Cuenca

Reclaman más agilidad para evitar los daños de la caza mayor

ASAJA Cuenca ha instado a los responsables provinciales de Medio Ambiente a que habiliten de forma inmediata los mecanismos necesarios para evitar los daños a los cultivos por parte de especies de caza mayor.

21/04/2008 | CdC | Archivado en:  ASAJA.

«Con una rápida actuación se evitarían los enfrentamientos entre agricultores y cazadores y el pago de las costosas indemnizaciones»

 

Durante la reunión mantenida ayer por la Consejo Provincial de Caza, el Secretario Provincial de ASAJA Cuenca, Manuel Torrero, reclamó al delegado de Medio Ambiente, Darío Francisco Dolz, el desarrollo inminente de las modalidades autorizadas en el plan técnico como el aguardo o el rececho para evitar los daños que provocan especies como el jabalí, el corzo o el ciervo.

ASAJA Cuenca ya ha solicitado formalmente esta modalidad a la Administración, en especial para ciervos, para disminuir o prevenir los graves daños que provoca esta especie, sobre todo, cuando las plantas están en avanzado proceso de maduración.

Desde ASAJA Cuenca se considera necesario que la Administración agilice lo máximo posible la adopción de medidas que contrarresten los daños de la caza mayor a los cultivos, ya que la lentitud en la resolución de peticiones provoca muchos daños a la agricultura de la provincia. ASAJA Cuenca se considera que aún se está a tiempo para proteger los cultivos herbáceos y leñosos y salvaguardar la cosecha de girasol que se comienza a sembrar en mayo. Por ello también se considera oportuno mantener las autorizaciones vigentes durante el periodo de permanencia del cultivo para que sean más eficaces. Con una rápida actuación se evitarían los enfrentamientos entre agricultores y cazadores y el pago de las costosas indemnizaciones que podrían incrementar considerablemente su valor este año debido a las condiciones climatológicas y al alza de los precios de las producciones agrarias.

La problemática de transmisión de parásitos entre especies cinegéticas y ganaderas fue otro de los temas que trataron los miembros del Consejo Provincial de Caza. En cuanto a este punto, ASAJA Cuenca reclama más apoyo económico al sector ganadero para poder llevar a cabo campañas de desparasitación adicionales y el desarrollo de más medidas preventivas para evitar la transmisión.

En cuanto a este punto, ASAJA Cuenca solicitara información puntual de los estudios, que según ha informado la Delegación, se están realizando acerca de la transmisión de enfermedades entre especies ganaderas y cinegéticas. La Asociación considera necesario estar en posesión de los datos y procedimientos que se empleen en el trabajo para poder analizar y concluir sobre la importancia de los resultados que se deriven.

 

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

2 comentarios
26 abr. 2008 16:54
igorcillo
lo que tienen que hacer los agricultores es quejarse menos y no reclamar tanto daños de fincas, las cuales tienen muy poco valor.
27 abr. 2008 13:27
Paco Mena
Unas políticas aplicadas que se inicieron en los años cuarenta del siglo pasado (justo al acabar la guerra civil) y siguieron aplicándose 50 años más, perdurando en muchas CC.AA. hasta la fecha (con más ahínco en las gobernadas por el PP), han propiciado la situación actual. Políticas proyectadas y ejecutadas por unas personas que apetecían de convertir España en un gran coto de caza mayor a costa de lo que fuese, sin importar ni medio ambiente ni ningún interés ajeno de cualquier ciudadano o colectivo, donde poder disfrutar ellos mismos y sus afines (correligionarios políticos y de la clase política dirigente) de su afición favorita, tan semejante a lo militar y a toda su idiosincrasia ideológica y de vida: la caza.
Para conseguirlo y desde el poder absoluto, se repoblaron forestalmente montes, se usurparon derechos de propiedad de tierras de los más débiles, se acotaron y repoblaron de especies de cvaza mayor foráneas grandes y estratégicas extensiones y se limitó hasta lo ridículo cualquier derecho que interfiriera con los objetivos buscados. Ahora, las consecuencias indeseadas son patentes: los daños a la agricultura o a los bosques producidos por el elevadfísimo e insostenible número de animales de caza, con ser una de ellas, no es ni la única ni mucho menos la peor.
El único remedio para invertir la situación y paliar estas malas consecuencias hasta hacerlas desaparecer es reducir drásticamente en todo el país este elevado número de animales, y diseñar y ejecutar políticas justo lo contrarias de las anteriores: para reducir las especies cinegéticas y la caza.

 

« Ver más noticias

 

Creative Commons License
Noticia bajo licencia de Creative Commons.