ya son viejos, y están bien puestos. Merecen ser recordados. No me lo lien, que comienzan las complicaciones.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.